Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 044

Capítulo 44

Por la apariencia del sirviente, parecía que faltaban algunas partes de su ropa. Ahin tuvo la impresión de que cierta ladrona de ropa había pasado por allí, así que se pasó la mano por el cabello y dijo.

“…Meimi.”

Era improbable que la ladrona de ropa estuviera con Rune esta vez. Él también había sido arrastrado al templo como representante del clan de los leones.

“Vamos a buscar a una mujer por toda la mansión. Pero mantenlo en secreto.”

“Una mujer…?”

En esa situación, buscando a una mujer… Después de recibir la orden, Meimi se abstuvo de preguntar dónde estaba la Señorita Liebre.

“Tiene el pelo largo y blanco que le llega hasta las rodillas y ojos violetas. Probablemente esté dentro de la mansión. No es muy grande, así que mira incluso dentro de los armarios y cajones.”

Preguntándose qué significaban las órdenes de Ahin, Meimi, gradualmente comenzando a entender, agarró su propio cabello con fuerza. Los dedos que tocaban los rizos rojos estaban pálidos. Abriendo un casillero en la biblioteca, Ahin habló en voz baja.

“Hay una buena posibilidad de que Ash esté cerca de ella.”

“¿Por casualidad me está pidiendo que busque…”

Su voz tembló, lo que no se ajustaba a su personalidad. Abriendo una cortina negra, Ahin buscó en un estante y se rió en lugar de responder.

“No creo que esté tratando de huir, así que no te preocupes. No hay necesidad de atarla, ella se detendrá sola.”

Una tormenta pasó por los ojos de Meimi cuando se confirmaron sus especulaciones. Acercándose a la ventana, Ahin miró hacia el cielo. El águila extendió sus alas, enviando una señal y creando una sombra que llegaba al suelo. Mirando hacia abajo, Meimi se preocupó. Había muchas panteras negras saliendo del bosque cerca de la frontera y entrando a la propiedad, acompañadas de águilas.

“Mirarán por todo el exterior. Tú, busca en el edificio anexo.”

Meimi, que no podía hacer preguntas, hizo una reverencia.

“…Comprendido.”

Al notar que la tarde era hermosa y soleada, Ahin de repente dejó de caminar. Acercándose al sofá, miró a Lillian. Su rostro sereno mientras dormía, completamente ajeno a los sentimientos de Vivi, que casi había tenido al ser forzada a meterse en la canasta, lo enojó.

Las ridículas coletas probablemente fueron una pequeña venganza dejada por Vivi. Ahin tomó un bolígrafo del bolsillo de Lillian y lo llevó a la cara del anciano. Dibujó una flor en cada mejilla y una amplia y extraña sonrisa. No sabía lo que pensarían los guardias, pero cuando Lillian se despertara y se mirara en el espejo… Incluso si se desmayaba de nuevo, a Ahin no le importaba.

 

***

 

Algo suave tocando mi mejilla me despertó. Así es, había terminado quedándome dormida… pero parecía que se había hecho tarde.

‘¿Cuándo dormí…?’

El objeto blando no era otro que la espalda de Jane. Parecía estar durmiendo, a juzgar por su respiración constante. Frotándome los ojos, me di cuenta de que parecía una criminal a la fuga. Me había escapado y encontrado un escondite para dormir. Miré alrededor.

“¿Ash?”

Anteriormente, el animal que estaba escondido en el pajar era Ash. Cuando ella y Jane se conocieron, hubo un poco de confusión, pero debido al olor de Ahin, pronto se hicieron amigas. Me sentí aliviada cuando ambas se calmaron y me olieron en silencio. De hecho, el alivio fue tanto que me quedé dormida… y ahora, Ash no estaba por ningún lado.

Por lo general, ella no desaparecía así. Sintiéndome ansiosa, me puse de pie, jalando mis pantalones para sacar las pelusas de heno.

“¿Ash..?”

Cuando abrí la puerta del establo, sopló un viento frío. Mi cabello voló en todas direcciones. ¿Podría haber regresado a la mansión? Ya estaba oscureciendo, y debía ser el momento en que comenzaran a prepararse para la cena. Ese era el momento en que Ahin regresaría. Necesitaba permanecer despierta. Por el frío, me froté los brazos, y luego…

“Ash, ¿qué haces ahí?”

En medio de un denso arbusto, pude ver la cola de Ash sobresaliendo, balanceándose lentamente. ¿Quería jugar a las escondidas? No era raro que ella hiciera esto en la habitación de Ahin, así que me reí y me acerqué. Un paso, dos pasos… Caminé lenta y silenciosamente y, como un depredador acorralando a su presa, abrí el matorral de un solo golpe.

“¡¡Te encontré!!”

Tenía mis manos arañadas en el aire. Ash miró hacia arriba, sorprendida. Solo que…

“¿Quién…?”

Mirándola, comencé a darme cuenta… ¿Estás más delgada? ¿Y Ash tenía una cicatriz en el ojo izquierdo? ¿Y se veía más grande también?

“…¿Quién eres tú?”

Pregunté, asombrada, pero obviamente, no hubo respuesta. Una pantera negra entre las criadas en el bosque cerca de la mansión, o la verdadera apariencia de alguien que había sido transformado… Ninguna parecía ser la respuesta correcta. Los ojos amarillos eran demasiado salvajes para ser una pantera mascota. Como para probar esta teoría, el cuerpo estaba lleno de pequeñas cicatrices.

“Grrrr…”

El suelo vibró con el gruñido. Una profunda hostilidad emanó a través del arbusto. Me congelé y obligué a levantar mis piernas temblorosas. Si mostrara mi espalda, me matarían. Sintiendo esto instintivamente, me paré de espaldas al establo. Incluso si lograba volver a entrar, solo tendría a Lile y Jane para ayudarme… Y si tratáramos de escapar… sería imposible dejar atrás a esta enorme pantera negra.

‘Tal vez todos morirán…’

Un escalofrío me subió por los dedos de los pies. El miedo, que ya no pude ocultar más, se convirtió en lágrimas que se aferraron a mis ojos. Sólo había una salida. Usaré mis feromonas para anestesiar por completo a esta pantera negra. ¿Y si no hago un buen trabajo, el animal se queda despierto y yo vuelvo a ser un conejo por haber liberado demasiadas feromonas..?. una imagen horrible pasó por mi cabeza. Incapaz de respirar o incluso dar un paso atrás, me mordí el labio con fuerza.

‘Puedes hacerlo, Vivi…’

No podía desmayarme. En el momento en que la pantera negra se preparara para saltar, debería usarlos. Mis palmas sudaban por el nerviosismo. Pronto, los ojos de la bestia, que parecían estar buscando comida, miraron hacia arriba. Él estaba viniendo.

Ojos amarillos fijos en mi cuello. Justo cuando la pantera negra se preparaba para saltar, una espada voló hacia él.

¡Tssssss!

La espada estaba clavada en el suelo, después de que la bestia lograra esquivarla por poco. Si hubiera saltado en ese momento, ella se habría hundido justo en medio de su cuerpo.

“Oye. Barra.”

Una voz familiar llegó a mis oídos. Mis piernas se debilitaron y caí sentada en el arbusto.

“Dije que nadie la tocara.”

La cola de la pantera negra, que parecía asustada, estaba entre sus piernas. En ese momento, Ash, que había aparecido detrás de Ahin, saltó sobre la pantera, golpeándolo con todas sus fuerzas. Salió volando y cayó, rodando una gran distancia. Inclinándose y llevándome en sus brazos, Ahin miró mi moño.

“¿Por casualidad conseguiste un trabajo en el establo?”

Tan pronto como escuché sus bromas relajadas, me calmé como si el terror de momentos antes hubiera sido una mentira. Casi lloré, así que escondí mi rostro, enterrándolo en el hombro de Ahin.

“¿Vivi?”

“¡No estoy llorando!”

“No dije que lo estuvieras.”

Ahin, que resultó ser cruel y mezquino, trató de apartar mi rostro.

“Levanta la cabeza.”

Usé toda mi fuerza para mantener mi cabeza enterrada en su pecho, extrayendo práctica de la fuerza que usaba para masticar heno. Ahin, riendo, palmeó mi espalda. Ese toque calmó extrañamente mi mente confundida.

“Vivi, apretarse la nariz con los dedos no hará que dejes de llorar.”

¿Tenía ojos en un lado de la cabeza? Aparté la mano de mi nariz y me mordí el labio.

“No te muerdas los labios. Te hará daño.”

“… No estoy mordiendo.”

“Entonces déjame ver tu cara.”

Finalmente, no pude seguir negándolo, así que lentamente levanté la cabeza. Los ojos rojos estaban sonriendo ampliamente.

“Fea.”

¡Bestia loca! Usando ambas manos, estiré las mejillas de Ahin, después de todo, se lo merecía.

“¡Bájame!”

A pesar de mi demanda, me apretó más fuerte.

“Woangwaon”.

Ahin trató de decir algo, pero no pude entender nada debido a las mejillas estiradas.

“… No vas a decir nada raro… ¿Verdad?”

Los ojos rojos transmitían cierta confianza. Por supuesto, era imposible, pero solté sus mejillas.

“¿Quieres que te baje aquí en medio de una pelea?”

“¿Pelea?”

Miré hacia un lado y me di cuenta de que la pantera negra todavía estaba siendo golpeada por Ash. ¿Ser pateada en la cara por ella no era equivalente a ser golpeada? Me encogí ante la sensación de que el pantera negra llamado Barra se iba a convertir en carne molida.

“… Ahora que lo pienso, mis piernas están un poco cansadas.”

“Entonces no tengo más opción que seguir llevándote.”

De alguna manera, sentí que me estaban engañando, pero no me atrevía a tirarme al suelo, así que me aferré a Ahin como un salvavidas.

“Por cierto, Vivi, no debiste dejar el libro abierto en la ilustración de un chimpancé.”

¿Por qué estaba hablando de chimpancés de repente? Parpadeando, recordé que había dejado pistas en la biblioteca en caso de que pasara por allí.

“Si querías decirme que estabas con el gorila, debería haberlo dejado abierto en una ilustración de gorila.”

“No tuve tiempo de buscar libros con gorilas.”

Por temor a que entraran los guardias, busqué apresuradamente un libro con ilustraciones. Me sentí mal por Lile, pero era la pista más obvia que podía dejar. Mientras me rascaba el cuello, me di cuenta de que Ahin había encontrado la escena de la biblioteca.

[Llevaré a este extraño conejo para que lo examinen en el templo. Ellos sabrán qué es esta cosa.]

¿Cómo iba a explicarle lo que le hice a su abuelo? ¿Debo contar? Cuando abrí lentamente la boca, un grito resonó. Había sido Barra, quien todavía estaba siendo golpeado por Ash. Ahin miró a las dos panteras.

“Es el amigo de la infancia de Ash.”

“…¿Amigo?”

Ash lo golpeaba sin piedad, como si quisiera matarlo.

“Ahora que Ash ha seguido a Vivi, parece que Barra se ha molestado. Le ha gustado Ash desde que eran pequeños.”

Ese rugido amenazante no vino del deseo de devorarme, sino de los celos. Mientras los miraba a los dos, de repente miré a Ahin, que me sostenía en sus brazos. Su rostro, sin ninguna emoción en la escena, me hizo temblar. Entendí lo que pretendía. Apreté el hombro de Ahin.

“… Barra… él no quiso lastimarme…”

“…”

“No lo mates.”

Ahin, quien me miró sin emociones, preguntó.

“¿Por qué crees que lo voy a matar?”

“Porque acabas de decidir eso, ahora mismo.”

La sorpresa que pasó por los ojos rojos desapareció rápidamente.

“Rompió las reglas. Aquellos que hagan esto podrían incluso ser decapitados.”

Mirando el lado despiadado de Ahin, me sentí incómoda. ¿Fue por miedo a que un día ese lado se volviera en mi contra? Tal vez cuando le diga que me voy… El olor a sangre me pesaba mucho en la cabeza.

“Entonces, si te desobedezco, ¿me matarás también?”

No hubo respuesta. Después del largo silencio, me di cuenta de lo valiente y atrevida que era esa pregunta, y mis ojos se agrandaron. Me congelé y quise taparme la boca. Estaba oscureciendo y las luces de la mansión se encendieron. En las sombras del rostro de Ahin apareció una pequeña sonrisa.

“… Si me lo pides de la manera correcta, podría considerar no matar a Barra.”

 

Anterior           Tabla         Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: