Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 032

Capítulo 32

“Señor Evelyn, con cada día que pasa, se vuelve más astuto.”

“¿Me estás alabando~?”

Mio, el caballero que miraba a los dos secretarios caminando delante de él, estaba perdido en sus pensamientos. Al igual que los demás, pensaba en la coneja como un animal normal, aunque misteriosa. Pero cuando abrió la puerta de la tienda, estaba seguro de lo que había visto. La mujer en los brazos de Lord Ahin. Cuanto más pensaba en ello, más seguro estaba de que debía ser el mismo conejo, que en realidad era una mujer-bestia.

Si las feromonas concentradas de alguna manera habían convertido a la coneja en una humana, la apariencia despeinada de la mujer podría explicarse. La coneja, cuando la trajeron dormida a la posada, también tenía una marca de mordedura en el cuello. Los depredadores mordían el cuello de sus presas como señal de que ya tenían dueño. El Lord era conocido por su comportamiento posesivo…

“¿Sir Mio?”

“……¡Oh, sí!”

Al escuchar la llamada de Evelyn, el caballero, que estaba distraído, se enderezó rápidamente. Decidió concentrarse en la misión, dejando de lado sus preocupaciones sobre el futuro del misterioso conejo.

 

***

 

Al inhalar esta droga, incluso Rune perdió el control y quedó atrapado en forma de león… Empecé a temblar. Ahin, que estaba desatando a Rune, me miró estupefacto. Mientras seguía estornudando y tosiendo, miró la zanahoria que el hombre gorila había dejado.

“Está entera, así que no se está ahogando porque se la comió…”

<…No tiene nada que ver con la zanahoria….>

Negué con la cabeza y pisé con fuerza el suelo con la pata herida. Nuevamente, no poder expresarme fue muy frustrante.

‘Es bueno que entienda la señal… para que me entienda…’

Tosiendo, usé el código que habíamos acordado hace un tiempo. Levanté la pata derecha para llamar a Ahin, luego la izquierda.

“¿Viví?”

<…Es una emergencia.>

Cuando Ahin vio mi pata izquierda levantada, soltó a Rune y corrió directamente hacia mí. Se arrodilló en el suelo y luego frunció el ceño. Notó el polvo gris esparcido por el suelo.

“Ese polvo, ¿lo inhalaste?”

Ahin, quien me agarró rápidamente, abrió mi boca para examinar.

“¿Estás adolorida?”

Siguió tirando de mi mejilla mientras preguntaba. Apenas podía dejar de toser. Mis ojos se humedecieron. En sus ojos, que ya se habían puesto rojos, pude ver mi reflejo. Una pequeña bola de algodón.

“¿Vivi…?”

Su voz, presionando por una respuesta, estaba cargada de emociones que no pude identificar. Al ver su intensa mirada, dudé.

<Ahora que lo pienso, no duele tanto…>

Mi tos se detuvo y me sentí mejor. Intenté gesticular para explicar esto, pero fue en vano. Poco después, las feromonas en mi cuerpo comenzaron a descontrolarse.

Fue raro. No sentí dolor, pero la sensación era similar a la que había sentido las veces que había cambiado… Ahin, con una expresión confundida, susurró.

“Tus feromonas son raras… ¿no me digas que estás…?”

Sus pupilas temblorosas se encontraron con las mías en el aire. Si la droga hace efecto… y me vuelvo humana aquí…

“Sería un problema.”

¡¡No!! Hice una X cruzando mis patas delanteras. El mayor problema es que estaría en medio de la guarida del enemigo, y encima, desnuda.

“Lord Manionz.”

Ahin se levantó y encontró un trozo de tela tirado en la esquina del almacén.

“Los planes han cambiado. Olvida el de investigar el origen de las drogas.”

Rune, sorprendido por la repentina noticia, saltó de miedo.

“Ambos vamos a huir, así que encuentra una manera de sobrevivir solo… No, pensándolo bien, puedes morir”.

Ahin, que no aceptó un no por respuesta, dejó su huella justo en el centro de la cara del león. Con una patada repentina, Rune rodó en el suelo.

<Oh, que locura…>

Incluso si lo trataba con desprecio, eso era demasiado… Me preguntaba cómo sería cuando Rune volviera a su forma humana. Entonces me di cuenta de que no tenía el lujo de poder preocuparme por los demás.

¡Bam! Ahin abrió la puerta del almacén antes de que pudiera prepararme.

<Esa puerta, tan gruesa…>

Mientras miraba vagamente los escombros de la puerta destruida, los gritos de los hombres resonaron por todo el edificio.

“¡Argh!”

“¿¡Qué demonios eres!?”

Ahin, que había derribando a todos antes de que pudieran defenderse, continuó cruzando los pasillos. Balanceándome en su mano, presioné mis patas delanteras en mis sienes. Antes de que pudiera preocuparme por Rune, mi futuro incierto era el mayor problema.

Donde estábamos era un edificio grande y abandonado. Ahin continuó cruzando los corredores, evitando la confrontación tanto como fuera posible. Y entonces sentí una punzada.

<¡Uf…!>

No hay tiempo para pensar. Jadeé, tratando de respirar. No dolía tanto como cuando había sido bombardeada por feromonas, pero todavía las sentía fuera de control dentro de mí.

Ahin, que había dejado de correr, entró en una habitación al azar. Allí había un armario angosto, y él entró conmigo, cerrando la puerta detrás de él. El armario era demasiado pequeño para él y tuvo que agacharse. Olía a humedad. Una pequeña luz entraba por la rendija de la puerta del armario.

“¿Cuánto tiempo lleva?”

Ahin me levantó y me acercó a su rostro. Todavía no había adaptado mi visión a la oscuridad.

<¿Qué quieres decir con cuánto tiempo…?>

Me encogí de hombros para demostrar que no entendía.

“¿Las feromonas no provocan tu humanización? Pregunto cuanto tarda. Tus feromonas están fuera de control en este momento.”

Tan pronto como escuché la pregunta, entendí por qué Ahin había evitado luchar contra los malhechores tanto como había logrado. Fue porque sabía que me convertiría en humana si absorbía feromonas. Como era de esperar, conocía muchos detalles. Pero ¿hasta dónde sabía?

Mientras tragaba, Ahin me tocó la nariz.

“Respóndeme de una vez… No podemos quedarnos aquí para siempre.”

<La respuesta…>

Miré hacia abajo y vi a Ahin encorvado en una posición incómoda y en clara agonía. El tiempo que tomó fue aleatorio, y esta vez no había absorbido feromonas, sino que había inhalado una extraña droga. Ni siquiera sabía si iba a cambiar o no. Aunque no pude controlar las feromonas, me sentía bien. Traté de expresar esto con movimientos de pata, pero Ahin me miraba con una expresión de asombro.

“…No tengo idea de lo que estás diciendo.”

Ojalá pudiera leer la mente. Di un profundo suspiro y, de repente, Ahin se llevó el dedo índice a la boca.

“Shhh.”

Tap. La puerta del dormitorio se abrió.

“¿¡Qué!? Todos escaparon, ¡incluso el león!?”

“¡Ack, si el líder del gremio se entera, se pondrá furioso!”

Las voces de los hombres que nos buscaban resonaron por el pasillo. Por lo que había escuchado, parecía que Rune había escapado a salvo, pero no podía sentirme aliviada. Porque estaban en la misma habitación que nosotros. ¿Y ahora? Rápidamente entré en la mano de Ahin y agucé mis oídos.

Pasos fuertes. El sonido del zapato de alguien resonó. A pesar de la situación urgente, Ahin sonreía mientras miraba mi rostro, enterrado entre sus dedos.

<¡No es momento de reírse!>

Sentí los pasos cada vez más cerca, y el haz de luz que entraba por la puerta se oscureció. Estábamos perdidos. En el momento en que pensé eso, vi la cara de la persona que abrió la puerta del armario. Era el hombre que parecía un gorila, que me dio la zanahoria después de meterme en el almacén. Ahin volvió a llevarse el dedo índice a los labios.

“Gorila, shhh.”

¡Echó a perder cualquier oportunidad que teníamos llamándolo gorila! Menos mal que yo era físicamente incapaz de gritar. Mirando de uno a otro, junté mis patas delanteras en señal de súplica.

<Por favor…>

El hombre, con los ojos visiblemente temblando, se quedó inmóvil mientras una voz en el pasillo decía “no lo olvides, tan pronto como los encuentres, mátalos de inmediato”. Se estremeció y cerró la puerta del armario de nuevo, dejándonos en la oscuridad.

“Lile, ¿y tú? ¿Encontraste algo?”

“…No había nada allí. Veamos abajo.”

“No revisamos el patio.”

Se alejaron, y pronto ya no pude escuchar sus pasos. Ahin me susurró, mientras yo todavía estaba sin aliento.

“¿Ese gorila se convirtió en tu amigo? No combinan en absoluto.”

No sabía nada al respecto. Además, deberíamos estar muy agradecidos con ese hombre-bestia. Y solo porque físicamente se veía como un gorila en su forma humana, eso no significaba que fuera necesariamente un gorila…

“Entiendo. Un gorila y un conejo…”

Estaba hablando solo, sin siquiera pensar en la gratitud por un solo segundo. Además, la combinación de un conejo y una pantera negra era aún más extraña.

<Salgamos de aquí antes de que venga alguien más.>

Toqué el dedo de Ahin y señalé la puerta con mi pata delantera. Él sonrió y asintió.

“Sí, salgamos de este lugar… ¿Vivi?”

En ese momento, me encogí. Las feromonas, que se movían lentamente, de repente parecían que iban a explotar. Mi visión alternaba entre la luz y la oscuridad, y apenas podía distinguir a Ahin, que estaba recogiendo la tela que había traído del almacén y se colgó del hombro.

“Argh….!”

Sentí un fuerte mareo y me quedé sin aliento. Agarré mi cuello.

‘¿Acabo de escuchar mi propia voz…?’

No podía entender bien la situación. Cuando bajé la mirada, hice contacto visual con Ahin. Parpadeé sin expresión, y comencé a notar. Lo estaba mirando desde un punto de vista más alto de lo habitual, y sentí el calor de su cuerpo a través del mío.

‘…¿Por qué?’

¿Me había humanizado como reacción a la droga?

Badum, badum.

Mis ojos recorrieron todo el espacio dentro del armario. Era la primera vez que me transformaba en frente de otra persona y no podía ocultar mi vergüenza. ¡Y lo peor había sido Ahin, de todas las personas!

Envolvió la tela alrededor de mis hombros, haciendo que nuestros cuerpos casi se tocaran. Incluso después de alejarnos, el estrecho espacio nos mantuvo a centímetros de distancia. Los segundos pasaron como si fueran años. Quería que dijera algo, pero Ahin se quedó mirándome en silencio.

Los ojos rojos parecían densos. Era la mirada de un depredador hambriento sobre su presa. No podía ver bien debido a la oscuridad del lugar. ¿Qué hago? ¿Debería sonreír? Lamiendo mis labios secos, le di una sonrisa avergonzada.

“….Hola.”

 

Anterior          Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: