Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 034

Capítulo 34

Rune, que salió de un callejón oscuro, se frotó las sienes. Estaba aliviado de finalmente volver a ser humano después de un tiempo, pero aún sentía vergüenza e ira recorriendo todo su cuerpo.

Él, que nunca salía de casa sin estar elegantemente vestido, vestía una prenda arrugada que había sido recogida del suelo. Habría sido tildado de “el pervertido del siglo” por andar desnudo si no fuera por Restin, quien apareció con esa ropa.

“Ese maldito pantera…”

Ahin Grace. Repitió el nombre con una mirada de odio. Gracias a su último golpe emocional, tenía un sabor amargo en la boca.

“Lord Rune, ¿cómo se las arregló para volver a su forma humana?”

“Por puro espíritu de lucha y la fuerza del odio.”

Restin dio un paso atrás. Rune, que se quitó la corbata y se la guardó en el bolsillo, murmuró lentamente.

“Es el tipo de droga que obliga a las feromonas a activarse. Por eso mis feromonas empezaron a emitir una defensa para repeler la droga.”

“¡Este tipo de…!”

“Ignorando a las drogas, esa coneja…”

“¿Está hablando de la mascota de Lord Ahin?”

“Hmm, a veces ella emite un olor extraño.”

¿Debería decir que era un olor dulce, atractivo? Especialmente después de haber ingerido la droga, el olor se hizo instantáneamente más fuerte.

“Los conejos son animales salvajes, así que no creo que desprendan un olor muy fuerte, Mi Lord.”

“No, eso no es lo que quise decir. ¿Huele a… a mantequilla?”

Rune, que no podía explicar, se humedeció los labios. Una cosa era segura: Ahin Grace estaba escondiendo las feromonas del conejo, cubriéndola con su propio olor.

“Huele a pan recién horneado”.

La expresión de Restin se volvió seria. Disculpándose, se acercó y tocó la frente de Rune.

“No tiene fiebre. ¿Por qué, entonces, dijo algo tan extraño como lo haría el Señor Evelyn?”

“Oye, ¿no es eso demasiado?”

Rune empujó fríamente a Restin por el hombro. Retrocediendo, Restin habló.

“Creo que Mi Lord se ha olvidado, pero actualmente estamos en paz con la familia Grace. Si la alianza fracasa en vano por un roce con Lord Ahin…”

La hermana mayor de Rune, Reona, la heredera del clan de los Leones y la familia Manionz, era astuta y valiente como un toro bravo. Ella había sido quien envió a la delegación del clan de los leones al territorio de las panteras negras, y si la alianza fuera destruida por razones ridículas… Restin se cubrió la cara con las manos.

“Tengo tanto miedo de ella. Mi Lord sabe que es el tipo de persona que primero te abofetea y solo después pregunta qué pasó. ”

“¿Así que tienes tanto miedo de que te den una bofetada en la cara? ¿Sabes cómo ella maneja a los leones tan débiles que ni siquiera puede usar?”

“Si Mi Lord de verdad fuera débil, el edificio no estaría en esta condición.”

Restin señaló el edificio abandonado. Estaba casi en escombros después de sufrir la ira de Rune. Incapaz de decir nada al respecto, Rune cambió visiblemente de tema.

“De todos modos, es solo mi hipótesis, pero la coneja podría tener una habilidad única.”

“Por supuesto que sí. Al final, ella es la reina de los conejos”.

“¿Cómo?”

“Bueno, ella es la jefa de todos los conejos salvajes.”

Rune negó con la cabeza, imaginando a Vivi reinando sobre cientos de conejos en un campo abierto.

“¿Quién te dijo esa locura?”

“El Señor Evelyn”.

“Simplemente ignora todo lo que dice, porque son todas tonterías que no valen la pena escuchar.”

Rune, todavía maldiciendo, se alejó del edificio.

“¡Lord Rune! ¿adónde va? ¡Necesitamos recolectar las drogas que quedan en el sitio…!”

“Los caballeros de Ahin pueden hacer esto. Estoy ocupado.”

Sin perder un segundo, Rune comenzó a correr hacia alguna parte.

“Necesito encontrar y destruir a cierto pantera negra.”

Unos segundos más tarde, el grito que dejó escapar Restin cuando se dio cuenta de que Rune estaba hablando de Ahin, [¡No, Lord Rune! ¡Por favor!~], retumbó en la noche de Qatar.

***

 

Mi cuerpo se estremeció con el galope del caballo. Sentí dolor… El dolor envolvió todo mi cuerpo, al punto que no podía pensar con claridad. Estaba haciendo todo lo posible para no estar inconsciente.

Al darme cuenta de que mi vida podía estar en riesgo, sentí que el mundo era muy injusto. Con un cuerpo de conejito bebé, ¿cómo lo soporté hasta hoy? Todos los días en la familia Labian, me sentía como si estuviera caminando sobre una capa de hielo delgado que podría romperse en cualquier momento. Tenía que esconderme cuando escuchaba pasos, fingir que no veía nada, que no escuchaba nada, que no existía.

A veces los sirvientes se olvidaban de darme de comer y casi me moría de hambre. Cuando salía, tenía que tener cuidado con las águilas y otras aves de rapiña, y un pequeño error cometido por alguien, como dejar caer una taza de té u otro objeto, era una amenaza que incluso podía matarme.

Eventualmente, fui abandonada en una canasta, e incluso después de llegar a una tierra de depredadores, hice lo que pude para sobrevivir. Entonces, me convertí en humana y luego en coneja otra vez, y ahora tenía tanto dolor que sentía que iba a morir.

Tal vez realmente estaba maldita y Dios me odiaba. En el colmo de la desesperación, ni siquiera podía llorar. Sin aliento, miré a Ahin por el rabillo del ojo. Su imagen estaba borrosa. El cabello plateado, arrastrado por el viento de la noche, flotaba.

Ahin era mi opuesto. Física y mentalmente. No sería un error decir que nacimos diferentes. Comparado conmigo, que ni siquiera podía abrir una puerta, él tenía el poder de escapar de una prisión con facilidad. Y a diferencia de mí, que fui abandonada por mi familia, él era el heredero del territorio de las panteras negras.

No se suponía que nos encontráramos. Si me hubiera quedado en la mansión Labian, nunca hubiera podido convertirme en humana. Probablemente viviría toda mi vida sin conocerlo. De hecho, su aparición en mi vida era tan poco realista que parecía una ilusión.

Usando toda mi fuerza, estiré la mano y toqué la mejilla de Ahin. El toque me mostró que era real, lo que me hizo sentir un poco mejor.

“¿Sabes qué, Ahin…”

Era natural que alguien en la parte superior de la cadena alimenticia gobernara a los demás, y envidié la facilidad con la que lo hizo. Nunca entendería cómo se sentía alguien al pie de la cadena.

“¿Por qué me recogiste?”

Mi voz salió débil. Al mismo tiempo, comencé a deslizarme del caballo, pero Ahin me hizo retroceder y apoyó la barbilla en mi cabeza.

“Para usarte como bocadillo de emergencia.”

Sí, esa era la respuesta que daría un depredador malvado. La ira subió a mi cabeza.

“De todos modos, no haría una diferencia…”

¿Cómo podría no hacer una diferencia? Cada vez que hablaba, un eco de su garganta resonaba sobre mi cabeza, que estaba apoyada en ella.

“Si no te hubiera acogido, habrías sido devorada por la manada de Ash.”

La verdad me golpeó como un martillo. Escuché que las panteras negras rara vez caminaban en grupos, pero que había grupos controlados que patrullaban el bosque en la frontera. Así que eran la manada de Ash. Y además, lo que dijo… era algo que preferiría nunca saber.

El caballo aceleró aún más su galope. Seguí tratando de mantenerme consciente, pero pude escuchar su voz en un tono más profundo de lo habitual.

“No te desmayes, es peligroso.”

Desearía poder hacer eso, pero no tenía control. Mordiéndome el labio, sentí que mis ojos se cerraban. Cuando estaba a punto de perder el conocimiento, algo me tocó el cuello.

“Si te desmayas, te morderé.”

Entonces me di cuenta de que lo que me había tocado eran los colmillos de Ahin. ¿¡Cómo me vas a morder!? Me sacudí y me retorcí, pero los dientes me persiguieron.

‘Él realmente está loco…’

Ni siquiera podía gritar, así que abrí mucho los ojos. Y comencé una lucha contra mí misma para no desmayarme, a toda costa.

 

***

 

El lugar donde finalmente se detuvo el caballo fue una pequeña casa en una calle tranquila. Bam Bam. Ahin llamó a la puerta y gritó.

“¿¡Quién es esta persona grosera que derriba mi puerta en medio de la noche…!?”

La doctora, que salió de la casa alzando la voz, quedó petrificada.

“Oh, pantera negra…”

Vacilante, miró a Ash, que estaba acurrucada sobre sus piernas, y empezó a sudar frío.

“Vamos, pueden entrar…”

Las puertas de la casa quedaron abiertas después de que entramos. La extraña acción parecía ser un acto de autoprotección contra los depredadores.

Dentro de la casa, ardía una chimenea, iluminándolo todo. Me colocaron en una cama, donde me movía del dolor. No había señales de que el dolor disminuiría.

“Ella inhaló una droga extraña y está enferma.”

La mano de la médica, que había levantado la tela con la que estaba cubierta, se detuvo. Una mirada de desconcierto cruzó sus ojos negros cuando vio que no llevaba nada debajo.

“Señor, ¿puede girar hacia el otro lado? Necesito quitar este tejido.”

Ahin se dio la vuelta sin decir nada. La médica, que había esperado hasta que él estuviera frente a la pared, empujó a Ash cuando ella se acercó a la cama.

“¡Shoo, shoo!”

Fue a una maleta y sacó instrumentos médicos.

“¿En qué momento inhaló la droga? Ah, responde sin volverte hacia aquí.”

“Han pasado dos horas.”

La doctora comenzó a examinarme. El estetoscopio frío sobre mi piel desnuda me hizo temblar.

“Es raro… No veo ningún síntoma de reacción al medicamento. ¿Ha tomado drogas similares antes? Tu cuerpo debe tener cierta resistencia a ellos.”

‘¿Resistencia?’

No puede ser. Un conejo que solo come heno no podría desarrollar resistencia a drogas… Me las arreglé para negar con la cabeza mientras sostenía el dobladillo de la ropa de la doctora.

“Bueno, la mayoría de las personas, cuando toman las drogas que circulan en Qatar, se les salen las feromonas y la piel se queda color gris, pero tú… Aparte de la ausencia de los síntomas habituales, no hay señales de que la droga haya afectado tu sistema.”

Ella inclinó la cabeza mientras molía hierbas con la otra mano.

“Era una cantidad minúscula, así que tal vez por eso no hay reacción. Sus feromonas son inestables, pero creo que eso tiene más que ver con ellas mismas que con las drogas”.

Escuchar estas explicaciones me hizo sentir como si fuera la historia de otra persona. La médica tomó una manta y me cubrió por completo.

“Doctora, ¿ella está bien?”

Ahin, que dejó de mirar a la pared, se sentó en el borde de la cama. Me secó el sudor de la frente con el dorso de la mano.

“Si no es una reacción a las drogas, entonces…?”

“Lo que ella necesita es un estabilizador de feromonas, no algo para desintoxicar su sistema.”

La doctora abrió un cajón y sacó una pequeña botella.

“A veces, esta reacción se produce cuando un hombre-bestia no puede controlar sus propias feromonas.”

Girando la tapa, miró a Ahin con una expresión de desaprobación.

“En mi opinión, sus feromonas han sido activadas, pero no por el estímulo de la droga… sea como sea, su cuerpo no puede manejarlas.”

“¿Y entonces?”

“Sin embargo, los estabilizadores de feromonas no son buenos para el cuerpo a largo plazo. Le recomiendo que vigile su progreso y solo administre la medicina como último recurso.”

Parecía algo serio. Pero ya no quería sentir ese dolor… Me retorcí y alcancé el frasco de medicina que sostenía la doctora.

 

Anterior              Tabla          Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: