Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 035

Capítulo 35

Mis dedos solo agarraron aire, ya que Ahin me había sostenido la muñeca. Me detuvo, aunque no tenía idea del dolor que sentía… Mi expresión probablemente mostraba odio y amargura. Tenía tanto dolor que su imagen estaba borrosa. Quería gritar, pero estaba tan cansada que solo salió un susurro.

“Solo esta vez…”

Solo necesitaba tomar el medicamento una vez. Será mejor que controle las feromonas la próxima vez. Ya no estaba segura de que sería capaz de mantener la conciencia en este punto.

“Yo… Ugh…”

Agarré la manga de la camisa de Ahin, suplicando. Sin decir palabra, tocó la sábana que cubría mi cuello.

“Si su condición no tiene nada que ver con las drogas…”

La marca de la mordedura, que aún no se había curado, fue expuesta al aire frío.

“Simplemente voy a inyectar feromonas en ella y la crisis debería pasar.”

“¿Qué? Ah, sí, pero…”

La médica puso cara de asombro al final de su discurso. Ella no parecía entender las intenciones de Ahin. Sin más explicaciones, se inclinó hacia mí.

“Qué estás… ¡Oye! ¡¿Está loco?!”

La médica, asustada, lo agarró por los hombros, tratando de detenerlo.

“¡Deje de ser tan arrogante! ¡¿Vas a cubrirla con tus propias feromonas?!”

“Es posible, así que suéltame.”

“¡La mezcla de feromonas puede llevar al paciente a la muerte si recorre el cuerpo!”

Ahin quitó la mano de su hombro.

“Mis feromonas tienen el poder de dominación.”

“Vaya…”

Parecía asustada. Me retorcí de dolor. Ahin extendió la mano y me levantó, sosteniendo mi espalda con su mano. En el momento en que sentí un toque en mi cuello, la médica habló.

“¡Espera un minuto!”

Una vez más, la doctora agitó las manos para intervenir. Mirándola de arriba abajo, Ahin habló.

“Si sigues interfiriendo, me voy a enojar.”

Era una clara advertencia. Comprendiendo lo que él quería decir, jadeó.

“No, lo que quiero decir es… Sus feromonas pueden anular y abrumar a las de ella, que están fuera de control, pero…”

La mirada de la doctora se dirigió a mi cuello y luego al suelo.

“El hecho de que ya tenga marcas de mordeduras en el cuello… Eso no es aceptable. Ella es herbívora. Las feromonas de un depredador son demasiado para ella.”

Sus ojos negros mostraban una firme determinación. Mirándola por encima del hombro de Ahin, me mordí el labio. Por el momento, quería deshacerme del dolor a toda costa, incluso si implicaba que me mordieran el cuello. Los ojos rojos de Ahin se volvieron hacia la marca en mi cuello. Su rostro inexpresivo y el calor de su mano, que podía sentir, formaban un extraño contraste.

Nuestros ojos se encontraron. Y cuando el dolor hizo que mi cuerpo se retorciera una vez más, Ahin me jaló por la nuca. Inclinó mi cabeza y tocó mi barbilla ligeramente con la otra mano. Y cuando acercó su rostro al mío, sentí que algo tocaba mis labios.

Me empezaron a entrar feromonas por la boca. El aliento de Ahin era caliente. No me moví, sorprendida por las feromonas que se propagaban. Lentamente, sentí que mi cuerpo se estabilizaba. El dolor desapareció tan rápido que se sintió como una mentira. Cuando separó los labios por un momento, sus ojos rojos se entrecerraron.

“No pares…”

Me acerqué de nuevo mientras me aferraba a su cuello como si fuera un salvavidas y volví a juntar mis labios con los suyos. Una vez más, la energía de sus feromonas presionó las mías como si las suprimiera. De repente, recordé algo del pasado.

[Hoy durante el entrenamiento… No, quiero decir, el clan lobo me atacó de nuevo. Y con eso, estoy herido. ¿No vas a curarme?]

No mucho después de que llegué a la mansión Grace, Ahin hizo esta absurda solicitud. En ese momento, pensé que solo era una bestia extraña.

[Vivi, hoy me ayudarás.]

Había dicho algo extraño justo antes de que llegáramos a Qatar. Y cuando me lastimé las patas huyendo de Rune, las extendí hacia él, pidiéndole que me curara, y…

[Te llevaré a casa y te daré tratamiento para que te mejores.]

Había revisado la herida con el ceño fruncido de disgusto, pero no la había sanado. Si sus feromonas pudieran curar, no habría tenido ninguna razón para no hacerlo.

[Mis feromonas tienen el poder de la dominación.]

Entonces, ¿quién había curado a Ash, que estaba al borde de la muerte, en un instante? Mi corazón se aceleró. La capacidad de curar heridas y poner a otros a dormir. Dadas las circunstancias, las feromonas de Ahin deberían haber sido las responsables, más que las mías, que no podrían servir de nada. A pesar de que dijo que tenía una habilidad de dominio, había hombres-bestia con más de un poder.

Pero cuando pensé que podía ser yo… Apreté los puños con tanta fuerza que mis manos se pusieron blancas. Ahin lo sabía todo desde el principio, pero no me dijo nada a propósito.

‘…¿Por qué?’

Ahin, sosteniendo la parte de atrás de mi cabeza, inyectó más feromonas. Cada vez que tomaba aire, los sentía mezclándose con las mías. Y entonces, abrumada por esta energía, me sentí caer en un abismo.

 

***

 

El canto de los pájaros indicaba que el sol estaba saliendo.

La doctora, dormida sentada, finalmente apoyó la cabeza en la mesa. Gracias a las feromonas de Vivi, que se habían esparcido por toda la casa, incluso después de golpearse la frente contra la mesa, la doctora no dio señales de despertarse.

Junto a la cama, Ahin, que estaba sentado en una silla, se estiraba y se recostaba. Se quedó sin palabras. Mientras inyectaba las feromonas, sintió que las suyas se mezclaban con las de Vivi y se dio cuenta de que si bajaba la guardia, sería engullido por sus feromonas.

Como efecto secundario, a pesar de que habían pasado varias horas, todavía se sentía aireado, como si estuviera caminando sobre las nubes. Miró sus pies, las cobijas, el camisón que llevaba puesto, prestado por la médica, y su mirada finalmente se posó en el rostro de Vivi.

Su expresión desesperada parecía una mentira ahora que estaba soñando, sonriendo mientras dormía. A diferencia de la vez anterior, ella no había vuelto a convertirse en una coneja y todavía estaba en su forma humana.

Ahin extendió la mano y cubrió la nariz de Vivi. Ella abrió la boca y respiró hondo mientras dormía, y las feromonas fluyeron por el aire.

“¿Podría ser que son más fuertes porque ella está en forma humana?”

Por el olor de las feromonas, Ahin se sintió asfixiado y se aflojó la corbata. Vivi siguió durmiendo con una sonrisa.

Su paciencia comenzó a disminuir mientras se resistía a las feromonas de Vivi. Se quedaría dormido bajo su poder si fuera descuidado incluso por un segundo. Vivi usó sus feromonas sin darse cuenta, de lo fuera de control que estaban sus emociones. Sin embargo, tal vez por todo lo que había sucedido y por estar en forma humana, su poder era demasiado fuerte. Fue raro.

Ahin sospechaba que la familia de Vivi eran nobles de bajo rango. Sin embargo, cuanto más aprendía sobre sus poderes, más veía que ella tenía el poder necesario para convertirse en la líder del clan de las liebres.

“La familia que lidera el clan de las liebres… ¿era la familia Amon?”

Sin embargo, esta familia ya tenía un sucesor conocido. Además, el hecho de que la dejaran morir en el territorio de las panteras negras no tendría sentido, ya que incluso si no pudiera salir de su forma de conejo bebé, un descendiente del linaje del líder de clan no podría ser descuidado hasta tal punto. Ahin siguió pensando.

Toc Toc. Un golpe en la puerta lo interrumpió. Se levantó y agarró una daga decorativa de la pared. Se acercó a la puerta y preparó la hoja.

“¿Quién es?”

“Soy yo, las manos y los pies competentes de Lord Ahin.”

Por lo que Ahin sabía, sólo había una persona en el mundo que confiaba tanto en su competencia. La puerta se abrió y apareció Evelyn. El aire fresco que entró diluyó el olor de las feromonas de Vivi.

“Finalmente nos alcanzó.”

“Perdón por la demora… Reportaré todo lo que pasó, pero antes de eso… hay un hombre que parece un gorila afuera de la casa, temblando de frío. Está completamente desnudo.”

Ahin, que acababa de recordar la existencia de Lile, levantó las cejas. Un hombre-bestia normalmente no podía permanecer más de media hora en su forma animal. Buscó en la casa y tomó un paño que probablemente era un trapeador y se lo entregó a Evelyn.

“Haz que se cubra la parte inferior del cuerpo con esto y que se mantenga alejado.”

Ahin guardó la daga y cerró la puerta con frialdad. Una vez más, los golpes resonaron. Cuando volvió a abrir la puerta, Evelyn seguía allí de pie, sujetando la tela.

“Mi Lord, ¿no puedo entrar yo también?”

“Disculpe, pero aquí no entra nadie más feo que yo.”

Ahin sonrió y volvió a cerrar la puerta, pero Evelyn la bloqueó.

“En ese caso, puedo entrar.”

“Evelyn, ¿estás diciendo que crees que eres más bonito que yo?”

“¿Puedo ser honesto, mi Lord?”

“Puedes hablar.”

“Así que sí ~”

Ahin le cerró la puerta en la cara y volvió a su silla. Para empezar, nunca había tenido la intención de dejar entrar a Evelyn. Cruzó las piernas y se rascó la barbilla. Los ojos rojos se fijaron de nuevo en la mujer dormida. Sus mejillas eran redondas y estaban sonrojadas.

“¿Todos los herbívoros son así?”

En comparación con los depredadores, que tenían rasgos más afilados, era más redondeada. Cuando estaba despierta, se asustaba si él la miraba, así que era la primera vez que la miraba con calma.

“¿Qué debo hacer?”

Vivi estaba débil por haber pasado tantos años en el cuerpo de un conejo, pero era tan inteligente como asustadiza. Ahora que había escuchado a Ahin decir que el poder de sus feromonas era la dominación, deduciría a quién pertenecía la feromona curativa. Tal vez ella ya lo sabía y solo estaba fingiendo.

¿Qué haría él si Vivi quisiera irse después de humanizarse? Una vez que aprendiera a controlar sus feromonas, podría ir a cualquier parte y vivir de su habilidad para curar. Cuando pensó en ello, su estómago comenzó a hervir.

Lentamente cerró los ojos y los volvió a abrir, golpeando el brazo de la silla con los dedos. No quería dejarla ir, o enviarla de vuelta al territorio de las liebres. Si ella quisiera volver con su familia…

Mientras pensaba en ello, el olor de Vivi invadió la nariz de Ahin. Empezó a querer dejar otra marca en ese cuello blanco. En el momento en que estuvo entre la razón y el instinto, una mancha negra apareció rápidamente detrás de la cama. Era Ash.

Aturdida por las feromonas de Vivi, Ash parpadeó como si sus ojos se fueran a cerrar en cualquier momento. Aun así, se puso entre Ahin y Vivi.

“Bueno, dicen que las panteras negras no saben cuándo rendirse.”

Ahin, mirando a la traidora que ya no lo consideraba su maestro, sino un objetivo, se rió.

 

Anterior             Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: