Saltar al contenido
I'm Reading A Book

SSUMPMHETL – Libro 1 – Cap 3

La mayoría de los hombres habrían sonreído con entusiasmo, pero sabía que Sabelian era diferente. Cuanto mas romántico fuese, más lo odiaría. Traté de hacerme ver tan hermosa como pude, yendo tan lejos como para pedir la ayuda de mis sirvientas con mi maquillaje. Incluso me sorprendí de cómo mi apariencia realmente encajaba con el estado de ánimo de la habitación.

Y como esperaba, Sabelian parecía furioso conmigo, si ese ceño fruncido era la señal.
Sonreí. ‘Hmph, ¿tienes el descaro de estar enojado conmigo? ¡Debería ser yo la que esté enojada contigo!’

“Entonces, no has cambiado.”
“¿Qué quiere decir con que no he cambiado, Su Majestad?”
“Confié en ti cuando prometiste que usaríamos habitaciones separadas. Qué tonto debo parecer ahora.”

Él habló como si acabara de ser apuñalado por la espalda por su mejor amigo. Creo que nunca lo había visto tan decepcionado, ni siquiera cuando se enteró de que Abigail había fingido su muerte. Honestamente, yo sentí un poco de pena por él.
‘¡No, no! ¡No puedes sentir lástima por él! Tienes un trabajo que hacer aquí, ¡ahora hazlo!’ Me armé de valor y me preparé para mi respuesta.

“Planeo mantener esa promesa.”
Su ceño se profundizó. “¿Así?”
“Pedí usar habitaciones separadas para que dejara de sospechar de mí. Pero ya que usted terminó sospechando aún más de mí que antes, realmente no veo el punto en hacerlo” deslicé deliberadamente un muslo sobre el otro. Pude ver a Sabelian estremecerse.

“Dijiste que planeabas mantener esa promesa”, dijo Sabelian con los dientes apretados.
Francamente, me sorprendió, ya que casi había esperado que se hubiera marchado a estas alturas, pero aguantó.
“Sí, planeo mantenerla.”
“¿Cómo?”
“Si te disculpas por sospechar de mí, volveré a mi habitación de inmediato.”
“¿Y si no lo hago?”
Le di mi mejor puchero. “Me voy a mudar de nuevo.” Sabelian se puso completamente pálido. Decidí que este era el momento perfecto para dar el golpe final.
“También voy a dormir sin este camisón.”
“…”
“Estoy usando ropa interior súper sexy debajo, ¿sabes?” Levanté la barbilla desafiante. ‘Hmph, ¿cómo está
¿eso? Solo imaginarlo debe ser pura tortura, ¿no?’ (J: Aby chica que le has hecho a Sabelian para tenerlo tan traumatizado…¿?)

Aposté un poco fuerte, pero en realidad me sentía bastante nerviosa por dentro. Después de todo, realmente tenía lencería sexy justo debajo del camisón. Inicialmente traté de ponerme algo más simple, pero Clara me detuvo.
Ella se enojó conmigo por intentar salir con ropa interior simple en una ‘cita de noche’, y sacó un conjunto de lencería increíblemente lasciva de la nada. La cosa era prácticamente solo una cuerda, no es broma.

Amenacé al hombre con quitarme el camisón, pero en verdad no quería. ‘Oye, Sabelian, ¡Date prisa y discúlpate! ¡Tampoco quiero mostrarte cómo me veo debajo de esto!’
Después de un momento de silencio, Sabelian abrió la boca. Su rostro parecía haber recuperado un poco de su calma habitual.
“Has cambiado ¿eh?”
“¿Qué quieres decir?”
“Pensé que aprovecharías la oportunidad para dormir conmigo.”
“¿Por qué haría algo así?” Me encogí de hombros. “¿No te lo dije? Ya no voy a estar interesada en ti nunca más.”

Esto fue venganza; venganza por la muñeca conejo que tuvo que morir por sus pecados inexistentes.
Cuando regresé a mi habitación después del incidente, reproduje la escena una y otra vez en mi mente. Pero sin importar cuantos obstáculos mentales atravesara, Sabelian definitivamente se había equivocado.
Claro, es justo que sospechara de mí, y tenía una buena excusa para destrozar la muñeca por sus sospechas.

¿Pero no debería haberse disculpado después de darse cuenta de que estaba equivocado? Lo habría perdonado fácilmente si lo hubiera pedido. Pero disculparse nunca pareció cruzar por su mente.
En este punto, solo quería escuchar las palabras ‘lo siento’ salir de su boca, al menos una vez. Si no lo obligara para decirlo entonces, probablemente tendría que soportar su abuso sin escuchar una palabra de disculpa de sus labios.

“Huir no te salvará. Te seguiré hasta que digas que lo si…”
“Lo siento.”
‘Oye, ¿no estás siendo demasiado rápido aquí? Este bastardo… Realmente me odias mucho, ¿no es así? Esto no me satisface en absoluto, a pesar de que recibí una disculpa’
“No aceptaré la disculpa a menos que seas sincero al respecto.”
“Honestamente, lo siento mucho, Abigail”. De nuevo con la respuesta inmediata. Me preguntaba si era solo de puertas para fuera* de nuevo, pero su voz difería de su tono habitual. (*J: sin sentirlo realmente, sólo por salir de la situación, en mi tierra también decimos “de boquilla”)

Me volví para mirar directamente a Sabelian. La ira se había desvanecido por completo de su rostro. No pude decir realmente lo que estaba pensando, debido a su habitual rostro neutral e impasible, pero sus cejas estaban un poco caídas. ‘¿De verdad lo sentía?’ Me sentí un poco mal por poner a un hombre tan grande triste de esa forma.
Enderecé mi postura un poco y terminé rascándome la nuca por la pura incomodidad.

“Bueno, no es que no entienda por qué lo hizo, así que le perdonaré.”
“…” Sabelian siguió sin decir nada. Solo me miró, en silencio. Por alguna razón, sentí que podía detectar un indicio genuino de pesar en sus ojos.
‘Uf, quería recibir una disculpa. ¡Pero! ¡No puedo soportar esta incomodidad!’ Me apresuré a cepillar los pétalos de rosa de la cama, soplé las velas y abrí las ventanas para ventilar la habitación, dejando entrar el viento primaveral ligeramente frío. Quizás porque el perfume era acre, el olor de las rosas no se marchaba completamente.
La habitación estaba casi a oscuras después de que apagué todas las velas, aunque la luna llena afuera todavía iluminaba algo de la habitación.

‘Ergh, se ha vuelto aún más incómodo sin que hablemos.’
Abrí la boca después de pensar un poco. “Ya no estoy interesada en tener un hijo o tener poder. Tampoco me importa que me ames. Si quieres tener otro hijo, puedes bueno, tomar otra esposa.”
Eso sería mejor para mi situación, de verdad. Aunque, sería molesto si otra mujer como la vieja Abigail entrara. Mientras pudiera vivir en paz, no debería tener problemas. Pasar desapercibida entre el paisaje era mi especialidad anterior, después de todo.

“Escuché que Karin de la familia Stork era bastante agradable. Si solo… ”
“No me volveré a casar dentro de la familia Stork.” Sabelian sonaba firme. No había ni rastro de su ex yo apologético; el Rey de hielo había vuelto.
“Entonces puede conseguir a alguien de una familia diferente.”
“Todos vosotros estáis simplemente…” Se pasó la mano por el cabello con pura molestia. En ese instante, sus ojos azul grisáceos parecían bastante feroces.
“No me casaré con ninguna otra mujer, ni ahora ni en el futuro. Mi esposa es, y siempre lo serás, tu.”

Mi boca se secó ante sus palabras. ¿Por qué se veía tan serio? ‘¿Qué? ¿Pensé que me odiaba? No, no bajes la guardia. Tiene que estar diciendo esto por una razón. Este hombre es una bestia’
Pero a pesar de saber esto, no podía apartar mis ojos de él, e inconscientemente me mordí los labios. Apenas me las arreglé para apartar la mirada de él el tiempo suficiente para pasar a su lado. Sólo entonces pude decir:
“Bien… yo me despediré ahora.”

Quedarme al lado de Sabelian por más tiempo habría aumentado mi agonía; mi corazón latía al punto de explotar. Le di una breve inclinación de cabeza y salí. Mi cuerpo estaba tan frío como podía estar por culpa del aire primaveral, pero el olor de las rosas permanecía en mi cabello.

***

Me sentí bien cuando me cepillaron el pelo. Estaba siendo mimada por mis doncellas mientras me recostaba en mi
sofá.
‘Ah, así es como se siente el poder’. Al principio me sentí incómoda, pero en algún momento comencé a disfrutarlo. Clara acarició cuidadosamente mi cabello mientras le aplicaba aceites. Olía a rosas.
El olor me recordó el incidente de unos días atrás, cuando salí torpemente de la habitación de Sabelian. Seguimos usando habitaciones separadas después del incidente, así que no tuve que verle más. Realmente fue bastante agradable.

Mi corazón amenazó con salirse de mi pecho cuando recordé ese rostro suyo.
‘Ugh’ Qué cara más peligrosa. Ya era bastante malo ver caras así en la televisión…

“Clara, ¿podrías usar algo distinto a las rosas la próxima vez?”
“Sí, mi señora.” Clara siguió cepillándome el pelo mientras respondía. En medio de uno de sus pases, sin embargo, su mano se detuvo. “Um… ¿Lady Abigail?”
“¿Sí?”
“¿Pasó algo esa noche?”
“¿Esa noche?”
“Cuando fue al dormitorio de Su Majestad”

‘¿Eh? ¿Por qué está hablando de eso ahora?’ Miré a Clara con los ojos muy abiertos. Ella se veía espantosamente nerviosa.
Murmuró un poco antes de aclararse la garganta.
“Es solo que regresó justo después de que se fue. Me preguntaba si mi elección por las rosas fue la culpable…” Clara y algunas otras doncellas decoraron el dormitorio esa noche. Podía recordar a Clara haciendo todo lo posible para arreglar los pétalos de rosa.

“No, no es nada de eso.”
“Entonces, ¿la lencería no fue del agrado de Su Majestad?”
“Oh no, nada de eso. Todo salió bien. No te preocupes por eso, de verdad.” Hablé con firmeza. “Me crees, ¿verdad, Clara?”
La chica me miró en silencio por un segundo antes de sonreír. “¡Sí! Entiendo. Intentaré hacerlo mejor la próxima vez. ¡Incluso encontré un diseñador de lencería famoso solo para esto!”

‘No, detente mientras estás a tiempo. Sabelian podría enviarnos a los dos a la guillotina si se entera’ Evité sus ojos, ya que no podía decir eso en voz alta.
En ese momento, Norma entró en la habitación, todavía con su traje de sirvienta normal.
“Hay un regalo para usted, Lady Abigail”
“¿Un regalo?”
Ella sostenía una caja negra. Lo tomé de sus manos; Me sorprendió un poco su peso. “¿Quién envió esto?”
“Su Majestad fue quien lo envió”

‘¿Eh? ¿Sabelian? ¿Un regalo de él? ¿Pero no recuerdo haber hecho nada que mereciera un regalo? Esto me preocupa por alguna razón. No es algo como un par de zapatos de metal al rojo vivo o algo similar, ¿verdad?’ Miré la caja con los ojos llenos de preocupación.

Clara, sin embargo, lo tomó de manera completamente diferente. “¡Tal vez sea la lencería mas adecuada para usted, lady Abigail!”
‘No, no es eso. Tienes que limpiar tu mente*, niña’ (J: aquí la versión inglesa usa ‘out of the gutter’ que es como que deje de pensar en guarradas…)
“¡Debería abrirlo!”
“… Cierto.” No es posible que sean zapatos, ¿verdad? Abrí la caja con cautela. Cuando vi el contenido en el interior, no pude evitar que mi mandíbula golpeara el suelo. “¿Él fue el que envió esto?”
“Sí, Lady Abigail.”

Era una muñeca; la misma muñeca de conejito que le había hecho a Blanche, hasta en su atuendo y textura. Pero
no era solo una muñeca, había otro conejito blanco un poco más grande con una ropa diferente: el vestido púrpura que había estado usando ese día.
Las dos conejitas se complementaron a la perfección, como una hermosa pareja de madre e hija. (J: awww! vale Sabelian… te perdonamos)
Las muñecas eran lindas, pero la completa falta de adornos del envoltorio me recordó una vez mas que el regalo era de Sabelian.

‘… ¿Un regalo? ¿De ese tipo? ¿No tiene una bomba?’ Sometí a las muñecas a un minucioso cacheo, antes de concluir que en realidad eran solo muñecas. La muñeca que se parecía a mí incluso tenía los ojos púrpuras, como los míos. ‘¿Qué hay con lo detallado? ¿También ordenó que fuera así? De ninguna manera. Pero pensar que un tipo como él enviaría un regalo… ¿Quizás no es tan malo como pensaba?’

Mi mirada se desvió hacia la caja cercana, donde finalmente noté una tarjeta dentro. ‘¿Una nota de Sabelian? Hoho, supongo que realmente puede arrepentirse cuando se lo propone. Bien ~ Lo perdonaré esta vez.’
Abrí la tarjeta con entusiasmo.
[Si se repite el incidente de ayer, recortaré el presupuesto asignado de inmediato]
[Por favor, absténgase de tomar tales acciones en el futuro]

“…”
Tiré la tarjeta. ‘¡Gaaah! ¡Sabelian! ¡Retiro todo lo que dije sobre ti! ¡Todo! Tú ¡Maldito bastardo!’ Qué tipo tan molesto. Bueno, no es como si me fuese a volver a involucrar con él, así que mejor no insistir demasiado en ello. ¡Preferiría pasar ese tiempo adorando a Blanche!

***

El sonido agudo de pasos golpeando el suelo reverberó por todo el pasillo, un sonido similar al crujido de cristales al romperse cada vez que los tacones altos chocaban contra el suelo de mármol. Abigail se apresuró hacia la Sala de Reuniones.
Los guardias le abrieron las puertas cuando se acercó. Dentro, esperaba un hombre.
Basado en su atuendo, parecía ser bastante rico, pero no emitía un aire de nobleza.

“Gracias por concederme un momento de su tiempo, Su Majestad.” El hombre besó la mano de Abigail ligeramente, su propia mano temblando de nerviosismo.
Rebosando un aura helada que avergonzaría a los reptiles de sangre fría, Abigail habló con el ceño fruncido en su rostro. “Vine porque ¿escuché que tenías los productos?”
“Sí, por supuesto” Entró un criado con una cajita en las manos. Cuando se abrió la caja, los ojos de Abigail brillaron con una luz peligrosa. “¿No hay problemas con su calidad, supongo?”

“Por supuesto. Ni siquiera la Princesa Blanche podría resistirse a algo como esto.” Ella sacó un objeto de la caja, un recipiente de vidrio del tamaño de una manzana. Su contenido interior era extraño, objetos puntiagudos de color marrón, como trozos de tierra seca. Parecían siniestros, no muy diferentes a la expresión actual de Abigail. Mientras su mirada permanecía enfocada en ellos, sonrió, sus labios se torcieron para formar una sonrisa taimada. “Bien. Con esto, incluso la Princesa Blanche…”

“Jujuju” El sonido de una risa baja sonó por toda la habitación, un sonido bastante espeluznante. En la oscuridad, el cielo nublado en el exterior solo se sumaba a la atmósfera siniestra. “Esto no es algo que se importe fácilmente. Me sorprende que hayas podido conseguirlo”
“Me las arreglé para conseguir algunos frascos durante mis viajes.”

Cuando Abigail quitó la tapa del recipiente, una dulce fragancia flotó a través de la abertura y a su nariz. El olor provenía nada menos que de las galletas de azúcar violeta del país de origen de Abigail, Cronenberg. Eran una rareza, un manjar que no se exportaba fuera de las fronteras de Cronenberg. Tan solo el olor fue suficiente para hacer que la boca de Abigail se hiciera agua, pero a través de pura fuerza de voluntad, apartó su cabeza. “Serás ampliamente recompensado por esto.”

“También he traído otros artículos, ¿le gustaría echar un vistazo?” Cuando Abigail asintió a la ligera, varios sirvientes comenzaron a llevar una gran cantidad de cajas a la habitación. Estaban llenos con accesorios y juguetes que parecían estar destinados a niños.

Al mirar las cajas que llenaban la habitación, la Reina pensó en el anterior lujoso e imprudente hábito de gasto. En aquel entonces, hubo varios comerciantes que visitaron regularmente a Abigail tras su entrada al Palacio. Después de todo, ella era una clienta que todos los comerciantes soñaban con tener.
No solo le gustaban los accesorios y la ropa, sino que también albergaba un gran interés en los artículos mágicos y productos exóticos, comprando cualquier cosa que le llamara la atención.

Varios comerciantes habían entrado en el espacio abarrotado, cada uno clamando para llamar su atención.
Uno en particular, un hombre de cabello blanco, llamó la atención de Abigail. El hombre era alguien a quien Abigail había tenido en alta estima, ya que él le había traído muchas baratijas exóticas en el pasado.

“Su Majestad, por favor, eche un vistazo a este collar de perlas aquí. Ni siquiera la Reina sirena misma podría conseguir algo tan valioso. Puede ser suyo por una pequeña suma de 20.000 Deronas”

En su mano, el hombre sostenía un collar extremadamente ostentoso y brillante, que contaba con una enorme perla en su centro. A ambos lados de la pieza central había perlas más pequeñas, todas dispuestas a lo largo de la línea del collar. Las perlas individuales desprendían una sensación encantadora, casi hipnótica. La del medio, especialmente, era algo que ni siquiera Abigail había visto antes.

El comerciante sonrió por dentro, pensando que esto era lo único que garantizaba atrapar la atención de Abigail. Esperaba que ella le exigiera que llevara el collar para verlo más de cerca, pero contrariamente a sus expectativas, ella simplemente miró el collar con poco interés.

“¿Tienes algo más?”
“¿Qué? Oh por supuesto. Por supuesto que sí. ¿Qué tal la cerámica del Lejano Oriente?” El hombre apresuradamente
sacó una pieza de cerámica de su bolsa. Era una pieza de porcelana blanca con patrones azules esmaltados por todo su alrededor. “Dicen que esta pieza de cerámica es algo que atesoran incluso los nobles en Oriente. Trabajé muy duro para…”

“¿Algo más?” La fría respuesta de Abigail hizo que el comerciante se detuviera. ¿Se dio cuenta la mujer de que la cerámica era falsa…? La alfarería no era algo reservado para la nobleza de Oriente; mas bien, era considerado algo común allí.

Pero Abigail era una mujer sin gusto. El hombre le había vendido algo más que algunas falsificaciones a la mujer antes, pero ella nunca lo había descubierto. Afortunadamente, Abigail parecía más aburrida que enojada. Así que
no parecía que se hubiera descubierto su engaño… Pero incluso entonces, si la Reina no tenía interés en ya fuese el collar o la cerámica, ¿qué debería vender?
En ese momento, una idea surgió en la cabeza del hombre. Conociendo a Abigail, probablemente incluso compraría eso.

El hombre sonrió y se llevó la cerámica. Luego se inclinó ante Abigail de una manera muy respetuosa. “Como pensaba, meros bienes como estos no serán suficientes para alguien como usted. En ese caso, le mostraré algo que logré obtener del Reino de las Hadas.”
El hombre miró a un sirviente detrás de él. “Tráeme ‘ese’ artefacto” El sirviente parecía un poco sorprendido, pero inmediatamente después, una sonrisa se formó en el rostro del sirviente, que se apartó por un segundo, y pronto regresó con una gran caja en sus brazos. El comerciante abrió la caja y lentamente sacó su contenido.

Las doncellas parecían confundidas por sus acciones. El hombre claramente lucía como si estuviera sosteniendo algo,
pero no pudieron ver nada. Por su gesto, parecía como si estuviera mostrando un trozo de tela.
Observando, la mirada aburrida de Abigail se convirtió en un pequeño ceño fruncido.

“¿No es hermoso, Su Majestad? Es un vestido tejido con la luz del amanecer, telarañas plateadas y el rocío de la mañana.” El comerciante habló en tono relajado. Por supuesto, todo lo que salía de su boca era una mentira descarada. Continuó tranquilamente su perorata frente a la Reina. “Este vestido contiene maná en su interior. Se dice que los imbéciles y villanos no podrán ver el vestido.”

Notó el estremecimiento casi imperceptible de la Reina. Bien, no hay forma de que puedas decir cualquier cosa, dado tu orgullo. “Es ligero, casi como si no llevara nada. Incluso mantiene al usuario fresco durante el verano y cálido durante el invierno… Más que nada, es muy exquisito.”
El comerciante se volvió hacia su sirviente. “¿No es esto bastante hermoso?”
“Sí, realmente lo es.”

Esta vez, el comerciante se volvió hacia las sirvientas. “¿Qué opináis? ¿No creéis que esto se vería bien en Su Majestad?”
“¿Qué… Ah, sí… Yo-yo creo que se vería maravilloso!”
“¡Se ve muy refinado!” Las criadas también cantaron sus alabanzas, a pesar de su confusión. Ellas no pudieron
ver el vestido, pero no querían parecer estúpidas o malvadas.

“¿Cómo está, Su Majestad? Si usa este vestido, ¡su belleza seguramente brillará en todo el Reino! Ya que le quedaría tan bien, estoy dispuesto a desprenderme de él por tan solo 300.000 Deronas”. Él ya había planeado comenzar de nuevo en un País diferente después de esto, entonces, ¿por qué no despedirse con una última gran estafa?

Abigail pareció estremecerse un poco antes de recuperar la compostura. Luego abrió la boca para hablar “¿Eso es un vestido?”
“Sí, Sí. ¿No puede verlo, por casualidad?” El comerciante aguijoneó descaradamente a la Reina. No era como si la mujer pudiera decir que no a su pregunta.

“Por supuesto que puedo verlo. Es muy hermoso, de hecho.” El comerciante se tragó una sonrisa. Abigail continuó hablando en un tono muy conversacional. “Pero ya ves, en lugar de un vestido, parece más como la túnica de un hombre.”
“… ¿Qué?” ¿Qué es lo que ella acaba de decir? La respuesta inesperada hizo que el hombre luchara por una buena respuesta.

“Creo que esto te quedaría mucho mejor. Te sugiero que te lo pruebes primero. Se lo enviaré a Su Majestad si se ve bien.” Los ojos de Abigail brillaron con malicia. Fue entonces cuando el comerciante tuvo la primera sospecha de que había cometido un error terrible.

“N-no es necesario. Parece que traje la ropa equivocada por error. Permítame cambiar de…”
“¿No escuchaste lo que dije?” La voz de Abigail estaba llena de impaciencia. Sus ojos ardientes estaban completamente fijos en el comerciante. “Te dije. Que. Te. Lo. Pongas.” El gruñido en su voz recordó al de una bestia muy peligrosa. Las doncellas también parecían haberse dado cuenta de algo en este punto.

“Llevaos a este hombre a una habitación vacía. Traédmelo una vez que haya terminado de cambiarse.”
“¡S-su Majestad!” El comerciante intentó decir algo, pero los sirvientes fueron más veloces. Rápidamente arrastraron al comerciante al pasillo. La puerta se cerró con un golpe, seguido de un silencio después, agravado por el aura amenazadora de Abigail.

Unos momentos después, el comerciante regresó. Llevaba la ropa invisible de antes… estaba desnudo. Se paró, temblando frente a la Reina, con solo una pequeña prenda para conservar su modestia.
“La ropa te queda muy bien. Conozco un lugar donde realmente brillarías”. Abigail continuó hablando con una sonrisa. “Ponlo en la cárcel.”
“¡Su Majestad! ¡Por favor, deme otra oportunidad! ¡Argh!” El comerciante fue arrastrado por los guardias. La puerta se cerró con un golpe detrás de ellos una vez más.

Toda la habitación parecía haberse congelado. La Reina miró al resto de los comerciantes, con una mirada amenazadora que prometía retribución ante cualquier traición. “¿Cualquier otra cosa que vosotros queráis mostrarme? ¿No me digáis que todos entrasteis al castillo con artículos tan aburridos como estos? Mostradme que tenéis.”
“¡E-entendido, Su Majestad!” Los comerciantes sacaron apresuradamente todo lo que tenían para colocarlo frente a Abigail. Había innumerables vestidos, joyas y productos importados. Todas las cosas que se suponía que a Abigail le gustaban.

Pero la Reina fruncía el ceño más que nunca. “¿Es esto todo lo que tenéis? ¿Nada lindo o poco convencional? ¿Algo que le gustaría a un niño?”
Todos los comerciantes se congelaron simultáneamente ante las palabras de Abigail. ¿Algo que le pueda gustar a un niño? La Abigail que conocían nunca había hecho una petición así. Sin embargo, un comerciante entre la multitud de pelo castaño no podía darse el lujo de echarse atrás por algo como esto. Después de todo, si lo hacía, no tendría una segunda oportunidad de regresar al Palacio. El comerciante dudó por un segundo, entonces habló.

“T-tengo una herramienta mágica real.”
“No será un vestido transparente como el otro, ¿verdad?” Abigail dijo bruscamente.
“¡N-no, por supuesto que no, Su Majestad!” respondió apresuradamente el comerciante. Luego se volvió hacia sus sirvientes y se apresuró a ladrar una orden. “¡Oye! ¡Daos prisa y traed el artículo del carruaje!”
El comerciante ordenó a sus sirvientes que trajeran el artículo. Pronto, dos personas trajeron un gran y plano objeto, cubierto por un paño. El comerciante comenzó a explicar la identidad del artículo a Abigail.
“Este es un espejo mágico creado por las hadas. Se dice que este espejo refleja la verdad”

El comerciante sudaba nerviosamente mientras miraba la expresión de Abigail. Afortunadamente para él, su expresión parecía haber mejorado.
“… ¿Un espejo, dices?”
Ella miró al espejo con interés. Abigail se levantó de su asiento y se acercó lentamente a él. Una vez que estuvo frente al espejo cubierto de tela, lo descubrió. Debajo, se reveló un espejo liso y claro, su superficie tan prístina como un lago helado en invierno. Abigail se miró en el espejo, como en trance. Presionando su palma contra su palma reflejada, ella murmuró al espejo.

“Espejito, Espejito.”
La acción fue tan natural que era como si Abigail hubiera sido la dueña del espejo todo el tiempo. Ella continuó hablando. “¿Quién es la más bella de todas?”
La superficie del espejo comenzó a ondularse, y muy pronto, el reflejo de Abigail desapareció reemplazado por la oscuridad. Fue entonces cuando resonó una voz.
[Al menos, no es alguien como tú que está haciendo una estúpida pregunta como esa] (J: señores y señoras, que conste en acta que me pido desde ya a ese espejo ¡Es miiiiiio! (estilo Gollum)…)

El espejo respondió con una frase contundente, y el grupo de comerciantes que escuchó la respuesta se puso mortalmente pálido. En particular, el comerciante que había traído el espejo parecía que estaba a punto de desmayarse. Apenas logrando articular palabra, el comerciante de cabello castaño habló con una voz quebrada.

“S-Su Majestad, Reina Abigail. ¡Mis más humildes disculpas! Creo que mis sirvientes pueden haber traído accidentalmente un producto defectuoso…!”
El criado, por su parte, se arrodilló apresuradamente. No pudo evitar sentir que la situación era aún más injusta, porque la declaración del comerciante resultó ser la verdad y no una excusa.

Originalmente, esta herramienta mágica se había fabricado para ser un compañero de las mujeres nobles. Sería apropiadamente halagador y su compañero de conversación. Sin embargo, un solo producto defectuoso encontró su camino en el lote. A diferencia de los otros espejos suaves y obedientes, este espejo era particularmente desafiante. El comerciante había planeado devolver el espejo a las hadas, y así sus sirvientes lo habían dejado a un lado, pero este sirviente acababa de sacar ese producto defectuoso.

[¿Producto Defectuoso? ¿Me acabas de llamar un producto defectuoso? ¿Crees que soy como esa basura de espejos que agitan sus labios y charlan sin sentido?!]
El espejo gritó enojado. El comerciante se apresuró a avanzar y cubrió con un paño el espejo, lo que hizo que la voz del espejo se apagase un poco.
[¡Eh, tú! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡Quítame esto de encima!]
“¡Volved a colocar este espejo en el carruaje y traed rápidamente un nuevo artículo!” El comerciante ordenó en pánico.
“¡S-sí!”

Durante todo eso, el espejo continuó lanzando todo tipo de maldiciones al comerciante. Sin embargo, al igual que
los sirvientes intentaron quitar el espejo, Abigail se paró frente a ellos y bloqueó su camino.
“¿R-Reina Abigail…?”
“No hay necesidad de quitarlo.”
Abigail luego se acercó al espejo y retiró bruscamente la cubierta de tela. Reflejado sobre la superficie del espejo estaban el rostro inexpresivo de Abigail y la expresión asustada del comerciante.

“Justo ahora, ¿me llamaste estúpida?”
[Sí]
El espejo respondió malhumorado. Abigail mantuvo una expresión imperturbable y continuó con sus preguntas.
“¿Por qué dices que soy estúpida?”
[Eso es porque preguntaste algo sin sentido. ‘¿Quién es la más hermosa de todas?’, Preguntas. ¿Cómo se supone que alguien debe responder a una pregunta tan subjetiva y abstracta?]

El espejo habló con un tono afilado en su voz, como el de un fragmento de vidrio. Las cejas de Abigail se estremecieron ante la afilada respuesta del espejo, pero el espejo, indiferente, continuó hablando.
[El hecho de que alguien sea considerado hermoso o feo depende de la persona con la que hable y todos tienen sus propios estándares sobre lo que consideran ‘el rostro más bello del mundo’. Por eso, lo que hiciste fue una pregunta estúpida.] Las palabras que vinieron del espejo hubieran hecho enojar a cualquiera, no solo a Abigail. Este acto no era algo que le prohibiera a uno entrar al Palacio, era un crimen que conseguiría que a uno lo arrojaran a las mazmorras. El comerciante se arrojó ante Abigail de rodillas.

“Le pido perdón, Reina Abigail. P-por favor, perdóneme. Traeré un espejo nuevo de inmediato, así que… ”
“No, está bien”, dijo Abigail, interrumpiendo al comerciante.
En lugar de sonar enojada, Abigail sonaba bastante satisfecha. El comerciante puso una expresión desconcertada.
“Compraré este espejo”, declaró Abigail.
“¡¿L-le ruego me disculpe?!” tartamudeó el comerciante.
“Me ha gustado.”

Todos se sorprendieron por la decisión de Abigail. No solo los comerciantes, sino incluso las doncellas no pudieron
creer en sus oídos. Como era de esperar, el espejo también se quedó en silencio. Sin importarle la atmósfera que le rodeaba, Abigail hizo una sonrisa siniestra y habló.

“Entonces, espejo, ¿cómo debería llamarte?”
[… Puedes llamarme espejo, ¿no?]
“¿No tienes nombre?”
[¿Cuál sería el punto de eso?]

Los espejos eran solo espejos. El espejo nunca se había llamado de otra manera más que ‘espejo’, ya sea por los comerciantes o por quien lo creó. Abigail se miró en el espejo y se quedó pensando. No mucho después, abrió los labios una vez más y habló.

“En ese caso, vamos a llamarte Verite. ¿Qué tal? ¿Te gusta el nombre?”
El espejo se quedó en silencio, asombrado. Ni una sola palabra salió de su boca. Había escuchado que Abigail era una mujer engreída, irascible y altiva, una arpía que compraba todos y cada uno de los artículos de lujo para ella. De pensar que lo venderían a una mujer así. Si tuviera que vivir con y halagar constantemente a una mujer como Abigail todos los días, era mejor irse al carajo ahora mismo.

Así que provocó a Abigail. El espejo creía que ella no sería capaz de contener su temperamento y, por lo tanto,
destrozaría a quien la atormentaba. Sin embargo, no se dejó llevar por la ira; en cambio, ella sonrió.
Dijo que le había gustado y que lo mantendría a su lado. Ella incluso le dio un nombre. El espejo miró a Abigail. Abigail, que sonreía con los dientes al descubierto, parecía un poco… no, muy… villana, pero no parecía tan mala.

[Uh… bueno, no es un mal nombre.]
Pensar que ella le dio un nombre francés que significa ‘verdad’
Abigail se cruzó de brazos y continuó hablando con tono indiferente.
“Está bien, Verite. ¿Qué más puedes hacer además de escupir fuego*?” (J: spitfire en inglés es alguien cascarrabias… ¿un poco tsundere? bueno, de ahí la expresión con segundas de escupir fuego: ‘spit fire’->yo lo hubiera traducido como ‘soltar lindeces por la boca’ o algo así)
[Probablemente soy más inteligente que los funcionarios civiles de este Palacio]
“Eso también me gusta bastante.”

Abigail sonrió. Al ver esa sonrisa, Verite sintió que una especie de emoción brotaba dentro de él. Fue una emoción cercana al asombro. Inicialmente, Verite había pensado que Abigail lo iba a romper en pedazos y desaparecería; sin embargo, en su lugar ganó una dueña y se le dio un nombre.

“A partir de hoy, trabajarás en mi Palacio. Cuando estés conmigo, hay tres cosas que debes tener en cuenta”, dijo Abigail.
[¿Qué son?]
“No me hables casualmente.”
Viciosos ojos violetas miraron al espejo. Para los demás a su alrededor, parecía como si Abigail estuviera
mirándose a sí misma con desprecio.
[… Lo tengo, quiero decir, lo entiendo… Su Majestad] (J: caching! sonido del collar que le acaban de poner a Verite… es como si lo viera agachar las orejas~~)
Aunque Verite todavía hablaba un poco directamente, en comparación con la forma en que habló inicialmente, sus palabras se habían vuelto más suaves.

“Segundo, al igual que tu nombre, siempre di la verdad. No me mientas ni trates de halagarme con palabras falsas.”
Pensar que le diría a una existencia que nació para halagar a los demás, que no la halague. Verite se contuvo la risa.
[Lo haré. ¿Y lo último?]

Abigail se acercó al espejo. Se paró lo suficientemente cerca para que su aliento empañara la superficie y susurró.
“La princesa Blanche es la más bella de todas. Si te hago la misma pregunta que antes, respóndeme con esa respuesta”
[¿Qué? ¡No seas ridícula! Te lo dije antes, ¿no? ¡Esa pregunta no tiene respuesta!] (J: seeeh Verite amigo, aquí es cuando eres consciente de que a Aby como a toda buena protagonista le baila algún que otro tornillo… y es que si no sería muy aburrido)
“No me importa. Solo di que es la Princesa Blanche.”

En ese momento, Verite pensó que Abigail estaba bromeando o estaba tratando de probarlo. Sin embargo, el brillo depredador en sus ojos decía lo contrario. El aura feroz que la rodeaba, haciendo que el aire a su alrededor crujiera, le dijo a Verite que definitivamente no estaba mintiendo. Sin embargo, no pudo echarse atrás. Después de todo, le había dicho que no había respuesta a su pregunta, no hacía mucho.

Sin embargo, ¿qué le pasaría si no aceptaba las palabras de Abigail? No, no importa qué tipo de castigo ella le diera. De cualquier manera, era una vida que Verite una vez pensó en tirar.
No habría nada más desagradable que someterse silenciosamente a cada palabra de Abigail por temor a esa vida. Después de todo, Verite carecía de cuerpo, no de orgullo. Definitivamente no podía dar marcha atrás a sus palabras, y de ninguna manera cambiaría lo que ya había dicho.

Mientras tanto, la mirada de Abigail era tan asesina que el espejo pareció temblar hasta el punto de que parecía que se iba a romper. Verite habló, listo para morir.
[¡La más bella de todas es—!]

***

“Espejito, espejito mágico, ¿quién es la más hermosa de todas?”
[Es la princesa Blanche]
“Entonces, ¿quién es la más adorable de todas?”
[… Es la Princesa Blanche]
“Entonces, ¿quién es la más linda de todas?”
[¡Blanche! ¡Princesa Blanche! ¿Satisfecha ahora? ¡¿Cuántas veces han sido ?! Por favor, solo para ya!] Verite exclamó de repente con un grito. Me tapé los oídos. Para un objeto sin boca, seguro que grita bastante fuerte.

“¡Oye! ¡Te dije que no me hablaras tan casualmente!”
[¡Bah, lo que sea, no lo sé! En este punto, ¡preferiría halagarla constantemente! ¿Cuántas veces planeas preguntar lo mismo?!]
“Pero no te pregunté tantas veces.”
[¡Solo contando hoy, me preguntaste lo mismo 11 veces!]

¿Realmente lo había preguntado tantas veces? Sintiéndome avergonzada, me moví un poco de mi asiento. La figura de Blanche que había estado flotando en la superficie del espejo hasta ahora desapareció. En su lugar estaba un chico con cabello azul cielo y ojos plateados, que parecía estar entre mediados y final de la adolescencia.

El chico en el espejo me miró fijamente. Era Verite. Él había tomado la forma de una persona después de que yo
me había quejado de que cada vez que hablaba con él mientras me miraba al espejo; Me sentía como si estuviera hablando conmigo misma.

[¿No es un poco excesivo? ¿Cómo puedes hablar de Blanche todo el día?], Regañó Verite.
“¿No es este tu trabajo, escuchar lo que tenga que decir, Sr. Espejo-Que-Descuida-Sus-Deberes? De cualquier manera, la respuesta es fija y todo lo que tienes que decir es que Blanche es bonita.”
Los hombros de Verite se encogieron lastimosamente ante mi respuesta alegre y brillante. Creo que incluso lo escuché murmurar en voz baja [Hah, es una vida dura…] en voz baja.

Golpeé el marco del espejo como para consolar a Verite. La vida social siempre es dura. Entonces, mirando a Verite, dejé escapar una risa refrescante. “De todos modos, todo está bien. ¿Pasamos ahora al siguiente tema entonces?”
[¿Qué tema?]
“El tema de elegir qué regalo darle a Blanche. Creo que tengo unos 20 tipos diferentes de zapatos, bolsos, accesorios, vestidos y otras cosas para elegir. Oye, no pongas esa cara. ¿No es esto simplemente maravilloso?”

Prácticamente podía escuchar el sonido imaginario del espejo rompiéndose cuando Verite exclamó [oh dios mío] miserablemente.
“Bien entonces. ¿Qué deberíamos elegir primero? ¿Zapatos? ¿Vestidos? Adelante, elige”
[¡No elegiré! ¿No dijiste ya que compraste esas galletas de azúcar violeta? ¿¡Por qué no te das prisa y vas a darle a Blanche esas galletas!?] exclamó Verite con exasperación.

Aunque Verite claramente estaba haciendo pucheros, todavía fue bastante lindo cómo no desapareció en el espejo y solo refunfuñó en voz baja para sí mismo.
Habían pasado varios meses desde que Verite estuvo conmigo. Me recordó por qué los espejos mágicos eran tan populares entre las mujeres nobles. Mientras Clara seguía obedientemente mis órdenes y las otras sirvientas me ayudaron bien, no podía confiarles plenamente sobre lo que tenía en mente. No importa cómo de cerca estaban de mí, al final del día, yo era su señora. Tenía que ser amable pero digna y mantenerlas cerca de mi lado sin exponer mi ser interior.

En ese aspecto, Verite fue un gran compañero de conversación. El era el único compañero con quien pude hablar cómodamente en cualquier momento. Por supuesto, al principio, no estaba contenta con lo casualmente que hablaba conmigo, dirigiéndose a mí de manera tan informal, pero… ‘Bueno, ya que siento que he ganado un amigo, lo dejaré ir gentilmente!’ Mirando de nuevo a Verite, vi que todavía estaba refunfuñando con un puchero.
‘Oh, Dios mío, parece que está de mal humor otra vez.’

Cambiando el tono de mi voz, hablé con Verite una vez más.
“Verite ~”, tarareé, “Sabes que eres en quien más confío dentro de este Palacio, así que ¿no puedes hablar conmigo sobre Blanche? A cambio, te escucharé hablar sobre tu tema favorito de teoría mágica.”

Por lo general, existe una regla tácita de que si vas a ser fangirl o fanboy de un tema con otra persona o un grupo de personas, tenías que darles a todos la oportunidad de hablar sobre lo que estaban obsesionados. Ya que Verite me escuchó fangirling* sobre Blanche, era mi turno de escucharle sobre lo que le gustaba hablar. El otaku mágico Verite se quedó en silencio por un momento. Entonces hablo una vez más. (*J: creo que voy a dejar el anglicismo, se entiende que es hablar fanáticamente u obsesivamente de algo que te obsesiona… igual que el término otaku… que creo que todos conocemos)

[Bueno, en ese caso, supongo que no se puede evitar] respondió Verite con timidez.
“¡Gracias! Entonces, ¿puedes elegir el envoltorio de regalo?”
[Por supuesto. Tráelos más cerca, Bibi.]

Al ver cómo me llamaba por el apodo de Bibi, parece que ya no estaba enfurruñado.
Aunque Verite era un espejo que a menudo se enfurruñaba, también se recuperaba rápidamente de su estado de ánimo, lo que era un alivio. Me acerqué a Verite con un trozo de tela y una cinta en alto. Verite bajó sus párpados mientras observaba los objetos que sostenía frente a él, sus ojos plateados brillaban como vidrio.

[Hm, creo que la cinta morada irá bien con el envoltorio de tela.]
“¿Tú también lo crees? Como era de esperar, tienes bastante ojo. En ese caso, tendré que asegurarme de envolver bien el regalo. Ja, espero que a Blanche también le guste.”

Después de envolver el frasco de vidrio con el paño suave, lo decoré con la cinta y las flores artificiales. Sin darme cuenta, comencé a tararear alegremente para mí.
Atónito, Verite puso una sonrisa torcida. [Nunca había visto a alguien que diera un regalo lucir más emocionada que el que lo recibe]
“Esto es lo que llamarías la alegría de dar. ¡Espero que Blanche esté feliz de recibir esto!”
[Ella estará feliz. No hay niño que no se sienta feliz después de recibir galletas de azúcar violeta]
“Entonces eso es genial. Creeré en las palabras del espejo más inteligente de este Palacio”

Después de asegurar la cinta firmemente para asegurarme de que no se cayera, me levanté de mi asiento. Verite agitó la mano, como para decirme que me diera prisa y me fuera.
[Que te vaya bien, Bibi]
“¡Gracias! Te haré saber cómo me fue con Blanche después de mi regreso.”

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (4)

Cómo le explico a mi mamá que me enamoré de un espejo?

Responder

jajajjaa es inevitable… ¡ese espejo tiene mucho carisma! Por cierto, en un rato sacaré nuevo capítulo 😉

Responder

No sabia que estaban traduciendo esta historia , ay me encanta.

Responder

Gracias por leerla, vamos lentas pero seguro la terminamos.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: