Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 3

Capítulo 3.

 

‘¡Niños!’ –  Su-ah se sentía extrañamente enferma en una esquina de su pecho cuando vio a los niños. Sobre todo, cuanto más pequeño es el niño. La boca del estómago de la joven estaba tan entumecida que ni siquiera podía mirar correctamente. Como si sugerir que ella puede morir en cualquier momento es un deseo que nunca logrará.

Lejos de soñar con casarme, nunca conocí a un hombre apropiado. Las relaciones que tuve algunas veces en mi juventud a menudo se torcieron por el deseo del hombre o por una extraña coincidencia antes de que saliera bien. Ahora, tenía bastante miedo de que, si dejaba entrar a mi lado a alguien, incluso eso estaría involucrado en mi accidente.

<”Cásate conmigo.”>

De repente recordé a un hombre que repentinamente se propuso a sí mismo, y que me dijo que estaba en peligro.

No puedo creer que se haya enamorado de ti mismo a primera vista, y me diga: ‘si quieres vivir, cásate.’ – ¿Qué tipo de propuesta es tan aterradora? Esa es la primera propuesta que he recibido. Pero es el hombre más guapo que he visto en mi vida… ¿Es un alivio?

Su-ah se esforzó por borrar sus pensamientos porque sentía que su cabeza estaba llena de signos de interrogación justo cuando pensaba en el hombre. Nunca pensó que volvería a ver a ese guapo y extraño chico en menos de una hora.

“Traeré más guarniciones la próxima semana. Las comidas de los hogares de ancianos son para los ancianos, por lo que son demasiado insípidas para los jóvenes.”(Sra. Song)

Hoy, en la parada del autobús, las manos de Su-ah estaban llenas de guarniciones y kimchi*.

(N/E: *Plato coreano hecho en base de preparación fermentada que tiene como ingrediente básico la col asiática.)

Bajo el inoportuno sol invernal, el equipaje que llenaba ambas manos pesaba tanto como el amor de mi madre. El pequeño hogar de ancianos en un lugar de bajo precio estaba lejos de la parada de autobús, por lo que tomaba una cantidad considerable de tiempo cada vez que salía.

Sólo tengo que ir un poco más allá. Fue cuando Su-ah confirmó que el semáforo en rojo acababa de convertirse en azul y ella acababa de cruzar el paso de peatones.

¡Guau!

Un coche rojo apareció con un fuerte ruido de motor. La dirección del automóvil era impredecible y curvada, pero corrió exactamente hacia ella.

El automóvil, que había estado corriendo como loco, de repente comenzó a detenerse repentinamente 10 metros por detrás de Su-ah.

<’¡Screeeech!’>

El conductor pisó el freno a punto de humo negro, pero el auto, que fue empujado hacia atrás por la velocidad de la carrera, giró rápidamente y se acercó. El auto patinó frente a ella en un instante mientras Su-ah, sorprendida, retrocedía.

‘¿Voy a morir?’ – Tan pronto como la futilidad de la vida, que duró tanto, pasó como una visión frente a mí, el sonido de un motor afilado en la parte trasera sacudió mis tímpanos violentamente. Un coche negro venía corriendo a gran velocidad por el carril contrario.

Pero, increíblemente, el coche negro también se dirigía exactamente hacia ella.

Su-ah, quién sintió que el automóvil inevitablemente la mataría, cerró los ojos por reflejo.

<’¡Boom!’>(Golpe)

Había un rugido por todas partes como si estuviera cayendo un proyectil. Me sorprendió como si me hubieran arrojado con fuerza.

El hierro se rompió y el vidrio se hizo añicos, rebotando en fragmentos no identificados. El humo acre de los neumáticos de goma se me metía en la nariz.

Después de un tiempo, Su-ah abrió un poco los ojos porque no sentía dolor excepto sordera.

El automóvil negro que se estrelló contra el costado del automóvil rojo estaba bloqueando el camino justo en frente de ella. El auto rojo fue empujado en un montón a un costado.

‘El auto negro que llegó tarde detuvo al auto rojo que casi la golpeó.’

Cuando se dio cuenta de que no había sido atropellada por ningún automóvil, entonces simplemente cayó con las piernas torcidas, que habían perdido fuerza, llena de alivio.

“Ahh…”

Su-ah, que estaba intentando levantarse a toda prisa, tropezó y agarró la sopa de kimchi derramada con las manos. En la bolsa de compras, el contenedor de kimchi en la parte superior se volcó y vomitó pepinos rojos y sopa roja en el camino.

<¡Click!>, escuchó la puerta negra del auto abrirse. Mirando reflexivamente el traje perfecto del conductor, mi corazón, que ya había palpitado por la sorpresa, se detuvo.

‘¿Él me salvó?’

No podía creerlo, así que cuando miré hacia arriba, vi un hermoso rostro en la parte superior de un largo y elegante cuello a través de unos anchos hombros… El capó delantero quedó severamente aplastado, pero el hombre no resultó herido.

Él miró a Su-ah con un rostro inexpresivo, miró su mano, para ser exactos. Fueron solo unos segundos, pero el hombre preguntó lo suficientemente bajo, como para sentirlo durante horas.

“¿Te lastimaste?”(hombre 1)

“…¿Qué?”

Él miró mi mano goteando con sopa roja y siguiendo su mirada, estaba avergonzada. Mis manos estaban cubiertas con mucha sopa de pepino derramada.

“No, esto es kimchi…” (Su-ah)

“…”

Hubo silencio nuevamente y, mientras tanto, él miró fijamente el rostro de Su-ah como si estuviera grabándolo, de repente frunció el ceño y estiró su largo brazo hacia ella. Su-ah retrocedió con miedo reflejo, y su dedo* índice se detuvo ante mi frente.

(N/E: *se refiere al dedo del hombre desconocido 1)

Accidentalmente me pasé el dorso de la mano por la frente, pero solo la sopa de kimchi estaba sobre esta. Miré mis manos, confundida, y el hombre se volvió, murmurando una fría maldición.

“Maldición.”(hombre 1)

De repente, cuando el hombre se fue enojado, Su-ah abrió mucho los ojos avergonzada.

El hombre se pavoneó y pateó con fuerza el traqueteante parachoques delantero del auto rojo y dejó caer este de inmediato.

El otro hombre, que salió a trompicones de la bolsa de aire recién explotada, escupió con saña. No le importaba a pesar de que la sangre fluía de su frente y su lengua se retorcía como si estuviera borracho.

“¡Demonios! ¡Qué hijo de put⅄…!”(hombre desconocido 2)

“El asesinato es un gran pecado.” (hombre desconocido 1)

Sin embargo, el corpulento hombre, que estaba maldiciendo, retrocedió con un sobresalto cuando el primer hombre se acercó amenazadoramente. El hombre (1) lo miró y susurró.

“Si cometes un delito, debes ser castigado.” (hombre desconocido 1)

El corpulento hombre acobardado (2) gritó con una expresión llorosa como si su orgullo estuviera herido por ser empujado hacia atrás.

“¿Asesinato? ¿De qué estás hablando? …Tú te detuviste en medio del camino, ¿no es así? Casi muero…”

El hombre (1) que miraba su tamaño de repente señaló con el dedo a Su-ah, que estaba inmóvil, y rechinó los dientes.

“Lo golpeaste y te escapaste. Como puede ser que ella luche contra el dolor en este frío camino y casi muere en tres horas.”(hombre 1)

‘¿Yo?’ – A Su-ah le pareció todo tan absurdo que solo parpadeó.

El hombre corpulento (2) le devolvió la mirada de una manera inesperada y pronto recobró el sentido y escupió maldiciones.

“¿No está loco este tipo? ¿Quién diablos está muerto? ¿De quién estás hablando?”

El hombre (1) con el ceño fruncido se movió sin dejar rastro, luego que golpeó el cuello del hombre corpulento (2) con una mano más caliente, quien gritando cayó al suelo, después él (2) pateó su estómago una vez tras otra.

En un abrir y cerrar de ojos, el hombre corpulento (2), flotó en el aire y se estrelló contra su espalda a una gran la distancia… ‘No era la fuerza de un hombre ordinario.’ – Su-ah contuvo la respiración mientras tragaba sorprendida su aliento, porque era casi imposible en la realidad.

El hombre (1) se acercó lentamente como una bestia buscando la próxima presa sin mirar al hombre (2) de gran tamaño, inconsciente y caído.

Había un viento frío en alguna parte. El viento olía a sangre.

El hombre (1) entrecerrando los ojos soltó un largo suspiro, dio un paso más cerca y me alcanzó de nuevo. Me eché hacia atrás a toda prisa en forma refleja, pero la frialdad de sus manos parecía haberme tocado.

Tan pronto como él frunció el ceño, un automóvil blanco se detuvo junto al automóvil negro.

“Director, ¿está bien?”

Un hombre de unos treinta y tantos años*, usando una montura dorada, salió corriendo del coche y preguntó. El hombre (1) sacudió la mano y ordenó sin mirarlo.

(N/E: *Este man, el de la montura, ahora será el hombre (3)…)

“Organiza esto.”(hombre 1)

El hombre (3) que levantó la montura de sus lentes sin decir nada, como si estuviera acostumbrado a ser ignorado, sacó su celular y se acercó al hombre corpulento que se desmayó.

‘¿Qué diablos está pasando aquí?’ – Confundida, Su-ah respiró hondo y tartamudeó ante el hombre que aún mantenía sus ojos en ella.

“Dis… Discúlpeme.”(Su-ah)

“¿Puedo sostenerte por un momento?”(hombre 1)

“¿Qué? ¿Qué… estás tratando de cargarme…?”

El hombre levantó la mano para detener el discurso de Su-ah y de repente se inclinó. Lo miré preguntándome qué estaba haciendo, y de repente me levantó.

“¡Ah! ¿Qué está mal contigo?” (Su-ah)

Su-ah, quien de repente fue abrazada por el duro pecho del hombre, gritó y él siguió caminando a pesar de todo.

Estuvo sentada suavemente en el asiento de pasajero del elegante automóvil blanco incluso antes de que sus palabras de protesta terminaran por la ligereza con la que él la sostenía y se movía.

“Empecemos con las heridas graves.” – El hombre en el asiento del conductor (1) hizo profundas arrugas entre las cejas y dijo pesadamente, Su-ah miró su cuerpo sin darse cuenta. Pero según todas las apariencias, estaba perfectamente bien, excepto que estaba sorprendida de que casi había muerto.

“¿Qué quieres decir con graves? …Yo estoy normal… Oh, ¿qué estás haciendo?”

De repente se mordió el pulgar y sangró. Su-ah gritó porque se sintió enferma, y ​​el hombre le ordenó, llevando el pulgar ensangrentado a sus labios.

“Limpialo.”(hombre 1)

“¿Qué?”(Su-ah)

“Bebe mi sangre. Tu herida sanará.” (hombre 1)

“Simplemente me caí porque estaba sorprendida. ¡Estoy bien!”

El hombre frunció el ceño y me miró fijamente. En particular, Su-ah agarró el pomo de la puerta por reflejo, ya que por la forma en la que la miraba a los labios estaba a punto de verse obligada a alimentarse.

“Sangre, ¿estás loco porque la sangre me curaría?”

“¿No te gusta?” (hombre 1)

“Por supuesto que no me gusta. ¿Por qué tomaría sangre humana? Por favor, no hagas eso y detén el sangrando de tu dedo primero. ¡Te ves más enfermo que yo!”

El sangrante pulgar temblaba como si él estuviera tratando de soportar que quería alimentarla de inmediato. Su-ah miró con asombro sus dedos, especialmente la sangre de color rojo oscuro, cuando él la acercó a sus labios.


Namelees: Les traigo los primeros 04 capítulos de Delphinium, es una novela corta de aproximadamente 90 capítulos, pero me voy a tomar mi tiempo para traducirla. Los capítulos estarán saliendo los viernes. Si puedo más colgar mas de 3 capítulos por semana será un éxito… Si quieren ponerme sus teorias en los comentarios estaré feliz de leerlas…

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: