Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 098

Capitulo 98

‘Incluso después de buscar en todo el continente, nunca obtuve tal información…’

Valence había estado buscando información durante casi una década, pero nunca antes había escuchado esta historia. Entonces recordó al subordinado de Ahin, el hombre-bestia águila.

“Así que recopiló datos… Supongo que los rumores de que los hombres-bestia águila son extraordinarios no existen en vano.”

Mostrando su sorpresa, alisó su barbilla. De hecho, la información que podría recopilar alguien que pudiera volar y escuchar todo era bastante diferente de las limitaciones de los hombres-bestia que estaban en tierra.

“Espera un minuto.”

Ahin, preguntándose si Vivi estaría despierta y escuchando todo, se cubrió la nariz rosada con un dedo. Con dificultad para respirar, ella frunció el ceño y comenzó a patear con las patas traseras.

‘Ella está durmiendo.’

Sus habilidades de actuación eran terribles. Cuando fingía dormir, era como una estatua, sin mover un músculo. Habiendo obtenido su confirmación, Ahin respondió.

“En realidad, Quinn tardó años en obtener esa información. E incluso si entro en el territorio de los osos, es posible que no pueda averiguar más.”

“Aún así, quién hubiera pensado que este águila que recolectaste sería tan útil. La basura de algunas personas es el tesoro de otra persona.”

Pensando que cierta coneja que había sido recolectada después de Quinn y la palabra “tesoro” encajaban muy bien, Valence parpadeó ante la bola de algodón. Sus ojos se curvaron suavemente, sin que ella se diera cuenta.

Al darse cuenta de la mirada de su madre, Ahin cubrió a Vivi con su mano izquierda mientras la sostenía con la derecha.

“No la mires tanto. Se desgastará.”

La coneja bebé dormida estaba completamente escondida detrás de la gran mano.

“… La dejaré aquí en la mansión cuando vaya al territorio.”

“¿En la mansión?”

Qué decisión tan contradictoria para alguien que ni siquiera quería que los demás miraran a la coneja. Sin palabras, Valence parpadeó un par de veces.

“El viaje al territorio de los osos va a ser largo. ¿Qué vas a hacer sin ella si tienes un ataque más serio?”

“Bueno, entonces moriré.”

“¿Por qué no quieres llevarla contigo?”

Cuando Valence hizo esa pregunta, Ahin recordó la peligrosa sensación que sintió cuando absorbió las feromonas curativas. Frotándose los labios, miró su mano, sintiendo que Vivi se estaba despertando.

Ella parpadeó lentamente con sus ojos somnolientos. Ahin, soportando el repentino impulso de llevársela a la boca, sonrió radiante.

“Puedes dormir más.”

Vivi se durmió de nuevo, abrazando el pulgar de Ahin como si fuera una almohada. Sin dejar de mirar a la coneja dormida, habló.

“… Le diré cuando todo esté bien.”

Evitando tardíamente responder a la pregunta, Ahin salió de la oficina. Valence, mirando la puerta cerrada, suspiró profundamente.

Se alegró de haberle quitado la falda de bailarina a la coneja mientras dormía, ya que se veía incómoda.

La aparente obsesión de Ahin con Vivi hizo que se preocupara por cómo reaccionaría él si alguna vez la perdía.

Al contrario de su título inicial como refrigerio de emergencia, Vivi ahora era una parte indispensable de la familia Grace.

 

***

 

Tres días antes del cumpleaños de Ahin, Lillian sonrió mientras paseaba por el jardín de la mansión, sin ningún motivo en particular.

Sentía que se estaba volviendo más joven, ya que su cuerpo estaba lleno de energía. Cada día era más satisfactorio que el anterior. Y la razón de eso estaba bien allí en la mansión Grace. Era cierta coneja bebé.

Era la alumna más entusiasta y trabajadora que Lillian había tenido. Dos días antes, había puesto tanto poder en la práctica de feromonas que él había visto la imagen de una pantera negra superpuesta en la bola de algodón.

Al final del día, no se sorprendería si ella comenzara a trepar a los árboles. Y cuando recordó que ella echaba a su nieto de la biblioteca cada vez que intentaba interrumpir las prácticas, Lillian casi se echa a reír a carcajadas.

[Vivi, ¿no crees que has estado practicando demasiado?]

[Vivi, mira la hora…]

[Vivi, detente y juguemos]

Nunca hubiera podido saber que sería tan satisfactorio ver la imagen de su nieto, que había sido arrogante desde que era un bebé, sentado en el suelo con los brazos cruzados mientras esperaba que un conejo practicara con sus feromonas.

“Vivi, eres tan molesta. Mascota del profesor.”

Al final, él no pudo soportarlo en silencio y terminó peleándose con la coneja esa mañana.

Cuando Ahin fue expulsado de la biblioteca por una coneja enojada que estaba mordisqueando sus pantalones, Lillian casi lloró de la emoción.

Su alumna realmente era la mejor. Orgulloso, Lillian sonrió al cielo.

“¿Reír solo? ¿Te has vuelto loco?”

Una voz resonó detrás de él. Las líneas de Lillian se tensaron cuando reconoció quién estaba hablando.

“¿Cómo te atreves a decir tal rudeza? No has cambiado nada.”

Lillian, frente al dueño de la voz, frunció el ceño. Ezran, el abuelo materno de Rune, había sido su enemigo durante muchos años.

No fue suficiente que apareciera de la nada, pero el hombre seguía siendo súper musculoso y cabeza hueca, típico de un león.

“Ezran, tus músculos todavía hacen que me duelan los ojos.”

Lillian, sin ocultar su irritación, se alisó la barba.

“Si estás aquí, ¿dónde está Rune?”

“Él vino conmigo, pero caminó alrededor de la mansión, buscando a alguien.”

Ezran se cruzó de brazos, indicando que no sabía quién era. Los músculos de sus brazos saltaron.

“¿Y dónde está Ahin?”

“Mi nieto está ocupado trabajando, a diferencia del tuyo.”

“Cuida tu lenguaje.”

Los sirvientes de la familia Grace, al ver a los dos ancianos lanzarse insultos amargos el uno al otro, se alejaron rápidamente.

Los dos hombres se enfrentaron.

“¿Por qué viniste a hablar conmigo? ¿Te falta qué hacer?”

Después de muchos insultos, Lillian, decidiendo no lidiar con eso, se dio la vuelta.

“¡Espera! Tengo una pregunta.”

Ezran, sacando un periódico de su bolsillo, lo siguió.

“¿Por qué me estás siguiendo?”

“Quiero preguntarte sobre este chisme. Rune no quería decir una palabra al respecto.”

Lillian entendió lo que Ezran quería saber de inmediato. Los artículos de periódico con ese chisme se hicieron populares en el territorio de las liebres.

Liliana negó con la cabeza.

“¿Y te crees esa tontería? Ezran, debes estar desactualizado.”

“No es eso. Sabes qué rumores sobre Rune y Ahin no deben circular libremente.”

“Uf, a quién le importa. Al menos tu Rune está bien, además de tener ojos de pez muerto.”

“Bueno, tu Ahin se ve muy bien, ¡aparte del hecho de que tiene un tornillo suelto!”

Los sirvientes se mantuvieron escondidos para evitar confusiones.

“Pero, tu reacción…. ¿No me digas que estabas preocupado?”

Lillian miró a Ezran, que parecía dolido.

“Bueno, es obvio que todo aquí es mentira. No hay forma de que mi Rune corra detrás de una bailarina, y además de eso, una a la que llaman “Ninfa”, en primer lugar.”

“…”

Fue una reacción natural, pero Lillian estaba extremadamente ofendido. Cuando no respondió, Ezran continuó.

“¿Qué pasa con lo de ‘Ninfa’ para empezar? ¿Quién en su sano juicio usaría ese título?”

Ezran continuó, irritando a Lillian cada vez más.

“Cuando vi que este tipo de chismes andaba por ahí, me puse furioso. Lo siento por Ahin también. Imagínate, ¿la gente dice que se ha enamorado de una coneja? Esto es tan ofensivo para el honor de la familia que ni siquiera da risa.”

Lillian estalló en un sudor frío. ¿No era este chisme extremadamente cercano a la realidad?

Sacudió la cabeza y comenzó a balancear la pierna con impaciencia, pero Ezran, que estaba ocupado parloteando, ni siquiera se dio cuenta.

“Por cierto, para empezar, estas bailarinas son todas mujeres desvergonzadas.”

“¡¿Cómo te atreves a llamarla desvergonzada ?!”

Ezran, sorprendido por Lillian, que había gritado, agrandó los ojos. Al darse cuenta de que podría haber exagerado, Lillian tosió para ocultarlo.

“Ejem. Bueno, estoy seguro de que es una buena chica, si llegas a conocerla bien.”

“¿De qué diablos estás hablando…?”

¿Se había vuelto loco el anciano? Ezran estudió seriamente a Lillian.

Normalmente, era una persona que golpeaba con su bastón a cualquiera que pronunciara la sílaba “chi” en “chismes”. Pero estaba extrañamente pasivo.

Ezran, que estaba a punto de hablar de nuevo, se encogió de hombros cuando escuchó un fuerte rugido de alguna bestia. Cuando volvió la cabeza en esa dirección, vio una columna de humo.

 

***

 

Mientras tanto, Vivi, de pie en medio de una arena trazada en el suelo, se posicionó como una coneja guerrera.

El viento soplaba suavemente. Sus ojos, agudos, se centraron en Ash y Barra, que la rodeaban. Las dos panteras negras se agacharon, preparándose para saltar.

Vivi, concentrando las feromonas en sus patas delanteras en la cantidad necesaria para noquearlos a los dos a la vez, de repente sintió un escalofrío.

Cuando ella levantó la cabeza, Ahin, que estaba mirando desde la ventana de su oficina dos pisos más arriba, le sacudió una zanahoria.

Su intención era ciertamente burlarse de Vivi, quien, como un conejo bebé, no podía roer zanahorias, sólo podía comerlas si estuvieran ralladas.

<Solo quiere distraerme.>

Ahin sacudió la verdura. Vivi estaba practicando el control de sus feromonas día y noche, por lo que no la había visto en días. Cuando regresaba a su habitación, se quedaba dormida en cuestión de segundos. La zanahoria era la manera de Ahin de indicarle lo solo que se sentía su corazón.

Vivi lo miró fijamente, entrecerrando los ojos. Este depredador vicioso debía haber estado tratando de burlarse de ella con la zanahoria. Dormía poco estos días y estaba irritable.

Volvió los ojos al frente de nuevo.

<Pueden venir.>

Ash y Barra no daban tanto miedo como solían dar. Sintió que sus habilidades estaban mejorando cada día ahora que tenía un maestro que la guiaba de la manera correcta.

“¡Grrr!”

Barra abrió la boca para exponer sus colmillos, con la esperanza de asustar a Vivi. Sin embargo, a pesar de aceptar servir como su compañero de lucha, Ash aún no podía acostumbrarse a la idea y ya estaba llegando a su límite.

” Ash, haz lo que tengas que hacer.”

Meimi se quejó, mientras observaba la práctica desde la distancia. Ash se acercó a Vivi… y, al no poder mostrarle los colmillos, terminó acostada de espaldas junto a ella.

<¡Ash…! Se suponía que no debía hacer eso…>

Sin embargo, debilitada, comenzó a rascar el vientre de Ash, con lágrimas de emoción. Incluso Barra miraba.

Ahin, sacudiendo la zanahoria sin motivación, fijó su mirada en otra parte detrás de la coneja que abrazaba a la pantera negra.

Cerca de la arena estaban Lillian y el abuelo de Rune, Ezran.

‘Ahora que lo pienso, el clan de los leones iba a llegar hoy para quedarse y esperar la fiesta.’

Ahin, imaginando que Ezran habría venido como representante del clan de los leones, de repente se congeló.

Al otro lado de la arena, vio a un hombre con cabello ondulado que definitivamente no quería ver. No había necesidad de confirmar su identidad, basta con mirar el tono rosado de su cabello.

Una impaciencia no deseada hizo que el estómago de Ahin se revolviera. Rune había estado tratando de acercarse a Vivi tan pronto como llegó, además de haber venido a la mansión Grace, ignorando la carta de Ahin.

Olvidando que tenía una zanahoria en la mano, Ahin saltó desde la ventana directo al suelo.

 

Anterior            Tabla        Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Muchas gracias por actualizar!!

Responder

Gracias por el capitulo.. me parece que pronto veremos a Ahin marcar territorio 😅😂

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: