Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 040

Capítulo 40

“Entonces, cada vez que te humanizas, ¿te duele tanto?”

<Bueno… ¿sí?>

Sentado en la cama, asentí, inexpresiva. Ahin, que me miraba fijamente, me acarició la barbilla con el dedo.

“Entonces, ¿por qué no me dijiste esto antes?”

Rodé los ojos hacia él. ¿Cómo podría? Además, recordé que cuando estaba en la mansión Labian, cada vez que me enfermaba era maltratada e ignorada más que de costumbre. Así que me había acostumbrado a no mostrarlo cada vez que me enfermaba.

“¿Te has acostumbrado a sufrir sola, sin decírselo a nadie?”

No quería recordar el pasado. No hice ninguna señal en respuesta, solo miré a Ahin.

“Es hora de dormir.”

Tonterías. Me tapó con la manta de la nada y todo se oscureció. Grosero como siempre. Debajo de las sábanas, pateé a Ahin en la espalda con mi pata trasera. Quería patearlo hasta que se cayera de la cama.

“Los destrozaré a todos hasta la muerte…”

Lo escuché murmurar por lo bajo.

<¿¡Qué!?>

Mi pie, a punto de patearlo una vez más, se congeló en el aire.

 

***

 

La sala de conferencias estaba repleta. Aunque era temprano en la mañana, hubo un acalorado debate entre los clanes de las panteras negras y los leones sobre el caso de las drogas en Qatar.

“Los guardias interrogaron a algunos de los hombres que fueron capturados en el edificio abandonado, pero solo eran mercenarios, por lo que no conocían el origen de las drogas.”

Un noble del clan de las panteras negras mostró un documento.

“La posibilidad de que estén siendo fabricados por pandillas o gremios de bajo nivel es alta. También existe la posibilidad de que los fondos para apoyar su producción provengan de algún noble. ¿Cómo va la investigación?”

Un noble del clan de los leones levantó la mano.

“Actualmente estamos analizando la droga. Una cosa es cierta: su función es activar las feromonas. Tenemos un miembro de nuestro clan que es muy bueno con los venenos, así que haremos una buena contribución.”

La reunión ya estaba cerca del final. Pensando que era hora de terminar, los nobles, que se miraban, miraron hacia los asientos más altos.

“Tu cabello se ve mucho mejor que la última vez que lo vi, Lord Manionz.”

“¿Creo que estás celoso, ya que las panteras negras no tienen melena?”

Ahin y Rune, sentados en los asientos prominentes, tenían una conversación sarcástica que mostraba claramente su animosidad. Ambos estaban siendo tan brutales que seguían diciendo palabras groseras con una sonrisa en sus rostros.

Los nobles, que no pudieron proclamar el cierre, observaron en silencio.

‘Ese maldito gato…’

Rune entrecerró los ojos. La noche anterior, más de 10 asesinos lo habían atacado cuando regresaba de un pueblo cercano. Sospechaba de quién los había enviado, pero dado que habían sido enviados por el gremio de asesinos, la posibilidad de descubrir al autor intelectual era casi nula. Sin embargo, considerando el momento, estaba bastante seguro de que el cliente del gremio era la humilde pantera negra sentada justo frente a él. Rune, sonriendo, levantó una ceja.

“No sé si lo oyó, Lord Grace, pero cierta coneja me dijo que su vida era un infierno por culpa de las panteras negras.”

Los nobles del clan de los leones temblaron ante esto. ¿Cómo podía hablar un conejo, fuera lo que fuese? ¡Hasta las bromas tenían límites! Querían taparle la boca a Rune, pero no pudieron.

“Imposible.”

Ahin, que no se inmutó en absoluto, sonrió ampliamente.

“Esta coneja controla el clan de las panteras negras con una pata. No hay razón para que diga que sufre.”

“Es verdad. De hecho, pronto la Señorita Liebre logrará la unificación de todo el continente con una sola pata.”

Evelyn, que estaba de pie detrás de la silla de Ahin, dio un paso adelante para defenderlo. Su expresión estaba determinada. Por otro lado, los nobles del clan de las panteras negras quedaron atónitos. ¡Ese nivel de tonterías era normal para estos dos, pero decirlo en público, y frente al clan de los leones…!

“La coneja gobernará el continente… ¿Es cierto, señor Evelyn?”

Había alguien escuchando seriamente. Restin, de pie detrás de Rune, preguntó. Los nobles del clan de los leones no sabían si reírse o no. Mientras tanto, Rune estaba pensando, en agonía.

Era cierto que esta coneja no se parecía a nada que hubiera visto antes. Podía mantenerse en forma animal durante varios días, lo que en sí mismo era extraño. Pero aparte de eso, no podía ignorar el hecho de que la herida en su mejilla había desaparecido sin dejar marca cuando ella lo había tocado.

¿Y si tuviera una feromona que nadie hubiera adivinado? Esa sería razón suficiente para traer un herbívoro a casa. Si esa hipótesis fuera cierta, la familia Grace habría alcanzado un poder inimaginable.

“Sigue hablando.”

Rune, con la misma expresión seria, habló con Ahin y Evelyn. Al mismo tiempo, los nobles del clan de los leones se cubrieron la cara con las manos. Su joven amo buscaba más detalles sobre cómo una coneja conquistaría el continente…

“Oh, acabo de recordar. La coneja me dijo que ya no quería tener nada que ver con los leones.”

“¿Qué?”

“¿No recuerdas la forma en que huyó de ti, Lord Manionz, allá en Qatar?”

“Tiene sentido. Después de todo, el enemigo natural de los conejos son los leones, como dicen muchos cuentos de hadas.”

Evelyn, estirando el cuello, agregó. Ahin, riendo, se recostó en su silla.

“Las panteras negras no tienen ese rol. Pero los leones son siempre los villanos de las historias.”

Para empezar, ni siquiera había un cuento de hadas que mencionara una pantera negra. Los nobles del clan de los leones intentaron enviar un mensaje con los ojos de “¡ignoralo, Lord Rune!”. Fue una provocación sin fundamento. Miraron a Rune con esperanza.

“Maldita sea…”

‘¿¡Pero por qué parte estaba molesto!?’

Así que Ahin y Evelyn continuaron diciendo frases como ‘la coneja creció en tamaño’ y ‘el gorila tenía una patada impresionante’. Rune y Restin asintieron, escuchando con expresiones serias. Inicialmente, sonaban como absurdos, pero sabiendo que las partes sobre el conejo eran ciertas, también lo sería todo lo demás.

Los nobles de los clanes de las panteras negras y los leones, sin entender nada de lo que estaba pasando, siguieron mirándose unos a otros.

‘Ellos también deben pasar por momentos difíciles por sus amos…’

Ese tipo de empatía nació en sus corazones, de un clan a otro. Fue un momento de solidaridad entre los dos grupos.

 

***

 

El olor familiar de la biblioteca llenó mi nariz después de mucho tiempo. Después de saludar a los caballeros en la entrada, caminé entre los estantes, decidido.

<B-02…>

Era la sección de libros de feromonas. Cuando llegamos, Meimi naturalmente me levantó en sus brazos.

<¡Meimi, estante Z!>

Entendiendo cada señal que hice, me tendió la mano para que tocara el estante Z. Después de elegir un libro grueso llamado “Descripción de feromonas raras”, me dejó en el suelo en medio de la biblioteca.

<Meimi, dame algo de espacio.>

Después de agitar mi pata, Meimi se retiró a un punto donde no podía ver el contenido del libro. Ella era muy buena para entenderme, un 10 de 10. Ash se acercó y se acostó a mi lado. Apoyándome contra el pelaje negro, comencé a leer cuidadosamente el libro en el atril frente a mí. Hablaba sobre la humanización retrasada, los cambios corporales provocados por las feromonas y, finalmente…

<…Habilidades curativas con feromonas.>

Mi pata delantera, que estaba cambiando de página rápidamente, se congeló. La descripción de las feromonas curativas era bastante complicada.

[Es muy difícil haber registros de habilidades curativas, ya que aquellos que las tienen son extremadamente raros en este mundo. Las habilidades más comunes entre aquellos que tienen poderes curativos son la inducción del sueño y la anestesia.]

¿Sueño y anestesia? De hecho, probé que tenía la habilidad de poner a dormir a otros practicando con Ash. Pero anestesia…

Seguí repitiendo la palabra para mí misma. Ahora que lo pienso, los hombres-bestia lobos en la choza no podían mover sus cuerpos. Tal vez esa era la habilidad de la anestesia…

[Las habilidades anestésicas emanan olores que estimulan el apetito.]

Mi pata, agarrando la página, tembló.

[¿Es este ese conejo que huele a pan horneado?]

[También huele a mantequilla.]

La descripción coincidía con estos fenómenos, incluido el olor de mis feromonas.

[Hay registros de un hombre-bestia león que poseía habilidades curativas tan avanzadas que, además de las heridas, podía curar incluso enfermedades infecciosas.]

En momentos, las heridas de Ash y Rune desaparecieron sin dejar rastro. Sueño, anestesia y cicatrización de heridas. Todo encaja.

‘¿Pero cómo?’

Las posibilidades de que yo tuviera una habilidad tan rara eran escasas. Una coneja, que ni siquiera era del linaje del líder de su clan… Con el cuerpo de un pequeño herbívoro, no podía resistir una habilidad tan poderosa. Mientras hundía mi nariz en el libro, una posibilidad me golpeó como un relámpago. En el libro que la Señora Valence me había dado antes, había escrito…

[Las feromonas del niño del clan zorro eran tan poderosas que retrasaron su humanización.]

Un sudor frío corría por mi espalda. Si mi cuerpo produjera poderosas feromonas curativas, que él no podía manejar, lo que le hizo luchar para suprimirlas, eso explicaría por qué no me humanizo incluso después de llegar a la mayoría de edad.

<¿Es así?>

No podía ser… pero tenía sentido. El control de las propias feromonas era fundamental para la humanización definitiva. Miré hacia atrás con ojos temblorosos. Ash, que se dio cuenta, lamió mi mejilla como si estuviera preocupada.

<Estoy bien, cálmate, Ash.>

Yo era la que necesitaba calmarse. Palmeando a Ash, miré mi pata con ojos desenfocados.

<Entonces, si puedo controlar mis poderosas feromonas, puedo estar más cerca de la humanización definitiva.>

Pero, ¿cómo podría dominar algo tan fuerte? Me dolía la cabeza. Al oír un ruido procedente de la entrada, estiré el cuello. Y había un anciano, que acababa de dejar caer su bastón al suelo.

“¿Qué es eso?”

A juzgar por los ojos rojos, era del clan de las panteras negras, aunque nunca lo había visto antes de la mansión. Por la ropa lujosa, no debería ser un mayordomo o sirviente, sino alguien de alto estatus. Me escondí detrás de la cola de Ash, cautelosa. Siguió un largo silencio. El anciano se acercó a uno de los caballeros que custodiaban la entrada a la biblioteca y habló.

“¿Ey qué es eso?”

“Es un conejo, Mi Lord.”

“¿Te estás burlando de mí? Te pregunto si estás viendo lo mismo que yo o si es una alucinación.”

El caballero, avergonzado, no respondió. El hombre hizo un “tsk” con la lengua y alzó la voz.

“¿Por casualidad ese conejo está leyendo un libro, acostado sobre una pantera negra y masajeándose las sienes?”

El anciano se acercó y me agarró por la piel de la nuca mientras gritaba.

“¡¡Lord Lillian!!”

Al mismo tiempo, el grito de Meimi y los caballeros que custodiaban la entrada resonaron en la biblioteca.

 

Anterior            Tabla           Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: