Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 014

Capítulo 14

Incluso más tarde en la noche, la atmósfera entre Ahin y yo se mantuvo fría. Para ser exacta, era yo quien estaba unilateralmente enojada. Ahin parecía confundido porque ni siquiera miré en su dirección.

<¡No puedo creer que será el próximo líder del clan!>

Ahin es un noble pero no tiene muchos sirvientes personales. Anda solo y tiene tiempos inconstantes para salir y volver a su habitación. ¿Es porque las panteras negras son animales que no viven en manadas?

Por estas razones, no pensé que tuviera un estatus tan alto. La distancia era tan grande que nunca nos hubiéramos conocido en nuestras vidas si no me hubieran echado de la familia Labian.

Cuando lo escuché salir del baño, cavé un túnel en las sábanas y me acurruqué en la almohada. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que me escondí así?

Escuché ruidos y sentí el movimiento de Ahin afuera.

“Dentro del territorio de las panteras negras, cualquiera que me desobedezca será decapitado.”

Habló sin ninguna emoción, pero me estremecí cuando me di cuenta de lo que quería decir con eso.

“Meimi es tu sirvienta y tu guardia de seguridad personal, pero no ha hecho nada para ayudar. Ella fracasó en su deber.”

Nerviosamente, cavé para salir de la almohada. Saqué la cabeza de las sábanas. Ahin, sentado en el borde de la cama, me tocó la nariz con la punta del dedo.

“Entonces, ¿puedo castigar a Meimi de acuerdo con el crimen que cometió?”

De ninguna manera. Ella solo había estado fuera durante 10 minutos para conseguir algo de heno para que yo pudiera comer algo. Mi corazón se había acelerado y estaba preocupada. Cuando negué con la cabeza, Ahin sonrió.

“Pero esta no es una decisión para Vivi. Yo soy el jefe.”

<Entonces, ¿por qué preguntaste?>

Saqué ese pensamiento de mi cabeza y me paré sobre dos piernas, sosteniendo la mano de Ahin con mis patas delanteras.

<Por favor, sé generoso.>

Mis ojos temblorosos se movieron hacia la espada de Ahin, que estaba en el sofá. Sangre oscura y seca manchaba la empuñadura.

Era fácil deducir que durante la investigación había matado a alguien. El hecho de que esto fuera trivial para Ahin me preocupó aún más.

Así que esta historia de decapitación, que parecía una locura de ficción, bien podría ser su real intención. Al imaginarlo cortando el cuello de Meimi, sacudí la cabeza con desesperación.

“Cuando imagino que ese perro podría haberte comido, me enojo mucho.”

Ahin, que había dejado de sonreír, murmuró.

“Me estoy conteniendo, ¿sabes?”

<¿Qué, eso es contenerse?>

¿Cómo podría ser verdad? Solo podía mirarlo, sorprendida, para no desmayarme.

“De todos modos, si quieres que perdone a Meimi, ¿no deberías darme algo a cambio?”

Era como sacar un préstamo con el cuello de Meimi como garantía. Yo, infeliz, lo evitaba cuando me miraba a los ojos. Mirando a la pared, escuché un silencio incómodamente largo.

“Esa es mi petición: no llores en ningún otro lado.”

<¿Cómo?>

Estaba nerviosa por la solicitud inesperada, así que volví a mirarlo. Él había dicho que solo viviría si lloraba.

Ahora que lo pienso, justo después de que salté del balcón, Ahin había susurrado “No llores”. Y ahora, ¿de qué estaba hablando?

“Solo debes llorar cuando te lo ordeno, y solo frente a mí.”

<¿¡Qué!?>

Como era de esperar, este depredador estaba más allá de la comprensión racional. Di un profundo suspiro, pero él me tendió el dedo meñique como para sellar una promesa.

Descarado, Ahin estaba sonriendo. Como no estaba en condiciones de rebelarme, estiré mi pata delantera hasta el dedo meñique con el corazón apesadumbrado.

“Ah, y una cosa más.”

<¡¿Qué, ahora?!>

“Será mejor que organicemos una señal para usarla en el futuro si estás en peligro. Para que pueda entender lo que Vivi me está comunicando”.

Me sentí rara. Nadie había pensado en eso y nunca esperé que lo hicieran. A nadie le importaba entenderme.

“Vamos a decidir ahora.”

Ahin atrapó mi pata delantera izquierda con su dedo índice.

“Levanta la pata izquierda si estás en una emergencia. ¿Ok?”

Con la otra mano, levantó mi pata delantera derecha. Ahora mis dos patas estaban en el aire. Siguió un momento de agonía.

“Cuando quieras llamarme, levanta la pata delantera derecha. El resto, exprésate como mejor te parezca.”

Habló con voz burlona. Entonces Ahin bajó mis patas con una sonrisa.

“Ahora, practiquemos. ¿Cuando hay peligro…?

<¿Quieres que lo haga ahora?>

Cuando lo miré, molesta, me acarició la barbilla. Levanté mi pata izquierda de mala gana, mirando hacia abajo.

“¿Cuándo me vas a llamar…?”

Ahin asintió con satisfacción cuando levanté mi pata derecha a continuación. ¿Le gustó tanto? Mirándome con ojos felices, acarició mi barbilla de nuevo como recompensa.

“Sí, muy bien.”

Respondió como si estuviera orgulloso de que lo entendiera. Pero en esos ojos rojos, no pude ver el afecto de un dueño por su mascota. Sintiéndome incómoda, miré a Ahin sin comprender.

Se dice que los hombres bestia que pasan por adversidades se vuelven más fuertes.

Espero que este provérbio se aplique a Vivi.

Sólo puedo esperar y ver.

 

***

 

Me quedé despierta y esperé hasta bastante tarde, luego me abrí paso con cuidado fuera de las sábanas.

Una sombra cubría el hermoso rostro de Ahin. Agité mi pata frente a sus ojos y toqué su nariz ligeramente, pero no se movió.

<¿De verdad estás durmiendo?>

Escuché el sonido de su respiración constante y profunda. Si estás despierto, avísame de inmediato… Esperé por si acaso, pero él no se movió incluso después de que lo miré fijamente durante mucho tiempo.

<…Está bien, está durmiendo.>

De pie frente a su rostro, recordé la horrible situación de hace unas horas.

Me perseguía un lobo babeante. La aparición del lobo fue una oportunidad para detenerme y reflexionar sobre cómo mi vida estaba constantemente en riesgo.

Casi había olvidado, por qué estaba viviendo cómodamente. Pero es imposible que un conejo bebé sobreviva en un mundo lleno de depredadores. Incluso en la cadena alimenticia, estoy en la base de la pirámide, así que no sé cómo sobreviví hasta ahora.

Además, esta es la mansión del jefe del clan de las panteras negras, el lugar donde los depredadores se reúnen.

Para aumentar mis posibilidades de supervivencia, necesitaba humanizarme lo más rápido posible, o al menos poder escapar a un territorio de herbívoros.

Su cabello plateado se derramaba sobre la almohada blanca. Ahin había separado el trabajo del día que no había podido completar y se quedó dormido. Lo miré y reflexioné. Tiempo atrás, Ahin me había mordido el cuello, y esa madrugada había visto mi pata como una mano humana, con dedos.

Si esa mano realmente era mía, la clave debe haber sido sus colmillos o sus feromonas. Recordar esa escena me recordó el extraño dolor que sentí.

Después de tragar saliva, me acerqué aún más a Ahin. La tensión aumentó. Nerviosamente, estiré mi pata delantera. Muy cuidadosamente.

<Por favor, no te muevas, señor pantera negra.>

Mi pata temblorosa tocó los labios de Ahin y la retiré. Quería correr solo para haber llegado a esto, pero negué con la cabeza y me controlé.

Ya tenía ganas de llorar. Si me escapo, todo terminará. Me armé de valor y volví a estirar la pata.

<Vivi lo hará.>

Esta vez, logré colocar mi pata entre los labios de Ahin.

<Eso.>

Ahora solo necesitaba que me mordiera, como la última vez. Controlando el miedo, moví mi pata ligeramente. Toqué dientes afilados.

<¿Eh?>

Mi expresión, que había sido esperanzada, decayó rápidamente. ¿Por qué siento que sus labios se aprietan alrededor de mi pata? Cuando moví la cabeza, temblando, vi unos ojos rojos entrecerrados.

<¡¡Dios mío!!>

Con mi grito silencioso, traté de retirar la pata, pero los labios que la sostenían no mostraban signos de aflojarse.

<Siento haberte despertado, así que por favor…>

Mientras suplicaba con los ojos, Ahin hizo sonidos como si quisiera responder. Sin embargo, con mi pata en su boca, no podía hablar, lo que parecía frustrarlo. Él frunció el ceño.

<Solo suéltame y podrás hablar, ¡vamos!>

Eventualmente comencé a empujar su mejilla con mi pata trasera, pero Ahin no me soltó, sus labios se cerraron. Que terco. Empezó a chupar mi pata más profundamente en su boca.

Comencé a sudar frío y mi instinto de escape gritó. Mi pata estaba siendo tragada gradualmente y sentí una lengua y dientes afilados.

<¡¡No!!>

Sorprendida por la textura que nunca había sentido antes, entré en pánico.

Era la tercera vez que me desmayaba desde que llegué al territorio de las panteras negras.

 

***

 

El cielo se estaba oscureciendo. Hoy era el día del baile de la familia Grace, el que descubrí gracias a la conversación entre Rune y Meimi. Era un evento tan importante que no había sido alterado a pesar de la confusión sobre la invasión del clan de los lobos.

<¡Woah!>

Exclamé, mirando hacia abajo desde la terraza de la habitación de Ahin. Pude ver carruajes decorados pasando, y me di cuenta de que esta era realmente la mansión de un líder de clan. Además, todos los hombres y mujeres-bestia que saltaron de los carruajes estaban vestidos con ropas elegantes y extravagantes.

Mirando la escena, de repente vi mi reflejo en el vidrio de la ventana. Un conejo bebé con pelaje blanco, del tamaño de un puño humano.

<No importa.>

No me gusta mirarme en el espejo, pero no me desanimo. Había pasado mucho tiempo desde que me comparé con los otros hombres-bestia que ya se habían humanizado. Hace muchos años, mi mayor sueño era convertirme en humana, pero eso quedó en el pasado. Tenía miedo de seguir pensando en eso incluso ahora. Debería pasar mi tiempo pensando en otra cosa.

¿Pero podría? Esas emociones que había estado conteniendo comenzaron a surgir de nuevo.

“Señorita Liebre”.

Escuché pasos de dos personas acercándose. A mi lado, reflejada en la ventana, no solo estaba Meimi, sino también un hombre-bestia que nunca había visto, junto a ella.

 

Anterior          Tabla        Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: