Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 053

Capítulo 53

A la vuelta de la esquina, solo había un pasillo vacío. Ahin volvió a envainar la espada y miró a su alrededor.

“¿Fue sólo mi impresión?”

En el tercer piso del sótano, era casi imposible que alguien desapareciera así. Evelyn, mirando a su alrededor también, habló.

“Podría haber sido un sonido hecho por algún prisionero.”

Los dos hombres caminaron hacia la celda al final del corredor. El hombre-bestia lobo atado allí había sido detenido recientemente y era un asesino lunático. Los ojos del hombre, que se habían perdido mirando a la nada, se fijaron en Ahin. Luego habló.

“Parece que ustedes tienen algo que preguntar. ¿Quieres que te lo diga?”

“Cállate. Apestas.”

Ahin, mirándolo desde arriba, sonrió. Mirando a los ojos rojos, el hombre comenzó a reír.

“Sabes, he matado a mucha gente, así que lo sé. Morirás pronto. Ahora que lo pienso, tu padre también murió joven, ¿no?”

El hombre mencionó al esposo de Valence Grace, con la esperanza de desestabilizar a Ahin. Sin embargo, éste no mostró signos de agitación. Chasqueando la lengua, el hombre pensó que esto no era nada divertido.

“Pues yo también maté a mucha gente, así que lo sé.”

Ahin se acercó lentamente, con el dedo índice levantado.

“Acabas de ser sentenciado a la pena de muerte.”

Luego frotó su dedo contra su pulgar, liberando una feromona que estaba dirigida directamente al cuerpo del hombre.

“Y va a ser bastante doloroso.”

El hombre comenzó a retorcerse mientras la agonía impregnaba todo su cuerpo. La tortura habría sido un castigo más leve, porque era como si las venas y las arterias del hombre se estuvieran desintegrando desde dentro.

“¡¡Aaaaaargggggh!!”

Ahin, apartándose del grito, cerraba y abría los puños. Fue realmente extraño. Sus feromonas eran tan fuertes que podían quebrar incluso a un poderoso hombre-bestia con facilidad, pero cuando quería suprimir las feromonas de Vivi, tenía que inyectarlas directamente en su torrente sanguíneo o vías respiratorias, o no era suficiente

Esta era la prueba de que las feromonas de Vivi eran superiores a las suyas.

“Ya que es tarde, ¿quiere ir directamente a su habitación, mi Lord?”

Después de salir de la prisión, Evelyn sacó un reloj de bolsillo. Era casi medianoche.

“Bien…”

Ahin, deteniéndose a mitad de la oración, de repente se llevó el pulso a la nariz y olió. Podía oler moho y sangre. Luego comenzó a desabrocharse la chaqueta, jugueteando con los botones dorados. Mientras la olfateaba también, recordó que Vivi a veces lo había evitado, huyendo. ¿Ella también lo evitaría hoy? En su memoria, la bola de algodón rodaba desesperadamente.

“Mi Lord, ¿no quiere ir?”

Al escuchar la pregunta, Ahin se señaló a sí mismo.

“El olor a sangre es demasiado fuerte.”

“Sucede a menudo.”

Evelyn se encogió de hombros. Mirando a su alrededor, Ahin se quitó la chaqueta y comenzó a desabrocharse los gemelos y la corbata. Su ropa estaba disminuyendo a la luz de la luna. Cuando se quitó la camisa, Evelyn dio un paso atrás y habló.

“Mi Lord… ¿Por qué se está desnudando?”

“Evelyn, vamos a tu habitación”.

Al escuchar esto, Evelyn dejó caer los documentos que llevaba.

 

***

 

Cuando llegó el momento, el guardia a cargo subió a la torre para tocar la campana que anunciaba la medianoche. A lo lejos, había dos personas que ignoraban por completo el ruido, ya que el dueño de la habitación cuya puerta custodiaban estaba parado allí, sin mucha ropa. Debido a la falta de explicación y sorpresa de Evelyn, Ahin había decidido que iría a otra habitación vacía para ducharse y cambiarse, y ahora estaba allí en ropa de dormir. Se enfrentó a los caballeros, quienes lo saludaron nerviosos. Se las arreglaron para no mirarlo a los ojos y mantener sus expresiones neutrales, pero estaban sudando a través de su armadura.

‘Los ojos del Lord Ahin…’

Dentro de sus cabezas, todo tipo de pensamientos estaban pasando. No hace mucho, Ahin había traído adentro a una persona con ropa de trabajador de establo, y les indicó a los caballeros que mantuvieran la boca cerrada. A juzgar por el color lila de los ojos de la mujer, asumieron vagamente que podría ser la misma coneja que entraba y salía de la habitación, y después de eso se pusieron extremadamente nerviosos. Tal vez habían visto algo que no deberían haber visto. Y los cuellos de aquellos que descubrían los secretos de sus amos nunca estaban a salvo.

“Tú.”

“¡Sí, mi Lord!”

El caballero, que respondió en voz demasiado alta, parecía muy nervioso. Ahin, a quien no le importaba, empujó su muñeca en la cara del hombre.

“¿Y entonces?”

Los ojos del hombre comenzaron a temblar.

“… ¿S-sí?”

“¿Cómo estoy oliendo?”

Ahin sacudió su muñeca y frunció el ceño. El hombre, temblando, olfateó.

“B-bueno, el olor del Lord es tan agradable como no-”

“Ya basta.”

Los ojos de Ahin se veían satisfechos y sonrió. Luego entró en la habitación, dando un portazo. En el interior, notó que las feromonas de Vivi dominaban todo el ambiente. Era muy probable que sus emociones estuvieran fuera de control.

“…¿Vivi?”

Resistiendo las feromonas que intentaban entrar en él, buscó en la habitación. Pero Vivi no estaba en su almohada. Salió al porche, pero solo estaba Quinn, dormido en el suelo, luciendo ebrio de feromonas.

“¿Dónde estás?”

Vivi tampoco estaba detrás de la cortina donde le gustaba esconderse. Ahin miró debajo de la mesa y en todas partes donde se había escondido antes. El baño estaba vacío. Incluso después de ir de percha en percha en el armario, no había nada. Tampoco estaba en la estantería ni en el escritorio. ¿Había salido de la habitación?

Ahin, casi perdiendo la cabeza, se obligó a detenerse cuando su mano ya estaba en el pomo de la puerta. El olor de las feromonas era demasiado fuerte, por lo que tenía que estar en alguna parte allí. Después de mirar alrededor de la habitación, pensó en un lugar que Vivi nunca había escondido antes. Ahin se tumbó en el suelo y se deslizó debajo de la cama. El cabello plateado estaba todo desordenado mientras trataba de meter la cabeza dentro.

“…Te encontré.”

Una bola blanca brillaba a la luz de la luna.

“Jugar al escondite contigo es difícil. Eres muy profesional.”

Vivi levantó la cabeza ligeramente. La sonrisa de Ahin se desvaneció cuando vio que sus ojos estaban llorosos.

“¿Tú estás llorando?”

Vivi rápidamente se cubrió la cara, frotándose los ojos con las patas delanteras. Pero las lágrimas comenzaron a brotar de nuevo como una fuente, sin dar señales de que se detendrían.

“Ven afuera.”

Ahin alcanzó a través del estrecho espacio, pero no pudo alcanzar a Vivi. Cuando, en el límite, logró casi tocarla, ella lo mordió y corrió más profundo. Sintió que ella lo alejó, no sólo literalmente.

“¿Qué sucedió?”

Ahin, mirando el espacio debajo de la cama, levantó las cejas. Cada vez que las emociones de Vivi se intensificaban, las feromonas lo golpeaban como olas. No sabía si podría resistir los efectos mucho más tiempo. Las feromonas de Vivi lo atacaban como hienas hambrientas. Casi impotente, habló en voz baja.

“Vivi.”

Ahin, llamándola por su nombre, volvió a poner su brazo debajo de la cama. Pero Vivi, asustada, se alejó más, en la oscuridad. Conteniendo el impulso de levantarse y erguer toda la cama, se frotó la cara. Cuando inhalaba las feromonas de lágrimas de Vivi, por lo general, se sentía eufórico.

Pero su apariencia ahora, en un lugar al que no podía llegar, extrañamente lo ponía nervioso. La forma en que trató de limpiar las lágrimas con sus pequeñas patas blancas hizo que su corazón se hundiera. Normalmente, ella lloraría y escaparía cuando él le mostrara los colmillos, pero esta reacción ahora era diferente. Demostró que sus emociones eran más complicadas de lo habitual.

“¿Qué sucedió?”

Obviamente, Vivi no podía hablar para responder. Ahin estaba extremadamente frustrado por no poder leer sus pensamientos, sentimientos e incluso su expresión. Estiró los dedos lo más que pudo debajo de la cama.

“¿No puedes salir?”

El cuerpo de Vivi se estremeció levemente. Se tapó los ojos con las patas y sacudió la cabeza para indicar “no”. Parecía querer ir más y más profundo para ocultar su rostro y sus sentimientos.

‘¿Estoy presionando demasiado?’

Ahin, mirándola sin perder un solo gesto, contuvo la respiración. ¿Qué se suponía que debía hacer: ¿forzarla a salir o dejarla? La racionalidad dijo que la segunda opción era correcta, pero su mano rechazó obstinadamente ese consejo. Sin dejar de dudar, lo cual era inusual en él, Ahin parpadeó y se recordó lo que le dijo su madre.

[La coneja puede depender de ti, pero no confiará en ti.]

Tenía una vaga idea de por qué estaba pasando esto. Vivi debe estar escondida debajo de la cama porque no quería mostrarle su lado débil a Ahin. Ahora que lo pensaba, ella siempre se esforzaba por no mostrar debilidad.

Tal vez fue porque había crecido en un ambiente donde tenía que estar sola, sin ayuda de nadie. Ahin pensó extrañamente que se parecían. El cuerpo de un conejo bebé, que parecía extremadamente débil, tenía una gran fuerza en su interior.

Mirándola en silencio, metió uno de sus brazos debajo de su cabeza, como una almohada. Luego mantuvo el otro brazo extendido debajo de la cama, abriendo la mano y golpeando el suelo con ella.

“Si quieres salir en algún momento, ven a mí.”

Las orejas de Vivi revolotearon en el aire cuando escuchó la propuesta.

“Te estaré esperando.”

Después de decir eso, Ahin sintió que sus párpados se volvían más y más pesados. Ya no podía luchar contra las feromonas de Vivi y se sentía como si fuera un muñeco de algodón mojado. Era a la vez ridículo y refrescante ser noqueado por ella por segunda vez. Borracho, se rió y abrió sus ojos pesados.

“Dormir en el suelo no es tan malo como pensaba.”

Siguió un silencio. Hizo su mejor intento para no dormir. Las feromonas de Vivi se debilitaron, quizás porque se estaba calmando.

Después de estar escondida en la oscuridad durante mucho tiempo, ella levantó la cabeza. Fingiendo no darse cuenta, Ahin cerró los ojos. Poco después, sintió el suave toque de una pata en su mano. Era una pequeña bolita de algodón.

 

Anterior         Tabla       Siguiente

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: