Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 097

Capitulo 97

Ella no era la líder de un territorio por nada.

La presión del ambiente me mareó tanto que me olvidé de respirar. Cuando la señora Valence apartó los ojos de mí, señaló la puerta y habló.

“Todos, pueden retirarse. Piensen en esto como un descanso. Caballeros, quédense afuera.”

Valence envió a todos los sirvientes, incluida Meimi, afuera. Cuando Ash y Barra se fueron, la oficina estaba en completo silencio.

Extendiendo la mano, desató con cuidado la cinta de mi capa. Tragando saliva, me congelé.

<….¿Por qué?>

Con la capa de detective quitada, Valence comenzó a hurgar en un cajón, sacando lo que parecía un paño caro.

Me lo pasó por la cabeza. Todo lo que se escuchó en el absoluto silencio fue el sonido de la tela contra mi piel.

“Hmm, está un poco flojo.”

Pronto, la Señora Valence deslizó una banda elástica alrededor de mi cintura, limpiando el sudor de mi frente como si acabara de terminar un trabajo bien hecho.

<¿Qué hizo ella?>

De pie sobre mis patas traseras, me miré. Llevaba una falda de conejo, de diseño similar a un tutú que usarían las bailarinas.

<Pero, ¿qué es esto?>

Preocupada por el significado, miré a la Señora Valence. Levantó su taza de té, sonriendo como si hubiera terminado con todos sus deberes y estuviera en paz.

“Ahin dijo que bailaste para el león. Yo también quiero ver. Con este atuendo, ya estás preparada.”

[Si quieres algo, tienes que pagar el precio.]

Respiré hondo para no enfadarme con la Señora Valence. Moviendo mis bigotes, toqué su brazo con mi pata delantera después de acercarme. Era una señal de resignación.

Su dedo índice se movió a un ritmo lento. Después de hacer una pirueta siguiendo el ritmo, moví rápidamente las patas traseras.

“Es como decía ese periódico de chismes…. estupendo.”

Cualquiera que sea mi baile, la Señora Valence estaba sonriendo.

<¿Qué bien…?>

Pensé que si eso era suficiente para hacerla sonreír, tenía que esforzarme más. Luché para hacer un giro triple. Ella aplaudió mientras yo continuaba bailando.

Así que hice mi mejor pose final, respirando pesadamente.

“¡Qué maravilla! ¡Sería perfecto para una actuación en la fiesta de cumpleaños!”

Mi única audiencia dio comentarios positivos. Me senté en la mesa después de haber ganado un favor de la Señora Valence, así como una gran vergüenza. Pensé que si me hubiera desmayado, habría sido menos vergonzoso.

“Gracias. Gracias a ti, pude sonreír después de mucho tiempo.”

Con una sonrisa radiante, me alisó el pelo, que se había vuelto desordenado por el baile. Me hizo cosquillas.

“Ahora, te voy a dar lo que quieras como pago por la actuación. Sé que quieres saber más sobre Edith y los ataques de feromonas.”

La Señora Valence, que había estado acariciando mi pelaje durante mucho tiempo, habló.

“Ahin me lo dijo recientemente, pero sus ataques de feromonas han estado ocurriendo por un tiempo. Creo que no sabía cómo decirlo, así que lo ocultó.”

La miré con cautela mientras me frotaba la mejilla. Los labios de Valence se curvaron, pero sus ojos no sonreían.

“Me imaginé que esto sucedería algún día. Es una feromona demasiado poderosa, incluso para alguien con sangre Grace. ¿Qué habilidades crees que tienen las feromonas de dominación?”

Reflexioné sobre el pasado, con la pata debajo de la barbilla. Las feromonas de Ahin podían competir con las feromonas curativas en potencia y eran útiles en el combate. Además, pude sentir que nunca había visto a Ahin usarlas a su máxima capacidad.

“Los límites son desconocidos. Creo que, si se lleva al extremo, incluso sería posible controlar la mente de las personas.”

No podía creerlo. Con la boca abierta, la escuché mientras seguía.

“Edith, mi esposo, nunca usó conscientemente sus feromonas de dominancia. Pero incluso entonces, era muy difícil controlar la cantidad de energía solo. Sin embargo, Ahin ha estado usando sus feromonas desde que era pequeño, ya que es el próximo líder de los Grace.”

Deteniéndose por un momento, Valence miró por la ventana.

“Le dije que los usara lo menos posible, pero era inevitable que el próximo líder necesitara usarlos con frecuencia. Tal vez por eso sus ataques comenzaron en una edad más temprana que los de Edith.”

A pesar del tono suave de la voz, sentí que estaba melancólica.

“Los ataques de Edith no paraban, ni siquiera con medicación estabilizadora de feromonas. Por lo tanto, se escondía en algún lugar de la mansión cada vez que tenía un ataque. Le decía que se quedara en su habitación, pero era muy terco.”

Me levanté, tomé el pañuelo que la Señora Valence había preparado para que me sentara y se lo entregué. Por si fuera necesario.

“Gracias.”

Ella lo tomó, acariciando mi pelaje.

“Por eso dejé de verlo durante los ataques. El día que murió, Ahin fue a buscar a su padre. Pensaba en ello como un juego de escondite. Y cuando lo encontró…”

<….>

“¿Por qué lloras?”

La Señora Valence habló, pareciendo encontrar curioso que fuera yo quien estaba llorando. Tragué saliva y me froté los ojos con las patas delanteras. Riendo, ella me secó los ojos con el pañuelo.

“A partir de ese día, siento que Ahin estaba decidido a lograr un objetivo determinado. Estoy segura de que lo descubrirás en el futuro. Eres una chica inteligente, por lo que no podrá ocultarlo aunque lo intente.”

La Señora Valence se estiró y apoyó la parte superior de su cuerpo sobre la mesa, con la cabeza sobre los brazos. Era la primera vez desde que la conocí, que la había visto romper el decoro.

“Cuando Ahin cumplió 15 años, el día de su primera ceremonia de mayoría de edad, sugirió que me volviera a casar. Dijo que todavía tenía la edad suficiente para dar a luz a un nuevo heredero.”

Me di cuenta de que él había dicho eso porque estaba considerando la posibilidad de morir.

“Nos peleamos por primera vez ese día. Pero ahora descubrí que fue porque tuvo su primer ataque de feromonas.”

Me acerqué a su rostro y lo toqué con mi pata delantera. Estaba un poco húmedo.

“Él nació con un cuerpo más fuerte que Edith, así que pensé que sus ataques comenzarían más tarde… O tal vez, eso era justo lo que quería creer…”

<No llores…>

No pude hacer nada, así que le limpié los ojos con la pata de nuevo.

“Tu pelaje estará empapado.”

Incluso con lágrimas en los ojos, la Señora Valence tocó mis patas mojadas. Su suave voz extrañamente me hizo querer llorar de nuevo.

“En realidad, Ahin no estaba equivocado. Como líder del clan de las panteras negras, no puedo poner en peligro la sucesión. Lo correcto hubiera sido buscar otro sucesor, aunque tuviera que adoptar al hijo de un pariente.”

Se puso de pie y me pasó el pañuelo por la cara con torpeza.

“Pero si hiciera eso, siento que… perdería a Edith para siempre. Y perdería a Ahin también… No podría soportarlo. Los amo más de lo que creía posible.”

Ella sacudió su cabeza. Y agregó.

“Es patético, ¿no? A pesar de ser la líder del clan, tomo decisiones guiadas por mis emociones…”

<….>

“Mi suegro dijo que tienes feromonas especiales.”

La Señora Valence, después de secar mi pelaje, me levantó con ambas manos. Pronto, suspiró.

“Si tienes poderes curativos, podría ser posible resolver este problema. Existe la teoría de que las feromonas curativas pueden aliviar los ataques. Te doy lo que pides. Honor, poder, dinero, tierras…”

La Señora Valence, después de enumerar más premios, como títulos, mansiones, etc., sonrió débilmente. Dejó de hablar después de un rato.

Habiéndome humanizado por primera vez recientemente, pareció darse cuenta de que no estaría interesada en estas cosas. Así que hizo una petición, que no era ni una orden ni una oferta.

“Por favor, ayudenos.”

 

***

 

Era tarde en la noche y todos los secretarios se habían ido. Valence, firmando un documento, miró a la coneja bebé que descansaba en su mano izquierda.

Ella había llorado hasta quedarse dormida. El brazo de Valence estaba dolorido por mantener la misma posición, pero no podía moverlo o despertaría a la coneja, quien parecía pensar que su mano era una cama muy cómoda.

Al final, decidió mantenerla así hasta que llegara Ahin, y habló con Ash y Barra, quienes estaban sentados en el piso de la oficina, alerta y manteniendo la distancia.

“Pueden relajarse y acostarse. No haré daño a su ama.”

A pesar de la oferta, los dos no se movieron. Los animales habían estado inquietos durante horas.

Valence, pensando que no podía decir si tal lealtad procedía de la feromona dominante de Ahin o de la feromona curativa de Vivi, miró hacia la puerta.

Pronto, Ahin entró a la oficina sin llamar. Los ojos rojos recorrieron el lugar, hasta que aterrizaron en la mano izquierda de Valence.

“¿Pasó todo el día con mi madre después de traicionarme con Yuan?”

Cuando Ahin comenzó a hablar, Valence tomó el bolígrafo y lo llevó hacia su boca. Era una señal para que se callara o despertaría a la coneja. Ella susurró.

“Ella pasó por momentos difíciles por mi culpa, así que déjela descansar. Tómala con cuidado.”

Bajando el bolígrafo, asintió. Ahin, apartándose el flequillo plateado de la frente, sostenía suavemente una coneja que roncaba en sus manos.

Miró a las dos panteras negras, que permanecían firmes y alertas.

‘Son traidores. ¿Ni siquiera confían en su antiguo amo?’

Ahin, riendo amargamente, asintió a Valence.

“A juzgar por su reacción, supongo que le dijiste todo.”

“Creo que fui insensible…. La hice llorar.”

Ahin lo colocó en su mano izquierda, mirando la bola de algodón y frotándole la cara con el dedo índice. Cuando se rascó los ojos para cerrarlos, Vivi, dormida, rodó sobre su mano, luciendo satisfecha.

Valence miró a Ahin, quien estaba completamente distraído por Vivi. A primera vista, parecía un loco que no dudaría en eliminar cuantos conejos aparecieran frente a él.

“Ahin, pareces totalmente cautivado por la coneja.”

“Bueno, tengo que admitir que estoy bajo sus pies.”

“¿Quieres lamer sus pies como un esclavo?”

“Eso no estaría nada mal.”

Con una sonrisa refrescante en su rostro, Ahin movió las patas traseras de Vivi. Pensando que la broma era absurda, Valence suspiró y volvió a mirar sus papeles.

“Madre.”

“Si me vas a decir que tienes ganas de lamerle las patas a la coneja, te voy a pedir que te vayas.”

“Quiero visitar el territorio de los osos después de la fiesta de cumpleaños.”

“… ¿Un lugar tan lejano?”

Solo entonces apartó los ojos de los documentos y se enfrentó a Ahin.

“Quinn trajo información sobre un hombre de allí que tenía feromonas de dominación. Fue hace 300 años.”

Al escuchar la noticia inesperada, los ojos de Valence se abrieron como platos.

 

Anterior           Tabla       Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: