Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 012

Capítulo 12

La vida del capitán, que trató de ganar tiempo para intentar salvarse, no duró mucho. Con un movimiento rápido, la espada voló por los aires y la cabeza del hombre-bestia liebre, el último sobreviviente hasta el momento, cayó al suelo. Ahin, que lamió la sangre que le había salpicado la mano, suspiró arrepentido.

“Olvidé preguntar por la familia de Vivi.”

Evelyn, que lo había estado mirando todo el tiempo, se encogió los hombros.

“Lo siento, mi Lord. Me sorprendió tanto que también no lo recordé hasta hace un momento.”

Los ojos de los dos hombres se posaron en el cuerpo del capitán. El cadáver, que no podía responder más preguntas, ya estaba siendo devorado por las panteras negras que se acercaban. Ahin, viendo cómo se alimentaban los animales, hizo una señal de “shoo” con las manos.

“Ash, toma a tus subordinados y vete.”

Ash, la líder del grupo, asintió. Pronto, los depredadores se habían dispersado entre la vegetación. Evelyn, apartando la mirada, murmuró.

“Si tiene 18 años, ella no es mucho más joven que yo o usted, Lord Ahin.”

No era solo un conejo, sino una mujer de 18 años. Meditó sobre lo que había dicho el capitán. Pero existía la posibilidad de que no fuera cierto.

“Es absurdo. ¿Una mujer-bestia que no se ha humanizado a pesar de haber alcanzado la mayoría de edad?”

“Bueno, ¿y tiene sentido que un conejo pueda entender el lenguaje continental o leer libros?”

Ahin, sonriendo, ató la espada ensangrentada a su cintura. Parecía muy tranquilo incluso después de escuchar la sorprendente información. Evelyn, frente a él, habló.

“Me parece que el señor estaba convencido desde el principio de que ella era un hombre-bestia liebre”.

“Algo así.”

“… ¿Por qué fingió no saber nada cuando dije que ella podía ser una mestiza?”

“Porque es gracioso verte errar.”

Evelyn no respondió, solo murmuraba para sí mismo. A pesar de tener el cuerpo de un conejo bebé, la idea de que Ahin estaba durmiendo en la misma cama que una mujer de la misma edad cruzó vagamente por su mente.

“Pero qué diablos…”

Mientras él estaba en su propio mundo, Ahin se sentó en una roca cercana. Evelyn, que no había notado las feromonas de Vivi, seguía pensando.

“Si realmente es incapaz de humanizarse a sí misma… No dejará de ser una mujer-bestia, pero tendrá que vivir como un conejo bebé por el resto de su vida.”

“Eso no está nada mal.”

Ahin, relajado, estiró las piernas como en una provocación.

“Pero mi Lord, ¿por qué?”

Evelyn, cuya frustración estaba al límite, fruncía el ceño. Ahin, que seguía sonriendo, aún parecía más serio que nunca.

“Evelyn.”

“¿Sí?”

La atmósfera se volvió helada en un segundo, tal vez porque se haría el punto principal. Al sentirlo, Evelyn esperó nerviosamente a que siguieran las palabras.

“La coneja…”

“Sí…”

“Cuando me voy a dormir junto a ella, quiero devorarla”.

“Oh, ya veo… Espera, ¿qué acaba de decir?”

Los hombros de Evelyn se hundieron. Al contrario de lo que esperaba, la declaración fue bastante abrupta.

“Oh, sí… increíble.”

Ahin, mirando vagamente, recordó las feromonas que sintió esa noche. Los conejos producían feromonas más fuertes cuando dormían que cuando estaban despiertos.

Un olor que sin duda fue producido por un hombre-bestia. El instinto que le decía que la devorara no había aparecido solo una o dos veces.

Además, presumiblemente, se sabía que las feromonas de los hombres-bestia liebre eran fuertes y estables durante muchos años.

[Ella es una aberración porque no se ha humanizado a pesar de haber alcanzado la mayoría de edad.]

La edad de dieciocho años fue inesperada, pero de cualquier manera, fue algo bueno. Si es un conejo con un rango limitado, es más fácil mantenerlo a la vista.

Quedaban todavía muchas dudas, pero era un problema que había que ir resolviendo poco a poco. Evelyn, que miraba fijamente a Ahin, que se lamía los labios sin darse cuenta, lo interrogó.

“Lord Ahin, por favor explique con más detalles.”

“Que irritante.”

“El señor es tan mezquino.”

Evelyn normalmente habría respondido con adulación. Sin embargo, esta vez la respuesta fue bastante irrespetuosa, lo que se sintió refrescante. Ahin, que se echó a reír, chasqueó los dedos.

“Ha pasado mucho tiempo desde que te persiguieron los lobos, ¿no es así?”

En ese momento, las panteras negras emergieron nuevamente de los arbustos. La aparición de tantas bestias hizo que la atmósfera se tensara.

“Ash, es hora del postre.”

Luego de recibir la orden, las panteras negras dieron muestras de ferocidad hacia Evelyn, gruñendo y mostrando sus colmillos.

Evelyn respondió con los brazos extendidos, tratando de escapar.

“Señores pantera, cálmense. Llevo mucho tiempo con ustedes, no digan que se olvidaran de mi cara. ¡Los conozco desde hace diez años!”

“Será mejor que le arranques esa boca ruidosa, Ash”.

“Lord Ahin, es tan cruel conmigo. Acabar con mi boca es lo mismo que acabar con mi vida… ¡Ah!”

Evelyn, que estaba acostumbrado a esta situación, salió corriendo lo más rápido que pudo. Fue una reacción rápida y automática, dejando su cabello negro todo revuelto. Ahin agitó su mano levemente y observó a Evelyn y las panteras negras, quienes comenzaron a jugar a las atrapadas.

 

***

 

[Voy a buscar algo para el almuerzo. Señorita, disfruta leyendo.]

El olor a papel viejo estaba en mi nariz. Cuando Meimi, que había colocado el libro en el atril de mármol, se fue, miré hacia la biblioteca donde estaba sentada, leyendo en el suelo.

Al igual que la mansión, la gran biblioteca era magnífica. Había tantos libros que no podía contar e innumerables estantes.

<Llega tarde otra vez.>

Habían pasado muchos días desde el incidente. Cada vez que Ahin llegaba a su habitación más tarde, mi día naturalmente se alargaba.

<Ayer también llegó tarde, ¿está ocupado estos días?>

Mirando al vacío, volví a concentrarme en el libro.

[La teoría de las feromonas.]

El libro, que le había dado la Señora Valence, había sido examinado de la cabeza a los pies. Los ojos que leyeron el libro permanecieron en el mismo lugar.

[En algunos casos, si las feromonas inherentes son demasiado fuertes, existe la teoría de que la humanización puede llevar más tiempo de lo habitual. Se ha registrado un caso en el que un hombre-bestia zorro con una feromona muy poderosa no experimentó su primera transformación hasta los cinco años.]

Moví y moví mis patas delanteras para pasar las páginas más rápido. Sin embargo, contrariamente a lo esperado, no hubo otra mención de este tema. Solo estas dos líneas.

<Si las feromonas son poderosas, ¿se puede retrasar la humanización?>

Fue la primera información sobre el tema que encontré, aun reuniendo todos los libros sobre feromonas que había leído. Cerrando los ojos por si acaso, me concentré en la energía que flotaba en mi cuerpo.

<Hnnng.>

Desafortunadamente, lejos de ser poderosa, la energía flotaba como algodón de azúcar en el viento.

El hombre-bestia zorro del libro se humanizó a los cinco años, cuando lo normal es antes de los tres… entonces, ¿podría ser mi caso algo similar? Sin embargo, sólo sabía por el registro de ese único caso, y le había sucedido al clan zorro…

<Vivi no lo sabe.>

Con el ceño fruncido, puse los ojos en blanco después de sentir una sensación extraña. Recientemente, el número de sirvientes desconocidos había aumentado en la mansión. Cuando hay un evento, parece que contratan personas adicionales para manejar el mayor servicio.

Sin embargo, una sirvienta en particular me estaba dando vueltas, fingiendo limpiar cosas inútiles, levantando jarrones y sacudiendo el mismo estante. Sentí su mirada sobre mí. Cuando nuestros ojos se encontraron, ella extendió la mano y sonrió torcidamente.

“Ven aquí…”

Tenía miedo porque su comportamiento era muy sospechoso.

<¡No subestimes la vigilancia de un conejo!>

Hasta ahora, los sirvientes de la mansión se habían acercado a mí con respeto, como si tuviera un alto estatus, debido a mi condición de “presa de Ahin.”

Pero no esta persona. Ella solo parecía mirarme.

Además, todos los sirvientes tienen un aura de pantera negra que no podía sentir en ella. Tan pronto como sintió mis sospechas, sus amables ojos cambiaron repentinamente.

<¡Argh!>

Sorprendida por su repentino intento de golpearme con un trapeador, rápidamente retrocedí. Se movió, dándole la espalda al caballero que custodiaba la biblioteca que estaba a la distancia.

Ella estaba bloqueando su vista perfectamente. No me vería sin importar lo lejos que girara aquí.

<No hay nadie más…>

A pesar de que Meimi podría regresar pronto, ya sería demasiado tarde, por lo que a excepción del caballero de guardia en la entrada, solo éramos yo y esta doncella en la gran biblioteca.

Traté de agitar mis patas delanteras hacia él para indicar una crisis, pero no había forma de que pudiera verme. Cuando la mano de la sirvienta voló hacia mí de nuevo, corrí hacia atrás para evitarla.

<¿Por qué estás persiguiendo a Vivi?>

Corriendo más profundamente en la biblioteca, miré hacia atrás y tragué saliva.

Afortunadamente, la velocidad de la sirvienta era lenta ya que no podía armar un escándalo o llamaría la atención del caballero. Además, mi pequeño tamaño fue ventajoso gracias a los pequeños espacios entre cada estante.

Creo que puedo correr de un estante a otro hasta llegar a la entrada. Mi rostro, interiormente aliviado, se sorprendió de inmediato.

<¿¡Pero qué es esto!?>

El cuerpo de la doncella comenzó a encogerse, acompañado de una luz. No pasó mucho tiempo antes de que apareciera un lobo marrón oscuro, que nunca debería haber estado aquí.

Mi corazón se hundió y estaba aterrorizado. La saliva goteaba de la boca ligeramente abierta del lobo.

<¡¿Por qué, por qué…?!>

¿Por qué hay un lobo aquí? Sus ojos definitivamente también eran rojos. “Grité” internamente a la nada, pero era solo una pregunta por la cuál no pude obtener una respuesta. Después de la transformación, el lobo, que ganó más movilidad, acortó la distancia entre nosotros en un instante.

<¿Es este un ataque del clan de hombres-bestia lobo?>

Hubo muchos conflictos entre el territorio de las panteras negras y el territorio de los lobos. Los lobos eran muy codiciosos por invadir y robar otros territorios.

Una voz de miedo resonó en mi cabeza. Mis pies, que habían estado corriendo salvajemente, crujían y frenaban. El aire fresco de la noche enfrió mi cuerpo sudoroso.

<Oh, no.>

Un balcón. En frente de mí, había un callejón sin salida, mostrando que no podía ir más adelante. La loba también se acercó lentamente, como si ya hubiera ganado.

Había corrido mucho, y estaba totalmente sin aliento. Yo tampoco podía tener miedo. Dudando, retrocedí hasta que mi espalda tocó el hierro del porche.

Ah… atrapada entre las barras de hierro decorativas, miré al lobo con ojos temblorosos. Débiles temblores se extendieron por mi cuerpo como olas.

“… ¿Vivi?”

Una voz profunda y distante hizo que mis ojos y los ojos del lobo temblaran al mismo tiempo.

 

Anterior          Tabla         Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: