Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 44

Capítulo 44.

 

“Yoon-Sung, ¿Estás herido?” – Su-ah, que de repente estaba rodeada por él, rápidamente salió de sus brazos.

Yoon-Sung, que miraba fijamente la parte trasera de la furgoneta que desaparecía a gran velocidad, mirando su mano herida, murmuró con dureza.

“Esto no es nada.”

“¿Qué quieres decir con nada?”(Su-ah)

Hubo un sonido de choque y parecía que el coche había golpeado el dorso de su mano. Su-ah trató de mirar su mano, pero Yoon-Sung sacó su brazo como si estuviera tratando de ocultarla y frotó la herida con fuerza con la otra mano.

“Solo desearía que mi hermana no se lastimara.”

Su-ah lo agarró por la muñeca y lo detuvo porque parecía adolorido.

“¿Qué pasa si lo frotas cuando estás herido? …Comencemos con el tratamiento de inmediato.”(Su-ah)

“Está bien, me encargaré de eso.”

“Si no lo tratas ahora, no te dejaré ir. Tus ligamentos de la mano pueden haberse estirados.” (Su-ah)

“¡Insisto, vamos al hospital!” (Su-ah)

“Está bien, está bien. Lo haré más tarde, así que habla conmigo primero… El oro y la plata no es el problema.”

“Entonces, ¿cuál es el problema? …no me digas, ¿conoces ese auto?” (Su-ah)

En lugar de responder, Su-ah miró con desconfianza a Yoon-Sung, quien permaneció en silencio.

Para llamarlo un accidente, el movimiento del vehículo fue extraño. Se sintió más como una amenaza. Se acercó a mí como si estuviera haciendo algo y, además, la actitud de Yoon-Sung que parecía conocer al dueño de la camioneta y discutir… Sentí que estaba exagerando.

‘¿Quizás es él que lastimó a Yoon-Sung antes? Pero ese es su problema… ¿no es así?’(Su-ah)

Su-ah, que vio a Yoon-sung cerrar la boca sin responder sus preguntas, no pudo hacerlo.

Él asintió con la cabeza.

“Está bien, entonces vamos a mi oficina y habla conmigo mientras te estoy tratando.” (Su-ah)

Debido a sus frecuentes accidentes, ella tenía la costumbre contar con vendajes o desinfectantes en el lugar donde trabaja.

‘Se acabó.’(Su-ah)

Ella no los necesitaba desde que conoció a Hwa-hee, pero Yoon-Sung se lastimó mientras la protegía. Me sentí enojada cuando usé la medicina para curarlo.

Su-ah sacó el botiquín de primeros auxilios del gabinete y le envió un mensaje de texto a Hwa-hee.

[“Tengo trabajo que hacer. Lo siento, pero ¿podrías esperar un poco?”] (Su-ah)

Esperé un rato, pero no hubo respuesta.

Yoon-Sung, que la miraba fijamente mientras lo curaba, se bajó la manga y abrió la boca pesadamente.

“Estoy extraño en estos días, ¿verdad?”

“¿Eh? Uh, bueno…¿Un poco?”(Su-ah)

Su rostro sonriendo con seguridad ante su respuesta, no era familiar para ella.

“Estos días, me han pasado cosas malas… Mi hermana es la mayor razón.”

“¿Por mi culpa? Entonces tal vez el accidente automovilístico de hace un momento…” – Cuando Su-ah, que sospechaba del incidente anterior, se sorprendió y preguntó, Yoon-Sung sacudió la cabeza, moviéndola bruscamente.

“¡Eso no es lo que quise decir! ¿Cuánto y qué puedo hacer por mi hermana? Y estoy pensando si podré hacerlo o no.”

“¿Por qué te preocupas por eso? …Más bien, tengo más experiencia en sociedad que tú… Si hay algo que pueda hacer por ti…”(Su-ah)

“No pretendas ser fuerte. Mi hermana está demasiado asustada para moverse sola.”

“…¿Qué?”(Su-ah)

“Me siento de la misma manera. Puedes ver eso de inmediato.”

Cuando dio en el clavo, Su-ah se detuvo y Yoon-Sung la agarró de la mano e inesperadamente la atrajo. Mientras Su-ah trató de evitar reflexivamente que la distancia se acortara, él susurró con complacencia mientras se acercaba más y más.

“Hablo en serio sobre lo que dije antes. Por favor, no te involucres con ese tipo. No es para mi hermana… Odiaría que estés en peligro.”

Fue extraño. Yoon-Sung dijo que estaba preocupado por mí misma, de cierta manera… lo sé, pero era más molesto que apuntara sobre Hwa-hee.

Su-ah se levantó de su asiento, sacudiéndose la mano.

“Basta. ¿Qué te está pasando desde la última vez? Porqué sigues atacando repetidamente solo al director. Si vas a apuntarlo, no quiero oír nada más… Si por si acaso te lastimaste, asegúrate de hacerte una radiografía.”(Su-ah)

“No he terminado de hablar de…”

(N/E: Creo que Hwa-hee debe estar feliz si los oyó, porque debe ser la primera vez que se pone de su parte.)

Tan pronto como Yoon-Sung trató de agarrar su muñeca nuevamente, se escuchó un golpe y la puerta se abrió de inmediato. Hwa-hee, de pie en la puerta, la miró y le sonrió levemente.

“No viniste, aunque esperé, así que vine a buscarte.”(Hwa-hee)

“Oh… ¿Has estado esperando por mucho tiempo? …Lo siento. Mira, hubo un accidente automovilístico en el estacionamiento…”(Su-ah)

“¿Accidente automovilístico? ¿Te lastimaste?”

Hwa-hee, que se acercó, examinó a Su-ah de arriba abajo. Ella apresuradamente señaló con la cabeza a Yoon-Sung.

“Estoy bien. Pero Yoon-Sung me estaba protegiendo, se lastimó y necesitaba recibir tratamiento. Estoy en medio…”(Su-ah)

Hwa-hee, que había estado examinando minuciosamente a Su-ah con ojos feroces, relajó su expresión y asintió con la cabeza.

“Oh, mientras Su-ah esté bien, no hay problema. Entonces adelante… ¡Ah! Tengo tiempo libre, así que esperaré.”(Hwa-hee)

“Acabo de terminar.”(Su-ah)

“Entonces vamos.”

Hwa-hee, de pie frente a la puerta, le hizo señas como si fuera a salir primero. Su-ah tomó su bolsa de mano e instó a Yoon-Sung, quien mantuvo la boca cerrada, solo mirando al suelo.

“Vamos a parar por hoy. Asegúrate de ver a un médico, ¿de acuerdo?”(Su-ah)

Yoon-Sung la miró, dejar escapar un breve suspiro y parecía reacio a irse, luego se levantó del asiento. Y pensé saldría de la habitación como está, pero se detuvo frente Hwa-hee, lo miró y dijo en tono amenazante.

“Hagas lo que hagas, sabes que estoy a su lado.”(Yoon-Sung)

“¡Yoon-Sung!”(Su-ah)

“¡Está bien, me voy, me voy!”(Yoon-Sung)

Cuando Su-ah gritó sorprendida, Yoon-Sung se fue rápidamente.

Miré a Hwa-hee, preguntándome si podría estar ofendido, pero él se encogió de hombros y sonrió como si no fuera gran cosa.

“¿Nos podemos ir ya?”(Hwa-hee)

 

* * *

 

‘Creo que Yoon-Sung sabe algo sobre el accidente de hoy… ¿Podría tener algo que ver con la pelea anterior? Pero ¿por qué estoy en peligro?… Ya lo había dicho antes, ¿verdad?’(Su-ah)

“Si miras demasiado lejos al frente, ¿no te dolería el cuello? …Mírame a mí también. Debes estar nerviosa, pero sigue siendo una cita.” (Hwa-hee)

Su-ah que lleva pensando en ello desde que llegó al restaurante, de repente volvió en sí ante la voz Hwa-hee.

“Lo siento. Lo siento. El accidente me afectó…”(Su-ah)

“Supongo que sí. Por supuesto. Vino ligero para la primera cita… Escuché que esto es bueno, ¿quieres un trago?”

Hwa-hee sonrió con benevolencia como si entendiera todo. Cuando Su-ah asintió sonriendo torpemente, él tomó la campanilla y llamó al camarero.

‘¿Por qué tu pronunciación es tan buena?’(Su-ah)

La pronunciación de Hwa-hee al pedir vino francés era inusual.  Cuando Su-ah sorprendida por el acento desconocido levantó la vista, Hwa-hee inclinó la cabeza y sonrió dulcemente de nuevo

‘¿Por qué te ríes tan dulcemente? …Estuve pensando en otras cosas delante de tí… No creo que lo haya hecho bien.’(Su-ah)

Como si escuchara el corazón de Su-ah, Hwa-hee la miró con recelo y respondió… No, enfatizó.

“Es una cita.” (Hwa-hee)

“¿Qué?”(Su-ah)

“Es la primera vez que salimos a una cita y es tan agradable que no puedo evitar sonreír. Soy el único que se siente así… Me temo que sí.”

‘Cita. Sí, esta era una cita. Pero, ¿qué pasa con sin modales?’(Su-ah)

Me di cuenta de que no había pensado en otra cosa desde que salimos del asilo de ancianos hasta este lugar. Hwa-hee me esperó sin decir una palabra. Al darse cuenta tardíamente, Su-ah sintió pena y se quedó sin palabras y rápidamente miró a su alrededor.

Fue entonces cuando le llamó la atención el interior del romántico restaurante decorado al estilo mediterráneo y además, eran solo ellos dos, él y ella misma dentro.

“¿Alquilaste todo el lugar?”(Su-ah)

“Es una cita.”

“Es muy bonito aquí. Muchas gracias.”(Su-ah)

“¿Qué quieres decir con que es bonito? Es una cita.”

Hwa-hee ya ha enfatizado ‘la cita’ seis veces, con una sonrisa en su rostro. Al ver que repite lo mismo una y otra vez, parece que estuve a punto de tomar el camino equivocado.

Su-ah, al darse cuenta de eso, cambió rápidamente de postura y preguntó con cuidado.

“Ya que es una cita, ¿de qué deberíamos hablar ahora?”(Su-ah)

Hwa-hee sonrió levemente y preguntó.

“¿Qué tipo de estilo de hombre te gusta?”

“¿Por qué de la nada?”(Su-ah)

“Ya que tenemos una cita tan esperada, intentaré escuchar mejor a Su-ah en el futuro.”

“Tranquila. ¿No estás orgulloso de mí hoy? ¿Cómo se atreve ese niño a hacer eso sin tu permiso? …Agarrar la mano de Su-ah, pero me contuve y esperé pacientemente. La última vez me metí en problemas por interrumpir.”

“….”(Su-ah)

“Oh, no prefieres a las personas más jóvenes, ¿verdad? …Eso no es bueno para mí. He estado aquí durante mil años. Pero podría ser más fuerte, incluso mi altura parece ser mucho más grande.”(Hwa-hee)

Con expresión seria, Su-ah abrió su dedo índice y el pulgar frente y los puso frente a sus ojos y miró a Hwa-hee de manera ridícula

Después de ver su expresión, siguió hablando con naturalidad.

“Y yo soy más inocente. También tengo una cita. Es un hombre comprensivo que nunca he visto antes. ¿Qué tal esto?”(Su-ah)

“…¿Qué es? ¿qué?”(Hwa-hee)

“Su-ah, ¿tengo suficientes cualidades como un junior para poder gustarte?”(Hwa-hee)

Hwa-hee la miró con las cejas levantadas como si estuviera esperando una respuesta de Su-ah.

Ella le dio una mirada desconfiada y después preguntó levemente.

“Tal vez, um, ¿es esto lo que es? ¿Esa cosa llamada celos?”(Su-ah)

“De ninguna manera. Solo estaba exponiendo los hechos tal como son.”

“¿Qué parte es verdad? Con Yoon-Sung, el director no se atrevió a interferir. No estamos en buenos términos. Y no me gusta la gente joven.”(Su-ah)

“Eso es un alivio… No olvides que tengo mil años, Yo siempre lo recuerdo… Me voy a corregirme a mí mismo, dado que solo tengo 500 años.”(Hwa-hee)

“Oh, ¿solo 500 años? Eres muy joven.”(Su-ah)

“Lo sé. Dado que soy tan joven, háblame como lo haría con un niño.”(Hwa-hee)

“Déjame hacerlo. Incluso tenemos una cita.”(Hwa-hee)

“¿Es eso así? …Discúlpame, Hwa-hee. Realmente es mi culpa. Entonces, detente ¿Lo harías?”(Su-ah)

“No sé por qué me estás pidiendo que pare, pero no quiero.” – Hwa-hee, que resopló, borró su risa y levantó la barbilla.

Su-ah, que lo estuvo mirando un rato, de repente sintió que iba a estallar en carcajadas. Bebió el vino.

‘Creo que es correcto decir que está celoso de Yoon-Sung. Además, es nuestra primera cita. Y la forma en que lo enfatizó… ¿No es lindo? ¿Qué quiero decir con lindo? … Su-ah, es una cabeza más alto que tú y es mayor… Creo que es lindo para ser un hombre que es unos 500 años mayor.’ – Mi rostro enrojeció de asombro.

“Estabas pensando en otra cosa antes, pero ahora estás evitando mis ojos. Su-ah es realmente genial… Déjalo.”(Hwa-hee)

Ella replicó, tratando de ocultar su cara roja. – “Sí, eso es extraño. De repente no puedo mirarte directamente Yo… Esto.”

“Está bien. Estas tan incómoda, que puedo sentir tu sinceridad por compartir el coche. Yo perdí.”(Hwa-hee)

“Bueno, eso simplemente salió de la nada porque solo estábamos dando vueltas juntos. No puedo decirlo todo. La razón por la que ahora estoy incómoda es por Hwa-hee. Porque sigue haciendo hincapié en las citas… ¡Soy tímida!”(Su-ah)

“Oh, ¿en serio? Entonces no puedo… En un día como hoy, si ambos somos tímidos… Entonces no tengo más remedio que ser valiente porque estoy en problemas.”(Hwa-hee)

“¿Cómo vas a ser valiente?”(Su-ah)

“…¿Así?” (Hwa-hee)

Hwa-hee se acercó lentamente y sostuvo la mano de Su-ah sobre la mesa. Una mano grande y fuerte se envolvió suavemente alrededor de su mano.Solo tomó su mano y la sostuvo cálidamente en sus amplios y firmes manos.

Tuve la sensación de que el calor se elevaba lentamente de nuestras manos entrelazadas. Pareció calentarme hasta el pecho. Era cosquilloso, cálido y embriagador… Me sentí mejor como si fuera así.

Su-ah miró su mano y la estrechó con cuidado. Hwa-hee que miraba sus manos entrelazadas, murmuró con admiración.

“La tímida Su-ah es algo atrevida. Es como si fuera un Americano helado caliente… Me gusta.”

“¿Qué estás diciendo?”(Su-ah)

Su-ah sonrió y frunció los labios, pero no soltó su mano. Incluso después de pedir y beber el vino, todo el tiempo.

Todos los pensamientos complicados desaparecieron y simplemente comenzaron a desvanecerse. Hasta altas horas de la noche, ella estuvo hablando de la empresa, sus recuerdos de la infancia, etc… Charló mientras preguntaba.

Fue la primera vez que no habló con él sobre ‘supervivencia.’ Solo hablaron de su vida cotidiana. Perdiendo ante sus ocasionales chistes subidos de tono. Pretendiendo estar sonrojada y divirtiéndose.

En este momento, sentí como si hubiera vuelto a la vida normal antes del accidente. Es como tener una primera cita con un chico maravilloso que conociste por casualidad… Estaba emocionada.

De camino a casa, Hwa-hee finalmente la liberó cuando subieron al auto, soltando su mano.  Su-ah estaba avergonzada de sus manos sudorosas, pero ella no puedo evitar sentir pena porque le soltara la mano. Extrañamente, se sentía vacía.

Hwa-hee, que estuvo ausente por un momento, caminó lentamente hacia donde estaba sentada, en su mano había un gran ramo de flores. Era un ramo de flores Delphinium llenas de color púrpura azulado.

(N/E: nuevamente haciendo alusión al título de la novela.)

Hwa-hee sonrió levemente y colocó el ramo de flores en sus brazos.

“Gracias por salir conmigo hoy.”(Hwa-hee)

Su-ah miró el ramo y levantó la vista con admiración. Su mano (él) se extendió lentamente como si hubiera estado esperando, y con cuidado le tocó las mejillas, envolviéndose alrededor. Los dedos largos y duros que le tocaban la mejilla la acariciaron cuidadosamente.

Como si estuvieran tomados de la mano, no, incluso más caliente que eso, el calor quemaba mi corazón. Su toque era tan suave como el agua tibia llena en una botella transparente… Podía sentir mi corazón.

Su-ah apoyó la cara en su mano y bajó la mirada. ‘Mi corazón es tuyo.’

No pude mirarlo directamente.

“Gracias por las flores. Son tan bonitas. Hoy fue la mejor cita de todas.” – Susurró en voz baja en caso de que escuchara su voz temblorosa, pero Hwa-hee colocó un beso sobre su frente con la delicadeza de una pluma y respondió.

“Gracias a tí también. Porque Su-ah es la mejor.”

Durante todo el camino a casa, los dos, en los asientos traseros volvieron a tomarse de las manos. Esta vez, la única diferencia fue que Su-ah tomó su mano primero y Hwa-hee entrelazó los dedos.

Pude escuchar las fuertes olas de emociones en mi corazón… Parece que sí.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: