Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 015

Capítulo 15

Por la aparición de esa persona desconocida, me escondí detrás de Meimi. No era alguien que estuviera entre los sirvientes que solía ver en la mansión. Entonces Meimi, acariciándome con su mano, explicó.

“Él es Wolfes, es el estilista exclusivo de la familia Grace.”

“Es un placer conocerla, Señorita Liebre. He estado deseando conocerle~”

Mientras se presentaba, Wolfes me ofreció su dedo índice. Mis ojos temblorosos se movieron entre el dedo y la cara de Wolfes.

Con los ojos rojos y el cabello rojo recogido en una cola de caballo, se veía agradable. Sin embargo, si había algo que señalar, sería que su personalidad parecía demasiado colorida.

<Debo estar pensando demasiado.>

Recordando que todas las panteras negras en esta mansión tenían una personalidad fuerte, estiré mi pata delantera para responder al “apretón de manos”. Wolfes, con los ojos brillantes, se tapó la boca con las manos.

“¡Oh Dios mio! Escuché rumores de que era un conejo genio, pero verlo en persona… ¡Es realmente impresionante~!”

Luego siguieron 5 minutos de elogios que nunca terminaron. Tuve que escuchar su voz emocionada durante mucho tiempo. Meimi me susurró.

“El señor Wolfes es muy hablador.”

Creo que el volumen de la voz es peor que el número de palabras. Mis oídos duelen. Aunque deseaba que se fuera, él parecía cada vez más cómodo en la habitación de Ahin.

<Pero, ¿qué hace un estilista aquí?>

Ahin ya se había ido al baile hace mucho tiempo, vistiendo un traje negro.

Mientras observaba, con curiosidad, Wolfes sacó una caja misteriosa y la abrió.

“La pareja de Lord Ahin para la fiesta de hoy será la Señorita Liebre. No pude preparar muchas cosas porque no tenía mucho tiempo, pero preparé algunos accesorios~”

Esas palabras fueron tan increíbles que mi boca se abrió. Un noble asistiría a un baile con un conejo como pareja. ¿Eso tiene sentido?

Miré hacia atrás esperando que fuera una broma, pero Meimi asintió en silencio. Hizo una señal indicando que le habían ordenado guardar silencio.

“Recibí las instrucciones esta mañana. Lord Ahin dijo que sería divertido si no lo supieras.”

Hablando en serio. ¿Todas las panteras negras están locas? Mirándolos con reproche, los dos frente a mí parecían locos.

“Solo hago lo que ordena la familia.”

“Lord Ahin dijo que seguramente la Señorita Liebre querría ver el baile por sí misma. ¡El salón de baile de la mansión Grace está magnífico y espléndidamente decorado!~”

Meimi y Wolfes se turnaron para dar excusas. La cosa es que tenían un jefe que estaba tan loco que tuvieron que disculparse. De alguna manera me provocaron un sentimiento de lástima.

 

***

 

“Oh, esa cinta no se destaca porque su pelaje es tan brillante~”

Había pasado más de una hora desde que me probé un accesorio tras otro. Todavía no satisfecho, Wolfes sacó otra cinta de la caja.

“Hmmm~”

No me sentía mal, ya que era la primera vez que usaba accesorios. Sería bueno si no fuera por la voz súper fuerte y emocionada en mis oídos.

“¡Oh, la corona se vería divina! Es el complemento perfecto para expresar un aire imperial. ¿No crees, Meimi?~”

Meimi, esperando a mi lado, asintió sin decir nada. Era el mayor cumplido para una mujer silenciosa como ella.

¿Quizás estará bien? Me rasqué la cabeza con la pata delantera, sintiéndome avergonzada de repente.

“La familia Grace organiza bailes cada semestre. Siempre preparo los trajes de Lord Ahin, pero él no muestra ningún interés, lo que me deja devastado~”

Además, a diferencia de Meimi, recibí toneladas de información nueva gracias a Wolfes, el parlanchín. Continuó hablando mientras me ataba una tela con aroma a flores.

“Los invitados suelen ser de clanes aliados, como leones y osos~”

Esto significa que el baile de hoy sería grande, con la presencia no solo de los hombres-bestia pantera negra, sino también de otros territorios.

“Y los invitados del clan león incluso se quedaran en la mansión para el baile~”

Parece que algunos clanes de herbívoros también habían sido invitados, pero la gran mayoría se había negado. Los entiendo bien. Venir voluntariamente a la guarida de los depredadores…

Naturalmente, las alianzas entre clanes de herbívoros eran con otros clanes de herbívoros, y lo mismo ocurría con los depredadores. Siendo una herbívora, se me puso la piel de gallina cuando lo escuché mencionar los clanes de leones y osos.

“Oh, y tal vez asistan algunos nobles del clan de las hienas. Pero no estoy seguro~”

Cuanto más escuchaba, más pensaba que este baile no era el lugar para mí. Salté de las manos de Wolfes y corrí por la cama, tratando de escapar. Wolfes, sin entender cómo yo me sentía, aplaudió con entusiasmo.

“¡Oh, no puedo creer que esté tan emocionada de asistir! ¡La Señorita Liebre debe estar llena de anticipación por el baile!”

<¡¡No es nada de eso!!>

Mientras buscaba un hueco para escapar, la puerta del dormitorio se abrió y escuché una voz familiar. Dejé de correr inmediatamente y me acosté en el suelo cuando escuché el sonido de pasos firmes.

“Buenas noches, señor Evelyn~”

“¿Y la Señorita Liebre?”

“Ella estaba saltando de alegría en la cama hace un momento… ¡Oh, Dios, Señorita Liebre!?”

Wolfes gritó en voz alta, sorprendido por mi pose de cadáver. Entonces Evelyn lo tranquilizó con su voz sin emociones.

“En estos días, cada vez que me ve, se hace la muerta, tal vez porque me odia tanto. Señorita Liebre, este Evelyn está mortalmente herido. Justo cuando me ofrecí a escoltarla al baile…”

Como era de esperar, tan pronto como apareció, comenzó a decir cosas que me irritaron. ¿Qué quieres decir con escolta? Acostada boca abajo, con las cuatro patas extendidas, solo esperaba que Evelyn se fuera para siempre.

Pero, al contrario de lo que quería, escuché que alguien se acercaba. Un momento después, escuché una voz sin emociones justo a mi lado.

“Señorita Liebre, si no se despierta, la llevaré allí. Ven, entra en mi boca. Ah-”

Un colmillo brilló mientras miraba a Evelyn con la boca abierta muy cerca. Una vista horrenda que, naturalmente, me petrificó.

<¡E….eeek!!>

No pude soportarlo más, así que salté y lo golpeé en la mejilla con mi pata trasera. Se sentó al lado de la cama por impulso y fingió estar herido.

“¿Cómo puede ser tan brutal y violenta?”

Parecía inocente con la mano sobre la mejilla. Pero lo conocía demasiado para creerlo. Evelyn agarró mi pata trasera.

“Esa velocidad y fuerza… Es la sangre de una luchadora.”

<¡Qué irritante…!>

Verlo decir eso sin ninguna expresión en su rostro me enojó mucho. Ahin sostuvo mis patas hace unos días, y ahora su sirviente hace lo mismo.

Como pensé, realmente odio a las panteras negras.

 

***

 

Sintiéndome frustrada, saqué la cabeza del bolsillo de Ahin. Ya estaba acostumbrada a que la llevaran en los bolsillos.

Mientras miraba a mi alrededor, vi a Evelyn, que nos seguía. La ira de antes aún no se había ido.

“Lord Ahin, la Señorita Liebre me está mirando con ojos saltones”.

“Vivi, mírame también.”

Desearía que estos dos simplemente se callaran. Molesta, me di la vuelta. Cuando respiré hondo, pude ver mejor dónde estaba.

El camino al salón de baile era diferente. Lo había visto antes durante mis paseos por la mansión, pero hoy se sentía como un lugar totalmente desconocido. La situación actual era absurda, pero estaba ansiosa porque era la primera vez en mi vida que iba a un baile.

Pero si Ahin dice que soy su pareja, ¿qué va a pasar? Estaba perdida en mis pensamientos cuando de repente me pregunté si la Señora Valence estaría allí. ¿No tendrá ella una pareja, siendo la líder del clan?

Ahora que lo pienso, nunca he visto al padre de Ahin desde que llegué a la mansión. Pensando que tal vez había muerto, saqué la cabeza del bolsillo de Ahin y lo miré con una expresión triste.

“¿Vivi?”

El territorio de los depredadores es un lugar tan peligroso que no sería extraño que alguien muriera. Me sentí triste al imaginar el dolor de tener un padre cariñoso y perderlo. Obviamente, Ahin me miró con la cabeza ladeada, sin entender mis intenciones en lo más mínimo.

“¿Que pasó?”

“Creo que le está azotando con los ojos para que vaya más rápido, como su montura, mi Lord”.

Señalándolo con mi pata, ordené:

<Evelyn, cállate.>

Se acarició la barbilla con orgullo.

“¡Oh, esto es nuevo! ¡Está aprendiendo a mandarnos!”

Oh, si sigo interactuando con él, estaría muerta de estrés. Cuando respiré hondo para calmarme, Evelyn hizo una pregunta.

“Lord Ahin, ¿puedo preguntar por qué eligió traer a la Señorita Liebre como su pareja del baile?”

No puedo creer que finalmente haya preguntado algo normal. Yo también quería saber, así que presté atención. ¿Por qué alguien designaría a un conejo en medio de tantas mujeres-bestia humanizadas? Parecía incomprensible, incluso para Evelyn.

“Si tengo una pareja, puedo negarme a bailar con los demás”.

Es una respuesta que tiene sentido, pero al final, para llegar a ese objetivo, va a desempeñar un papel extraño. Evelyn y yo, al darnos cuenta de esto, le dimos una mirada de desaprobación al mismo tiempo. Era la primera vez que estábamos sincronizados.

Luego llegamos frente a la entrada del salón, que estaba tan ornamentado que era difícil de describir. La puerta, cubierta de terciopelo rojo, estaba decorada con tantas joyas enormes que me pregunté si sería demasiado pesada para abrir.

A diferencia del territorio de las liebres, donde abunda la agricultura, el territorio de las panteras negras era rico en minerales. Había oído hablar de eso, pero cuando vi la puerta, lo entendí.

“Por favor, entre, mi Lord.”

El caballero, al reconocer a Ahin, abrió inmediatamente la puerta sin pedir identificación a los invitados.

Tan pronto como se expuso el interior de la sala, vi innumerables candelabros y hombres-bestia vestidos de gala. Mientras observaba la escena, cierto olor golpeó mi nariz y me quedé petrificada.

[Oye, ¿lo sabías? Escuché que el joven maestro de la familia Gretta pidió acompañar a la cuarta joven señorita de nuestra familia Labian]

[Ah, ¿lo juras? ¿Para donde?]

[¿Dónde más? Estoy hablando del baile de cumpleaños del Lord el próximo mes.]

Recordando las conversaciones que había escuchado de las sirvientas sobre los bailes en el pasado, tuve la impresión de que los bailes no eran solo un lugar para socializar, sino uno donde la gente venía a buscar pareja.

Es por eso que pude sentir que casi todos aquí están emitiendo feromonas, además de poner ropa elegante.

Las feromonas también se pueden utilizar para atraer parejas sexuales. Así que el olor que percibí en ese momento no era diferente del que percibí en mi habitación cuando los sirvientes invadían la habitación por la noche. Tan pronto como me di cuenta de eso, mi corazón comenzó a doler como en ese entonces.

 

Anterior            Tabla          Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: