Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 4

Capítulo 4.

 

‘De ninguna manera’ – Este tipo es tan raro. El hombre era tan extraño que el pensamiento de agradecerle o preguntarle los detalles de la situación que la salvó desapareció.

En el momento en que Su-ah no pudo soportarlo más e intentó abrir la puerta del auto, el hombre apretó los dientes y respondió.

“Está bien. Probemos con otro tratamiento.”

“Estoy realmente bien.” (Su-ah)

Su-ah, que estaba a punto de bajarse como si estuviera huyendo, dejó de moverse cuando vio al hombre tirando con fuerza de su pulgar hacia abajo con la otra mano. Habría sido bastante divertido si alguien más lo hubiera hecho, pero parecía que él logró reprimir su voluntad debido a su inusual fuerza.

“Uf… Min Su-ah todavía es terca.”(hombre 1)

‘¿Terca?’ – No pude refutar la frialdad de su expresión, suspiros y quejas. Su-ah evitó mirarlo porque se sentía atrapada en su mirada.

‘¿Qué diablos está pasando aquí? ¿Cómo sabes tanto de mí? ¿Por qué te muerdes la mano? No eres un pequeño acosador loco, ¿verdad?’

Su-ah, que no pudo soportar la presión, porque el hombre inclinó la cabeza durante mucho tiempo y la miró fijamente, dijo de mala gana.

“Oye, ¿puedo decirte dónde me duele más?” (Su-ah)

El hombre guiñó un ojo a la mano de Su-ah. Cuando ella levantó la mano, la vio cubierta con sopa de kimchi y se estremeció al tratar de limpiarla con la otra mano. Había un rasguño en la palma de su mano. Parecía un rasguño hecho por el suelo, cuando se cayó.

Ardía y sangraba, pero no era nada comparado con la herida en el dedo del hombre. Su-ah, que miraba de soslayo su mano ensangrentada que agarraba el volante, trató de hablar con la mayor naturalidad posible.

“Puedes recibir tratamiento en el hogar de ancianos.” (Su-ah)

“¿Qué pasa con el hospital?” (hombre 1)

“No tienes que hacer eso.”(Su-ah)

“Me dijiste que fuera al hospital si quiero vivir mucho tiempo”(hombre 1)

Su-ah murmuró de mala gana cuando vio que las cejas del hombre fruncían el ceño con desaprobación.

“Apreciaría si pudieras llevarme al asilo de ancianos.” (Su-ah)

El hombre que cerró la boca por un momento como si no estuviera satisfecho asintió en lugar de responder.

‘No debería haber dicho eso.’ – Su-ah, que se sentía incómoda por estar en deuda con un hombre desconocido, miró por la ventana y encontró al conductor ebrio que se derrumbó en el suelo y quedó atrapado.

El hombre de las gafas con montura dorada hablaba por teléfono junto a él, con una mirada seria. Su-ah miró al hombre musculoso y preguntó con recelo.

“Pero ese hombre… Estará bien, ¿verdad?”

“De ningún modo.” (hombre 1)

La respuesta fue demasiado rápida y decisiva.

“¿Qué? ¿Está muerto? …”

“Por supuesto… deseaba matarlo, pero no lo hice. Solo me aseguraré de que nunca beba y vuelva a manejar nuevamente. Originalmente, se escapa después de golpear a Min Su-ah y mata a seis ciudadanos inocentes más en medio de la ciudad.”

‘¿Como sabes eso?’ – Su tono exquisito era tan espeluznante que Su-ah sintió la necesidad de abrir la puerta del auto y salir corriendo.

Ni siquiera podía preguntar más. No quería ofenderlo en un pequeño espacio con solo ellos dos.

Al ver al hombre arrancar el motor sin bajar la guardia, tardíamente me di cuenta de que algo andaba mal. A partir de algún momento, las manos del hombre estaban limpias. A pesar de que su pulgar había estado goteando sangre. Ni siquiera había señales de las mangas de la camisa empapadas de sangre.

Miré su dedo y estaba suave sin un rasguño. Lejos de estar lastimado, sus largos dedos blancos eran suaves como si nunca hubiera hecho un trabajo rudo.

El hombre, que vio la mirada avergonzada de Su-ah, murmuró como si fuera insignificante.

“Soy rápido para recuperarme.” (hombre 1)

‘No creo que ese sea el problema.’ – Mientras Su-ah solo parpadeaba, el hombre entrecerró los ojos, mirando alternativamente entre su mano lesionada y el cinturón de seguridad.

Su-ah se abrochó rápidamente el cinturón porque parecía que la ayudaría si no podía hacerlo ella misma. Luego se detuvo cuando se dio cuenta de que todo su equipaje estaba tirado en el camino.

“Espera un minuto. Déjame tomar mi bolso.”

“Te lo enviaré de inmediato.” – Tan pronto como terminó de hablar, el hombre respondió y aceleró el auto.

Cuando vi la sopa roja de kimchi esparcida en el camino, sentí que las palabras del hombre no eran muy presumidas. Si no fuera por él, podría ser un charco de sangre, no una escoba de kimchi.

(N/E: se refiere a ella misma como escoba, porque literal barrio la sopa con su ropa y cuerpo.)

Su-ah logró contar solo los hechos más objetivos, hurgando a través de su mente, la cual estaba cubierta de conmoción.

“Disculpa… Muchas Gracias”(Su-ah)

El hombro del hombre que apuntaba hacia adelante mientras encendía el auto se estremeció. Como si hubiera oído algo muy inesperado.

El hombre luego no dijo nada hasta que llegaron al asilo de ancianos. Sin embargo, la mano que sostenía el volante con fuerza y que hizo que sus nudillos se pusieran blancos, se aflojaron antes de que me diera cuenta.

 

* * *

 

“Gerente Min, prepáreme una tostada de jamón y queso.”

Su-ah estuvo distraída todo el día después del accidente de ayer. Después del desayuno, terminó su trabajo habitual y se sentó frente al mostrador de recepción, pero estaba hipnotizada.

Yoon-Sung, que la estaba observando, sacudió su mano justo en frente de su nariz para despertarla. Su-ah tosió y la saludó agradablemente tarde.

“Oh, es Yoon-Sung. ¿Cuándo llegaste aquí?”(Su-ah)

Chun Yoon-Sung, ha sido una estudiante universitaria voluntaria, que ha estado visitando el asilo de ancianos durante medio año.

Dijo que se tomó un permiso de ausencia como aspirante a novelista y visitaba al menos dos o tres veces por semana el asilo, diciendo que había elegido un lugar tranquilo como estudio. Era muy popular en el asilo de ancianos porque era bastante amigable en comparación con su actitud bastante arrogante.

Yoon-Sung, que estaba inclinada frente a Su-ah, alrededor del mostrador de recepción, gruñó como si estuviera estupefacta.

“¡Qué!, ¡estás completamente loca! …Dijiste hola hace una hora. ¿Qué pasa?”(Yoon-Sung)

“Oh, lo hice, lo siento. ¿Qué acabas de pedir?”(Su-ah)

“Por favor, haz tostadas de jamón y queso.” (Yoon-Sung)

“¿Quién dijo que sé cómo hacer eso?”(Su-ah)

“La abuela Kim dijo que las tuyas saben increíbles. Hazlo, ni siquiera puedo desayunar sin mi mamá.” (Yoon-Sung)

Su-ah se levantó sin problemas y se dirigió a la cocina. Cuando Yoon-Sung le dio una tarjeta de ‘mamá’ que decía que ella (la mama de Yoon-Sung) murió mientras la daba a luz, no tenía talento para lidiar con eso.

(N/E: Hay mujer…se están aprovechando de ti. Jaja.)

Yoon-Sung, quien naturalmente la siguió, se sentó en la silla de la mesa del comedor y preguntó con sorpresa.

“¿Qué le pasó a tu mano? ¿Te lastimaste?” (Yoon-Sung)

“Oh, ¿esto? Hubo un accidente ayer.” (Su-ah)

“¿Accidente? ¡¿Qué accidente?!” (Yoon-Sung)

Su-ah se dio la vuelta sorprendida porque Yoon-Sung gritó en voz alta a pesar de que vertió aceite en la sartén y habló con indiferencia.

El vendaje era demasiado. El hombre que la llevó ayer al asilo de ancianos presionó al médico de turno diciendo que: “El accidente fue grave.”

Durante todo el tratamiento de Su-ah, no dijo más que unas pocas palabras, pero su presencia era enorme. Cuando él (médico) trató de aplicar desinfectante y colocar un vendaje, entrecerró los ojos y preguntó: “¿Eso es todo?”. Y el médico no tuvo más remedio que envolver el vendaje más grueso que la pierna del abuelo Seo, quien se torció el tobillo hace un mes.

Al final, Su-ah tuvo que estar agradecida de haber regresado a casa después del tratamiento.

Todavía estaba confundida acerca de dónde enfocarse y estaba sorprendida. Si el accidente comenzara de nuevo o si el hombre que parecía ser un fraude apareciera como un príncipe sobre un caballo blanco y la salvara… ‘Estoy segura de que es un conductor terrible, pero de todos modos.’

Parecía serio acerca de sus preocupaciones, así que no podía tratarlo como un fraude mientras la curaban. Sin embargo, estaba llena de preguntas que no podían resolverse sin importar cuánto pensara en ello.

‘Él hablaba como si hubiera visto algo que ni siquiera sucedió*. Me dijo que tomara su propia sangre. Estoy segura de que vi salir sangre, pero ¿cómo pudo recuperarte pronto?’

(N/E: recordar que el hombre dijo que ella murió y el conductor atropello a más gente, pero eso no sucedió, creo que debió ser el futuro que el hombre desconocido impidió.)

‘¿Quién era el hombre con gafas que parece haber venido detrás y se ocupó del accidente?’

Cuando dejé de pensar en ambos hombres, traté de llenar mi cabeza con signos de interrogación nuevamente.

De ningún modo. No imaginemos nada malo del benefactor que me salvó. Es cierto que ella casi muere en un accidente por culpa de un conductor ebrio.

Su-ah le explicó brevemente a Yoon-Sung agitando las manos.

“Para ser exacta, me caí solo porque me sorprendió ver el accidente. Dos autos chocaron justo bajo de mi nariz.” (Su-ah)

“¿Te caíste sola?” (Yoon-Sung)

“Estoy avergonzada, así que no me preguntes más. ¿Pero es este tu concepto de tsundere? ¿Ser amable conmigo después de ser impertinente?” (Su-ah)

Yoon-Sung, que estaba mirando el vendaje, puso una mirada sucia en su nariz.

“De ninguna manera. Odio a esas mismas personas. El gerente Min es especial.” (Yoon-Sung)

“¿Especial?”(Su-ah)

“Porque me inspiras con las novelas. Por extraño que parezca, cada vez que veo a Min Su-ah, algo me viene a la mente.”

Para Yoon-Sung, quien casualmente escupió la palabra ‘especial’, Su-ah levantó la vista con fiereza y la golpeó en la frente con una castaña dulce.

“¿Min Su-ah? ¿Hiciste esto realmente? Lo dejaré ir de alguna manera, pero ¿no puedes tratarme así?” (Yoon-Sung)

“¡Ugh!, prefiero abofetearte. ¿Soy un niño?” (Su-ah)

Su-ah, que mientras gritaba, estaba tratando de limpiar el bálsamo de miel en la parte superior de la frente de Yoon-Sung, se dio la vuelta y miró por la ventana.

Definitivamente podía sentir una mirada. Pero no se veía a nadie en el patio a través de la ventana.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: