Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 031

Capítulo 31

Sobresaltada, mordí el dedo del hombre que me sostenía. Debió doler, porque frunció el ceño, pero desafortunadamente, no me dejó ir.

“…No es un conejo ordinario. Ata también al conejo.”

Uno de los colegas del hombre que me sostenía habló. Él sacudió la cabeza.

“No, lo tomaré de todos modos.”

Afortunadamente, no me pusieron una cuerda alrededor. El hombre, que había comenzado a caminar, me sostenía con sorprendente delicadeza. Me acariciaba la cabeza con su mano del tamaño de una pala y se sonrojaba cada vez que los demás no prestaban atención, o miraba mis patas lastimadas y lloraba. Fue un alivio que no me estuvieran maltratando, pero me sentía rara. No había nada bueno en ser tratada como una mascota por un hombre extraño que parecía un gorila.

Mirando detrás del hombre, vi a Ahin, que nos observaba atentamente. Parecía haber olvidado su plan de actuar asustado y no tenía expresión, pero a veces, noté que su boca se contraía.

“Bebé, mírame.”

Tan pronto como el hombre que me llevaba dijo eso, me concentré en Ahin, que bajó su mirada. Sus hombros temblaron ligeramente.

<…Lo sabía.>

Siempre se ríe cuando estoy en problemas. El hombre-bestia que lideraba a Ahin, que todavía se reía en silencio, negó con la cabeza. Debería haber estado pensando algo como ‘este tiene un tornillo suelto’. Como pensaba igual a ese hombre, lo entendí perfectamente.

Pronto, la mano del hombre que me cargaba cubrió mis ojos. Pude escuchar e inferir que estábamos entrando a un edificio, y que Ahin y Rune también tenían los ojos vendados.

“¿Dónde está el líder del gremio?”

“No está aquí. Mantengámoslos encerrados por ahora.”

“Ese león… No debe ser alguien de alto rango en el clan de los leones.”

“Se quedó en ese estado con solo un poco de polvo. Supongo que no todos los leones son fuertes después de todo.”

Rune, que estaba siendo tratado como un debilucho, resopló. Siguieron hablando mientras nos empujaban a un lugar que olía a humedad. El hombre me bajó después de una larga pausa.

“Come esto.”

Puso una zanahoria entera delante de mí. Entonces habló su colega, con voz irritada.

“Hombre, otra vez tú y esos animalitos. Cuídate y cierra la puerta.”

Finalmente, con un suspiro de preocupación, salió y cerró la puerta. Los ojos que podía ver a través de la puerta estaban llorosos y temblando.

 

***

 

La puerta se cerró y los sonidos del mundo exterior desaparecieron por completo. Aunque el lugar era antiguo, la puerta era de hierro reforzado. El lugar parecía una especie de almacén.

<…No puedo comer esto.>

Miré la zanahoria que el hombre había dejado. Cuando la pisé para hacerla rodar, terminé perdiendo el equilibrio y cayendo al suelo. Al mismo tiempo, escuché un ruido en la esquina de la habitación. Eran Ahin y Rune, todavía atados, riéndose.

Poniéndome de pie, avergonzada, me senté contra la pared y miré a los dos. Cuando Rune estaba en forma humana, sus ojos dorados se veían amables, pero su verdadera apariencia era brutal. La expresión ‘bestia asesina’ no era suficiente para describirlo.

<No puedo acercarme a ellos en absoluto.>

Los ojos de Ahin, que sonreían ante mi expresión sospechosa, se volvieron hacia Rune. El color azul, iluminado por la antorcha encendida, todavía me parecía extraño.

“Lord Manionz, ¿todavía no puede volver a su forma humana?”

Rune, con las cuatro patas atadas juntas, asintió. El polvo gris aún no se había disipado, por lo que no pudo controlar su humanización.

“Eres realmente inútil.”

Al escuchar el insulto, Rune rugió y trató de rodar por el suelo con todas sus fuerzas.

“Un león estúpido.”

Ahin, recitando todo tipo de insultos, sonrió con maldad. Con todas sus patas atadas, Rune luchó. Era el hijo del líder del clan de los leones, pero lo trataban de esa manera. Su melena, que estaba toda despeinada, se veía patética.

Después de ver esto, Ahin silenciosamente torció sus muñecas varias veces. Antes de que me diera cuenta, él había soltado sus muñecas y usó sus manos para liberar sus tobillos.

“No puedes hacer lo mismo porque eres débil.”

Al ver que Ahin estaba suelto, Rune rugió de emoción. Ahin, ignorando por completo el mensaje de ‘ahora desátame las patas’, se me acercó y tomó mis patas.

Su rostro se acercó mientras trataba de revisar mis patas lesionadas. No podía adivinar lo que estaba pensando debido a su cara de póquer. Su elegante rostro estaba tan cerca que cerré los ojos para no verlo. A diferencia de los habituales ojos rojos, el Ahin de ojos azules parecía tener una atmósfera más pacífica.

¿Cómo diablos había cambiado el color de sus ojos? Mientras lo miraba, Ahin, entendiendo lo que estaba pensando, le dio unas palmaditas alrededor de los ojos.

“Es una droga hecha por el clan de los mapaches. El efecto desaparece en unas pocas horas.”

Según lo que había leído en [La teoría de las feromonas], el clan de los mapaches generalmente posee poderes de feromonas relacionados con el cambio de apariencia. Entonces habían usado eso para desarrollar una especie de droga. Era tan raro que no se podía comprar con unas pocas monedas de oro, así que no esperaba que lo hubiera usado para algo tan trivial. Ahin me rascó suavemente la mandíbula, que estaba caída.

“Los otros clanes sospechan mucho de las panteras negras, ya que tienen feromonas fuertes.”

Parecía que había cambiado de ojos para engañar a los residentes de la región de Qatar, que tenía habitantes de muchos clanes diferentes. Ahin comenzó a acariciar la herida en mi pata delantera. Me sentí avergonzada por alguna razón y aparté mi pata de él.

¿Qué estaba pensando detrás de esa cara inexpresiva? La actitud de Ahin no había cambiado mucho, incluso después de encontrarme convertida en humana. No podía hablar de lo que pasó debido a una serie de incidentes, pero tenía miedo de lo que haría ahora que sabía que yo era una mujer-bestia. Sus ojos bajaron.

“Grooaaaaauuur.”

Rune rugió. No se había rendido en pedirle a Ahin que lo desatara.

“Qué molestia.”

Eventualmente, se acercó a Rune, acariciando su rostro. Esquivando un mordisco que Rune intentó darle, comenzó a desatar la cuerda.

Cuando vi los colmillos del león, bajé mi cabeza rápidamente y luego sentí algo en la nariz. Había polvo gris en el suelo. Era del mismo color que el polvo que el hombre-bestia hiena había esparcido. Mi nariz picaba, reconociendo el olor.

“Vivi, estoy seguro de que Evelyn nos siguió, debería llegar pronto.”

Ahin dejó de hablar cuando me escuchó estornudar. Me tapé la nariz con las patas delanteras, pero no podía dejar de estornudar.

<¡Tchoo! ¡No puedo… no puedo… detener-Tchoo!>

Oh no… las drogas hechas con feromonas deben tener un efecto muy fuerte en mí. Incluso Rune no había sido capaz de resistir su efecto… En ese instante, sentí escalofríos.

 

***

 

El grupo de malhechores que se llevó a Ahin y Rune se alejó del centro de la ciudad. Habían entrado en un edificio cuyo letrero indicaba que era la sede de un gremio y que estaba a la venta.

Restin, que había seguido al grupo a escondidas, miró a Evelyn. Los ojos azules, que se asomaban por debajo del cabello negro, eran extraños. Evelyn, que sintió la mirada de Restin, miró hacia atrás con calma.

“Tomé una droga hecha por hombres bestia mapache. ¿Crees que este color me queda bien?

“No queda. Pero más que eso…”

El secretario estaba loco de curiosidad. Incapaz de contenerse más, preguntó Restin.

“Bueno, señor Evelyn… sobre ese conejo…”

“Por favor refiérase a ella como Señorita Liebre.”

“¿¡Qué!? No, no. ¡¿Qué es este conejo de todos modos?!”

Estaba mirando a Evelyn con la pregunta “¿es un animal normal o no?” pegada en su rostro. Evelyn miró fijamente al frente. Parecía que Lord Ahin había descubierto algo más, pero no se lo había dicho. Todo lo que Evelyn sabía era que era una mujer-bestia.

Además, parecía conocer bien las costumbres de los nobles, pues siempre saludaba a la señora Valence, la jefa del señorío, y no se avergonzaba de ser atendida todo el tiempo por Meimi.

“¿Señor Evelyn?”

La expresión de Restin mostró que sospechaba mucho de Evelyn, quien permaneció en silencio. Para evitar más preguntas sobre Vivi, Evelyn se dio la vuelta.

“Lo siento, sentí algo extraño en este momento.”

“Deteniéndome a pensar…. También percibí un olor extraño hace un momento.”

“¿De verdad?”

“¿Qué?”

“Nada.”

De hecho, lo que había dicho Restin era cierto. Como tenían un agudo sentido del olfato, Evelyn, Restin y los caballeros se concentraron en el olor sospechoso que venía de alguna parte. Era diferente de los olores de especias en la calle, y se parecía al olor de un cadáver en descomposición.

Caminando por los callejones, encontraron a un hombre tirado en el suelo. Uno de los caballeros se acercó, lo miró de cerca y negó con la cabeza.

“Está muerto. Pero el color de su piel es un poco rara… No creo que sea un hombre bestia hiena, pero su piel está oscurecida.”

Adicción a las drogas, pensó Evelyn. Tocando el hombro de Restin, habló con voz pesada.

“Señor Restin, por favor toque el cadáver y verifique sus feromonas.”

A pesar de su expresión solemne, sus ojos brillaban. Agachándose, Restin tocó la muñeca del hombre y se concentró en la energía de sus feromonas. De hecho, aunque el hombre había muerto, las feromonas aún circulaban por su cuerpo.

“Están todas mezcladas, un desastre.”

“Creo que era adicto a las drogas hechas con feromonas. Escuché que tomar demasiado puede llevar a la muerte.”

Dándole la espalda al cadáver, Evelyn miró el edificio con una expresión inquieta. Ahin y Rune no tendrían ningún problema, pero Vivi, una herbívora, estaba causando preocupación. A pesar de que, para empezar, ella ya estaba en forma de conejo, no tenía forma de saber cómo podrían afectarla las drogas.

Pensando que deberían darse prisa, Evelyn disuadió a Restin de seguir investigando el cuerpo.

“Vamos. Las feromonas del señor Restin pueden estar contaminadas, así que mejor suelta esa muñeca.”

“¡Argh!”

Restin entró en pánico y furiosamente soltó el brazo del hombre. Evelyn había sido quien le había ordenado que investigara el cadáver, sin preocuparse por su seguridad.

‘¡Es un sinvergüenza…!’

El puño de Restin, que había contenido los insultos que no podía decir en voz alta, se estremeció.

 

Anterior             Tabla          Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: