Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 039

Capítulo 39

La luna llena brillaba como si fuera a devorar el cielo nocturno. Ahin estaba sentado en el alféizar de la ventana, agitando una bolsa transparente frente a sus ojos. Dentro estaba el polvo que había recibido de Lile. Del grupo de malhechores de Qatar, para ser exacto.

La opinión del médico de familia Grace había sido la misma que la de la médica capibara – no había señales de drogas en el cuerpo de Vivi, lo que, una vez que se comprobó que las había inhalado, podría demostrar que su cuerpo tenía resistencia a la droga.

“Lleva esta bolsa al departamento médico y analiza los componentes. Y mantenlo todo en secreto.”

El doctor, tensándose, asintió y se fue. Los ojos detrás de las gafas se crisparon ante el tono de voz del señor.

“Lord Ahin.”

Evelyn, entrando en la habitación, se acercó.

“Según lo ordenado, he arreglado un puesto en la mansión para el Señor Gorila. Al menos por un tiempo, podemos mantenerlo cerca-”

Ahin interrumpió a Evelyn llevándose el dedo índice a la boca. Una atmósfera de tensión hizo que la espalda del secretario hormigueara. Cuando Evelyn alcanzó su espada envainada, Ahin pegó la oreja a la puerta de la oficina.

Por otro lado, al escuchar que todo se había quedado en silencio de repente, Vivi, que tenía sus propias orejas pegadas al lado opuesto de la misma puerta, frunció el ceño. En ese momento, Ahin abrió la puerta.

“Si vas a espiar así, haré que te quiten las zanahorias.”

Tan pronto como el polvo se asentó, Ash maulló en voz alta. Fue porque Vivi, que estaba pegada a la puerta, se había caído al suelo cuando la abrió.

“Será mejor que planees mejor la próxima vez.”

Ahin sonrió después de confirmar que ella se había levantado, montó a Ash y salió corriendo de la oficina. A pesar de que era tan pequeña, él no podía bajar la guardia ni por un minuto.

“Mi Lord, no hay posibilidad de ganar, es mejor rendirse.”

“Evelyn, ¿de qué lado estás?”

“Soy el sirviente leal de Lord Ahin, por supuesto.”

“Más como un perro leal.”

“Por favor, no me compares con un perro.”

Evelyn, que lo había pasado mal los últimos días, encontró más difícil que de costumbre controlar sus emociones.

“Lord Ahin, dígame. La razón por la que me prohibió entrar a esa casa, y la mujer que llevó en sus brazos ese día… ¿Quién es ella?”

Durante los dos días que Vivi durmió, Evelyn pasó todo su tiempo con Lile, acampando afuera de la casa de la doctora. Cortaban leña del bosque para encender fuego y no congelarse por la noche, y usaban los palos como cañas para pescar y no pasar hambre. En una ocasión, intentaron entrar en la casa durante la noche, pero fueron expulsados ​​por Ash, quien los azotó con la cola.

“No puedo decírtelo.”

“…¿Por qué?”

“Supongo que puedes adivinar, ya que no me has preguntado [¿dónde está la Señorita Liebre?] en todos estos días, ¿verdad?”

Aunque Ahin sonrió casualmente, Evelyn dejó caer los documentos que sostenía en el suelo.

“No hagas un lío. Toma esto.”

“Sí.”

Evelyn, que recogió los documentos con calma como si nunca los hubiera dejado caer, pensó en la coneja. Además de la hermosa apariencia que llamaría la atención en cualquier lugar, el primer problema era que era una herbívora, y su vida estaría en peligro mientras siguiera estimulando el instinto de caza de los depredadores.

Y el segundo problema era que el lunático llamado Ahin, el maestro de Evelyn, parecía estar completamente obsesionado con la coneja. La percepción se estabilizó y él tragó saliva.

“Así que está diciendo que esa mujer era la Señorita Liebre, que se convirtió en humana. ¿Es eso?”

Ahin se humedeció los labios.

“Bueno, revisé y ella no tiene la marca, por lo que la transformación fue solo temporal.”

Todos los hombres-bestia, después de someterse a su primera humanización alrededor de los tres años, obtendrían una pequeña marca en forma de flor en la parte posterior del cuello, que simbolizaba esta transformación. Pero Ahin había comprobado y el cuello de Vivi estaba liso, sin marcas.

“Pero entonces… Ella fue una persona que vivió con un cuerpo de conejo durante casi 20 años… ¿Por qué no vamos al templo y preguntamos qué hacer?”

“Eso no.”

Después de escuchar la negativa inmediata de Ahin, Evelyn recordó la ocasión en que Vivi huyó del templo desesperada.

“Ya veo, la Señorita Liebre era atea. Pero, ¿qué hará ahora, Mi Lord?”

“¿Sobre qué?”

“Ya no puedes describirla como su refrigerio de emergencia. Si le preguntan cuál es su relación con ella, ¿qué respondería?”

Como incluso un reloj roto que logra dar la hora correcta dos veces al día, Evelyn hizo una rara pregunta pertinente. Ahin se recostó en el alféizar de la ventana y miró hacia el cielo nocturno, respondiendo sin emoción.

“¿Necesito cambiar la respuesta? El refrigerio solo creció un poco, nada más.”

“¡Pero ha crecido demasiado! Esta excusa no… No, sí funcionará, estoy seguro de que todos estarán de acuerdo.”

Si fuera Ahin quien hablara, incluso si insistiera en que una mujer era un conejo, todos los empleados estarían de acuerdo. Sin embargo, si Ahin salía con una mujer soltera que no era su prometida… los rumores comenzarían y los ancianos de la familia podrían querer intervenir. En contraste con la expresión preocupada de Evelyn, Ahin miró tranquilamente.

‘¿Cuándo me escuchó el Señor? Nunca en la vida…’

Evelyn, tratando de calmar su ansiedad, le entregó los documentos que había recogido del suelo.

“Oh, es un documento sobre la alianza. No sabía que Lord Rune conocía la identidad de la Señorita Liebre y aun así la sacó de esa casa.”

“No fue gran cosa.”

“Lord Ahin, debe haber tenido en cuenta la necesidad de evitar fricciones entre los dos clanes. Este Evelyn está agradecido por su sabiduría.”

Ahin, tomando el documento, asintió. Evelyn, sintiendo que parecía generoso, continuó.

“Pero anoche escuché que unos asesinos atacaron a Lord Rune. Afortunadamente, no resultó herido.”

“Caramba, qué horrible.”

“¿Fue usted quien contrató a los asesinos, Mi Lord?”

Solo el sonido de papeles moviéndose llenó la oficina silenciosa. La falta de respuesta de Ahin fue una respuesta en sí misma. Evelyn dio un paso atrás y pensó vagamente que quería entregar una carta de renuncia.

 

***

 

Después de prepararme para la cama, como de costumbre, Meimi salió de la habitación de Ahin para llevar a Ash a la habitación de Evelyn para pasar la noche. Me sorprendió un poco el hecho de que Meimi, que normalmente no tenía más contacto del estrictamente necesario, pasó mucho tiempo peinando mi cola de pompón para dejarla perfecta.

¿Tal vez fue porque estuve fuera por más de una semana? Meimi había terminado la tarea y salió de la habitación con el mismo rostro inexpresivo de siempre.

Miré alrededor de la habitación de Ahin, que ahora se sentía como un lugar seguro, y solté un pequeño suspiro. Pensar que el territorio de las panteras negras era un lugar seguro significaba que realmente lo había pasado mal. Caminé hacia el porche y cuando vi algo, corrí debajo de la mesa, confundida.

<¡Dios mío!>

Encaramada en el parapeto estaba el águila mensajera que había visto en Qatar. La vigilancia sobre mí había aumentado en los últimos días. Saqué la cabeza y le di al animal una mirada asesina. Cuando había salido a caminar por la mansión antes, también había visto varias águilas volando por el cielo sobre la mansión.

<Estas águilas…>

En mi visión, las águilas eran animales que se elevaban alto y luego se zambullían abruptamente y capturaban conejos para comer, así que me escondía a los pies de Meimi cada vez que veía una.

En medio de mi guerra de miradas con el águila, escuché el sonido de la puerta del baño abriéndose.

“¿Vivi?”

Tuve el instinto de correr cuando escuché que Ahin me llamaba, pero dudé. A medida que pasaban los días desde que me di cuenta de que él quería usarme, más me di cuenta de que pensaba en mí como un felpudo que siempre vendría felizmente cuando me llamara.

“Vivi, ¿dónde estás?”

Debajo de la mesa, me encontré con una elección difícil. Quería pensar en una manera de corregir esta impresión de él. Tal vez dejaría de molestarme tanto si no le mostrara miedo.

“Voy a hacer un filete de conejo para la cena.”

Maldición. Tres segundos después, mi plan se convirtió en polvo. Mirando la espalda de Ahin, que estaba registrando la habitación, me estremecí en silencio.

<Pantera negra malvada…>

Enterré mi cara en mis patas delanteras, avergonzada.

“Tienes la costumbre de desaparecer.”

Mi cuerpo fue levantado en el aire y luego colocado en la suave cama. Cuando aparté la cara de mis patas, vi a Ahin, sentado a mi lado, y me congelé.

Además de tener la túnica abierta, atada debajo del ombligo, su cabello estaba mojado, goteando agua sobre la sábana blanca.

<¡Aunque soy una coneja, deberías tener más cuidado…!>

Incluso meses después, fue difícil acostumbrarme a ese tipo de vista. Cavé rápidamente para meterme debajo de las almohadas, evitando mirarlo. Tenía miedo de que incluso mi pelaje se pusiera roja de vergüenza.

“¿Para dónde vas?”

Desafortunadamente, me agarró por las patas traseras justo antes de que lograra enterrarme por completo. Traté de agarrar la sábana, pero me jaló.

Ahin me miraba con la barbilla apoyada en su mano. Después de ver su cuerpo, revelado por la túnica abierta, cerré los ojos con fuerza.

<¿¡Por qué seguir poniéndome a prueba de esa manera!?>

Mientras recitaba la historia del Imperio año tras año en mi cabeza, escuché la voz de Ahin.

“¿Qué estás pensando?”

<En la guerra entre territorios de hace 300 años…>

¡No tenía idea de mis esfuerzos! Desesperada, le di la espalda.

“Solo vamos a charlar un poco.”

El dedo de Ahin tocó mi oreja, ligeramente.

“Es frustrante que no puedas hablar.”

<Siento lo mismo, en realidad.>

Después de que dejé de ser una coneja, me di cuenta de lo conveniente que era poder expresar directamente lo que quería decir. Mientras imaginaba cómo sería, estaba molesta, pero después de poder hacerlo y perder esa habilidad, sentí que era demasiado injusto.

Me acosté en la cama, fingiendo que había dormido. Pero poco después, la mano de Ahin rodó sobre mí como una piedra y me vi obligada a darme la vuelta. Estaba cerca, y pude ver cada detalle. Ahin, abrazándome, dijo sonriendo.

“Si uso mis feromonas ahora, ¿te humanizarías?”

<¡No, no puedes hacer eso!>

Sorprendida, me liberé y negué con la cabeza.

“¿Por qué?”

Cada vez que cambiaba, sentía mucho dolor. La única vez que no sucedió fue cuando inhalé esa droga. Sin embargo, después, tuve un ataque de feromonas. En medio del dolor me humanicé. En lugar de transformarme de nuevo, debería buscar pistas sobre cómo se produjo la transformación a partir de mañana.

La última vez que flaqueé mi estómago frente a la Señora Valence, entendió que tenía hambre y pidió heno. Así que esta vez… fingí que me estaba estrangulando con mis patas delanteras.

“¿Tienes sed?”

¡No! Haciendo una X con mis patas, fingí una vez más que me estaban estrangulando.

“¿Sientes dolor?”

¡Sí! Sonriendo, rodeé mis patas delanteras para indicar la respuesta correcta. Ahin, mirando con la barbilla entre las manos, murmuró.

“¿Duele mucho?”

¡Perfecto! Casi lloré y aplaudí la actuación de Ahin. Pero a diferencia de mí, que estaba radiante, su expresión no mostraba signos de alegría.

 

Anterior               Tabla         Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: