Saltar al contenido
I'm Reading A Book

SSUMPMHETL – Libro 1 – Cap 4

Después de empacar mi regalo, me dirigí a la habitación de Blanche. Norma permaneció en silencio mientras
me seguía, mientras Clara charlaba.

“¿Qué tipo de regalo es ese, Reina Abigail?” Preguntó Clara.
“Galletas de azúcar violeta. Es una especialidad de mi ciudad natal”, respondí.
Clara jadeó.
“Una vez escuché que esas galletas son tan deliciosas que no las exportan a otros países”

Los ojos de Clara brillaron intensamente mientras hablaba. No importa cómo lo veas, eran los ojos de alguien que realmente quería probar las galletas.
Sonreí ante la expresión de Clara.

“No te preocupes. Tengo dos frascos más de ellas, para que ambas podáis compartir un frasco para vosotras”, dije.
“¿De verdad, Reina Abigail?” Preguntó Clara, sin creer lo que oía.
“Sí. A cambio, no te comas todas las galletas tú sola. Compártelas con las otras sirvientas y doncellas también”
“Como era de esperar, ¡Nuestra Reina es la mejor!” Clara ahuecó sus mejillas con sus manos, sus ojos brillaban extasiados. Norma guardó silencio.

El tiempo pasó rápidamente mientras conversábamos y pronto pudimos ver la puerta de la habitación de Blanche. En ese momento, alguien salía por la puerta.
Esa persona era… ¿no era el Duque Stork? ¿Qué asuntos tenía con Blanche?
Bueno, la presencia del Duque Stork no era nada fuera de lo común, ya que él es el abuelo de Blanche y eso, pero la idea de encontrarse cara a cara con uno de los posibles sospechosos de asesinato de Abigail era bastante incómoda.

De forma inadvertida, miré desde una distancia segura mientras el Duque Stork conversaba brevemente con la Srta. Jeremie, cuyas manos se superponían cortésmente frente a ella mientras escuchaba. Algunas palmaditas en su hombro señaló el final de la conversación y él se despidió.
‘Hm… me pregunto de qué estaban hablando. Los dos parecían bastante amistosos entre sí’
La Srta. Jeremie había vuelto a entrar, así que esperé unos segundos más antes de acercarme naturalmente. La doncella de Blanche, que estaba junto a la puerta, vio mi acercamiento y me saludó nerviosamente.

“B-bienvenida, Lady Abigail. La Princesa actualmente está recibiendo sus lecciones de etiqueta. La puede encontrar si se dirige directamente al interior”
“¿Está bien que entre durante su lección?”
“Por supuesto, Señora”

Después de un momento de consideración, asentí. Dejando a Clara y Norma atrás, entré para encontrar a Blanche y la Srta. Jeremie en el estudio. La lección del día parecía centrarse en la postura.
Me asomé para ver a Blanche dando pasos cuidadosos, con un libro en equilibrio sobre su cabeza.
‘En lugar de verse elegante, ella es… ¡ella es tan linda! ¡¿Por qué no tienen cámaras en esta época?! ¡Necesito tomar fotos!’
Dejé escapar un suspiro de mis labios, ‘bueno, no se puede evitar, ¡solo puedo intentar grabar las imágenes en mis ojos!’

Mientras animaba en silencio a la chica en mi cabeza, escuché que algo caía al suelo.
‘¿Mm? ¿Qué es esto? Ah, el libro sobre la cabeza de Blanche se cayó, ¿eh?’
Era solo un libro, pero Blanche se puso pálida. Algo estaba un poco fuera de lugar aquí… La señorita Jeremie se acercó y recogió el libro caído, desempolvándolo con brusquedad y movimientos precisos. Su rostro serio fue completamente una muestra de fría desaprobación, al igual que su voz:
“Intentémoslo de nuevo. Como es la hija de Lady Miriam, creo que puede hacerlo mucho mejor que eso si lo intenta. Continúe”
“¡S-sí!” Blanche tomó el libro y volvió a su posición original.

Al igual que antes, ella comenzó a cruzar la habitación, con el libro encima de su cabeza. Desafortunadamente, esta vez ni siquiera pudo llegar a la mitad del camino.
El suspiro de la señorita Jeremie sonó ensordecedor en el silencio que siguió. Ella abrió la boca de nuevo anunciando otra severa reprimenda preparada.
“Caminar hasta el final es importante, pero debe esforzarse más en su postura. La belleza y la postura están indisolublemente unidas. No importa lo hermosa que se vea con su vestido, si no se comporta bien, no tiene ninguna belleza de la que hablar”

‘¡Guau, qué miedo! La señorita Jeremie es una espartana total, ¿eh? Francamente, no le haría daño ser un poco más
cariñosa, ya que la niña es todavía joven y eso’
En cualquier caso, la regañina de la señorita Jeremie terminó con esta rotunda declaración:
“La belleza es lo que más importa en una mujer. Al diablo con el título y la inteligencia, ante todo sin belleza para sustentarla, todo lo demás no tiene sentido” (J: oleee creando amigos eh Jeremie unnie?…¿donde quedó lo de que la belleza es subjetiva y cada cual tiene su público?)

Tan pronto como lo escuché, mi estado de ánimo se desplomó de inmediato. Hubo una sensación desagradable en
mi garganta, como si hubiera tragado algo asqueroso.
Varias escenas de mi vida anterior aparecieron en mi mente, recuerdos de las veces que me habían dicho exactamente lo mismo. De mala gana recordé la risa y las risitas que acompañaron a todos esos muchos casos de los llamados bienintencionados consejos sobre el valor de una mujer: su belleza.
Los recuerdos no deseados implacablemente golpearon mi corazón, terribles recuerdos de los que preferiría haber prescindido.
‘La Srta. Jeremie no tiene razón. Ella no la tiene, pero…’

Mientras estaba de pie, perdida en mis pensamientos, la señorita Jeremie se acercó para ajustar la postura de Blanche.
“Enderece la espalda, incline la barbilla hacia abajo un poco más. Y sus caderas… ¿Mm??”
Una mirada extraña cruzó el rostro de la señorita Jeremie mientras palpaba un poco las caderas de Blanche.
“… Princesa Blanche, ¿ha comido algo más aparte de los alimentos que aprobé?”
“N-no”
“No comió nada durante la cena, ¿verdad?”
“No.. yo no…”
“Su cintura aumentó de tamaño…” murmuró la señorita Jeremie para sí misma antes de levantar la cabeza. Ella ahora llevaba una sonrisa amable, en desacuerdo con su expresión previamente pétrea.
“En ese caso, deberíamos ajustar sus comidas un poco más”

Me eché hacia atrás con sorpresa. ‘¿Qué? ¿Ajustar las comidas? ¿Para una niña de 11 años?’
Por un momento, pensé que había escuchado mal.
‘Tal vez si la niña hubiera sido demasiado gorda, habría al menos lugar para las objeciones, pero Blanche estaba delgada. ¡¿Seguro que no puedes estar hablando en serio?!’

“Puede tomar un breve descanso. Reanudaremos la lección en diez minutos”
Tan pronto como escuché eso, recordé mi propósito de estar allí.
‘¡Necesito darle a Blanche su regalo! También debería preguntar sobre este asunto del ajuste de las comidas’
Tosí levemente cuando entré. La Srta. Jeremie me hizo una breve reverencia.

“Bienvenida, Lady Abigail. ¿Que le trae aquí hoy?” La señorita Jeremie estaba sonriendo, pero su sonrisa no alcanzó a sus ojos, que expresaban una sutil desaprobación.
“Vine a darle algo a la Princesa Blanche”. Le tendí el frasco de vidrio bellamente envuelto en mi mano.
“Aquí tienes, Blanche”
La chica, vacilante, me quitó el objeto ofrecido. “Um, ¿esto es…?”
“Ábrelo”
En lugar de hacer eso, Blanche primero miró a la señorita Jeremie. Solo cuando la mujer asintió permitiéndolo tácitamente Blanche puso a trabajar sus manitas, deshaciendo la cinta morada. La tela de seda cayó lejos para revelar el frasco de debajo.

Un aroma ligeramente dulce se extendió por toda la habitación, detectable incluso desde la distancia.
“Estas son galletas de mi ciudad natal. Son bastante deliciosas”
Afortunadamente, Blanche parecía bastante interesada en las galletas, si el brillo en sus ojos era buen indicativo. Miró las galletas con fervor, emoción que otros reservaron para gemas preciosas.

“Pruébalas”
“G-gracias”
Blanche metió la mano en el frasco tan pronto como di mi permiso. Pero cuando estaba a punto de tomar una galleta…
“En realidad no planea comer eso, ¿verdad?”*
La voz de la señorita Jeremie fue como el chasquido de un látigo. Blanche se estremeció ante el sonido antes de apartar la mano. Con su objetivo logrado, la señorita Jeremie volvió a inclinarse hacia mí.
“Desafortunadamente, Lady Abigail, la Princesa Blanche necesita controlar su dieta en este momento. Por lo tanto, me gustaría solicitarle que retire su regalo” (*J: Ahggg te odiamos Jeremie unnie! me recuerda a cuando mi madre hacía algo parecido si me veía salir con la bicicleta cuando me había colocado uno de sus vestidos rococó… bueno, yo era de las que escalaba árboles y demás con ellos… pero la culpa es suya… ¡que conste!)

Entonces, ella realmente había estado hablando de hacer dieta hace un momento. Una extraña sensación de asfixia se elevó dentro de mi.
“La princesa Blanche está en la edad en la que su crecimiento está en su apogeo. Creo que restringir su dieta sería muy poco saludable para ella en este momento”
“Todo esto es por el bien de la Princesa, Su Majestad. ¿No me dio permiso para manejar todos los asuntos relacionados con el cuidado de la Princesa Blanche a mi discreción?”

Blanche parecía bastante confundida; Ella era sensible, pero no para captar del todo las corrientes subterráneas de nuestra conversación. Miró de un lado a otro entre la señorita Jeremie y yo unas pocas veces antes de abrir con cuidado la boca.
“Lady Abigail, estoy bien. No tengo que comerme las galletas, así que… lo siento. Estaba siendo glotona”
Blanche dijo esto con una sonrisa incómoda en su rostro.
Solo cuando sentí una punzada me di cuenta de que me había mordido el labio. No quería verla sonreír así; Me gustaba más su sonrisa anterior. Ella era solo una niña de 11 años. Una niña de 11 años que había estado genuinamente emocionada por la vista de unas galletas.

“Puedes comerlas si quieres”
“Su Majestad.” La Srta. Jeremie intervino con una sonrisa. “Yo también amaría más que nada dar a la Princesa cosas dulces. Entiendo su sentimiento completamente, pero hacerlo solo sería venenoso para la Princesa”
Esta mujer no parecía saber cuándo echarse atrás. ¿Realmente piensa de esa manera? ¿O simplemente está decidida a frustrarme, confiada en el respaldo de la familia Stork tras ella?

“La Princesa Blanche necesita controlar su peso. Si quiere verse bien con un vestido, no puede permitirse aumentar de peso”
“¿Verse bien con un vestido? ¿Es eso realmente más importante que la salud de la Princesa Blanche?”
Hielo goteaba de cada palabra, mi voz había adquirido un bajo tono amenazante. Ella debía haberlo notado, porque vi un destello de miedo en los ojos de la señorita Jeremie.
“Tto-todos las demás niñas nobles hacen lo mismo. Empiezan una dieta estrictamente controlada una vez que alcanzan la edad en la que se comienza a usar corsés”

‘¿Corsés?’ Apenas me contuve de gritarle; Simplemente no podía creer lo que oía. ‘¿Era llevar un corsé tan importante como para justificar el torturar a una niña de esta manera?’
“No importa lo que diga, no puede negar el hecho de que está dañando la salud de Blanche, ¿verdad?”

La Srta. Jeremie guardó silencio. A pesar de eso, me di cuenta de que claramente no estaba lista para admitir la derrota. No iba a darle la oportunidad de recuperarse. No podía, sin tener remordimientos, dejar la educación de Blanche a alguien así.

“Había dejado el cuidado de Blanche en sus manos, pero esto se está volviendo ridículo. En el futuro, alguien más se hará cargo del cuidado de la Princesa Blanche”
“¡Lady Abigail!” Su voz se volvió aguda, olvidándose de su lugar.
“Deseo hablar con la Princesa Blanche a solas. Por favor, retírese” La corté antes de que ella incluso pudiera continuar con su pequeño desafío. La Srta. Jeremie parecía tener mucho más que decir, pero no tenía intención de escucharla. Al final, solo podía irse con el rabo entre las piernas.

‘Entonces, las mujeres son tan fanáticas acerca de su peso incluso en este mundo, ¿eh?’
Terminé echándola, pero a decir verdad, no me sentí muy bien al respecto. No es como si no pudiera entender a la señorita Jeremie.
Después de todo, había sido una fanática de las dietas durante mi vida pasada.
Pero, hacerle eso a una niña era simplemente imperdonable. Y si eso no fuera motivo suficiente, la idea de ver a Blanche poner otra cara como la anterior era más de lo que podía soportar.
La propia Blanche estaba tratando de calmarme por cualquier medio posible, creyendo que era el motivo de la disputa entre la Srta. Jeremie y yo.

“Lo siento, Lady Abigail. No comeré las galletas. Así que, por favor, no se enfade” La niña parecía al borde de las lágrimas.
‘No hiciste nada malo, entonces, ¿por qué…?’ Le hablé amablemente, tratando de tranquilizarla.
“No, no estoy enojada. Puedes comerte las galletas. ¿Te gustaría que las tenga yo?” Le ofrecí las galletas de nuevo, pero a diferencia de antes, esta vez no las tomó de inmediato.
“Pruébalas. Están deliciosas”
“Pero… si subo de peso, no me entrará el vestido…”
“¿Y qué?” Cogí una galleta particularmente azucarada, un poco del azúcar se quedó pegada a mi dedo. “Está bien si subes un poco de peso. Está bien si no te queda bien el vestido. Una niña tiene todo el derecho del mundo de disfrutar de una comida maravillosa y vivir la vida al máximo”

Blanche me miró con los ojos muy abiertos, claramente sorprendida por las palabras que estaba casi segura de que nunca escuchado antes.
Habiendo dicho mi parte, le ofrecí la galleta una vez más y esperé pacientemente.
Después de mucha vacilación, lentamente tomó la galleta de mi mano y le dio un mordisco. Sus ojos se iluminaron
en el momento en que probó la dulzura de ese primer bocado. Escuché los crujidos de sus pequeñas mandíbulas trabajando para demoler el resto de la galleta.

“¿Está buena?”
Blanche asintió con entusiasmo en respuesta.
Debe haber sabido muy bien, ¿eh? Pasaron unos segundos antes de que la niña volviera a abrir la boca con nerviosismo.
“¿Puedo tener más?”
“Por supuesto”

Cuando le di otra galleta, Blanche la tomó con delicadeza, como un pajarito. Mientras el azúcar se derretía en su boca, solo pude describir su expresión como de pura felicidad.
A pesar de no haber comido nada, me sentí tan llena, llena de alegría, tan solo mirando en silencio a Blanche.
Eso fue hasta que noté que las lágrimas brotaron repentinamente de sus ojos, para mi consternación.

“¿P-pasa algo? ¿Había algo malo en ella? ¿Quieres escupirlo?”
Me acerqué y le sequé las lágrimas de sus mejillas, llena de sorpresa y preocupación.
“N-no. U-um… solo que es tan dulce” Trabándose con sus palabras, Blanche hizo todo lo posible por sonreír, incluso con lágrimas en sus ojos
“Yo… yo nunca he tomado algo así”

Sentí mi corazón romperse ante su simple confesión.
‘Es solo una galleta, algo tan común, pero estás llorando por eso… ¿Cuánto has tenido que soportar para llorar por una simple galleta?’
La había acercado a mis brazos en algún momento, sin darme cuenta. La pequeña niña sollozó en mi abrazo y se aferró a mi, como una niña pequeña que se aferraba a su madre.

“Come tantas como quieras. Puedo traerte todos los dulces del mundo si lo deseas”
Blanche siguió llorando sin decir nada en mis brazos. Acaricié su cabeza suavemente, consolándola. Ahora sabía por qué Blanche era mucho más pequeña que otros niños de su edad, sintiendo lo pequeña que era su complexión en mis brazos rompió mi corazón aún más. La abracé aún más fuerte.
‘Blanche, yo traeré más galletas mañana. Y así, al día siguiente, te traeré dulces aún mejores. Te daré todos los dulces del mundo, así que no llores. Sonríe como el sol, como siempre haces’

***

Solo el sonido de los cubiertos moviéndose afanosamente se podía escuchar en el comedor, por lo demás silencioso.
La familia Friedkin, menos Blanche, estaba sentada en ambos extremos de una mesa larga, comiendo sin mirarse mutuamente.
A Abigail no le gustaba mucho este lugar. Siempre cenaban por separado, pero de buenas a primeras recibió una invitación, una citación, en realidad, para cenar con Sabelian.
¿Por qué demonios la llamó? Ella no quería ver su maldito rostro ni siquiera en sueños, menos en la realidad. Cuando Abigail se tragó el impulso de maldecir, Sabelian finalmente rompió el silencio.

“Escuché que te peleaste con la niñera de Blanche. ¿Es verdad?”
Hubo un chasquido cuando Abigail bajó lentamente su cuchillo. Con calma, levantó la cabeza para encontrarse a sí misma en el extremo receptor de la mirada indiferente de Sabelian. Ella no apartó la mirada. En cambio, levantó el mentón y respondió con voz confiada:
“Sí, eso pasó”
“¿Había alguna razón para hacerlo?”
“No estaba alimentando a Blanche correctamente”

Sabelian la miró fijamente. Pero Abigail ni siquiera pestañeó. Hasta este momento, no había habido complicaciones o problemas derivados de los métodos de educación de la Srta. Jeremie. Ninguna de las doncellas lo había mencionado nunca, ni la propia Blanche había pronunciado nunca una palabra de queja.

“¿Sin embargo escuché que todo se hizo por el bien de Blanche?”
“¿El qué, matarla de hambre?” Abigail se rió disimuladamente. Ella era increíblemente buena en eso, reír disimuladamente, si, así es.
“Ese tipo de trato es demasiado cruel para una niña. La señorita Jeremie no está respetando los derechos de Blanche, no sólo en términos de comidas, sino también de muchas otras formas”
“¿Por ejemplo?”
“Ni una sola vez le preguntó a Blanche su opinión sobre los vestidos que seleccionaron para ella”

Antes, escuchó que Abigail había gastado todos los fondos para su vestuario de primavera en comprar ropa para Blanche. La Abigail que el conocía era una mujer terrible con el dinero. Ella solía pedir más dinero casi a diario, sin mencionar que agredía sus oídos con sus constantes quejas sobre qué tan pequeño era su presupuesto.
Para que una mujer así… gastara dinero en Blanche, ¿de buena gana?
Sabelian comenzó a hacer tapping en la mesa con el dedo mientras hablaba.

“La señorita Jeremie me dijo que Blanche no tenía la madurez para hacer tales decisiones por sí misma por el momento”
“Incluso los perros y los gatos tienen sus propias voluntades y deseos. Es más, Blanche es un ser humano”
Qué interesante. Sabelian dejó de golpear la mesa.
“Entonces, ¿qué te gustaría que sucediera? Necesitaremos a alguien nuevo para reemplazar a la señorita Jeremie”
“No importa quién, siempre que dicha persona trate a Blanche con respeto”

Su respuesta estaba completamente fuera de las expectativas de Sabelian. No fue sorprendente, dado que había estado actuando bajo la suposición de que Abigail solo estaba haciendo esto para hacer que la señorita Jeremie se viera mal.
Cuando se tenía en consideración que la señorita Jeremie no solo era parte del círculo cercano de la Reina anterior, sino que también era prima del Duque Stork y tenía diez años de experiencia como niñera bajo su manga, había pocas dudas de que tal persona solo podría haber sido una monstruosidad para Abigail.
Sabelian había asumido que Abigail orquestó todo esto en un intento de hacerse cargo de la posición de la señorita Jeremie, por pura envidia.
Por supuesto, nada de esto se mostró en su rostro.

“Y si tuviera que traer a alguien de la familia Stork?”
“No me importa”, respondió Abigail antes de agregar, sin molestarse en ocultar su molestia por lo que claramente era una cuestión que se tomaba en serio. “Siempre y cuando no intenten controlar las comidas de Blanche”

Comidas. Qué condición tan interesante. Incluso inesperada. Sabelian ni siquiera podía empezar a imaginar
lo que estaba pasando por la cabeza de Abigail.
“Parece que las comidas son muy importantes para ti, Abigail”
Abigail se estremeció.
‘Qué expresión tan fascinante’, pensó Sabelian mientras continuaba, actuando como si no lo hubiera notado. “Entiendo. Relevaré a la señorita Jeremie de su puesto actual como niñera. Su reemplazo, sin embargo…”
Dejó que sus palabras se desvanecieran en un silencio momentáneo. Como de costumbre, era imposible averiguar qué estaba pensando el hombre en si, mientras sus fríos ojos azul grisáceo miraban a Abigail sin pestañear antes de continuar “… deberías ser tú, era lo que estaba pensando”

“… ¿Yo?”
“Sí. Como eres la madre de Blanche y todo eso, no debería haber problemas”
Abigail pareció un poco sorprendida. De hecho, parecía muy sorprendida.
“Eso… a Blanche no le gustaría eso”
“¿No te gusta la princesa Blanche?”
“¡No!”
“Entonces, por favor, asume ese papel a partir de ahora”

Después de mucha vacilación, Abigail finalmente asintió con la cabeza como consentimiento. Habiendo logrado el propósito de la cena de la noche, Sabelian se secó los labios con una servilleta y la colocó a su izquierda antes de levantarse.
“Nuestro asunto se termina aquí. Me estaré excusando entonces”

Sabelian salió del comedor sin perder el ritmo. Millard, su siempre sombra fiel, se volvió para hablar tan pronto como la puerta se cerró detrás de ellos.
“¿Está bien con esto, Su Majestad?”
“¿Qué?”
“Poniendo a la Reina tan cerca de la Princesa. ¿No sería peligroso?”

Sabelian le lanzó a Millard una mirada indiferente que equivalía a enarcar una ceja. Luego miró hacia otro lado, pareciendo considerar sus palabras. No había rastro de emoción en su voz cuando finalmente respondió:
“Confío en que ella no será tan estúpida. Como asignaré más guardias a Blanche, no debería haber ningún motivo de gran preocupación”
“Aun así, no creo que sea aconsejable poner a la Princesa Blanche a su cuidado. ¿Por qué hizo tal decisión?”
“Quería verlo por mí mismo”

Eran palabras de curiosidad, aunque pronunciadas con una clara falta de emoción. Asimismo, la expresión de Sabelian reflejaba el mismo desinterés desapasionado.
“Quiero ver si realmente ha cambiado, o si se trata simplemente de una estratagema elaborada. Con esto, debería ser capaz de saberlo, lo suficientemente pronto”

Si realmente fuera un acto, era poco probable que Abigail pudiera mantener su fachada con éxito frente a Blanche diariamente. Inevitablemente, su máscara se caería en algún momento. Además, había mucha gente de Sabelian alrededor de Blanche en todo momento.
Si Abigail intentase cualquier cosa o mostrase alguna inconsistencia en su comportamiento, Sabelian sería notificado de inmediato.

Sabelian volvió la mirada hacia su ayudante después de hablar con total naturalidad.
Millard tenía una expresión extraña en su rostro.
“Su Majestad, podría ser…” Millard vaciló, no seguro de cómo dar voz a la pregunta que se estaba gestando en su mente. Dudó un poco más antes de preguntar con cuidado.
“¿Se ha enamorado de la Reina?”

“¿Enamorado?”
Sabelian repitió monótonamente. El aire circundante pareció descender varios grados en ese instante. La voz de Sabelian transmitía la escarcha del hielo, sus ojos tan terriblemente fríos que podían dejarte entumecido con solo mirarlos.
Su expresión era como si en ese momento, lo que corriera por sus venas fuese hielo, y no estuviera hecho de carne y hueso; estaba completamente desprovisto de calidez o emoción.
“¿Es necesario algo así entre una pareja?”

Para Sabelian, una pareja era simplemente otra forma de intercambio. ¿Amor? Incluso sin amor, dos personas podían casarse, dormir juntos y tener un hijo. Tal cosa no era más que frivolidad sin sentido. Tonterías. Los ojos de Sabelian se oscurecieron, las sombras acechaban en las profundidades de un abismo helado.
Parecía estar advirtiendo a Millard que no siguiera adelante con el tema.

Millard parecía tener más que decir, pero descubrió que no podía pronunciar las palabras. Solo pudo tragarlas amargamente.
Sabelian comenzó a caminar de nuevo, como si la conversación nunca hubiera tenido lugar. Millard, con el puño cerrado con fuerza a su costado, siguió silenciosamente a su maestro.
Solo el sonido de sus pasos resonaron por todo el pasillo.

***

La silla del otro lado de la mesa estaba vacía. Me senté en mi asiento en silencio, resistiendo el impulso de juguetear nerviosamente con los cubiertos pulcramente dispuestos frente a mí.
Todavía quedaban 10 minutos hasta el tiempo concertado.

‘¡¡¡Argh, estoy demasiado nerviosa!!!’ No podía dejar de mirar la hora, y menos dejar de beber agua por anticipación nerviosa. ‘Creo que esta ya es mi ¿quinta copa?’
¿Pero puedes culparme? ¡Hoy es el primer día que puedo cenar con Blanche! Ni siquiera fui capaz de dormir la noche anterior por pura emoción!!

“Clara, ¿cómo está mi cara?”
“Está hermosa, como siempre”
“Gracias. ¿No parezco aterradora ni nada?”
“Lo parece, ¡pero está bien!”

‘¡No, no está bien!’
Cogí mi cuchara, mirando frenéticamente mi reflejo en la cubertería de plata. ‘Puaj, ¡esto no es nada bueno…!’ ¡Parecía aún más aterradora de lo habitual por mi nerviosismo! La ansiedad no le sentaba nada bien a este rostro naturalmente amenazador mío. ‘¡Vamos, piensa en pensamientos felices… luce feliz, que parezca contenta…!’

Traté de forzar una sonrisa en mi boca con mi dedo, solo para terminar luciendo aún más espantosa.
‘Hah, tal vez debería haberme puesto una máscara. ¿O un velo para ocultar mi rostro?’
No pude evitar lanzar un enorme suspiro. Había estado practicando mi sonrisa todos los días, pero todavía no había logrado llegar a ningún sitio, como lo demuestra mi situación actual.
‘Vamos Abigail, puedes hacer esto’
Desconsoladamente pinché y empujé mis mejillas un poco más, escuché pasos ligeros acercándose a la entrada.

Dejé mi cuchara y miré hacia la puerta, mi corazón latía tan fuerte que podía escucharlo. Escuché sonidos viniendo de allí, pero en realidad nadie entró. Un poco más tarde, Blanche asomó la cabeza.
La niña se estremeció de sorpresa cuando sus ojos se encontraron con los míos.
“H-hola, Lady Abigail”
“Bienvenida, Princesa Blanche”

Blanche se movió nerviosamente hacia la mesa, mi mirada estuvo sobre ella todo el tiempo.
Ella balbuceó unas pocas palabras bajo unas mejillas enrojecidas.
“G-gracias por invitarme a almorzar. ¿Llego tarde por c-casualidad?”
El lado nervioso y rígido de Blanche era realmente lindo y un poquito lamentable. Casi me tapé la boca con las manos; ella se veía totalmente adorable.
‘Oh, cielos, ¿qué voy a hacer con esta niña? ¡¡Es tan~ linda~ !!’

“No llegas tarde, así que no te preocupes. Ven, toma asiento”
Hice un gesto hacia el asiento cerca de mí. ‘Cálmate, cálmate, idiota. Te verás como un demonio si sonríes ahora’
Blanche se dirigió a su asiento.
‘Y pensar que llegaría un día en el que podría comer junto a Blanche… te daré tanta comida como quieras!’

“No estaba segura de lo que te gusta comer, así que preparé una comida simple por ahora. La comida debería estar aquí pronto”
“S-sí. Gracias”

Blanche parecía un poco nerviosa, pero afortunadamente no lo suficiente como para estremecerse cada vez que ella me miraba o encontraba mi mirada.
¿Se estaba sintiendo un poco más cómoda conmigo? Deben haber sido las galletas.
‘Vaya, la comida excelente es realmente la mejor manera de llegar al corazón de una persona’ mientras tenía pensamientos tan felices observando cada acción entrañable de Blanche, las doncellas trajeron el primer plato.
Lo primero en el menú de hoy era sopa de guisantes.

“Bien, comamos”
Tomé un sorbo de la sopa. ‘Hmm, el sabor es muy agradable. Es un poco dulce y bastante cálido’ Mientras apreciaba lentamente el sabor, noté que Blanche miraba la sopa, sus ojos completamente abiertos.
‘¿Hm? ¿Por qué está haciendo eso?’
“Blanche, ¿no vas a comer?”
“Ah, um, b-bueno…” La niña vaciló de nuevo antes de hablar “… ¿Puedo comer todo esto?”
“¿Qué?” ¿De qué estaba hablando? Blanche también parecía igual de confundida por mi confusión.
“Bueno… me dijeron que comiera la mitad normalmente…”

La comprensión me golpeó.
‘Gaaaah, señorita Jeremie, ¡tú cabeza de chorlito! ¿Medio cuenco para una niña en crecimiento? ¡¿En qué demonios estabas pensando?!’
“¡Lady Abigail, su cara, su cara…!” Clara siseó apresuradamente detrás de mí.
‘Ups, contrólate, Abigail. ¡Contrólate!’
Cubrí mi boca con mi mano rápidamente. Afortunadamente, Blanche no se dio cuenta. Viéndola continuar vacilando, me apresuré a tranquilizarla:
“Come todo lo que quieras. No tienes que comer demasiado poco ni tienes que comer de más”

Dicho esto, volví a tomar mi sopa. Blanche también tomó su cuchara ligeramente.
Cogió un poco de sopa y la sopló un poco para enfriarla. Luego abrió su pequeña boca, puso la cuchara en ella e hizo “nom” en un simple y adorable movimiento.
Sus ojos inmediatamente se iluminaron. Parecía razonable decir que le gustó el sabor de la sopa. Con cada sorbo que tomaba la sonrisa en su rostro se iluminaba, hasta que fue simplemente deslumbrante.
Ahh, me sentía tan satisfecha, solo viéndola comer. Entendí exactamente por qué mi abuela siempre me atiborraba de comida cada vez que la visitaba… Solo quería ver a la niña comer todo el día.

Pensar que la señorita Jeremie se negó a alimentar a una chica tan linda como esta. ¡Esa mujer debe haber tenido un corazón de piedra!
Hablando de corazones de piedra… ‘Ahora que lo pienso, ¿Sabelian realmente no dijo nada después de verla comer tan poco?’

“Eso me recuerda, ¿Su Majestad no dijo nada cuando comiste con él?”
Blanche levantó la cabeza para mirarme. Parecía un poco confundida.
“¿Ah, eh…? Yo nunca en realidad comí con papá, así que…”
“¿Qué? ¿Ni una sola vez?”
“Sí. Mi padre está ocupado con el trabajo, por lo que come solo”

‘Me imagino’ Me encogí de hombros. ‘A él ni siquiera le importa si su hija se cae, siendo él el causante, mucho menos, entonces, ¿por qué pensaría siquiera en comer con ella?’
Ese pensamiento probablemente ni siquiera cruzó por su mente.
‘Me pregunto por qué Sabelian la odia tanto’
Recordé algunos rumores flotando alrededor del Palacio que había escuchado.

La Reina anterior, Miriam, murió poco después de dar a luz a Blanche. Durante los siguientes 10 años, Sabelian no aceptó a una nueva Reina.
Dijeron que era por el dolor. Algo sobre que amaba tanto a su anterior esposa que se negó a volver a casarse, o eso decía el rumor.
Aparentemente, por eso se negó a ver a Blanche, porque su esposa no habría muerto si Blanche no hubiera nacido y todo eso.

Si eso fuera cierto, no era como si no pudiera sentir empatía con Sabelian. Pero esto solo hizo a Blanche aún más lamentable, ya que no había hecho nada malo en absoluto.
No era como si hubiera matado a su madre porque ella quiso. Pobre Blanche… Su madre murió pronto, y su padre no estaba interesado en ella en lo más mínimo… Por lo menos, debería intentar tratarla mejor.

A estas alturas, Blanche había terminado su sopa y miraba su plato vacío con tristeza.
‘Hoho, mi querida Blanche, ¿de verdad pensaste que la comida terminaría después de un poco de sopa?’
El rostro de Blanche se iluminaba más y más a medida que probaba cada plato sucesivo.

Intenté con todas mis fuerzas abstenerme de sonreír demasiado.
“¿Está sabroso?”
“¡Sí! ¡Mucho! ¡Es tan delicioso!”

‘Oh, vaya, aquí voy, con ganas de llorar de nuevo’
La alegría y la satisfacción familiar me llenaron mientras miraba a Blanche, que parecía a punto de estallar de alegría. Parecía más feliz que un perro que acababa de escuchar la palabra “paseo”.
Hablamos poco, pero con la siempre burbujeante ayuda de Clara, nuestra breve conversación fluyó naturalmente sin volverse incómoda, haciendo posible una agradable y divertida atmósfera.

En lo que pareció poco tiempo, la comida llegó a su fin y Norma colocó el plato final: el postre, frente a nosotras. El postre de hoy fue un éclair.
Una obra maestra deliciosa que consistía en una pasta choux alargada, rellena con la cantidad justa de crema pastelera y cubierta con bayas de temporada e incluso más crema.

Corté un trozo y me lo metí en la boca.
La textura suave y el dulce sabor de la masa rellena de crema pastelera se extendió por mi lengua.
‘Mm~ se está derritiendo en mi boca’ ¡Seguramente a Blanche le encantará esto!
Esperando una reacción feliz, miré a Blanche con ansiedad. Pero, para mi sorpresa, Blanche sólo tomó un solo mordisco antes de dejar el tenedor. Y empujó su plato en mi dirección.

“L-Lady Abigail, ¿le gustaría más…?”
‘Gasp, ¿qué es esto? ¿No te gusta?’
“¿No te gusta el éclair? Puedo hacer que el chef traiga algo más de inmediato”
Compartí una mirada rápida con Norma. Al ver que la criada estaba a punto de regresar a la cocina, Blanche respondió rápidamente:
“¡N-no! No es que no sea delicioso…”

¿Es porque había demasiado? ¿No le gustó la crema? Empecé a marcar mentalmente una lista de posibilidades. Blanche se detuvo un momento antes de continuar apresuradamente.
“¡Estaba tan sabroso que quería darle un poco más!”
Blanche sonrió dulcemente, con sus mejillas enrojecidas.

‘Ah, Señor, por favor concédeme un deseo. Solo uno. ¡Déjame tocar esas mejillas! ¡Es todo lo que pido!’
La cara sonriente de Blanche fue tan adorable como siempre, pero lo que realmente me impactó fue su corazón de oro, qué natural fue su primer pensamiento de querer compartir su éclair conmigo.
No puedo siquiera imaginarme lo mucho que debió haber querido comérselo entero, pero ni siquiera dudó en ofrecerlo.

Contuve un sollozo, sintiendo las lágrimas brotar de mis ojos. Mis dientes se atascaron en mi labio inferior mientras intentaba contener mis violentas emociones bajo control y mantener una fachada serena.
“Continúa y come hasta quedar satisfecha. Siempre puedo hacer que el chef traiga más. Ahora, vamos, come”
“¡S-sí! ¡Gracias por la comida!”

Vi como Blanche felizmente reanudaba la comida donde lo había dejado, y hombre, ella también estaba haciendo un buen trabajo. Sus mejillas llenas de comida eran tan redondas como las de una pequeña ardilla y, junto con su expresión contenida, su lenguaje corporal reflejaba pura felicidad.

‘Hah… qué cosita tan encantadora’
¿Tal vez a Sabelian no le agradaba Blanche porque nunca la había visto de esta forma?
¿Y si planto una semilla en su cabeza? ¿Y si viera su rostro sonriente y presenciara por él mismo lo hermosa que era? ¡Es muy posible que termine cambiando de opinión sobre ella! Y luego probablemente se odiaría a sí mismo amargamente por ignorar a la niña durante 11 años.

Imaginé una escena en la que un Sabelian arrepentido le ofrecía una sincera disculpa a Blanche…
‘Hohoho’, el mero pensamiento de eso me emociona tanto.
Los inicios de una idea empezaron a tomar forma lentamente. En ese momento, la criada trajo el éclair extra que había solicitado. Mientras pensaba en todas las emocionantes posibilidades, di un buen mordisco y comencé tramando un plan dentro de mi cabeza.

***

Sabelian estaba leyendo en su estudio, la luz natural se filtraba a través de las ventanas, bailando sobre las páginas del libro que sostenía.
Había pasado un tiempo desde la última vez que tuvo el lujo de permitirse este placer particular, debido a la enorme cantidad de trabajo en sus manos. Poder hacerlo ahora era un agradable cambio de ritmo para él.
Sólo aquí podía sentir que estaba verdaderamente solo, aislado del mundo exterior y su interminable ruido.

Para él, la soledad no era algo que había que temer; más bien, era un viejo amigo que lo había acompañado, y le dio la bienvenida a su fiel presencia como ninguna otra cosa.
Ahora, sumergiéndose en el absoluto silencio, disfrutando de la cálida luz del sol que arrojaba un brillo pacífico sobre él y su entorno, haciendo lo que más disfrutaba, Sabelian estaba realmente en su elemento.

No había nada que atesorara más en el mundo que momentos como ese.
Justo en medio de sus pensamientos, un golpe rompió el tranquilo silencio, como un martillo contra un vidrio, inmiscuyéndose en su soledad duramente ganada.
‘Millard, ¿eh?’ Sabelian chasqueó la lengua con molestia.
Millard era el único lo suficientemente audaz para interrumpir de esta manera.

“Adelante”
La puerta se abrió en respuesta a su escueta respuesta. Sabelian mantuvo su atención en su libro, negándose incluso a mirar al delincuente.
“¿Qué es?”
“Ah bueno…”

Inesperadamente, fue la voz de una mujer. Miró hacia la voz para ver a Abigail parada en la puerta, moviéndose torpemente y pareciendo bastante fuera de lugar.
“… Parece que he interrumpido algo, ¿eh?”
Un visitante inesperado. Sabelian jugó brevemente con la idea de echarla por un segundo, pero lo pensó mejor y cerró su libro, dejándolo a un lado.
“Toma asiento”

No estaba muy feliz por la interrupción de su descanso, pero ahora que lo pensaba, Abigail ni una vez siquiera puso un pie aquí por su propia voluntad hasta hoy.
La expresión rígida que tenía era un claro indicador de lo incómoda que se sentía al respecto.
Gracias a que utilizaban habitaciones separadas últimamente, Sabelian descubrió que tenía mucha más paciencia con ella de lo habitual, por lo que simplemente la miró tranquilamente.

“¿Hay algo que quieras?”
Probablemente tenía algo importante que discutir, o no estaría aquí de otra manera. Después de un momento de vacilación, Abigail abrió la boca.
“Quería pedirle que hiciera algo”
“¿Y que sería eso?”

Ella no estaba allí para pedir que volvieran a dormir juntos, ¿verdad? El repentino pensamiento desagradable hizo que Sabelian entrecerrase los ojos a la mujer frente a él.
Estaba incómoda, pero claramente no estaba nerviosa, porque incluso bajo su mirada, ella procedió a manifestar su propósito con un aire de resuelta confianza.

“Quiero que coma con Blanche una vez al día”
¿Blanche otra vez? Fue bastante novedoso descubrir que, contrariamente a sus expectativas, cada cosa nueva de Abigail aún podía sorprenderlo.
En lo que respecta a hacer solicitudes, Abigail tenía un gran historial, por lo que no fue una sorpresa para Sabelian que todavía las estuviera haciendo. Aunque la diferencia era que sus peticiones se habían vuelto bastante peculiares últimamente.
En el pasado, sus solicitudes cayeron en dos categorías: su amor, o más dinero.
Pero una comida, ¿eh? Eso es algo nuevo. Sabelian no podía comprender lo que Abigail podía ganar con esa petición.

“¿Es necesario hacerlo? Blanche ya no es una niña. No tengo ninguna intención de enseñarle a la heredera de este país a lloriquear o actuar lindo”
Abigail frunció el ceño ante su indiferente respuesta. Sus siguientes palabras salieron a través de sus dientes apretados.
“Estoy esperando que ustedes dos puedan construir una relación, no que ella aprenda a actuar de manera egoísta”
“¿Relación? ¿Por qué tendría que haber algo así?”
“Porque usted y Blanche son familia” Ella casi gruñó, con un énfasis particular en la palabra familia.

Familia. Qué concepto tan extraño. Sabelian estaba teniendo dificultades para entender a Abigail o a dónde quería llegar. Tampoco parecía que él pudiera imbuir en su cabeza un concepto tan extraño para él.
¿Por qué la familia tenía que comer junta? Ciertamente no había hecho nada por el estilo cuando había tenido la edad de Blanche.

“Escuché que has estado comiendo con la Princesa Blanche. Sin embargo, ¿realmente hay necesidad de que yo tenga que tomar parte en eso?”
“Usted también es parte de la familia de Blanche, así que le agradecería que empezara a actuar como tal participando también”

Estaba claro que Abigail no estaba dispuesta a ceder en este asunto. Sabelian, por otro lado, no podía ver por qué la mujer estaba tan obsesionada con una simple comida.
Cuando Sabelian no dijo nada en respuesta a eso, Abigail tomó su silencio como un rechazo y, pensando sobre una razón plausible por la que se había negado tácitamente, habló apresuradamente.
“¿Es por mi culpa? No tiene que cenar conmigo si no quiere. No me importa. Como he dicho, no tiene que cumplir
sus deberes como esposo, pero por favor, actúe como un padre al menos”

‘Actuar como un marido sería más fácil que esto…’ pensó Sabelian, mientras le lanzaba una mirada de reojo.
“¿Qué quieres decir con ‘deberes’ de esposo?”
En lugar de responder de inmediato, Abigail cerró la boca, considerando su respuesta. Después de un momento,
la abrió de nuevo, pareciendo elegir sus palabras con cuidado.
“… Su amor, cariño o dormir juntos, supongo”

Sabelian notó como su curiosidad despertaba, a pesar de sí mismo. No era exagerado decir que la Abigail del pasado pediría su amor todo el tiempo, pero claramente, este ya no era el caso. ¿Qué la hizo cambiar?
“¿Puedo preguntarte algo a su vez?”
“¿Qué es?”
“¿Por qué ya no deseas mi atención?”

El abrupto cambio de tema sorprendió a Abigail con la guardia baja, incluso después de pensar por un segundo, no sabía qué decir, porque no era una pregunta que ella pudiera responder fácilmente.
Sabelian observó su semblante inquieto y, al percibir su dificultad, tomó la iniciativa de preguntar:
“¿Conseguiste un amante?”
“¿Q-qué?”
“No estoy tratando de interrogarte o castigarte por eso”, aclaró, “no voy a tener problemas contigo por encontrarte un nuevo marido. Incluso puedo tomar a tu hijo con él como si fuera mío si quieres”

A fin de cuentas, Sabelian pensó que no debería ser una oferta pobre; incluso podría haber sido llamado generoso. Excepto que esperó en vano una respuesta.
Cuando todavía no tuvo una respuesta disponible de la mujer de enfrente, Sabelian la miró, solo para notar que su rostro se había puesto completamente rígido.

“¿Qué dijo? ¿¡Un nuevo marido!?” Parecía haber encontrado finalmente su voz, que se elevó al final de esa pregunta. Parecía asombrada, incrédula. Incluso loca.
“¿Realmente me veo como ese tipo de persona para usted? Nunca haría nada que me hiciera incapaz de mirarme a mi misma en el espejo! ¡¿Cómo pudo decir algo así?!”

Sus ojos brillaban con un fuego púrpura, cada línea de su cuerpo expresaba su indignación y furia.
Combinado con su expresión malévola, que enorgullecería a una arpía, su semblante era lo suficiente para asustar a cualquier hombre.

“No tengo ninguna intención de ser una madre tan vergonzosa, especialmente para Blanche. Por favor nunca mencione algo así de nuevo”
Ella ahora lo estaba fulminando con la mirada. Ante su arrebato apasionado, Sabelian no dijo nada.
De hecho, se sintió algo desconcertado. ¿Por qué la mujer estaba tan enojada en primer lugar? No podía entenderlo para nada. Sin embargo, se sentía como si hubiera hecho algo mal. O dicho algo mal quizás.
“… Hablé fuera de lugar. Perdóname” Las palabras salieron forzadas y un poco torpes.

Por supuesto, esto era comprensible. Sabelian no recordaba haber pedido disculpas a nadie desde que había alcanzado la edad adulta. El incidente de la muñeca-conejo había sido el primer caso que recordaba.
Por eso no era una exageración llamarlo un Rey “perfecto”. No era de los que cometía errores, ni tampoco permitía que sus emociones lo guiaran demasiado a la hora de tomar decisiones, si es que lo hacían.
Este aspecto racional e impersonal suyo lo había llevado a ser etiquetado por algunos como un Rey de corazón frío.

Aunque cualquier otro humano podría ser falible y por lo tanto imperfecto como “Rey”, Sabelian era de hecho perfecto. Como gobernante que no cometió errores, naturalmente, no se le pidió disculpas. Nunca había sido una necesidad para él dar ninguna, pero en un período de tiempo relativamente corto ya lo había hecho en dos ocasiones distintas. Primero fue con el incidente del muñeco conejo antes mencionado, y ahora, de la nada, a Abigail nada menos.

La última vez, Abigail había dejado ir su ira con bastante facilidad ante su disculpa, pero él tenía la sospecha repentina y furtiva de que ese no sería el caso hoy.
Efectivamente, sus siguientes palabras confirmaron exactamente eso.

“No puedo dejarlo pasar esta vez. Le perdonaré si acepta mi solicitud anterior”
“… ¿Te refieres a la comida?” Recordando el asunto de la comida, Sabelian no pudo evitar fruncir el ceño, sus cejas se juntaron.
“Una vez al día es demasiado. ¿Qué tal una vez al mes?”
“Una vez cada cuatro días es lo mínimo que puedo aceptar”
“¿Una vez cada 10 días?”
“Cuatro”
“… 10 días deberían estar bien”
” ¡Cuatro!”

Los ojos de Abigail ardían fervientemente mientras se mantenía firme. El fuego en sus ojos se negó a atenuarse, haciéndola parecerse a un poderoso general en el campo de batalla, decidido a volver con nada menos que la victoria.
El pensamiento y la imagen posterior que invocó trajeron una pequeña sonrisa a los labios de Sabelian. Viendo
eso, Abigail frunció el ceño. Sin comprender la fuente de su diversión, su voz salió un poco bruscamente.

“¿Que es tan gracioso?”
“No es nada.” Al darse cuenta de su error, Sabelian inmediatamente reacomodó su rostro a su habitual máscara impasible antes de levantar las manos en señal de rendición.
“Entiendo. Cenaré con la Princesa Blanche una vez cada cuatro días”

El rostro de Abigail se iluminó de inmediato. Sin pensar, ella había puesto sus manos sobre su escritorio, inclinándose hacia adelante con los ojos brillantes. Probablemente ni siquiera se había dado cuenta de que se había puesto de pie.
“¿De verdad? ¿Sin arrepentimientos?”
“Sí. Lo prometo”

Abigail parecía encantada de escuchar eso. ‘Es solo una comida’, pensó Sabelian para sí mismo. ‘Tan solo ¿qué de eso la hizo tan feliz?’
Por más que lo intentara, Sabelian realmente no podía entender el funcionamiento de su mente. Miró pensativo a Abigail por un momento más.
“Sin embargo, tengo una condición”

La expresión alegre se congeló en su rostro cuando la oración se registró, efectivamente haciendo estallar su burbuja de euforia.
“… ¿Condición?” Abigail miró a Sabelian con nerviosismo antes de preguntar con cautela.
“¿Qué condición?”
“Una simple. Debería ser bastante fácil de esperar” Sabelian entrelazó los dedos y los apoyó en su rodilla.
“Quiero que estés con nosotros durante la comida”

Solo en la conversación de hoy las diversas expresiones que habían cruzado el rostro de Abigail eran unas que Sabelian nunca había visto antes. ¿Qué otras expresiones podía hacer que él todavía no hubiera visto? Las caras que había hecho…
¿Cuántas más había aún por conocer? Si comenzara a cenar con ella, ¿sería capaz de ver más de ellas?
Todavía albergaba dudas sobre sus intenciones, por lo que este era un método tan bueno como cualquier otro sin
requerir demasiado de él. De esta manera, podría observar por sí mismo, y debería poder averiguar si Abigail realmente estaba poniendo una fachada o no.

“Si aceptas esa condición, cenaré con Blanche una vez cada cuatro días. ¿Qué te parece?”
“… ¿Cenar? ¿Con usted?”
Abigail parecía que acababa de tragarse un insecto.
No, que acababa de masticarlo y luego tragarlo. No es que eso molestara a Sabelian en lo más mínimo.
“¿No quieres?” preguntó, su tono era de ligero interrogatorio.
“Entonces supongo que esa comida con Blanche es…”
“N-no, nada de eso. Lo haré” Hablaba con una sonrisa que era tan forzada que sus mejillas estaban doliendo por el esfuerzo.
“El trato está hecho entonces. Por favor, infórmeme de cuándo debería comenzar a asistir”

Diciendo eso, recogió su libro, con la intención de volver a su lectura. Quería aprovechar al máximo lo que quedaba de su interrumpida soledad. Sin embargo, Abigail no pareció captar la indirecta, porque permaneció donde estaba.
“¿Hay algo mas?”
Sabelian miró a Abigail en silencio, esperando. La mujer parecía un poco perdida en sus pensamientos, si su mirada a lo lejos era alguna indicación. Tenía la impresión de que ella estaba debatiendo en el interior si expresar lo que le molestaba.
“¿Puedo hacer una pregunta?”

Sonaba un poco vacilante cuando finalmente habló. Sabelian asintió con la cabeza. En cualquier caso, probablemente se trataba de Blanche de nuevo. Cuando le dio el visto bueno, Abigail rápidamente abrió la boca, y las palabras salieron a trompicones mientras se lanzaba.
“¿Es la razón por la que nos está evitando a Blanche y a mí… a causa de la Reina anterior?”
¿De qué demonios estaba hablando? Sabelian frunció el ceño mientras trataba de encontrarle sentido a sus palabras. “Escuché que amaba mucho a la Reina anterior, puedo entender eso. Pero no creo que evitar a Blanche por eso sea…” Abigail se estaba preparando para el tema en cuestión cuando Sabelian habló.
“Espera espera espera-”

¿Fue eso sorpresa, lo que ella detectó en su voz?
Sabelian había levantado la mano en el gesto universal de detenerse. Estaba más que sorprendido por lo que acababa de escuchar. No, ni siquiera cerca.
Totalmente desconcertado, más bien. Este intento de entender sus palabras salió tan bien como todos los anteriores… es decir, nada en absoluto.

“¿De qué demonios estás hablando? ¿Quién te dijo algo así?”
“¿Cómo qué?”
“Que amaba a la Reina anterior”
“Lo escuché de los rumores que circulan por el Palacio. ¿No es verdad?”
“Hah…”

Sabelian se llevó una mano a la frente. Entonces, ¿los sirvientes habían estado difundiendo este tipo de rumores en los diez años que había permanecido soltero? Sus ojos brillaron con frialdad ante la idea.
Bajando su mano, habló con firmeza.
“Parece que tienes un malentendido. Para mi, el hecho de no volver a casarme durante todos estos años no tuvo nada que ver con que estuviera enamorado de la Reina anterior”

¿Por qué le estaba dando explicaciones a esta mujer? No lo entendió, pero continuó de todos modos.
“No estoy evitando a Blanche por esa razón. Pensar que te creerías ese rumor”
“Entonces, ¿por qué evita a la Princesa Blanche? ¿No tiene amor paternal?”

No hubo respuesta. El hombre se quedó allí sentado, casi como si el tiempo se hubiera detenido para él.
‘¿Le hice una pregunta estúpida?’, se preguntó Abigail, mientras se llenaba de arrepentimiento por preguntar.
Cuando abrió la boca para decirle que no necesitaba responder, Sabelian habló:
“… no entiendo qué es ese amor paternal del que estás hablando”
“¿Qué?”

Sabelian volvió a quedarse en silencio sin responder. Al ver eso, Abigail no indagó más, porque de alguna manera parecía bastante deprimido en ese momento. Un silencio incómodo se instaló en la habitación; Sabelian solo rompió el silencio levantándose lentamente de su escritorio.
“La niña sigue siendo la heredera de este país. Haré todo lo posible para educar a Blanche, por lo que no hay necesidad de que te preocupes”
“…”
“Hay muchos libros excelentes aquí. Por favor, disfruta de algunos de ellos si tienes tiempo”

Entonces diciendo eso, Sabelian salió de la habitación.
Pudo escuchar a Abigail despidiéndose de él desde atrás, pero no respondió. Lentamente, caminó por el pasillo.
Las palabras que salieron de la boca de Abigail hace un momento seguían repitiéndose una y otra vez en su cabeza. Por alguna razón que no pudo comprender, Sabelian sintió que se le revolvía el estómago.

‘Amor. Qué pensamiento más ridículo. Si Miriam escuchara esto, saltaría de su tumba’
El amor no existía para Sabelian, ni en el pasado ni en el presente. Como no existía ahora, probablemente tampoco existiría en el futuro.
No había ningún problema en no tener tal cosa, ya que había vivido perfectamente bien sin él hasta ahora.

Se le ocurrió que había tomado una decisión estúpida. Debería haber rechazado la invitación.
No debería haber dejado entrar a Abigail en su estudio. Si no hubiera hecho todo eso, no habría tenido que sentir esta extraña emoción.
Lamentó su decisión, pero no se dio la vuelta para cancelar la comida.

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: