Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 036

Capítulo 36

Ahin agarró a Ash por los bigotes. Después de sacarlos lo más que pudo, los soltó todos a la vez.

“Sabías todo acerca de cómo se convirtió en humana, ¿no es así?”

Ash no entendió de qué estaba hablando, pero al sentir la tensión en el aire, saltó sobre la cama. Parecía que, al escuchar la voz enojada de Ahin, se había vuelto aún más rebelde. Ash, que se había acomodado junto a Vivi como si fuera un gato, empujó a Ahin con la cola. Él se conformó y se recostó en la silla.

Recostándose en el asiento y mirando al techo, Ahin se humedeció los labios. El momento en que Vivi lo miró con una mirada desesperada había sido más satisfactorio de lo que había imaginado.

“Ash.”

Ash solo abrió un ojo, pareciendo completamente desinteresada en él. Al ver esto, le dio una sonrisa seca.

“Nunca había visto un conejo tan extraño como Vivi”.

Sorprendida, Ash tomó la sábana en su boca y cubrió a Vivi por completo, escondiéndola de Ahin. Vivi, con la manta sobre la cabeza, emitía sonidos como si no pudiera respirar, pero seguía durmiendo.

Detrás de la risa de Ahin, Ash sintió un aura oscura. Era una sensación de un depredador.

 

***

 

Yo soñé. Un vago recuerdo de cuando era niña. Mi madre sonreía y decía que yo tenía feromonas increíbles. Me tomó en sus manos y dijo:

“Vivi, mi bebé. Serás una niña amada por todos. Date prisa y humanízate.”

Cuando mi madre dio vueltas y me levantó en alto, me sentí muy feliz de ver su rostro sonriente desde arriba.

<No veo la hora de convertirme en humana, mamá.>

Estirando mi pata delantera hacia ella, sonreí, anhelando la transformación que algún día tendría lugar.

Cuando abrí los ojos, vi algo blanco en mi visión borrosa. Parpadeando lentamente, respiré hondo. Ciertamente ya había vuelto a su forma de conejo.

Estaba decepcionada. No quería que me tiraran de nuevo… Quería vivir mi propia vida… Abrí los ojos de par en par y pateé una sábana blanca que cubría todo mi cuerpo. ¡Solo quería ser humana…!

“¡Vaya…!”

Entonces me di cuenta de que el blanco que estaba mirando era la sábana que cubría mi cabeza. Mirando hacia abajo, vi un camisón desconocido. Y dedos de los pies saliendo de la barra de este.

“Pies…”

Cinco dedos se movieron cuando les ordené. Mechones de cabello blanco rodearon mi visión. Después de tocarme los ojos, la nariz y la boca, decidí levantarme de la cama a la velocidad de un rayo.

“Cálmate, Vivi.”

Necesitaba ir lento. Primero pondría una pierna en el suelo y pondría peso sobre ella lentamente… Yo era la mujer-bestia que sobrevivía en las sombras del territorio de las panteras negras solo gracias a mi rápido juicio y astucia. ¡Podría resolver esto!

Inquieta y sin coraje para intentar caminar, seguí tocándome la cabeza. No podía creer que mis orejas estuvieran a los lados de mi cabeza. Claramente, era un cuerpo humano.

‘¿Por qué no he vuelto…?’

Mientras movía los brazos y las piernas durante mucho tiempo, se abrió una puerta y apareció la médica.

“No es bueno estirarse tan bruscamente justo después de despertarse. Además, dormiste durante dos días.”

¿¿¡Dos días!??

“¿Sientes dolor en alguna parte?”

Ella se acercó con una sonrisa amable.

“Oh, tu escolta acaba de irse. Fue a comprarte ropa. No puedes usar ese camisón todo el tiempo, ¿verdad? Hay una tienda cerca, por lo que debería volver pronto.”

Sus ojos negros eran amables y se presentó como una muje-bestia capibara y una doctora competente.

Como todavía no podía caminar bien sobre dos piernas, me ayudó a ir al baño, me lavó y me dio comida que no era heno, que la cuál comí por primera vez en mi vida. Esa sopa estaba tan deliciosa que me pregunté si podría volver al heno después.

“¿A tus piernas todavía les falta fuerza? Tal vez sea mejor ver a un experto…”

La médica, cepillando mi cabello, preguntó con ansiedad. Sentada en la cama, moví mis pies.

“Debo estar cansada…”

El cansancio era solo una excusa. Debería haber podido caminar… Como coneja, siempre fui bastante rápida. Suspirando por dentro, miré a la médica por el rabillo del ojo. Solo entonces me di cuenta de que ella debía tener una edad cercana a la Señora Valence, solo había un detalle…

‘Ella no los tiene.’

Cuando sonreía, no había colmillos afilados exclusivos de los depredadores. Su cuerpo también era más redondeado, similar al mío. Era la primera vez que veía a un hombre-bestia herbívoro que no era del clan de las liebres, y sentí una fuerte sensación de camaradería. Todo herbívoro básicamente tenía el instinto de sentir miedo y hostilidad hacia los depredadores. ¿Cómo sobrevivió en Qatar, donde había depredadores de varias especies?

Además, ella no me parecía una plebeya. Tenía cierto tono aristocrático, aunque un poco disimulado. Sentada en la silla, parecía la señora de una mansión, no una doctora en una casa pequeña.

“Llamaron a mi puerta en medio de la noche, y me pregunté quién era… con todo esto de las drogas… Pero nunca esperé una pantera negra. Y un loco encima de eso.”

Las capibaras me parecieron muy amigables y comunicativas. Sin darme tiempo a responder, siguió hablando.

“Estos depredadores llevan una ferocidad dentro de ellos. Es como si siempre buscaran conflicto, a diferencia de nosotros, que buscamos comodidad. Son crueles y violentos. Es su naturaleza.”

Asentí con la cabeza hacia ella.

“Para empezar, la forma en que piensan estos depredadores es extraña. En pocas palabras, son como…”

Hizo círculos con su dedo índice alrededor de su cabeza, como si dijera “están completamente locos”. No podía estar en desacuerdo con nada, así que asentí con seriedad.

“Tienes toda la razón.”

“¿No lo tengo? Los felinos son todos así. Ah, pero te agradecería que mantuvieras en secreto que dije eso. Dan miedo.”

Había hablado mal de ellos, pero era una herbívora con una mayor tolerancia al peligro. Aún así, debe haberse sentido reacia, incluso por la espada que Ahin siempre llevaba. La doctora se levantó de su silla, diciendo que era hora de encontrarse con el vendedor de hierbas medicinales que pasaba de puerta en puerta.

“Es un hombre ocupado, así que si no lo abro, se irá en segundos.”

Sola, comprobé el estado de las feromonas en mi cuerpo. A juzgar por el hecho de que estaban tan tranquilas como un lago, tal vez las feromonas de Ahin realmente funcionaron. Justo antes de quedarme dormida, me sentía muy en conflicto. Sin darme cuenta, toqué mis labios… e inmediatamente me tiré sobre la almohada.

“¡Debo estar loca…!”

Hubiera sido mejor si él me hubiera mordido en el cuello… Ese depredador vicioso no tenía idea de lo que estaba pasando por mi cabeza. Pateando y golpeando la cama, me senté, toda despeinada. Iba a enterrarme en la almohada como solía hacer cuando era una coneja, pero con ese cuerpo enorme, terminaría con solo la cabeza escondida y el trasero asomando. Si alguien entrara, se reiría de mí.

Obligada a admitir esto, negué con la cabeza para despejar los pensamientos impuros. Primero tuve que lidiar con el tema de los poderes de las feromonas. Si Ahin tenía poderes de dominación, entonces los míos tenían poderes curativos. Necesitaba comprobar esto. Mis puños cerrados temblaron. Si intentaba usar mis feromonas, tenía miedo de volver a la forma de conejo o de tener otro ataque. Me quedé quieta, solo apretando y soltando mis puños. De repente, escuché un ruido proveniente de la ventana.

‘¿Es un animal salvaje?’

Poniéndome de pie apoyándome en la pared, me acerqué a la ventana. Y el segundo sonido que escuché fue uno que reconocí. La ventana estaba siendo rayada.

“…¿Ash?”

Abrí las cortinas y Ash estaba afuera, parada frente a la ventana.

“Ash, ¿por qué estás ahí? ¿¡Alguien te echó!?”

Después de dejarla entrar, abrí la ventana, nos abrazamos y ella frotó su rostro contra mis mejillas.

“¿Cuánto tiempo estuviste ahí afuera en el frío…?”

Entonces fui interrumpida por un águila, que cayó derribada por la ventana, todavía abierta. Ash y yo nos quedamos allí, atónitas, hasta que una cara familiar apareció afuera.

“No está muerto, solo lo puse a dormir.”

“¡Rune Manionz…!”

“Es la segunda vez que te veo en forma humana.”

Su cabello rosa ondeaba al viento.

‘¿Por qué está este león aquí?’

Cuando traté apresuradamente de cerrar la ventana, Rune la agarró.

“Espera. He esperado mucho tiempo por la oportunidad de vengarme de ese maldito Grace.

¿¡Pero qué diablos!? Sujeté la ventana con todas mis fuerzas, pero no se movió ni un centímetro.

“Grrrr…”

Ash, que lo había estado observando, se abalanzó sobre Rune para morderlo.

“¡Ash!”

Rune, que la evadió con facilidad, extendió la mano como si tuviera la intención de golpear a Ash también.

“¡¡No la toques!!”

Me abalancé sobre él con fuerza, agarrando su cabello, y Rune, que no esperaba esto, perdió el equilibrio. Así que terminé chocando contra la ventana y cayendo afuera.

“Puaj…”

Cuando el polvo se asentó, vi que estaba cerca del suelo. Pero no hubo dolor. Cuando abrí los ojos, vi los ojos dorados de Rune, muy abiertos, justo en frente de mí. Siguió un momento de silencio.

“Disculpe, Señorita Liebre.”

“¿Sí?”

“Creo que está demasiado cerca.”

Solo entonces me di cuenta de que Rune se había colocado debajo de mí para protegerme de la caída. Intenté levantarme, a toda prisa. Gruñó de dolor porque todavía estaba jalando  su cabello. Ups. Abrí mi mano y solté su cabello rápidamente.

“Me dijiste que no eras una mujer-bestia liebre en la noche del baile, ¿recuerdas?”

Ah… Las cosas se estaban poniendo cada vez más complicadas… Mejor me callaba. Mientras me tapaba la boca con las manos, escuché un grito proveniente del patio trasero.

“¡Aaah!”

Era la voz de Lile, el hombre-bestia caballo que nos había traído.

“¡Señor Evelyn! ¡Despierta por favor!”

Rune, que también escuchó el grito, hizo un “tsk” con la lengua.

“Había un ratón más escondido.”

“No me digas… ¡Quién noqueó a Evelyn fue…!”

“Te lo dije, no están muertos.”

No conocía los detalles, pero estaba asustada porque la situación parecía empeorar. No importa cuán odioso fuera Evelyn, me preocupaba por él, porque estaba más cerca de mí que Rune.

‘¡Eres malo!’

Agarré el cabello de Rune de nuevo.

“¡Oh, eso duele…!”

“¿¡Qué le hiciste a Evelyn!?”

Ash, que salió de la casa, también comenzó a golpearlo con la cola, causando un alboroto. Entonces, una voz grave resonó detrás a mi.

“…Conejita…”

¿¡Qué pasa con este nuevo apodo!? Me di la vuelta mientras golpeaba a Rune y vi a Lile, que estaba parado allí, llorando.

 

(N/Traductora: La capibara es también conocida como chigüiro o carpincho en algunos países)

 

Anterior        Tabla         Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: