Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 055

Capítulo 55

“Toma todo con cuidado.”

A pesar de la expresión irritada, la voz profunda de Ahin tenía un tono extrañamente suave. Por alguna razón, se volvió hacia la pared, ocultando su expresión. Todos los sirvientes se fueron y la habitación quedó en silencio, con solo Ahin, Evelyn y yo.

<… ¿Eh?>

Entre conmoción y determinación, corrí frente a Ahin para ver su rostro. Volvió a girarse de espaldas y no pude ver nada. Yo seguí corriendo y él, girando, de modo que parecíamos una veleta. Después de una intensa persecución, finalmente logré colocar a Ahin contra la pared, pero obstinadamente apoyó su frente contra la pared, dándome la espalda. Me metí entre sus piernas, debajo de su cabeza. En ese momento, Ahin miró hacia abajo y nuestros ojos se encontraron. ¿Era una ilusión o sus ojos parecían brillar de felicidad?

<Tal vez…>

Incluso una piedra era atravesada por un goteo insistente. Al darme cuenta de que su firmeza estaba cediendo, me paré sobre mis patas traseras.

<¡Esta es tu oportunidad de llevarte a Vivi contigo!>

Pronto, Ahin comenzó a reír a carcajadas. Después de un largo rato de reír, me tomó con cuidado con ambas manos.

“¿Por qué estás tan pegajosa hoy? Nunca te interesaron mis actividades.”

<¡De ninguna manera, mi pasatiempo es irme de la mansión contigo!>

Para expresar esto, puse mi pata delantera sobre mi corazón con determinación. Ahin, haciendo un sonido de “pffft”, me levantó hasta sus ojos.

“No serías capaz de seguirme el ritmo.”

Incapaz de responder con palabras, toqué mi mochila, expresando mi determinación. Después de mantener el contacto visual durante tanto tiempo que ya era incómodo, Ahin sonrió.

“Vivi. ¿No quieres que me vaya?”

Una suave voz llegó a mis oídos. Mi corazón se aceleró. ¿Quién le había dicho que no fuera? Vayamos juntos… Mi audacia comenzó a desvanecerse y en cambio estaba avergonzada.

“¿Quieres que me quede aquí?”

A pesar de frustrarme, parecía que Ahin quería que dijera que sí… Así que hice un círculo con mis patas delanteras indicando una respuesta positiva. En ese instante, Ahin sonrió ampliamente, tanto que sus ojos se abrieron como rendijas.

“Evelyn, tomala.”

Sin tiempo para entender, me entregaron a Evelyn. Sujetándome, comenzó a caminar detrás de Ahin.

“Mi Lord, si va al carruaje, lo ayudaré…”

Ahin abrió la puerta y salió de la habitación más rápido de lo que jamás lo había visto. Cerró la puerta de golpe, lo que parecía indicar que no debíamos seguirlo.

<Pero qué…>

La puerta cerrada se reflejaba en mis ojos.

<Pensé que me iba a llevar…>

¡Él sonrió como si fuera a llevarme! ¿¡Y ahora se había escapado así!? Me quedé boquiabierta, incapaz de enfrentar la realidad. Después de un rato, Evelyn se aclaró la garganta y explicó con calma.

“Desafortunadamente, el Lord ya estaba decidido a no llevarse a la Señorita Liebre con él de todos modos. Tal vez yo debería haber informado eso anoche cuando la vi empacar su mochila…”

¿Qué? ¿Por qué quería dejarme atrás a toda costa? Mi boca temblaba de decepción por la traición.

 

***

 

Tan pronto como salió de la habitación, Ahin se apoyó contra la puerta cerrada. Vivi nunca antes había expresado que lo necesitaba tanto… Con una gran sonrisa que no podía deshacer, se tocó las orejas. Estaban calientes.

‘Estoy volviéndome loco…’

Acariciándose la barbilla, consideró. Si hubiera sabido que esto iba a pasar, habría dejado en claro que iba a estar fuera hace varios días, para disfrutar más tiempo de esa situación. Pero era una pena que el día que Vivi había decidido seguirlo a toda costa fuera justo hoy… Con su mano sobre su rostro, Ahin entrecerró los ojos entre sus dedos. Sintió miradas en él desde ambos lados.

“¿Qué están mirando?”

Los caballeros que custodiaban la puerta estaban cada uno a cada lado, y Ahin se había colocado entre ellos todo este tiempo. Ambos inclinaron rápidamente la cabeza.

“¡No miramos nada, mi Lord!”

“Sigue vigilando la puerta.”

‘¿Quién había saltado de la nada y había estado apoyado contra la puerta todo este tiempo?‘

Al ser injustamente reprendidos, se tragaron las protestas con lágrimas de sangre.

 

***

 

Al norte del bosque cerca de la frontera con el territorio de las liebres, una densa niebla cubría los alrededores. Evelyn miró fuera del carruaje e intentó ver algo.

“Lord Ahin, las comisuras de su boca siguen subiendo.”

A pesar de intentarlo durante horas, la sonrisa de Ahin seguía regresando cada vez que recordaba las acciones de Vivi.

“Si iba a seguir así, mi Lord, hubiera sido mejor traerla.”

“Pareces irritado, Evelyn. ¿Tienes alguna queja?”

Ahin, con la mano en la barbilla, sonrió feliz.

“¡Sí, tengo muchas quejas!”

Evelyn, a quien se le había ordenado que le dijera a Vivi que nunca había tenido ninguna posibilidad de ser llevada por las órdenes de Ahin, estaba tratando de rebelarse. Naturalmente, después de que su maestro tocó la espada, obedeció rápidamente.

“Vamos dime.”

“…No tenías que dejar atrás a la Señorita Liebre, ¿verdad? A diferencia de Qatar, este viaje no será peligroso, así que demos la vuelta al carruaje y vayamos a buscarla.”

“No quiero llevarla.”

“¿Es por lo que dirán los nobles presentes? Nunca se preocupó por su propia reputación. ¿Por qué no puede llevarla?”

“Bien…”

En opinión de Evelyn, había sido demasiado cruel que él fuera quien le contara todo. Después de eso, Vivi había comenzado a actuar como si él no existiera. Incluso después de despedirse, ella solo le había dado la espalda hasta el último momento. Él pensó que ella era una coneja muy fría. Deprimido, Evelyn se tapó la cara con las manos.

“Después de trabajar tan duro en mi amistad con la Señorita Liebre, todo se ha echado a perder gracias a usted, mi Lord.”

“¿Te preocupas tanto por ella?”

“Si no me importara, ¿por qué crees que iría al aposento del Lord todas las mañanas?”

“Esto es desobediencia.”

“… usted la dejó atrás sin ninguna razón.”

Ignorando a Evelyn, Ahin abrió la pequeña ventana que conectaba el interior del carruaje con el asiento del cochero. Lile, quien había sido asignado para conducir el carruaje durante este viaje, asintió hacia Ahin.

“Oye, gorila”.

“¿Sí, mi Lord?”

Vivi se reunía a menudo con Lile, ya que eran amigos.

“Creo que Vivi sabía que este viaje se dirigía al territorio de las liebres.”

La voz relajada cambió a una más amenazante.

“¿Le dijiste?”

“¡Ah no! El Lord me ordenó que no le dijera a Viv-, quiero decir, que no le dijera a la Señorita Liebre.”

Lile negó con la cabeza.

“Bueno, no sería extraño que ella lo adivinara. Después de todo, todos los años por esta época se lleva a cabo esta misma fiesta en el territorio de las liebres… Pero incluso suponiendo que ella lo supiera… ¿Por qué estaba tan desesperada por venir?”

“¿Lo estaba, mi Lord? ¿Quizás extraña su hogar? ¿O podría haber otra razón?”

Irritado por la falta de información concluyente, Ahin se apoyó contra la ventanilla del carruaje.

“Es difícil entender lo que está pasando en la cabeza de Vivi.”

Ni siquiera sabía por qué había llorado ese día. Enterrando su barbilla en sus brazos, recordó la frustración que había sentido en ese momento, lo que hizo que sus dedos de los pies se doblaran, incluso ahora.

Tratando de entender por qué se había escondido debajo de la cama, la había estado mirando durante mucho tiempo. Pero la bola de algodón enojada había respondido con una mirada que decía “¿qué estás mirando?” y una patada en el aire con la pata trasera.

Después, había estado acostada en su almohada mirando al vacío durante días. Había llamado a doctores varias veces, pero ella se resistió y se negó a ser examinada. Incluso se había metido debajo del sofá para no tomar ningún medicamento. Afortunadamente, el médico había dicho que estaba perfectamente sana.

Ahin se echó el flequillo hacia atrás. Después de actuar extrañamente distante durante días, justo antes de que él dejara la mansión, ella había cambiado de actitud de modo tan radical. Había oído que los conejos eran animales caprichosos.

“¿Esto incluye a los hombres-bestia…”

Ahin murmuró, mirando por la ventana. Evelyn pensó que no había nada más difícil que intentar descifrar la cabeza de su amo. Frunciendo el ceño, Evelyn pensó que tal vez estaba echando de menos tener algo en su bolsillo.

“Me disculpo si estoy siendo grosero…”

Evelyn se agachó y agarró algo de debajo del asiento del carruaje. Era un pequeño juguete en forma de conejito que él usaba para atormentar a Vivi. Lo puso en el bolsillo de la chaqueta de Ahin para llenar el espacio.

“Eso fue bastante grosero.”

Ahin volvió a apoyar los brazos en la ventana. Sintiendo el aire frío, estiró su mano. La niebla blanca que pasaba entre sus dedos le recordó el cabello de Vivi. La había dejado con su madre, por lo que estaría a salvo, incluso si Lillian intentaba algo.

Había sido la elección correcta no llevarla en este viaje. Después de todo, podría tener un ataque de feromonas o ser atacada por asesinos nuevamente.

Ahin cerró su mano, pero la niebla escapó de su puño sin dejar rastro. Apretó tan fuerte que sus uñas se clavaron en la carne. Todas estas razones eran solo excusas. De hecho, no quería ver cómo reaccionaría Vivi al estar de vuelta en territorio de liebres.

Tenía miedo de que ella añorara el lugar. Además, como había sucedido algunas veces, ella podría desaparecer, de la nada. Pero a diferencia del territorio de las panteras negras, allí, él no conocía la región para poder encontrarla.

Ahin se humedeció los labios. Sus razones eran puramente egoístas, ya sea por los parámetros de una persona o una bestia. Pero no le importaba, hasta el punto de que ya ignoraba lo que decía su racionalidad.

 

***

 

Dos carruajes que transportaban a Ahin, Evelyn y varios sirvientes salieron de la mansión Grace. Yo, por supuesto, me quedé atrás. ¿Debería haberme escondido en la maleta desde el principio? Todo lo que quedó fueron arrepentimientos, un corazón roto y una pequeña mochila en mi espalda.

En los brazos de Meimi, después de ver los carruajes partir por la puerta principal, me llevaron por el jardín. Ahin me había ordenado que me quedara al lado de la Señora Valence mientras él no estaba, así que nos dirigíamos a su oficina.

[Bebé, llamaré a un estilista. El clima se está poniendo frío, así que tengo que hacerte un abrigo. Haré esto después de la reunión con el clan de los leones. Oh, puedes venir a ella conmigo, por supuesto. Prepararé una silla.]

La Señora Valence parecía feliz de pasar tiempo conmigo. En este punto, el riesgo de que me apretaran hasta que me asfixiara era alto. Ella no debería sobrestimar la resistencia de los conejos…

Caminando por el jardín, me liberé de las manos de Meimi y me subí a su hombro. Su mano, sosteniendo mi espalda, no era firme. Cuando miré por encima del hombro de Meimi, vi que Ash y Barra nos seguían.

<Es ahora.>

Mi última oportunidad de llegar a Ahin. Decidida, le hice una señal con mi pata a Ash.

 

Anterior       Tabla    Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: