Saltar al contenido
I'm Reading A Book

SSUMPMHETL – Libro 1 – Cap 6

La Srta. Jeremie se dio cuenta de que la situación se había vuelto mucho más molesta de lo que había previsto originalmente.
Abigail se había comido el plato que se suponía que era para Blanche, algo que la señorita Jeremie no había visto venir en absoluto.
Según los sirvientes, antes de desmayarse, Abigail había dicho cosas extrañas por la nuez moscada.
Afortunadamente, nadie sospechaba que la señorita Jeremie fuera la culpable. De hecho, toda la culpa fue para
el cocinero. Incluso había oído que el hombre iba a ser ejecutado por esto.
Bueno, eso no era su problema.

‘La Princesa Blanche debería haberse comido eso’
La señorita Jeremie se mordió las uñas.
Si Blanche hubiera consumido la nuez moscada y hubiera mostrado anomalías, toda la culpa habría sido para Abigail. Pero Abigail fue quien terminó comiéndosela, frustrando así el plan de la señorita Jeremie en un instante.
Mientras dejaba escapar un pequeño suspiro, escuchó que alguien tocaba y entraba en la habitación.
Era su sirvienta.

“¿Qué quieres?”
“Um, bueno… la señorita Abigail te está buscando”

¿Abigail? La señorita Jeremie se estremeció un poco, pero se calmó inmediatamente.
‘No puede ser por la nuez moscada. Esa estúpida mujer no sabía nada. De hecho, la ira de esa mujer debería estar completamente dirigida al chef en este momento’

“Muy bien, estaré allí pronto”
La señorita Jeremie se dirigió a la habitación de Abigail. Una vez dentro, ella fue saludada con la vista de Abigail sentada en el sofá.

La mujer no parecía enferma en absoluto. De hecho, tenía un aura de Reina sobre ella.
Lentamente volvió la cabeza para mirar a la señorita Jeremie. Cuándo sus ojos se encontraron, la señorita Jeremie se dio cuenta de que algo andaba mal.
El aire estaba viciado. Era un día brillante y soleado, pero se sentía increíblemente oscuro. La señorita Jeremie se sintió como si se estuviera asfixiando.
Abigail era una mujer que ya tenía un rostro aterrador, pero estaba a otro nivel hoy. Pura maldad brotó de todo el cuerpo de la Reina. La señorita Jeremie sintió que podría desmayarse por la mirada venenosa en los ojos de Abigail. Apenas mantuvo la calma mientras se dirigía a la Reina.

“¿Escuché que me estaba buscando?”
“¿Sabes por qué te he llamado aquí?”
La señorita Jeremie fingió ignorancia con una leve sonrisa.
“No, no lo sé”
“Sé que trataste de poner nuez moscada en la comida de Blanche”

La señorita Jeremie sintió como si esas palabras le hubieran apuñalado el corazón. Su rostro sonriente se cayó a pedazos en un instante.
‘¿Cómo esta mujer…?’
No, Abigail tiene que haber estado poniéndola a prueba. Si ella actuaba como culpable ahora, Abigail terminaría ganando, por lo que actuó como si fuera inocente.

“No lo entiendo, Su Majestad. Sé que podría albergar mala voluntad hacia mí, pero tratar de convertirme en una criminal es un poco excesivo”
La señorita Jeremie habló, su tono y expresión eran exactamente los de una persona agraviada. Su actuación fue perfecta, lo suficientemente buena como para hacer creer a casi todo el mundo que la señorita Jeremie realmente estaba siendo incriminada.
Pero Abigail no se inmutó en absoluto. De hecho, cuanto más trató de fingir ignorancia la señorita Jeremie, más furiosa se puso.

“Clara, trae a esa niña”
Clara asintió y trajo a alguien de otra habitación.
Los ojos de la señorita Jeremie se agrandaron cuando vio quién era: fue la criada a quien se le había encomendado llevar la comida al comedor ese día.
El rostro de la pobre doncella se había puesto completamente pálido.
‘¿Entonces esa chica me traicionó?’
La Señorita Jeremie quería arrancarle el pelo a esa mujer de inmediato, pero empleó paciencia y mantuvo su voz al mismo tono.

“¿Quien es esta mujer?”
“Tú, de todas las personas, deberías saber mejor quién es ella. Es la sirvienta que estaba a tu lado cuando estabas agregando la nuez moscada”
” No conozco a esa mujer. ¿De verdad no está satisfecha después de echarme de mi anterior posición, incluso para ponerme una acusación tan falsa?”

Los ojos de la señorita Jeremie se llenaron de lágrimas. Esa pobre criada estaba temblando, pero ¿qué le importaba eso a ella? Tenía que fingir ignorancia hasta el final.
De todos modos, no había evidencia física. Viendo que Abigail no parecía haberle informado de esto a Sabelian, la estúpida Reina probablemente no estaba segura tampoco.
La señorita Jeremie derramó lágrimas silenciosas mientras Abigail miraba, antes de que la Reina ordenara a las doncellas en la habitación que se fueran.

“Señorita Jeremie”
Abigail se dirigió lentamente hacia la señorita Jeremie. La señorita Jeremie retrocedió con miedo.
De la nada, recordó las veces que había intentado salir a cazar con los hombres. Durante esas cacerías, los perros de caza solían regresar con patos o conejos en la boca. ¿Por qué estaba recordando esto ahora? ¿Y por qué Abigail le recordó de repente a esos perros de caza, con la boca teñida de rojo sangre?

“Me pregunto si seguirás diciendo mentiras incluso después de ver esto”
Abigail sacó algo de detrás de ella. Era un pequeño joyero. Cuando abrió la caja, la señorita Jeremie vio un pequeño
espejo.
Justo cuando la señorita Jeremie se preguntaba qué demonios estaba tratando de hacer esta mujer, ella escuchó una voz familiar que venía del interior del espejo.

[Solo estoy tratando de que todo vuelva a ser como era en el pasado]
Era su propia voz. Cuando se miró en el espejo, vio la escena de ella hablando con una sirvienta.
El espejo mostraba un lugar diferente a la habitación en la que ella y la Reina se encontraban actualmente: era el pasillo que conectaba la cocina con el comedor.
El espejo claramente representaba como la señorita Jeremie revisó la comida y luego sacó una botella de vidrio. Su rostro en el reflejo mientras ella espolvoreaba la nuez moscada sobre la comida lucía una sonrisa feroz. La señorita Jeremie, al ver esto, sintió que toda la sangre se escurría de su cara.

[Dale esto a la Princesa. Dado que es una porción más pequeña, debería poder distinguirla mucho más fácilmente]
Era descaradamente obvio que el objetivo de la señorita Jeremie no era otro que la Princesa. La caja se cerró con un pequeño clic.

“Dígame si tiene algo que decir, señorita Jeremie” ronroneó Abigail.
La señorita Jeremie sabía que la señorita Abigail tenía la costumbre de coleccionar herramientas mágicas, pero pensar que tenía algo como esto….
Ahora ya no era el momento de actuar arrogante o fanfarronear. Ella se arrodilló frente a Abigail y suplicó con voz desesperada.
“Por favor, perdóneme, Su Majestad. Yo solo… quería recuperar mi lugar como niñera. Solo quería que la Princesa Blanche experimentara un pequeño problema…”
“¿Un pequeño problema?”
Abigail se agachó para mirar a la señorita Jeremie directamente a los ojos. Ella se acerco y agarró la mandíbula de la señorita Jeremie, su agarre era casi lo suficientemente fuerte como para aplastar la boca de la mujer.

“¿Dijiste ‘un pequeño problema’, justo ahora?”
Los ojos de Abigail estaban llenos de odio, su mano apretando con rabia.
La señorita Jeremie sintió que la mujer estaba a punto de matarla y sintió que le temblaban las piernas de miedo. “Yo-yo solo quería que se sintiera un poco mareada. ¡Uf, Su Majestad, duele!”
“¿Duele? ¿Solo por esto? Blanche casi muere”
Abigail apretó los dientes. Ella le parecía un demonio a la señorita Jeremie, un demonio que iba a destrozarla pieza por pieza.
“Fue suficiente para hacer que yo, una adulta, me desmayase por completo. ¿De verdad pensaste que Blanche solo se desmayaría si comía ese filete?”

La señorita Jeremie sintió que el corazón le daba un vuelco.
Recordó haber hablado con el comerciante de medicina cuando había comprado la nuez moscada. Ella había pedido una dosis lo suficientemente fuerte como para hacer que una persona se desmayase, pero no le había dicho al comerciante de medicinas a quien estaba tratando de alimentar con la especia.
El comerciante de medicinas obviamente pensó que estaba preguntando por un adulto. Él no pensó ni por un momento que ella se lo iba a dar a una niña.

“En realidad estaba sintiendo un poco de lástima por ti. Después de todo, has cuidado de Blanche durante años, pero yo simplemente me escabullí y me llevé a la niña. Es comprensible si me odias un poco”
Sus ojos violetas brillaban con una luz peligrosa, como la de una bestia. Su voz era aguda, como vidrio roto apuñalando el cuerpo de la señorita Jeremie.
“En realidad, te habría perdonado si hubieras apuntado a mí desde el principio. Pero, ¿cómo podrías siquiera pensar en dañar a una niña que has estado cuidando durante 10 años seguidos?”
“Yo-yo, solo pensé que la Princesa Blanche tendría un dolor de estómago leve…”
“¿Dolor de estómago? ¿Entonces crees que un dolor de estómago está bien? ¡Me dijiste que la criaste como tu hija!”

La furia de Abigail era como un volcán, dejando a la señorita Jeremie sin nada que decir. Ella sintió su cuerpo ardiendo, parada cerca de la Reina.
El dolor del apretón aplastante de la Reina sobre su mandíbula había desaparecido hacía mucho tiempo, eclipsada por completo por el miedo abrumador que ahora sentía.
Abigail se fijó en la señorita Jeremie con una mirada gélida durante un minuto, antes de tirarla al suelo con disgusto.

“Te voy a dar tres opciones”
‘¿Tres?’
La señorita Jeremie miró a Abigail con ojos sin vida. Abigail continuó, levantando su dedo índice hacia arriba.

“Primero, confiesa a Sabelian”
No había forma de que pudiera. Sabelian era famoso por ser despiadado y de sangre fría. Incluso aunque era prima del Duque Stork, estaba segura de que la matarían si confesaba. Ignorando este pequeño detalle completamente, Abigail levantó su dedo medio.

“En segundo lugar, yo le cuento al Rey lo que pasó”
La señorita Jeremie quería quejarse. ¿Qué tan diferente era esto en comparación con la primera opción? Ella todavía tendría que enfrentar las repercusiones de sus acciones.
Pero no importa cuánto quisiera, no podía quejarse, no en su posición actual.
En cambio, esbozó una sonrisa servil.

“¿Tercero?”
Abigail retiró los dedos levantados. Levantó el pulgar y luego se lo pasó por el cuello en forma de movimiento de corte rápido que no dejó nada a la imaginación.
“Tercero. Mueres por mis manos. Justo aquí y ahora”

La señorita Jeremie no podía respirar.
Ahora era completamente capaz de comprender cómo se sentía una presa ante un depredador. Abigail, para ella, se veía como un juez salido directamente de las profundidades del infierno.
Esta mujer era el diablo, no había otra forma de explicarlo. ¿De qué otra manera Abigail era capaz de liberar un aura de tal malevolencia? La señorita Jeremie no podía hablar, ya que todo su cuerpo temblaba.

Abigail miró en silencio a la mujer petrificada, antes de dar el golpe de gracia.
“Ahora. ¿Qué vas a hacer?”
Ni siquiera podía pensar, y mucho menos atreverse, a pedirle otra opción a Abigail. Se sentía como si estuviera a punto de morir por la misma presión.

***

“Señorita Abigail, ¿ha oído? La señorita Jeremie fue encarcelada”
Clara hablaba casi como si estuviera revelando algo de sumo secreto. Aunque, obviamente, yo sabía todo eso desde el principio.

La señorita Jeremie eligió la primera de las tres opciones que le di. Después de todo, entregarse le daría un castigo más leve, en teoría.
Sin embargo, Sabelian todavía la condenó a muerte. Él le dió la elección de muerte por ahorcamiento o muerte por guillotina.
Bueno, ella no terminó muriendo al final. Acababa de ir a la cárcel. Todo gracias a Blanche.

Traté de ocultar la verdad para que Blanche no se viera tan afectada por la conmoción. Pero a pesar de mi mejor esfuerzo, no pude evitar que los rumores se extendieran dentro del Palacio, y la niña terminó descubriendo sobre lo que pasó.
Blanche lloró todo el día cuando escuchó que la señorita Jeremie iba a morir. Ella le pidió a Millard que enviara un
mensaje al Rey, rogándole que no matara a la señorita Jeremie por sus crímenes.
Después de todo, no importa cómo de mala persona fuera la señorita Jeremie, ella cuidó de Blanche durante 10 años.

Sabelian decidió castigar a la mujer por los medios habituales tras recibir ese mensaje.
Honestamente, era la primera vez que escuchaba de él haciendo algo como esto. El hecho de que la solicitud viniera de su hija debía haber tenido más peso a sus ojos. Parecía que Sabelian, también, estaba cambiando, poco a poco.

Dado que la señorita Jeremie estaba en prisión, no debería haber forma de que pudiera volver a herir a Blanche.
Incluso grabé la escena en la que le ordenó a una criada que escondiera nuez moscada en mi habitación.
Podía ser útil en el futuro.
Si intentaba meterse con Blanche de nuevo, entonces realmente no me quedaría quieta.

“Hablando de eso, ¿el chef entonces recuperó su trabajo?”
“Sí. Ahora está de vuelta en la cocina”
“Eso es bueno”
Phew, incluso el chef lo consiguió. Casi terminamos matando a alguien inocente por completo. Gracias a Dios, Verite me respaldaba, como un campeón.
“Por cierto, hoy es el día en que va a pasear con la Princesa Blanche, ¿no?”

‘¡Ah ostras! ¡No puedo creerlo!’
¡Me había olvidado de algo tan importante! Salté rápidamente desde mi asiento por el recordatorio.
“Preparémonos para salir. No podemos dejar a la Princesa Blanche esperando”
Rápidamente me dirigí al lugar de encuentro. Gracias a mi prisa terminamos llegando a los jardines 30 minutos antes de lo planeado.
A pesar de ser tan temprano, estaba tan feliz como quien más. Finalmente podía comprender lo que la gente quería decir con una persona que está mareada de felicidad, la hora antes de reunirse con alguien a quien amaba.

En ese momento, vi algo negro en un lado del jardín. ¿Era un gato? Cuando fui lo suficientemente cerca, me di cuenta de que estaba mirando una cabeza pequeña.
Blanche estaba agachada en una esquina del jardín, mirando algo. Fuera lo que fuera lo que estaba haciendo, parecía realmente absorta en ello. Ni siquiera se había fijado en mí.

“¿Princesa Blanche?”
La niña se levantó de un salto sorprendida cuando la llamé por su nombre. Ella rápidamente escondió algo detrás de su espalda.
“¡S-señorita Abigail! ¡Llega temprano…!”
“Bueno, sí. Así es, de alguna manera. ¿Qué estabas haciendo ahí?”
“¡U-um…!”

Blanche no parecía saber qué hacer. La chica nerviosa acabó apretando los ojos cerrados y sacando las manos para darme algo.
“Um, esto…”
Era un pequeño ramo. No sabía qué flores eran, pero las flores blancas y moradas iban bastante bien juntas.
“¿Esto es para mí?”
“S-sí… pensé que se vería bien en usted ya que son bonitas como usted…”

Blanche tenía la cabeza agachada, mirándome ocasionalmente. Sus dedos que sostenían las flores se revolvían de nerviosismo.
¡Oh, Dios mío, habría llorado totalmente si estuviera sola!
‘En serio, ¡su ternura está fuera de este mundo! ¡¡Y hasta me ha regalado flores!!’
“Gracias Princesa. Son hermosas”

Con cuidado tomé las flores de sus manos. Eran pequeñas y lindas, como la propia niña.
Blanche sonrió levemente de felicidad mientras me miraba.
“Um, señorita Abigail, si pudiera…”
La chica me hizo un gesto para que bajara un poco la cabeza.
Hm, ¿que es esto ahora? Me incliné un poco hacia ella.
Blanche acercó su cabeza a la mía y susurró algo, como si me estuviera diciendo una gran secreto.

“Cuando dijo que le gustaba… estaba muy feliz”
Su voz era baja y llena de alegría, casi haciéndome cosquillas en los oídos como el viento. Blanche bajó aún más la voz.
“Usted también me agrada, señorita Abigail. Quiero hacerme amiga suya. Gracias por venir hoy”
La niña se inclinó para expresar su agradecimiento. En cuanto a mí, me tapé la boca con las manos.
‘¡Oh dios mío! ¡Oh dios, oh dios! Es una vida perfecta la que he vivido aquí, ¿no es así? No tendré ni un solo arrepentimiento incluso si me muero ahora’

“¿S-señorita Abigail? ¿Está llorando…?”
“N-no es nada… Solo sudor en mis ojos…”
‘Ahh, entonces esto es felicidad. Esta dulce y brillante cosa, esta niña maravillosamente gentil’
Apenas pude evitar que mis lágrimas se escaparan.
“Ahora entonces, ¿caminamos? He preparado unos galettes* para que los comamos más tarde” (J: galette son una especie de crêpes con trigo sarraceno… para que ningún golos@ se quede sin saber)
“Si, me encantaría…!”

Di un paso con Blanche, que sonreía como el sol.
El final de la primavera. El camino del jardín que estaba bordeado de flores blancas. Mientras paseábamos, podía sentir la mirada de una persona en mí desde algún lugar. Cuando me volví para ver quién era, pude ver a alguien mirándome desde adentro.
Ese fue Sabelian.
Nos miraba a las dos con curiosidad, pero se dio la vuelta cuando nuestras miradas se encontraron.

“¿Señorita Abigail?”
Blanche me miró cuando me detuve. Volví a mis sentidos y fijé mi mirada hacia el frente.
“Ah, lo siento. Continuemos, ¿de acuerdo?”

Me pregunto por qué nos estaba mirando. Cuando miré hacia atrás de nuevo, todo lo que pude ver fue la cortina
aleteando con la brisa.
El viento que entraba por las ventanas estaba saturado de calor. Pequeñas y escasas nubes pequeñas salpicaban el brillante cielo de verano, casi como si un pintor hubiera arrojado accidentalmente unas gotas de pintura blanca en su lienzo.
Una vez que el Palacio entró en el verano, los colores de casi todo se volvieron mucho más vibrantes. El jardín también se volvió verde y exuberante de vida.

***

‘Uf, hace un calor inusual este verano’
Estaba dibujando un árbol un poco más lejos en la distancia. Clara que me abanicaba por detrás, entabló una pequeña conversación.
“Señorita Abigail, ¡ha estado dibujando mucho últimamente!”
“Sí, le he tomado mucho gusto”

Agregué algunas líneas más al boceto. Ya era hora de que yo comience a sentar las bases, la base para hacer creer a los demás que me estaba empezando a gustar el arte.
Además, mi relación con Blanche solo estaba mejorando cada día más; comíamos juntas dos veces por semana, ¡y a veces salíamos a caminar juntas!

“Ese collar le queda hermoso”
“¿Verdad que si?” Lo miré con orgullo.
El exterior del medallón del collar estaba decorado con flores prensadas. ¿Qué flores, preguntas?
¡Son las flores que Blanche me regaló en nuestro primer paseo!
‘Hah~ Pensar que incluso recibiría un regalo como este… Se sentía como un sueño. Espero que use algo de ropa hecha totalmente para ella en el futuro…’
Seguí dibujando, tratando de no tararear. Clara, mientras tanto, continuaba nuestra conversación, su emoción se notaba claramente.

“De todos modos, es casi la fiesta imperial. ¿Qué tipo de vestido planea usar?”
La llegada del calor del verano hizo que se acercara el día de la fiesta. Fue uno de los festivales más importantes, que se llevan a cabo para celebrar el día de la fundación de este país, Nergen.
Era técnicamente la segunda vez que Abigail había asistido a este festival.

En la primera ocasión, la Abigail original trabajó muy duro en su apariencia.
Durante este festival, muchas personas famosas de todas partes venían a visitar el Palacio, y Abigail había querido hacerles saber lo maravillosa que era la vida que llevaba.
Con ese fin, gastó una enorme cantidad de dinero en tener un vestido hecho solo para ella.
Sin duda, Abigail fue la mujer más bonita de todo el festival el año pasado. Desafortunadamente, no realmente fue un evento significativo para ella.
Después de todo, el último día del festival la dejó revolcándose de vergüenza.

‘Me pregunto si sucederá lo mismo este año’. Bueno, en realidad no importaba.
Mientras me limpiaba las manos después de dejar el lápiz, Norma se acercó a nosotras dos.
“Lady Abigail, hay una delegación de Cronenberg aquí para visitarla”
“Ah, entiendo. Estaré ahí pronto”
Me dirigí a la habitación de invitados. Allí, vi a un hombre familiar de mediana edad sentado en el sofá.
Se puso de pie y me hizo una reverencia.

“¿Ha estado bien, mi Reina?”
“Ha pasado un tiempo, Sir Moize. ¿Están bien madre y padre?”
Sir Moize era del país de origen de Abigail, Cronenberg.
Debería sentirme más relajada estando cerca de alguien de mi ciudad natal, pero…

“Sí. Pero ambos están muy preocupados por usted, hasta el punto de que no pueden dormir bien de noche”
“Estoy muy bien, por lo que no deberían tener que preocuparse”
“Todavía no ha podido concebir un hijo, ¿verdad?”
Sir Moize fue directamente al ataque, sin preámbulos.

‘Oh Dios, ya no me siento tan bien. Siempre se trata de un niño’ Este año también.
Este sentimiento me recordaba mucho a los tiempos en que me habían arrastrado a una reunión familiar, en mi anterior vida…
‘Estoy teniendo flashbacks traumáticos de solo pensar en eso’
‘”¿Cuándo vas a perder peso…?””¿Por qué no tienes novio…?””¿Qué pasa con eso de conseguir un trabajo…?”
Siempre me bombardearon con preguntas como esas, junto a una prima mía en aquel momento. Esa prima siempre sonreía con torpeza cada vez que nuestros parientes la interrogaban por tener un bebé.
Sentí que podía identificarme con ella solo un poco’

“No, nada todavía” Le informé sin arrepentimiento.
“La Reina siente curiosidad por saber si no va a tener un hijo o no puede tener un hijo”
‘Dios mío, ahora suena exactamente como mi tía. Tía, estás bien, ¿verdad…?’
“La Reina se ha estado preocupando cada vez más, especialmente después de los eventos del festival anterior”
Sir Moize me miró con sus ojos arrugados.
“En ese entonces, el Rey se negó a bailar con usted”

Así es. El evento causó una gran vergüenza a Abigail. Una pareja normal bailaría junta en un salón de baile, sin importar lo mala que fuera su relación. Era simplemente lo normal.
Pero Sabelian no era normal. Para nada. De ninguna manera. Se negó a bailar ni una simple canción. Sin importar
cuánto rogó Abigail.
Bueno… después de todo, él no la tomó de la mano, ni siquiera durante la boda. Así que eso no fue ninguna sorpresa.
El problema fue que literalmente todo el mundo fue testigo de la escena de la negativa de Sabelian en el festival.
Cronenberg estaba absolutamente furioso por el asunto. Enviaron innumerables mensajes exigiendo una explicación por la negativa del Rey a bailar, e incluso Sir Moize se puso furioso.

“No sabía que al Rey no le gustaba bailar”
Afortunadamente, Sabelian no bailó con nadie más en el festival. Aparentemente, dejó de hacerlo después de la muerte de la Reina anterior.
“Sí. Su Majestad fue comprensiva después de enterarse, pero todavía le preocupa obtener un nieto”
‘Por el amor de Dios, págame si vas a fastidiar más’
“No te preocupes. El Rey y yo tenemos una buena relación”
“… ¿De verdad?”
“Sí. Puede intentar preguntar a los demás, si tiene dudas. He tenido bastantes almuerzos con él últimamente” Suspiré internamente cuando me di cuenta de lo ridículo que sonaba…. Pensar que alguna vez me jactaría de mi amistad con alguien solo porque accedió a comer conmigo.

Sir Moize realmente se lo tomó sorprendentemente bien, pareciendo un poco pensativo, incluso.
“Pensar que ahora es capaz de comer con él… Parece que la relación entre ustedes dos realmente ha mejorado”
Parecía que su perorata finalmente iba a terminar, pero… sabía que ese no sería el caso.
Situaciones como ésas nunca terminan cuando quieres.
Efectivamente, continuó con vigor renovado.
“Pero esto sigue siendo motivo de gran preocupación. Si no obtiene un heredero, su puesto como Reina estará en peligro, y este peligro podría extenderse también a Cronenberg”

Era comprensible que los padres de Abigail y Sir Moize estuvieran preocupados. Después de todo, Cronenberg era un país increíblemente débil, comparado con Nergen.
‘Tú. ¿De verdad crees que puedo sacar a un niño por mi cuenta solo porque quiero?’
Sabelian no me amaba, ni yo a él. De acuerdo, nunca había querido realmente uno para empezar, así que la idea de no concebir un hijo era más que bienvenida en mi cabeza.

Sir Moize se volvió un poco desconfiado cuando no respondí.
“Aún no es odiada por él, ¿verdad?”
“Por supuesto que no. Estamos en muy buenos términos juntos”
“… ¿De verdad?”
“De verdad”
Seguí adelante con el poder de la pura terquedad. No era como si pudiera decir lo contrario, de todos modos. Lo importante en este momento era… ¡farolear! ¡Como cada Acción de Gracias o en cualquier otra reunión familiar!

Sir Moize me miró fijamente por un momento antes de sonreír.
“Así que finalmente podré ver a los dos bailar”
‘¿Eh? Espera un segundo’
Los ojos de Sir Moize se pusieron instantáneamente agudos cuando no pude responderle inmediatamente.
“¿Podría ser… estaba mintiendo sobre su relación?”
“P-por supuesto que podrás vernos bailar. ¿Por qué mentiría?”
“Veo. Entonces lo estaré esperando”
Sir Moize parecía emocionado.
‘Oh, Dios mío, Dios mío. Creo que solo cavé una tumba muy profunda…’

***

Sabelian sintió un extraño escalofrío recorrer su cuello. Al mismo tiempo, sintió una pequeña picazón en su oreja derecha, haciéndole rascarse inconscientemente.
“¿Algo va mal, Su Majestad?”
“No es nada. Sentí frío por un segundo”

Sabelian respondió mientras entraba al jardín.
Millard lo siguió de cerca. Hacía un poco de calor, pero hacía un clima perfecto para caminar, de todas formas.
Ahora que lo pienso, Blanche y Abigail también habían estado dando paseos juntas aquí. Él las vio una vez. Era una vista que nunca se hubiera imaginado ver hace solo medio año.

“Parece que ha estado en buenos términos con la Reina recientemente”
Millard interrumpió los pensamientos de Sabelian, con una pizca de molestia en su voz.
Sabelian hizo una pausa en su paso por un segundo.
“Solo estoy comiendo con ella de vez en cuando. Además, tu estabas feliz de que yo también estuviera comiendo con Blanche, si lo recuerdas”
Millard suspiró.
“Es bueno que se esté acercando a la Princesa, pero… todavía me resulta difícil confiar en la Reina”

Como caballero de la Familia Real, su máxima prioridad siempre fue la seguridad de Sabelian y Blanche.
“El incidente de la nuez moscada todavía me resulta muy sospechoso”, continuó. “Sí, la señorita Jeremie confesó, pero… me parece extraño que la Reina fuera la que comiera la comida”
“¿Crees que Abigail tuvo algo que ver en este asunto?”
“Ella consumió voluntariamente veneno una vez, después de todo”

A los ojos de Millard, Abigail era malvada y siempre permanecería de esa manera. Cada acción de ella, incluso aquellas consideradas mundanas y normales, él las consideraba como potencialmente maliciosas y repugnantes.
Esta era una mujer que había estado tan celosa de la pequeña Princesa que había usado la violencia para lastimarla. Si alguien podía recurrir a tan terribles acciones, no había forma de que cambiara repentinamente así.
Por eso, precisamente, Millard no era fanático de cómo se había comportado Sabelian últimamente.
Pensar que el Rey estaría en buenos términos con esa mujer. Era casi como si una bruja lo hubiera encantado. La expresión de Millard seguía endurecida.

Sabelian habló después de pensar un momento, mirando directamente a Millard.
“No es que realmente confíe en Abigail. Aunque me parece una tontería sospechar de ella cuando la señorita Jeremie ya confesó”
“… Sí, tiene razón, Su Majestad” Millard dijo finalmente.
Sabelian reflexionó un poco más sobre el asunto. Debió haber parecido muy cercano a Abigail para que Millard estuviera tan preocupado.

¿Le agradaba Abigail? No, en absoluto. Sentía más… curiosidad por ella.
Las expresiones faciales de Abigail parecían cambiar tan rápido como el clima de verano recientemente, desafiando
todo lo que pensaba que sabía de ella. Fue bastante interesante de ver. De hecho, la razón por la que empezó a comer con ella en primer lugar fue exactamente eso.
Recordó el incidente cuando ella había agarrado su rostro, y sus dedos se extendieron para acariciar su mejilla por el recuerdo.
Mientras pensaba para sí mismo, un sirviente se le acercó apresuradamente.

“Su Majestad, la Reina solicita una reunión con usted”
“¿Abigail?”
Pudo ver a Abigail parada en la entrada del jardín. Cuando Sabelian asintió, Abigail inmediatamente se dirigió hacia él.
Ella lo saludó cortés pero inexpresivamente.
“¿Ha estado bien, Su Majestad? Y gracias a usted por todo su arduo trabajo, Sir Millard”

Millard asintió en lugar de responder. El hombre nunca habló con Abigail. De vuelta en aquellos días, Millard
solía regañar a la mujer con enojo por sus modales. Incluso llegó al punto en que Abigail visitó a Sabelian, sólo para pedir que despidieran a Millard. Pero recientemente, a Abigail no parecía importarle eso en lo más mínimo.

“Me gustaría hablar en privado; ¿Le parece bien?”
“Por supuesto. Millard, si me disculpa”
Millard claramente no estaba satisfecho con la situación, pero aún así obedeció. Observó a los dos hablar desde lejos.
Era un día soleado. El sombrero en la cabeza de Abigail proyectaba una sombra oscura sobre su rostro. Sabelian se volvió para mirar a la Reina, su rostro desprovisto de emoción.
“¿De qué te gustaría hablar?”
“Um, bueno…” Abigail vaciló por un segundo
“Me gustaría que bailara conmigo durante el festival este año”
“¿Bailar?” Repitió, incrédulo. Abigail asintió. Parecía bastante nerviosa,
“Sé que no le gusta bailar, pero… las cosas se han puesto un poco problemáticas para mí esta vez”
“¿Qué pasó?”
“Un mensajero vino de Cronenberg”

Sabelian podía adivinar lo que había sucedido. La familia de Abigail debía haber estado presionándola. Después de todo, la que estaría en problemas sin un hijo era Abigail, no Sabelian.
Sabelian tenía a Blanche.
Blanche no era un niño, pero aún así debería ser capaz de hacerlo funcionar, de una forma u otra. Pero para Abigail, no fue tanto así. Una Reina sin un hijo estaba destinada a tener muchos rumores desagradables rodeándola.

“Mi familia parece pensar que no podemos tener un hijo debido a nuestra relación”
El rostro de Abigail parecía particularmente oscuro. ¿Fue por la sombra?
“Lo negué, pero… ellos no parecían creerme. Es por eso…”
“…Si no bailamos, los rumores sobre ti empeorarían” Terminó por ella.

Abigail asintió una vez más. Sabelian no dijo nada durante un rato. Esta no era la primera vez que le pedía que bailase con ella. De hecho, Abigail también le había rogado por un baile al menos una vez el año pasado. Básicamente fue la misma solicitud, esencialmente. Pero… también se sintió diferente.
¿Fue por sus ojos? Antes de su “muerte”, los ojos de Abigail siempre habían estado llenos de codicia. Los ojos que tanto querían capturar a Sabelian. Los detestaba, porque eran similares a los ojos de esa mujer.
Pero esta vez sus ojos le dejaron una impresión clara. Eran los mismos ojos morados, pero de alguna manera habían cambiado. La codicia del año pasado no se veía por ningún lado. En cambio, estaban llenos de preocupación. Quizás por eso no se sintió molesto por su solicitud, a diferencia de la última vez.

“Lo siento” Sabelian se disculpó. Pensó en explicar por qué no podía bailar, pero terminó tragándose las palabras. No creía que ella lo entendiera, así que decidió mentir.
“No me gusta bailar por mi falta de habilidad”
“Ah, ya veo. Entonces, ¿le gustaría que practiquemos juntos?”
La réplica de Abigail fue tan natural e inocente, cogiendo a Sabelian tan desprevenido que se encontró momentáneamente incapaz de reaccionar.

“También podríamos practicar si es malo en eso. Todavía tenemos mucho tiempo” Ella parecía mortalmente seria. Habría sido mucho más fácil para él si ella se hubiera sorprendido o se hubiera reído de él en su lugar.
“… Practicar, dices” Finalmente murmuró.
“Sí. Tampoco he bailado en un tiempo, así que también lo necesito”

Sabelian vaciló cuando se volvió para enfrentarse a ella correctamente. No pudo detectar ningún motivo oculto o intención maliciosa de ella hasta ahora, pero no le gustaba bailar. De hecho, incluso se podría decir que le disgustaba mucho bailar. Por lo tanto, decidió que podría simplemente decirle que no a ella como siempre.
“Bailar…” dijo mientras se apagaba porque Abigail lo estaba mirando.
Su rostro preocupado se veía tan inocente, y sus ojos eran increíblemente brillantes y claros bajo el sol. El tragó.
¿Tenía que rechazar esa cara? Le resultó muy difícil responderle directamente.

“… Lo pensare”
Finalmente logró una respuesta adecuada.
Para Abigail, sin embargo, sonó como un rechazo indirecto. Pasó un momento de incómodo silencio.
Su mirada revoloteó alrededor por un momento antes de responder cortésmente.
“Si, entiendo. Lo siento por pedirle que haga algo como esto. Me despediré ahora, Su Majestad”
Abigail se dio la vuelta para irse. Sabelian no entendía por qué, pero no podía apartar la vista de su espalda hasta que desapareció por completo.

***

“A la izquierda, y luego gire directamente a la derecha… ¡Sí, muy bien, Princesa!”
Blanche dio un paso adelante con el pie izquierdo, al ritmo de la música. Ella estaba bailando, sus rasgos marcados por la concentración.
Era un baile muy enérgico con música ligera y alegre, apropiada para una niña.
Normalmente, la tendrían bailando con una banda real, pero esta vez, tuvieron que conformarse con una caja de música.

Blanche saltaba ligeramente al ritmo de la música. Parecía una muñequita sacada de una película.
Había colocado varios espejos por toda la habitación para que Verite pudiera grabar su práctica.
‘Debería mirar esto cada vez que me sienta deprimida’
Tan pronto como la caja de música dejó de sonar, Clara y Blanche también se detuvieron. Blanche se inclinó ante Clara como agradecimiento al final de la canción.

Salté de mi asiento para aplaudir sin pensarlo dos veces.
“¡Increíble! ¡Absolutamente espectacular! ¡Seguro que serás la que más brille durante el festival de este año!”
Estallé.
‘¡Por supuesto, así será! ¡Nadie es tan linda como Blanche en todo el mundo entero!’
Blanche se inclinó hacia mí con las mejillas enrojecidas.
“G-gracias, señorita Abigail… aunque creo que todavía soy tan mala en eso”
“No, no, estuviste genial. ¿Verdad, Clara?”
“¡Sí! ¡por supuesto! ¡La Princesa Blanche es la más linda del Reino!”

¿Se materializaron los resultados de mi esfuerzo? Pensar que incluso Clara finalmente había entendido las profundidades de su ternura!
‘P-E-R-O todavía tienes mucho camino por recorrer, Clara. Blanche no es la más linda del Reino… ¡Es la chica más linda del mundo!’
Les sonreí silenciosamente a los dos con orgullo. Clara mientras tanto, se volvió para hablar con Norma.
“Tú también lo crees, ¿verdad, Norma? ¡Que la Princesa Blanche es simplemente la más linda!”
“… Llamar ‘linda’ a alguien que es tu maestra es simplemente de mala educación, Clara”
Norma habló con voz helada. Bueno, ella no estaba equivocada. En todas las demás situaciones, llamar a su jefe “linda” sería simplemente de mala educación.

Al darse cuenta de que potencialmente se había excedido de su posición, Clara se disculpó de inmediato.
“¡Ah! Lo siento, Princesa. Yo solo…”
“Está bien, Clara, me estabas felicitando”
Blanche sonrió levemente, pero su rostro brillaba tanto como el mismo sol, claramente todavía feliz por recibir elogios.

‘Ah, ¿cómo puede una niña ser tan linda y educada al mismo tiempo…?’
“… En realidad, me gustaría hacerlo mejor si puedo”
Continuó vacilante: “Quizás padre me alabaría si bailo bien?” Blanche preguntó tímidamente.

La imagen hizo que Abigail llorara lágrimas de alegría. Aunque era responsable y madura, Blanche todavía era una niña de 11 años. Para ella era natural querer la atención de sus padres.
“Por supuesto, Princesa Blanche. Estoy segura de que Su Majestad estará feliz”
“Entonces, ¿mi padre también bailará conmigo?”

Hmm, no pude responder a su pregunta de inmediato. ¿Cómo se suponía que iba a explicar esto? No pude decirle que su papá no quería bailar con ella porque era un bailarín terrible.
Estaba un poco sorprendida cuando escuché que Sabelian no era un buen bailarín.
¿Quién podía saber que alguien tenía ese tipo de cicatriz? No me lo esperaba porque Sabelian era bueno en todo, pero eso demuestra que nadie es perfecto en este mundo.
Después de enterarme de las deficiencias de Sabelian, me rendí con el baile. No quería forzar a alguien a bailar, si eso significaba hacer que esa persona se sintiera incómoda. Hubiera preferido escuchar los regaños de Sir Moize.

“¿No crees que bailará contigo una vez que seas un poco mayor, Princesa Blanche?”
“Sí…” respondió débilmente.
De manera encubierta estaba tratando de hacer que Blanche se sintiera mejor, pero su expresión seguía siendo oscura. Parecía que ella estaba realmente ansiosa por el baile. Lo contemplé por un momento. Para llamar su atención, cambié de tema.

“Entonces, ¿te gustaría bailar conmigo, Princesa Blanche?”
“… ¿Sí?”
Blanche me miró con expresión de sorpresa. Sus ojos se abrieron como los de un conejo, y después parpadeando, habló con una brillante sonrisa en su rostro.
“¡Sí! ¡Me gustaría bailar con usted, Lady Abigail! ¡Tengo muchas ganas de bailar con usted!”

‘¿Eh? Sin embargo, ¿la reacción fue demasiado buena?’
El rostro de Blanche se iluminó tanto que me sorprendió, solo estaba tratando de animarla, pero no pensé que le gustaría tanto la idea.
Clara intervino, ya que estaba demasiado nerviosa para hablar.
“¡Es una gran idea! Creo que será hermoso si ustedes dos bailan juntas!”
Norma asintió con la cabeza.
‘No… iba a declinar, pero todas están allanando el camino, ¿eh?’ Me avergoncé y aclaré mi garganta.
“Ejem, genial. ¿Practicamos?”
“… ¡Okey!”

Cuando Blanche sonrió ampliamente, mostró sus pequeños dientes nacarados.
Tomé con cuidado la mano de Blanche.
Debido a nuestra diferencia de altura, no podíamos hacer un baile de salón habitual. En cambio, decidimos hacer una secuencia que mucha gente bailaba durante la fiesta.
La caja de música empezó a sonar. Moví los pies con Blanche y bailé al son de la música. Yo nunca había bailado antes en mi vida anterior. Eso incluía bailes de salón y todos los demás bailes.
Bailar me daba vergüenza. Ser observada por muchas personas era lo mismo: había estado constantemente imaginando a la gente ridiculizándome a mis espaldas; como bailaba de mal una mujer gorda y fea.

‘Bueno, afortunadamente, ahora vivo en el cuerpo de una persona diferente’
Abigail era hermosa, una ávida bailarina y muy capaz. Su cuerpo recordaba el baile y el ritmo. Su cuerpo se movía naturalmente con la música.
‘Uno dos tres. Uno dos tres’
Después de pasar al frente, miré a Blanche. Cuando nuestras miradas se encontraron, Blanche sonrió.
‘¡Cierto! ¿Y qué si no puede bailar con Sabelian? ¡Blanche dijo que bailaría conmigo!’ durante ese momento sentí que tenía el mundo a mis pies.
‘A este ritmo, no me importaría bailar hasta que mis pies se llenen de ampollas’
Blanche también saltaba feliz. Incluso después de que la caja de música se detuvo de tocar, mostró su entusiasmo. En ese momento, Clara habló con voz llorosa entre sollozos.

“Ustedes dos… ¡son tan hermosas! Lady Abigail es tan genial y la Princesa Blanche es linda… Oh, oh, ¡ustedes dos son tan adorables!”
Esta amiga, ella era realmente una buena amiga. Encajaría en el papel de vicepresidenta del club de fans de Blanche.
“Gracias, Clara”
“Ustedes dos realmente se ven muy bien juntas. ¡Estoy segura de que todos las admirarán en el baile!”
‘¿Fue tan genial? Debería pedirle a Verite más tarde que me lo muestre de nuevo’
Clara dijo eso porque estaba emocionada.
“Ya que llegamos tan lejos, ¿por qué no tener atuendos a juego? ¡Creo que ustedes dos se verían geniales!”

‘Trajes a juego, ¿eh? Pero eso es… realmente asombroso’
Por lo general, me negaría al menos una vez, pero no podía dejar pasar esta oportunidad. Hablé con Blanche con cautela.
“Atuendos… ¿Qué piensas, Princesa Blanche?”
“¡Me gusta! Pero…” Blanche no terminó su oración.
¿No le gustó la idea, como esperaba?
La miré con ansiedad, pero Blanche sonrió alegremente.
“… No sé qué tipo de ropa es bonita. ¡Me gustaría que Lady Abigail eligiera los trajes!”
“¿Los trajes?”
“¡Sí!”

‘Entonces… ¿Blanche usará el vestido a conjunto que yo elija y también bailará conmigo? ¿podía diseñarlo yo también, entonces? ¿Salvé un país en mi vida anterior o algo así? No lo creo ¿aunque? ¿Podría ser la misericordia de Buda? ¿Un regalo de Jesús?’
Mis pómulos se alzaron en una amplia sonrisa, sin que me diera cuenta. Cuando me reí a carcajadas, Blanche parecía sorprendida

“S-si no le gusta… lo siento…”
“¡No! ¡Por supuesto que me gusta la idea!”
Rápidamente puse una cara seria. Maldición, la sonrisa de Abigail está matándome.
“Definitivamente prepararé un vestido que te quede bien, así que por favor dime lo que te gusta”
“¡Okey!”
Sentí que la suerte de toda mi vida había explotado hoy. No había nada más que pudiera pararme.
‘¡Blanche! ¡Créeme! ¡Te convertiré en el ídolo del festival de la Fundación del Reino!’

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: