Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 054

Capítulo 54

Ahin, tumbado inmóvil, se concentró en el calor de la pata que tocaba sus dedos. Ella había llorado tanto que los pelos de sus patas delanteras estaban húmedos.

Él estaba súper alerta pero fingió que estaba dormido. ¿Por qué había llorado? No tenía idea, así que se sintió preocupado. ¿Había tenido una pesadilla? La pregunta quedó ahí. Sumergido en la duda, Ahin, conteniendo las ganas de levantarse, contuvo la respiración.

El toque de la pata en sus dedos lo animó a tener paciencia. La pregunta que estaba en la punta de su lengua rodó por su garganta para ser tragada y luego escapar de nuevo. Siempre fue así. Su cuerpo era tan pequeño como una miga, por lo que parecía que algún día el viento se la llevaría. Así que evitó hacer preguntas.

Sintiendo que el calor se extendía por su mano, Ahin se sintió aliviado. Esto ya se había repetido varias veces. A pesar de que Vivi, que seguía corriendo y desapareciendo, era algo que le daba mucho trabajo, él siempre la buscaría de la misma manera. Como en el cuento de hadas en el que una niña persigue a un conejo sospechoso que lleva un reloj y termina en otra dimensión, Ahin, antes de darse cuenta, estaba siguiendo las huellas de un conejo de la misma manera.

Esta mansión era un lugar donde los débiles no sobrevivían. Y él no sabía qué cosa le había preocupado tanto que había estado escondida debajo de la cama. La conciencia de Ahin comenzó a vacilar. Necesitaba resistir las feromonas de Vivi. Sus párpados todavía estaban pesados. Entonces su cabeza se volvió hacia el suelo. Vivi tocó su mano con preocupación.

<¿Está durmiendo?>

Pareciendo estar dormido, Ahin respiró tranquilamente. Vivi frotó su mejilla contra su mano extendida. Mirando el cabello plateado despeinado, sintió una pesadez en su corazón. Nadie nunca había ido a buscarla. ¿Cómo él siempre encontraba dónde estaba ella?

<… ¿Por qué?>

La hizo querer confiar en él. Sintiendo que las lágrimas iban a salir de nuevo, tragó saliva. Mirando por la ventana, vio nubes pesadas y ya estaba empezando a lloviznar.

[Los padres de Vivi pueden ser incluso peores personas de lo que había imaginado.]

Vivi, sacudiendo la cabeza para disipar estos pensamientos, miró hacia el porche. El sonido de la lluvia resonó. Ahin, aún fingiendo dormir, abrió un poco los ojos al sentir movimiento. Vivi había salido de la habitación y se había ido al porche, donde estaba abofeteando a Quinn. El águila, que estaba borracho con las feromonas y empapado con la lluvia, se despertó después de dos bofetadas.

<¡Quinn, levántate! ¡Cogerás la gripe si te quedas aquí bajo la lluvia!>

Vivi, que parecía decidida, volvió a golpear a Quinn. Luego él se levantó lentamente.

<Todavía no me gustas, pero…>

Si no hubiera sido por Quinn, ella no se habría enterado de esos hechos, ni habría entrado o salido de esa prisión. Vivi lo miró con simpatía. Quinn, que se había despertado por completo, respondió a su mirada con su habitual arrogancia.

Ahin, que había estado observando la interacción entre una coneja bebé y un águila, que mostraba que se habían acercado en algún momento, cerró los ojos rápidamente cuando vio a Vivi salir del porche y regresar al interior.

Su segundo destino fue el sofá, donde había una manta colgada. Mirando hacia arriba, Vivi tiró del borde de la manta y puso todas sus fuerzas en moverla. La boca de Ahin comenzó a temblar ante esta escena. Apenas capaz de contener la risa, se mordió el interior de la mejilla. Ella siguió intentándolo durante mucho tiempo. Finalmente, al no haber podido traer la manta, Vivi volvió al lado de Ahin y se quedó quieta.

<Se enfriará. ¿Debería despertarlo…?>

Dado que su estado actual había sido causado por sus feromonas, tendría que golpearlo para despertarlo, como había hecho con Quinn, pero temía las consecuencias. Además, sería un pecado golpear ese rostro, que parecía una escultura.

Después de deambular a su alrededor, Vivi abrió con cuidado los labios de Ahin con sus patas delanteras… Pero tan pronto como vio los colmillos, los cerró y se alejó rápidamente.

‘Ella lo hizo de nuevo…’

Tomando una respiración profunda, Ahin, haciendo todo lo posible por no abrir los ojos, apretó los labios. Estaban hormigueando. Ahora ella estaba examinando su vientre. Nunca antes había recibido un chequeo de un conejo. Su frente se arrugó involuntariamente.

‘Vivi…. Por favor…Basta…’

La lluvia siguió cayendo mientras Vivi pensaba en los colmillos. Solía ​​desmayarse con solo mirarlos, pero esta vez no estaba tan asustada. Después de ver a Ahin en la prisión y el cadáver ensangrentado… Esa era su verdadera personalidad.

Vivi, presionando sus labios juntos, se acercó al cuello de Ahin. Estaba expuesto, ya que su ropa de dormir tenía varios botones desabrochados. Si se quedaba así, seguro que se resfriaría. Luego abrazó su cuello, pensando en calentar su garganta. Podía sentir su respiración, subiendo y bajando.

Daba miedo, pero no tenía otra opción. En el bosque, en el templo, en el baile, en Qatar, en el establo, y ahora… Ahin era la única persona que siempre la encontraba cuando desaparecía.

Una extraña sensación surgió a través del miedo. Era frágil como el cristal. Vivi, pensando que nada bueno saldría de eso, alejó ese sentimiento.

La madrugada fue larga.

 

***

 

Días después de que me escondí debajo de la cama, todavía me trataban como a un paciente. No podía explicar por qué había llorado ese día. Los médicos venían a verme a menudo y siempre sorprendía a Ahin mirándome. Su mirada siempre parecía decir “¿qué te pasa?”. Agitaba mi pata delantera, indicando “no es nada”, en modo automático.

Murmurando, miré la habitación, que había estado ocupada desde temprano en la mañana. La habitación de Ahin, que normalmente era bastante espaciosa, estaba repleta de sirvientes haciendo preparativos. Me di cuenta de que hoy era el día en que Ahin partiría hacia el territorio de las liebres.

<Él no me dirá nada.>

Tenía claro que no me llevaría, ya que él iba a representar a su familia. Era natural hacer diplomacia en otros territorios. Sin embargo, la actitud de ocultarme todo, incluso el viaje, por completo, era sospechosa.

Barra se acercó a Ash, quien lo ignoró por completo y se aferró a mí. Yo, dándole palmaditas, revisé la mochila marrón que llevaba Ash, que le había pedido a Meimi que preparara. El reloj con el Ferenuim y una muda de ropa, por si acaso, estaban dentro. Yo misma llevaba una miniatura de la misma mochila, que contenía heno extra en caso de emergencia. Luego de verificar que, entre Ash y yo, todo lo que necesitaba para el viaje estaba listo, me acerqué a la percha donde estaba el abrigo que Ahin usaría hoy.

<Meimi, por favor.>

Estirando sus patas, Meimi me levantó y me colocó dentro del bolsillo de su abrigo. Entré profundamente y, estando cómodamente acurrucada en un pañuelo de seda, me relajé y cerré los ojos. Los últimos diez días habían estado llenos de reflexión, confrontación interna y resentimiento. Teniendo en cuenta la teoría que Ahin había expuesto en prisión, había intentado crear otras. Cuando no estaba haciendo eso, estaba siendo examinada por otro médico que venía.

<Realmente me estoy acostumbrando a estar en bolsillos…>

Después de pensar mucho, llegué a la conclusión de que, mientras no supiera la verdad, no podría resolver el problema de mi humanización, ni nada más. Mi familia pensó que estaba muerta. Necesitaba encontrar a mi padre o a mi madre y saber la verdad, fuera lo que fuera. Tenía que ir.

Así que este viaje de Ahin a la fiesta de cumpleaños del líder del clan de las liebres era una oportunidad que no podía perder. Una oportunidad que no sucedería dos veces: encontrar a un miembro de la familia Labian mientras usaba un escudo llamado Ahin.

Era solo cuestión de tiempo antes de que él descubriera que mi familia era la familia Labian. Tal vez ya lo sabía. Al ver que tenía la intención de dejarme atrás, no pude decirlo.

Decidida a usar este pantera negra, para variar, agarré la mochila con fuerza. No tenía un plan bien elaborado porque no había tenido mucho tiempo, así que mi corazón se aceleró cuando él empezó a ponerse el abrigo.

“¿Mmm? ¿No está mi bolsillo más pesado que de costumbre?”

“Coloque un pañuelo, mi Lord.”

Podía oír las voces de los sirvientes.”

“Algo está mal…”

Sintiendo la mano de Ahin metiéndose en su bolsillo, asomé la cabeza de inmediato.

<Llévame contigo.>

Yo, presentándome con una mochila a la espalda, expresé que estaba preparada para el viaje. Ahin me miró y me sacó de su bolsillo, dejándome en el suelo sin decir una palabra.

<¡Te pedí que me llevaras contigo!>

Agarré el dobladillo de sus pantalones, pero movió su pie como si no me hubiera visto.

“Entonces me iré.”

Parecía decidido a mantener esta actitud de ignorarme. Los empleados también miraron hacia el techo.

<¡Oye! Mírame!! >

Me paré sobre mis patas traseras para llamar la atención.

<¡Uf!>

Me tiré al suelo, fingiendo estar muerta.

Traté de meterme en la maleta que estaban preparando las mucamas, pero una de ellas me sacó y me puso sobre el cojín. Todos actuaron como si yo fuera invisible. Impaciente, corrí hacia Evelyn, mi última esperanza.

<Evelyn. Por favor convence a Ahin.>

Sosteniendo la punta de su zapato, le lancé una mirada implorante. Evelyn, viéndose avergonzado, habló.

“Entonces, Señorita Liebre, puede meterse en mi bolsillo…”

“Evelyn.”

Ahin lo interrumpió, dándole una mirada gélida.

“Pensándolo bien, ya está completamente lleno, lo siento.”

Evelyn, siendo obediente para variar, me ignoró como los demás.

<¡Qué malvado!>

Estampé mi pata en el suelo en señal de protesta, pero nadie me miró. La habitación estaba envuelta en silencio. Poco después, la voz profunda de Ahin lo rompió.

“Vamos.”

Sintiendo que era mi última oportunidad, corrí y bloqueé su camino hacia la puerta. Ahin se detuvo y me advirtió.

“Muévete del camino.”

Negué con la cabeza, con las patas delanteras extendidas. Ahin se inclinó y me apartó con frialdad.

“Vete.”

<¡No quiero!>

Por primera vez, luché por no moverme, por no rendirme. La guerra de miradas había llegado a su clímax. Los sirvientes miraban, paralizados, tragando saliva. Tenía miedo de que me fuera a patear. Toqué la palma de Ahin con mis patas.

<Oh, vamos…>

Mirándolo con ojos desesperados, me subí a su mano y me senté en su palma.

<Vamos juntos.>

Pero Ahin, evitando mi mirada, me retiró y me tiró al suelo sin piedad. Rodé cierta distancia hasta que logré detenerme.

“Lleva las maletas al carruaje.”

Con voz fría, como si no le importara, ordenó a los sirvientes.

<¡¡Espera!!>

Cuando me recuperé del susto, corrí al lado de Ahin.

“Señorita Liebre, debe mantenerse alejada…”

Los sirvientes, bloqueando mi camino, tenían ojos temblorosos. Comenzaron a irse cargando su equipaje, mientras yo estaba allí.

<No lo creo…>

Detrás de las espaldas de los sirvientes que se marchaban, juro que vi a Ahin, apoyado contra la pared y tapándose los ojos con la mano.

 

Anterior         Tabla     Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: