Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 011

Capítulo 11

La Señora Valence me lo había dicho.

[No podremos tomar té estos días porque mi agenda está muy ocupada.]

La mansión ha estado muy tumultuosa últimamente, ¿tiene algo que ver?

Mientras caminaba por el pasillo, llevada por Meimi, estaba feliz de encontrarme con ella por coincidencia. No la había visto en 3 días.

<¡Señora Valence!>

“Oh, nunca te había saludado así antes.”

Estaba acariciando mi barbilla cuando de repente recordé lo que había pasado anoche.

La Señora Valence, quien inmediatamente se dio cuenta de que yo tenía feromonas, podría darme un consejo. A diferencia de mí, que solo podía obtener información a través de libros y escuchando las conversaciones de los sirvientes de la mansión, ella debe estar bien informada.

Con esperanza, salté al suelo, saltando de los brazos de Meimi, y miré a la Señora Valence, preguntándome cómo le preguntaría. Fue complicado.

Anoche tuve dolor de cabeza y náuseas después de que Ahin me mordió en el cuello. Luego, al amanecer, tuve una visión fantástica donde tenía un brazo humano. ¿Cómo puedo explicarle esto a ella…?

<…¿Escribiendo…?>

Imposible. Estaba exhausta solo de escribir la palabra ‘Vivi’, y sería imposible aquí, en medio del pasillo. Con una cara sombría, me acerqué al dobladillo de su vestido rojo.

“¿Bebé?”

Cuando se dieron cuenta de que iba a empezar algo, Valence y Meimi se acercaron. Cuando vi que me miraban, me paré sobre dos piernas, abrí la boca y señalé la nuca.

<Y así fue como Ahin mordió a Vivi en la nuca.>

¿Entendió mis gestos? A primera vista, la Señora Valence parecía ser comprensiva. Decidí continuar.

Animada, la siguiente parte se sintió más simple. Me acosté boca arriba y me froté el pecho y el estómago.

<Y así fue como me sentí mal del estómago y enferma.>

Los ojos rojos de la Señora Valence, que me observaba atentamente, por un segundo parecieron los ojos de mi enemigo.

No sé si logré transmitir el mensaje… Pero luego asintió con una expresión de confianza. Un momento después, la Señora Valence chasqueó los dedos y ordenó.

“Ella no comió lo suficiente en el almuerzo. Meimi, informa al chef y trae el heno que ordené importado del este.”

Por un momento, el rostro inexpresivo de Memi tomó una expresión dura. Me entristeció que no me entendiera a pesar de que estábamos juntas todo el tiempo… Pronto, Meimi, que había estado en silencio hasta ese momento, respondió con una voz solemne.

“Sí, señora.”

¡Esto no es lo que quería! Mientras me acomodaba con el corazón apesadumbrado, los labios de la Señora Valence se curvaron. Era la misma hermosa sonrisa de siempre.

<Parece muy complacida…>

Ella debe haber estado pensando que era bueno tener el problema resuelto de inmediato.

Después de que ella se fue, volví a los brazos de Meimi. Al ser cargada, miré por la ventana con nostalgia. A diferencia de las nubes oscuras en lo alto, afuera estaba brillante y soleado.

<Es un hermoso día…>

Haaa, no pude evitar suspirar. ¿Era mucho pedir poder transmitir un mensaje complejo con ese cuerpo de conejo? Fue un día en el que estaba particularmente resentida con mis patas peludas.

 

***

 

El atardecer tiñó el cielo mientras se invadía la frontera territorial. Los hombres-bestia liebres con máscaras negras habían entrado en el territorio de las panteras negras.

Se miraron mientras caminaban entre la vegetación. En algún lugar deben estar los restos o huesos de los caballeros.

“Eso es…”

El capitán que los dirigía sintió que se le revolvía el estómago. Esos caballeros, sus compañeros, habían ido a una misión y nunca regresaron. Probablemente habían sido asesinados por panteras negras salvajes allí mismo.

“…Es extraño.”

Los ojos del capitán, escaneando los alrededores en busca de fragmentos de huesos, se volvieron curiosos. No eran lo suficientemente débiles como para perder ante panteras normales. Además, no hubo confirmación de la muerte de la coneja.

“Invasores, una vez más.”

Los hombres-bestia liebre inmediatamente se volvieron hacia la voz detrás de él. Estaban Ahin y Evelyn, acompañados de varias panteras negras normales.

“¿Quién eres tú?”

“Eso es lo que quiero preguntar.”

Los ojos de los hombres, que miraban a Ahin, que sonreía refrescantemente, temblaron con fuerza. La atmósfera que rodea a estos dos hombres-bestia…

Debido a que están rodeados de panteras negras, deberían pertenecer a ese clan. Además, deben haber sido poderosos, ya que habían ocultado perfectamente su presencia sin que nadie los notara hasta que hablaron.

“No puede ser…”

El capitán recordó la ausencia de huesos. Masticar incluso los huesos de sus víctimas era el sello distintivo de las panteras negras. Un sudor frío le corría por la espalda.

Pronto, el capitán miró hacia arriba y vio que Evelyn y Ahin sostenían espadas.

“¿Estás buscando un conejo, por casualidad?”

El capitán se estremeció ante la pregunta de Ahin.

“La llevé a mi casa.”

¿Qué quiso decir con “llevarla a casa”? Los hombres-bestia liebre estaban preocupados. La familia Labian la quería muerta, pero eso significaba que sobrevivió.

Las panteras negras rechinaron los dientes y Ahin y Evelyn apuntaron con sus espadas.

“¿Viniste a tratar de recuperarla?”

Ahin, acariciando las espaldas de las panteras que gruñían, sonrió. Tal vez porque la sonrisa era tan hermosa, uno de los hombres-bestia liebre habló.

“¿La estás protegiendo?”

“Bueno, la llevé a casa. No puedo dársela a gente tan sospechosa como tú. La coneja ya ha sido designada como mi refrigerio de emergencia, así que déjala”.

Al absurdo discurso de Ahin le siguió un largo silencio. Comparado con el extraño contenido de las palabras, su expresión era muy seria.

“La coneja…”

“¿Refrigerio de emergencia…?”

Los hombres-bestia liebre se miraron entre ellos… Además, refrigerio de emergencia… El capitán, que tardó un poco en entender las palabras, preguntó confundido.

“El refrigerio … No, quiero decir, ¿entonces la coneja aún no está muerta?”

“No hables de su muerte. Justo esta mañana, estaba llena de vida, pateando a Evelyn en la cara”.

Si la llama refrigerio de emergencia, ¿por qué les pide que no hablen de la muerte? Las bocas de los hombres-bestia colgaban. El ambiente se volvió cada vez más extraño y Ahin, lamiéndose los labios, miró a Evelyn.

“Evelyn, ¿qué piensas de estos hombres?”

Habló como si los hombres-bestia liebre no pudieran oír. Evelyn permaneció inexpresivo y puso sus manos detrás de su espalda.

“Bueno, creo que es imperdonable que estén codiciando el refrigerio de emergencia de Lord Ahin, la Señorita Liebre”.

“Tantas palabras innecesarias.”

“Bueno, por si acaso, le advierto al señor que podrían intentar secuestrarla”.

“Es por eso que personalmente vine a matarlos”.

Era una conversación demasiado aterradora para ser una broma. Mientras Ahin y Evelyn hablaban, los hombres cuyas vidas y muertes estaban siendo discutidas se miraron.

“¿Qué haremos, capitán?”

“Será mejor que nos retiremos.”

“¿Después de que hayamos recorrido todo este camino?”

“Deben ser muy poderosos porque no podíamos sentir su presencia. Volvamos al territorio de las liebres. Prepárense para dispersarse.”

Esa conversación incómoda entre las panteras debe haber sido algún tipo de truco.

Lo mejor era volver a la mansión de Labian e informar de lo que se había descubierto. Los hombres, analizando sus rutas de escape, se dispusieron a correr, y en ese momento, una extraña feromona se pudo sentir en el aire.

“Glup.”

Sintieron como si sus cuerpos se hubieran convertido en algodón mojado. Cuando se dieron cuenta de que era el efecto de la feromona de un depredador, intentaron liberar sus propias feromonas, pero no fue suficiente.

Pff.

Todo sucedió muy rápido. Uno por uno, los cuerpos caían al suelo debido a la capacidad de aturdimiento.

“Gahh-”

Eventualmente, el último hombre-bestia liebre cayó, trepando al suelo. Ahin, al ver a todos caídos, asintió hacia las panteras.

“Buen provecho.”

Tan pronto como escucharon esto, los animales corrieron, mostrando sus largos colmillos.

“¡Arrrgh!”

“¡Puaj!”

La sangre fluía como un río rojo en la hierba. Ahin, acercándose, desenvainó su espada. Se acercó al capitán del grupo, apuntándole con su espada.

“Te voy a hacer algunas preguntas. ¿Has venido a recuperar a la coneja?”

“Ah…”

El capitán tembló, mirando fijamente la hoja. no pudo conseguir moverse y sentía que su voz también estaba fallando.

“Oh, no te equivoques, no puedes escapar”.

Ahin, mirando hacia la mansión, sonrió. Evelyn, que había notado la sonrisa en medio del baño de sangre, habló.

“Lord Ahin, parece un villano”.

“Cállate.”

“Sí, señor.”

Ahin, después de silenciar a Evelyn, miró al capitán, que se había desmayado. Demasiadas feromonas.

Estaba a punto de echar espuma por la boca.

Ahin lo agarró por el cuello y lanzó más feromonas al aire. El capitán abrió los ojos.

“Ah, ahh…”

“Quiero hacerte una pregunta sobre el conejo”.

“Qué…?”

“¿Es ella un conejo normal o un hombre-bestia?”

La punta de la espada tocó la insignia del capitán en el pecho del hombre, cortándolo.

Su piel estaba expuesta al aire frío y apretó los labios. Después de verlo dudar durante mucho tiempo, Ahin suspiró.

“Si no quieres hablar, no hay nada que pueda hacer.”

En un segundo, la punta de la espada se incrustó en el muslo del hombre. Gritó al registrar el dolor.

“¡Aaargh!”

“¿Tal vez ahora te has despertado un poco más?”

La sangre comenzó a fluir cuando la espada fue retirada. El capitán palideció. Su lógica se desvaneció ante el dolor, levantó los brazos y gritó.

“¡Diré! ¡Te diré todo lo que quieras!”

La espada, que se dirigía al cuello del hombre, se detuvo. Ahin sonrió sin emoción y el capitán abrió la boca a toda prisa.

“L-la coneja, ella es una mujer-bestia.”

Ya lo había adivinado, pero ahora que estaba confirmado, la sonrisa desapareció de la boca de Ahin. La espada volvió al cuello del hombre.

“Ella no volvió a su forma humana. ¿Es un bebé?”

A pesar de preguntar, Ahin sabía que era imposible. Un bebé que no solo entendía y leía perfectamente el idioma del continente, sino que también tenía mucho conocimiento común de un hombre-bestia. Cuando ella conoció a Valence, él se sorprendió al verla usar su pata delantera para saludar.

El capitán miró a Ahin, que volvía a sonreír para sus adentros, y siguió hablando.

“N-no, ya tiene dieciocho años”.

“¿Tiene ella dieciocho?”

“…Ella es una aberración que, mismo después de haber alcanzado la mayoría de edad, no pasó por el proceso de humanización.”

 

Anterior           Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: