Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 013

Capítulo 13

La voz que me llamó era relajada y casual, totalmente inconsciente de la situación urgente en la que me encontraba. Nunca pensé que llegaría el día en que estaría feliz de escuchar esa voz.

<¡Ahin!>

Me quedé emocionada. Cuando miré hacia abajo desde el porche, vi a dos personas iluminadas por las lámparas. Era una distancia de caída de unos tres metros. A pesar de estar en el primer piso, se sentía mucho más lejos.

Junto a Ahin, debajo del porche, estaba ese hombre-bestia león que parecía tener una mala relación con Ahin. Meimi me había dicho que su nombre era Rune Manionz, del clan de los leones.

<¿Ese león seguía por aquí?>

No era el momento de pensar en ello. La loba vaciló cuando vio quién estaba abajo. Frente a ellos dos, agité mi pata delantera pidiendo ayuda.

<¡¡Aquí hay un lobo!! ¡Un lobo de verdad, salivando!>

A pesar de mi desesperado llanto interno, Ahin solo saludó alegremente, diciendo “hola”.

“Lord Manionz, devuelve el saludo también.”

“¿….?”

“¿No es descortés no responder a un saludo?”

“No digas tonterías.”

<¡¡No es nada de eso!!>

Frustrada, me puse de pie y saludé frenéticamente. Sin embargo, Ahin y Rune solo levantaron las cejas, como si no tuvieran idea de lo que quería decir.

“¿Qué está tratando de decirnos?”

“¿…? ¿Cómo se supone que voy a saberlo?”

“Es por eso que los leones no sirven para nada.”

“¿Qué dijiste?”

Para empeorar las cosas, estaban teniendo una pelea sin sentido. Yo estaba perdida. Los ojos de la loba, que habían dudado hasta el momento en que escuchó su conversación, brillaron. Se humedeció los labios y se acercó descuidadamente.

<Oh, no, ahí viene.>

No podía pensar en ninguna manera de evitar ser masticada con mi cuerpo tembloroso. Desafortunadamente, los dos no podían entender la situación ni un poco, todavía discutiendo sobre lo que significaba el saludo.

<¡Bestias malvadas!>

El sonido de los pasos del lobo se hizo más y más cercano. La caída era tan grande que me mareé solo de pensarlo, pero no pude dudar. Después de esquivar a duras penas las garras que se interpusieron en mi camino, me lancé al aire.

“¿Cómo puede un conejo saludar con la mano?”

“Ella es una coneja genio y…. ¡¡Vivi!!”

No solo Ahin, sino que los ojos de Rune también se abrieron. En los reflejos de sus ojos, se reflejó un conejo cayendo por el aire.

Ahin estiró los brazos.

<¡Ahhhhhhhh!>

Cuanto más me acercaba al suelo, más rápido caía. Aterrorizada, rapidamente me encontré acostada sobre algo. Incapaz de enderezarme, di puñetazos y patadas pero luego escuché.

“Vivi, detente un minuto.”

Cuando escuché la voz familiar, la superficie sobre la que estaba acostada se volvió clara.

<…¿Pelo?>

Tan pronto como el cabello plateado se enfocó en mi visión, comencé a calmarme. Dejé de moverme y analicé la situación.

Aterricé justo en la frente de Ahin, alboroté todo su cabello y le arañé la cara. Olvídate del lobo, podría morir esta noche a manos de una pantera negra.

“Vivi.”

Ahin, quien me quitó de su rostro, estaba enojado.

“¿Por qué saltaste así de la nada? ¿Decidiste dedicarte a los deportes extremos?”

¿Por qué siempre dices las cosas más absurdas? Colgando de la piel de su cuello, quería patearlo con mis patas traseras si podía. Tal vez no soy la única que piensa eso, ya que cuando hice contacto visual con Rune, tenía una expresión de sorpresa.

“Lord Grace, ¿no hueles un olor extraño?”

Rune de repente miró hacia el porche. Ahin siguió su mirada y sus ojos rojos pronto se entrecerraron.

“Lobo.”

Tan pronto como terminó de hablar, pude escuchar un aullido de dolor del lobo arriba.

Pronto apareció Meimi, corriendo y apoyándose en el porche. Su habitual expresión apática se había roto.

“¡¡Señorita Liebre!!”

La mirada de Meimi pronto me encontró en la mano de Ahin.

El suspiro de alivio que exhaló se perdió en el aire de la noche.

<¡Meimi…!>

Tan pronto como vi a Meimi, me sentí segura de nuevo. Ahora que mi cuerpo estaba relajado, sentí que iba a llorar. En ese momento, Ahin se acercó a mis oídos y murmuró.

“No llores ahora.”

¡Antes me decía que llorara más…!

Sin embargo, sus ojos entrecerrados parecían contener algún tipo de advertencia, así que me mordí el labio y me tragué las lágrimas.

 

***

 

Según la explicación de Evelyn, la persona que me atacó era una mestiza de los clanes de las panteras negras y de los lobos.

Por eso sus ojos eran rojos, ya que tenía sangre de pantera mezclada. Y para empeorar las cosas, decidió suicidarse inmediatamente después de ser atacada por Meimi.

Se confirmó que se había infiltrado en la mansión mediante la contratación temporal de nuevos sirvientes, y pronto hubo confusión, ya que todos los nuevos empleados se vieron obligados a cambiar a sus formas animales para demostrar que realmente eran panteras negras.

De hecho, la relación entre los clanes de las panteras negras y el de los lobos era muy complicada. Era inimaginable concebir algún mestizo infiltrándose en el territorio de las liebres. ¿Y por qué me atacó? ¿Se estaba muriendo de hambre, o porque soy el “bocadillo de Ahin” tenía curiosidad sobre el sabor?

Además, la decisión extrema que había tomado, suicidarse, era algo tan fuera del mundo en el que vivía que parecía una mentira. Tenía muchas preguntas corriendo por mi cabeza.

Pero mi concentración se vio interrumpida por una mano que intentaba tocarme.

<¡Vete!>

Cuando abofeteé la mano, ella retrocedió. Esto ya había sucedido diez veces.

Mientras Evelyn y Ahin inspeccionaban a los sirvientes, Meimi y yo esperábamos en la oficina. Sin embargo, había un problema, y ​​se llamaba Rune el león, quien por alguna razón también estaba allí y se había sentado en el sofá a mi lado.

<¿Qué hace este depredador aquí…?>

Recordé la voz de Ahin cuando la mano del león, que no se rindió, se acercó una vez más.

“Si huelo el león en ti una vez más…”

En ese momento, me había estremecido.

Una vez más, abofeteé la mano de Rune.

“Eso duele.”

De tanto abofetearlo, parece que lo he lastimado. Evité los ojos dorados exclusivos del clan de los leones. Él se volvió hacia Meimi, que estaba parada allí, acariciando su mano enrojecida.

“Oye, ella es una mujer-bestia que está en forma de animal momentáneamente, ¿correcto?”

“La Señorita Liebre es una coneja normal”.

Meimi lo interrumpió de inmediato. Sin embargo, el hecho de que yo fuera de la raza de hombres-bestia y no estaba humanizada era correcto, así que estaba bastante sorprendida.

<¿Sintió mis feromonas tan bien como la Señora Valence? Si es así, debe ser muy poderoso.>

“No lo creo.”

Rune, que no había renunciado a intentar interrogar a Meimi, volvió a hablar. Su confianza era tal que me irritó.

“Lo siento, pero ella es un animal normal”.

“¿Qué quieres decir con un animal normal? Escuché rumores de que ella entiende todo lo que decimos.”

“Es un animal un poco especial”.

¿No podría responder sin decir “animal”? Meimi parecía muy decidida.

“¿Estás diciendo que es una mascota? ¿De ese pantera negra?”

Rune se burló, mirándome con sus ojos dorados. A diferencia de la expresión burlona que Ahin siempre usaba, Rune parecía tranquilo pero agudo. Podía sentir vagamente la indolencia de un león.

“¿Realmente puedo aceptar la idea de que ese pantera negra se ha vuelto loco?”

La última vez, le había dicho a Ahin que estaba loco. Sin embargo, creo que como él era alguien de una posición muy alta, sería normal dudar sobre tal afirmación.

No puedo decirle nada, de todos modos. Rune, con los ojos llenos de preguntas, se encontró con mis ojos.

“¿Por qué te persiguió ese lobo? Bueno, es cierto que debes saber bien, pero…”

Aparentemente, estos depredadores siempre piensan primero en su apetito. ¿Cómo pueden decir una tontería tan cruel como esa?

No me preocupo por él, ya que a Rune no le importan mis sentimientos. Estamos a mano.

“Quizás este evento haga que los Grace pospongan el baile”.

“Ya se han enviado las invitaciones, por lo que, a menos que haya algún tipo de emergencia extrema, procederemos según lo planeado.”

“Oh, qué molesto. ¿Entonces no puedo volver a mi territorio?”

Cuando Meimi le respondió, parecía molesto y se enterró en el sofá.

“Si no puedo volver pronto, terminaré muriendo de aburrimiento”.

No podía dejar de lloriquear.

<¿Baile?>

Fue entonces cuando entendí por qué el número de sirvientes había aumentado y la mansión parecía tan ocupada. Los Labian también solían contratar empleados temporales cuando organizaban grandes fiestas. Aunque nunca se me permitió participar, me preguntaba cómo sería aquí, una mansión que parece tener el doble del tamaño de la mansión Labian.

<¿Cuántos nobles están invitados?>

Ni siquiera podía imaginar. Mientras pensaba en el asunto, miré a Rune.

“Debes haber estado asustada. Pero en realidad no es raro que personas de otros clanes se infiltren en las casas de los jefes de los clanes.”

La expresión aburrida de Rune tenía un aire de risa. Tenía un tono sarcástico, como si estuviera hablando de algo que realmente no importaba.

“Este no es un buen lugar para que viva un herbívoro”.

“Lord Manionz”.

Preocupada por mí, que aún no me había recuperado de la persecución del lobo, Meimi interrumpió las palabras de Rune. Todavía no estaba completamente libre de miedo, pero ahora estaba preocupada por una razón diferente.

[No es raro que personas de otros clanes se infiltren en las casas de los jefes de clanes.]

Oh, no puedo creerlo. Me acosté con las patas en la cabeza. La familia Grace. Valence Grace. Ahin Grace. Recordé una conversación entre las sirvientas de la familia Labian que había escuchado hace mucho tiempo.

[Escuché que hubo una masacre. Un grupo del clan de las hienas pasó por nuestro territorio. Si alguien ingresa al bosque, cruza la frontera hacia las tierras de la familia Grace. Y parece que decidieron tomar un atajo y fueron allí.]

[Oh cielos, ¿sabías que este bosque está lleno de cadáveres? Esta familia Grace es muy peligrosa. ¿Cómo podemos sobrevivir en este mundo de depredadores?]

Solían chismear sobre los depredadores, más a menudo sobre el clan de las panteras negras y de los leones, debido a la proximidad de los territorios. Finalmente me di cuenta de dónde venía la sensación de déjà vu que sentí cuando escuché el nombre completo de Valence. ¡¡Ella era la líder del clan de las panteras negras!!

Como no había familia real en el Continente, el jefe del clan comandaba todas las panteras negras. Una enorme mansión con muchas dependencias y riqueza. Tierras tan extensas que no se veía el final. Y si Valence era la jefe, eso significa que su hijo Ahin sería el próximo jefe…

El líder del clan de las panteras negras.

Necesitaba calmarme, calmarme… Pero no podía dejar de dar vueltas en el sofá.

“¿Qué le sucedió a ella?”

“¿Señorita Liebre?”

Voces sorprendidas resonaron, pero no escuché nada. Ahora podía entender la actitud y la arrogancia de Ahin, quien actuaba como si fuera el dueño del mundo.

Mientras rodaba de un lado a otro, terminé cayéndome del sofá. Y mi visión se oscureció, tan oscura como el pelaje de una pantera negra.

 

Anterior          Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: