Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 033

Capítulo 33

El aire húmedo del armario hizo que la tela se me pegara a mi piel. En lugar de sentir calor, mi piel estaba fría con una sensación de peligro.

“Estabas hablando muy bien la última vez, ¿por qué no dices nada ahora?”

Pasó el tiempo y el sonido de su respiración me puso más nerviosa. Me preguntó por qué no hablaba. ¿Qué debería decir?

“…Ah.”

Sus ojos se abrieron, y tan pronto como miré sus ojos rojos, mi coraje se evaporó.

“¿No tienes nada que decirme?”

Su suave voz resonó en el armario. Está bien, me dije.

“¿Vivi hizo algo mal?”

Tuk. Su cabeza golpeó la puerta del armario cuando comenzó a reír.

“Si no, ¿por qué me miras así?”

Oh, no tenía idea de cuál era mi expresión, así que me tapé la cara con la tela.

“… Así que así es como te parece.”

‘¿Mmm?’

Sin saber cómo responder, frote uno de mis ojos. La única vez que pude verme en el espejo en forma humana fue la noche del baile, y no podía recordar cómo me veía porque estaba muy distraída.

“Dejando eso de lado…”

“¿Eh?”

“Me gustaría que me avisaras la próxima vez que vayas a convertirte. Sí crees que va a pasar, haz un baile para avisarme.”

¿Cómo podría haber sabido que iba a suceder? Hablar era fácil. Abrí la boca para objetar, pero Ahin habló primero.

“Piensa en cómo me siento. ¿Cómo sería para ti si Ash de repente se convirtiera en humana?”

He pensado en ello. Ash era una pantera negra muy musculosa y esbelta… Si de repente se convirtiera en una mujer humana…

“Vivi… yo me sorprendería.”

“¿Y?”

“Y luego, estaría avergonzada…”

“Así es como me siento en este momento”.

Ahin tomó un mechón de cabello blanco entre sus dedos.

“Una coneja violenta de repente se convierte en humana.”

¡Yo no era violenta! Tragué lo que quería decir y me quedé en silencio. Tenía razón, sería más fácil si combináramos una señal de comunicación para situaciones como esta.

“Está bien, así que la próxima vez, vas a bailar.”

¿¡Pero por qué esto, entre todos los signos posibles!? Por un momento, casi perdí la cabeza, pero me contuve y levanté la cara.

Tok. En ese momento, algo tocó la parte superior de mi cabeza. Fue la mano de Ahin, la que me protegió de golpear con fuerza el techo del armario. Tragué saliva, al recordar que estábamos en un armario estrecho. Me di cuenta de que, por reflejo, mis manos tocaban el pecho de Ahin.

‘Demasiado cerca…’

Mis ojos se movieron de su pecho a su corbata y luego a su cuello, deteniéndose finalmente en su rostro. La expresión que tenía era su sonrisa habitual. Pero se sentía diferente para mí, y me estremecí. Tan pronto como mis ojos fueron a sus labios, se abrieron.

“Vivi, me estás mirando con ojos pervertidos.”

“…¡Yo no hice nada de eso!”

“Mentira.”

“¡¡No estoy mintiendo!!”

Negué con la cabeza. El rostro de Ahin tenía una expresión sospechosa.

“¿Segura?”

“¡Claro!”

De repente, escuché el sonido de pasos acercándose. Reflexivamente, cubrí la boca de Ahin con mis manos y me concentré en escucharlos. Sus ojos rojos se agrandaron. Una voz sonó en el pasillo.

“¡Encontramos un intruso aquí!”

“¿Quién?”

“No sé los detalles, ¡vamos a la entrada!”

El sonido de los pasos desapareció. Un intruso, ¿Será Evelyn, que vino a buscarnos? Estiré el cuello y miré a Ahin, que estaba inmóvil.

Con mis manos sobre su boca, estaba parpadeando de sorpresa. Siguió en silencio. Entonces noté una suavidad en mis palmas y las retiré apresuradamente.

‘¡Ay Dios mío!’

¡Toqué la boca de la bestia! Si la hubiera abierto, los colmillos podrían haberme arañado. Me estremecí mirando mis manos. Y escuché otras voces.

“¡Son 4 personas y un león loco, están haciendo el mayor lío!”

“¿¡Cómo!?”

Los ruidos afuera continuaron. Sujeté la mano de Ahin, mirando nerviosamente hacia la puerta del armario.

[Nosotros]

Empecé a escribir con el dedo en la palma de su mano.

[Tenemos que salir de aquí.]

No me gustaba ese lugar. El aire se sentía extraño y húmedo, los edificios estaban iluminados por farolillos rojos y los hombres-bestia eran hostiles. No había seguridad. Ahin, riendo en silencio, sujetó mi mano. Sentí cosquillas mientras escribía.

[¿A dónde iremos?]

Me quedé atónita y aparté su mano. Obviamente íbamos a volver a… así que me detuve.

“…”

El dedo preparado para escribir la palabra “casa” permaneció inmóvil. ¿Podría realmente describir la mansión de la familia Grace como mi hogar? Miré cuidadosamente a Ahin.

[Me gusta Vivi porque es un conejo.]

¿Qué pasaría si nunca volviera a la forma de conejo? Las preguntas que había enterrado estaban atrapadas en mi garganta.

[Si fueras humana, sería complicado.]

Mientras seguía sosteniendo su palma, sin moverme, Ahin inclinó la cabeza y me miró.

“¿Qué sucede?”

Extrañamente, había olvidado cómo hablar. Mis labios no se movieron. ¿Y si decía que ya no me necesitaba? ¿Me expulsarían por segunda vez? No podía dejar de pensar en ello.

“…¿Vivi?”

No había tiempo para eso. A pesar de saber que la prioridad era salir de ese lugar, no pude controlar mis sentimientos.

“El olor es más fuerte.”

Ahin, frunciendo el ceño, me tocó la mejilla.

“Tus feromonas.”

Las feromonas, antes de darme cuenta, estaban saliendo de mi cuerpo en oleadas. Me temblaban las manos y los pies y me faltaba el aire. Empecé a sentir náuseas y me tapé la boca con la mano.

“¡¡Vivi!!”

Sentí frío. Era similar a lo que sentí en la choza cuando perdí el control de mis feromonas. Ahin parecía estar gritando algo, pero no pude entender.

 

***

 

El resentimiento frío, que se acumulaba lentamente, finalmente había carcomido su corazón.

‘Cuando vuelva a ser humano, Ahin Grace, te destruiré.’

Decidido, Rune descargó su ira contra el edificio y los hombres en él, rugiendo como si se estuviera riendo como un maníaco.

“¡Ese león está loco!”

“¡Argh, mis pies!”

La entrada del edificio estaba cubierta de antorchas, gente y confusión. Las feromonas de los hombres no tuvieron ningún efecto sobre él, y Rune los estaba persiguiendo. El grupo de Evelyn, que había seguido a Ahin hasta el edificio del gremio, observaba solemnemente.

“¡Argh!”

“¡¡Fuera de mi camino!!”

No había necesidad de que interfirieran. ¿Cómo explicar la escena en la que un león y varios hombres parecían jugar a las atrapadas? El hecho de que el león no fuera un animal normal, sino el hijo del líder de un territorio, complicaba aún más sus mentes. Restin, cuyos ojos temblaban sin parar, gritó.

“¡Lord Rune, basta!”

Fue un intento desesperado de un secretario por proteger la dignidad de su amo. Evelyn, ignorando tanto al león como a Restin, instruyó a los dos caballeros.

“Capturen a cualquiera e interroguénlo sobre las drogas.”

“¡Sí, señor!”

Evelyn, evitando a los desesperados hombres-bestia que huían, levantó la cabeza. Vio algo que hizo que sus ojos rojos se arrugaran.

Era Lord Ahin, que llevaba lo que parecía ser un bulto de tela, colgado de una ventana en el tercer piso del edificio.

“¿Mi Lord…?”

No podía imaginar lo que podría ser este paquete. Le preguntó a Ash, que estaba a su lado.

“Señorita Ash, ¿qué será eso?”

Antes de que pudiera resolver el acertijo, Ahin saltó por la ventana y aterrizó suavemente. Cuando Evelyn lo vio, pensó que parecía un ladrón. Ahin se puso de pie y rebuscó en el paquete de tela.

“Lord Ahin.”

Evelyn, que se acercó, quedó atónito. La tela no era un bulto, sino una mujer, envuelta en la tela. Y ella, encima de eso, se veía enferma, su rostro arrugado por el dolor y su respiración entrecortada.

“…¿Quién es esa?”

Ahin miró a Vivi. Su aliento le hizo cosquillas en el cuello. Estaba pálida y tan ligera que apenas podía sentir su peso. Las investigaciones habían demostrado que la droga alteraba las feromonas de quienes la habían ingerido. Vivi era tan frágil que con solo esa cantidad, su vida podría estar en peligro. Parecía un ataque como la última vez en la choza, pero no estaba seguro.

“Evelyn, ¿trajiste un carruaje? ¿O caballos?”

Ahin preguntó con una expresión tranquila, pero sin sonreír.

“Tratamos de venir aquí discretamente, sin ser notados, mi Lord.”

Evelyn respondió cortésmente. La experiencia de su carrera le decía que su maestro estaba de mal humor y que tal vez necesitaría arrodillarse para sobrevivir, lo cual haría.

Ahin miró hacia la entrada del edificio. Todo estaba en caos. Los ojos rojos se fijaron en uno de los hombres, que acababa de salir corriendo por la puerta.

El hombre-bestia que parecía un gorila, el que había ayudado a Vivi. Sin dudarlo, Ahin se colocó frente a Lile, quien dejó de correr.

“Llévame al doctor más cercano a aquí.”

“Usted es…”

Los ojos color bronce de Lile revolotearon cuando vio a Vivi, respirando con dificultad. El conejo que estaba allí había desaparecido, y esa persona estaba en su lugar. El largo cabello blanco se escapaba por las grietas de la tela.

“Lile, ¿qué estás haciendo? ¿Por qué no nos ayudas? ¡Ahhhh!”

Ash, saltando, mordió la garganta de un hombre que había corrido hacia Vivi. Dando un paso adelante, Ahin señaló a Lile y liberó una pequeña cantidad de sus feromonas.

“No tenemos tiempo.”

“…”

Las feromonas, que parecían añadir peso a su cuerpo, golpearon a Lile. Trató de defenderse con sus propias feromonas, pero perdió de inmediato. Era como hundirse en un pantano, con una sensación de impotencia.

Lile de repente sintió que necesitaba arrodillarse ante el hombre frente a él. Si no, tenía la sensación de que lo matarían de inmediato. Activó una feromona en su cuerpo, que comenzó a brillar y pronto se convirtió en un caballo blanco. El caballo se acercó y se inclinó, ofreciéndose como una montura, sin resistir.

“Evelyn, síguenos a pie.”

Ahin, sosteniendo a Vivi con un brazo, se subió al caballo sin dificultad. El caballo galopó rápidamente, dejando atrás el edificio en una nube de polvo.

“¿Qué demonios acaba de pasar en esos pocos minutos…”

Evelyn murmuró, sacudiendo el polvo que el caballo le había arrojado.

“Señorita Ash, corramos”.

Donde Ash estaba parada ya no había nada. Cuando volvió la cabeza, ella ya estaba siguiendo al caballo, a gran distancia.

“… ¿Cómo voy a alcanzar a un caballo con piernas humanas?”

Era imposible. Evelyn suspiró y volvió a su forma original por primera vez en muchos años. La pantera negra, que apareció en un rayo de luz, se detuvo por unos momentos. Luego, después de recoger cuidadosamente con la boca la ropa que había caído al suelo, echó a correr.

 

Anterior                  Tabla            Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: