Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 6

Capítulo 6.

 

Después de un rato, Hwa-hee, quien regresó con la bolsa de Su-ah, se paró frente a ella y miró hacia abajo.

A medida que su mente comenzó a calmarse, la presencia del hombre comenzó a afectarla extremadamente.

‘Cuando lo vi de nuevo, estaba menos sorprendida que cuando lo vi por primera vez, pero también tenía miedo.’

No importa cuán impecablemente bien vestido y cortés sea, la extraña sensación que siento por su comportamiento violento no ha desaparecido. Además, ¿por qué aparece cada vez que tengo un accidente? Como si me hubieras estado persiguiendo.

(N/E: Hay linda, quien te entiende… no quieres que te persiga y cuide, no quieres morir… mhhh.)

Su-ah trató de organizar los pensamientos en su cabeza que estaban mezclados con alivio y ansiedad. Más tarde, al darse cuenta de que Hwa-hee estaba sosteniendo su bolso, lo aceptó rápidamente y se las arregló para sacar a colación el tema.

“Gracias. Bueno, ¿cómo puedes…?”(Su-ah)

“Gracias. ¿Lo anunciarás?”(Park)

“¿Qué?”(Su-ah)

“El matrimonio”

“…”(Su-ah)

“Pensé que acabas de decir que no ibas a verme como una persona loca.”

El hombre escaneó la cara asustada de Su-ah y lentamente lamió su labio inferior con su lengua como si estuviera frustrado. Extrañamente, ella no pudo quitarle los ojos de encima porque estaba actuando como un niño malhumorado.

“¡Es él! ¡Arréstenlo!”

Pronto, un grupo de policías rodeó al hombre que se desmayó debajo de las escaleras. Después de mirarlos por un momento, Su-ah desvió la mirada sorprendida. La policía volvió la cabeza hacia los dos cuando algunos ciudadanos que observaban el incidente desde lejos se acercaron y señalaron con el dedo a Hwa-hee.

(N/E: Idiotas, deberían estar agradecidos, en vez de ir de chismosos.)

Como si ella no fuera la única que sintió su extraordinaria presencia, los ojos de aquellos que vieron a Hwa-hee se abrieron como platos.

Los policías, que intercambiaron miradas, intentaron acercarse, pero alguien con traje y gafas con montura dorada los bloqueó de repente. Era el hombre que conducía un automóvil blanco en el accidente automovilístico.

Park Hwa-hee, quien miró a su alrededor como si la perturbación fuera molesta, chasqueo la lengua y la escupió.

“Nos estamos quedando sin tiempo.”

“Oh, entonces estoy muy bien, así que puedes irte…”(Su-ah)

“Es Min Su-ah*. Esto sucederá más a menudo en el futuro.”

(N/E: es ella quien se está quedando sin tiempo, eso es lo que intenta decir Hwa-hee.)

El hombre que vio la increíble expresión de Su-ah suspiró largamente.

“El espíritu de la muerte está loco por ti. Veo que está ansioso por capturar a Min Su-ah, sin importar si eres un genio o una persona talentosa.”

“¿Eso significa que voy a terminar muerta? ¿Por qué sucede esto?”(Su-ah)

“¿Tendrás que vivir para saber por qué? Fue tan terrible. ¿Cuánto tiempo tenemos para hacer esto?”

Su-ah se acurrucó para evitar la mirada penetrante del hombre. Se volví letárgica con el miedo que finalmente había disminuido… Confundida, murmuró con la cara enterrada entre las manos.

“¿Qué tengo que hacer para vivir? ¿Casarme contigo?”

“Si no te gusta, también hay una manera de vivir fuera de tu casa.”

“¿Qué, qué?”

“Maldita sea.” – Hwan- hee, que no apartaba los ojos de la joven en pánico, de repente soltó palabrotas.

Sorprendida por el repentino juramento, levantó la cabeza hacia él, mirando al aire, mordió su dedo con los dientes. Luego le tendió la mano ensangrentada.

‘¡Madre de Dios!’ – Sorprendida, Su-ah trató de retroceder con un grito que no salió, pero Hwa-hee puso su dedo ensangrentado.

Sorprendida por sus largos dedos casi tocando la punta de su lengua, Su-ah barrió la membrana mucosa dentro de sus labios y por un momento antes de cerrar la boca, se tocó los labios con la lengua y paladeo apenas la sangre. El momento en que lo tocó fue breve, pero la sensación de suavidad y agudeza extraña como un beso fue más espeluznante.

“¡Uf! ¡Qué fue eso…!” – Su-ah trató de escupir el sabor de la sangre que quedaba en el lugar donde él colocó su dedo, pero se detuvo por un momento.

“Trágatelo.”

(N/E: Hay esas mentes cochinas… ¡Que se están imaginando!)

Fue porque Park Hwa-hee miró fijamente sus labios como si él fuera a alimentarla de sangre nuevamente si hiciera tal cosa. Su-ah, que se estremeció porque sus ojos (de Park) estaban tan fríos, cerró la boca sin darse cuenta.

La sangre del hombre no identificado corrió por su garganta y de repente sopló un fuerte viento. Incluso antes de preguntarse por qué el viento estaba adentro, una extraña sensación pesó fuertemente en todo su cuerpo. Sintió que caía sin cesar porque sus pies estaban desconectados. Su-ah estaba sofocada y cerró los ojos con fuerza.

Después de un rato, se preguntó si podía sentir el suave toque en su hombro, pero fue capaz de respirar como si nada hubiera pasado. Sintiéndose extraña, trató de mirar a su alrededor, pero Hwa-hee la agarró de la muñeca y la levantó.

“He comprado algo de tiempo con esto, pero eso es todo. La muerte volverá en otra forma.”

Ante su toque suave pero decidido, Su-ah notó que su rostro se puso pálido en un corto período de tiempo después de que su despertar semiforzado.

Park Hwa-hee, quien maldijo nuevamente, le preguntó en voz baja como si la amenazara.

“Te pregunto una última vez. ¿De verdad odias casarte conmigo? ¿Incluso si es una cuestión de vida o muerte?”

“Oye, no puedo casarme con alguien que no conozco…”(Su-ah)

“No lo puedo creer. No tienes tiempo…”

Su-ah trató de no ofender al hombre que la salvó y se negó a decir algo que terminara en ‘matrimonio’.

Sin embargo, la complexión del hombre, que empeoraba notablemente a cada momento, él estrujó su pecho como si le doliera. Ella trató de discutir más, pero se tragó su discurso y se apresuró a mirarlo.

“¿Estás enfermo?”(Su-ah)

“Ja, la muerte es tan sucia.”

En lugar de responder, el hombre quien apretó los dientes y pronunció palabras desconocidas de repente le dio la espalda. Gotas de sangre caían a cada paso que se alejaba.

Su-ah, cuyos ojos eran recelosos, miró las manchas de sangre con los ojos bien abiertos.

‘¿Dónde se lastimó? …Estoy segura de que estaba bien hasta hace un instante.’

“¿Estás bien?” (Su-ah)

Cuando el hombre con el marco dorado, que estaba hablando con la policía, se acercó rápidamente a él, Hwa-hee asintió hacia Su-ah.

Pronto, el hombre con las gafas con montura dorada se acercó a ella con una oficial de policía femenina de unos 40 años.

“Min Su-ah, ¿quieres ir a casa ahora? …Un teniente te llevará allí.”

Su-ah intentó preguntar por su acompañante, pero el hombre de las gafas de montura dorada, al cual ella saludó cortésmente, se marchó sin dar paso. La policía que estaba a su lado la guió apresuradamente fuera de la estación sin ocultar su expresión de dificultad.

Ella intentó de vomitar la sangre más tarde mientras viajaba en el coche de policía, pero fue inútil. Regresó al asilo de ancianos como si la estuvieran persiguiendo, sintiéndose reticente y sin saber cómo resolver sus dudas.

 

* * *

 

[A las 3 PM, Lee, de 35 años, usó un arma frente a la estación… ha sido arrestado como un delincuente común. Su crimen dejó a un total de cinco personas en estado crítico… castigo agravado por crímenes de odio extremo…]

Su-ah apagó la televisión del vestíbulo porque no soportaba las noticias que ni siquiera podía escuchar porque era demasiado bajo. Cuando se dio cuenta de que realmente había logrado estar a salvo, le temblaron las manos y tuvo que abrir y cerrar los puños varias veces.

‘¿Cómo puede un hombre hacer algo tan terrible en el mundo? …Parecía estar loco como el infierno.’

‘¿Qué me hubiera pasado si el hombre que apareció de repente no me hubiera salvado?’ – No importa cuánto mirara las noticias, no se mencionaba al hombre que atrapó al criminal.

La policía que la llevó a su casa solo llamó a Park Hwa-hee ‘Director Park’ y dijo que garantizaban su estado, pero no le informó más.

‘Ni su fuerza ni su habilidad eran normales… Sí, no es un hombre ordinario. Pero, ¿por qué alguien así me salvaría?’

Escribí lentamente las preguntas en el papel de notas, pero no podía averiguar lo que no sabía, por lo que las preguntas eran interminables.

‘¿Por qué debería morir?’

‘¿Qué es el hombre?’

‘¿Un visionario? ¿Un teórico de la conspiración apocalíptica? …un miembro de las fuerzas armadas extraordinario, y la policía está tratándolo como un arma secreta del gobierno. – ‘Oh, ¡No puedo! ¡Estoy yendo demasiado lejos!’

Su-ah anotó las palabras en un block de notas y lentamente las circuló alternativamente.

‘¿Pero va a estar bien? …Estoy segura que él estaba bien, pero ¿por qué sangró de repente?’

“No creo que vaya a estudiar porque llego tarde. ¿Por qué está oscuro?” – Yoon-Sung, quien apareció de repente, golpeó el mostrador de la recepción y habló.  Sorprendida Su-ah miró a Yoon-Sung y la abrazó.

Se sorprendió ver aparecer la sombra de una persona, tal vez porque el incidente de ayer fue bastante impactante.

Su-ah rápidamente arrugó la nota y le preguntó, fingiendo que no había pasado nada.

“¿Cuándo llegaste aquí?”(Su-ah)

“Pasé por aquí una última vez porque olvidé algo. Me gustaría preguntarte algo mientras estás aquí.” – Yoon-Sung, quien la miró por un momento con el brazo sobre el escritorio de la recepción, frunció el ceño y empujó algo cerca de la nariz de Su-ah… Era su teléfono celular.

Al ver su expresión de enojo primero, Su-ah miró alternativamente entre ella y el teléfono celular porque no entendía cuál era la intención.

“¿Qué?”(Su-ah)

“Supongo que no lo sabes porque nunca has pasado por esto antes, no me has dado tu número.”

Su-ah miró a Yoon-Sung con ojos desconfiados, evitando el contacto visual, con las orejas rojas. – ‘¿Te gusto? Lo dudo.’

Su-ah reflexionó un momento y sacudió la cabeza con firmeza.

“¿Cuál es el punto de saber mi número? Estoy aquí todos los días de todos modos.” (Su-ah)

“Escuché que ayer te tomaste una licencia mensual. Caminaste en vano.”

“No voy a salir nunca más. Es peligroso afuera del asilo de ancianos.”(Su-ah)

“¿De qué estás hablando? ” – Yoon-Sung cerró la boca, endureciendo su rostro como si hubiera notado mi intención de distanciarme. Sus ojos eran bastante fríos. Finge ser amigable, pero su personalidad no era normal en momentos como este.

“¿Quién crees que quiere hacer algo contigo?” – La gruñona Yoon-Sung se dio la vuelta.

Sintiéndose apenada, Su-ah guardó el número de teléfono celular mientras intentaba decírselo.

Incluso mañana, no había nada bueno porque ella y Yoon-Sung, que no tenían idea del futuro, estaban entrelazados.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: