Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 156 RDS

El Templo (19)

“Oh, realmente estás descalificado como esposo”.

“He venido a ver a mi esposa, ¿Y ahora estoy descalificado? Al contrario, ¿No tienes que alabarme?”

“Deberías haberte quedado con ella hasta esta mañana. Se enfadaría si descubre que alguien que se acostó con ella no está cuando se despierte por la mañana”.

“Entonces, ¿Debo volver?”

“…”

Sienna no respondió fácilmente a su pregunta. Francamente, estaba tan feliz de que Carl regresara a su lado. Estaba descaradamente feliz de que él parecía haberla elegido a ella y no a Bluebell. Aunque se prometió muchas veces no ser codiciosa.

Carl sonrió como si ya conociera su opinión. Sienna sintió que él se estaba burlando de ella, así que hizo un puchero con los labios, se fue a la cama y se dejó caer también.

Él se acercó a su lado. Aunque era una cama espaciosa, se sentó cerca de Sienna. Ambos se quedaron en silencio durante mucho tiempo.

Pensó que aunque rompería este silencio, todavía tenían tiempo de permanecer juntos, aún si abría la boca. Pensó que no estaba mal sentarse hombro con hombro así sin decir nada.

“Esto es bonito.”

Ella no era la única que estaba satisfecha con este momento. Ante sus palabras, Sienna se echó a reír. Carl la siguió y se rio. Los dos estallaron en carcajadas mientras se miraban riendo a carcajadas.

“Carl… ¿Te gustaría tomar una copa conmigo?”

“Bueno ¿Tenemos la mesa lista?”

Le dijo que no era necesario. Luego bajó al suelo y puso la mano debajo de la cama. Aunque fingió estar decidida en la boda de Bluebell, escondió el alcohol debajo de su cama porque pensó que sería difícil conciliar el sueño sin él.

Le dio una excusa a Carl, quien la miraba de una manera extraña porque sabía lo rara que se vería cuando se agachara en busca de una botella de alcohol escondida.

“Verás… Tengo algo reservado para beber cuando no pueda dormir. Oh! La toqué”.

Sienna sacó la botella. Era una etiqueta que Carl conocía.

“Vino maronita”.

“Sabes, mi hermano Jamie en realidad me lo dio como regalo. No bebe. Tiene que entrenar todas las mañanas, pero no le gusta cuando bebo. Es gracioso porque parece alguien que puede beber una botella entera de alcohol en el acto. Yo soy la que se benefició de eso. Esta debe ser una bebida deliciosa, ¿verdad?”

“Es conocido por su alto porcentaje de alcohol más que por su sabor. Escuché que es una bebida que está hecha para regalar a los Enanos en el pasado. No sabía que quedaba hasta ahora”.

Dijo Sienna con una mirada de sorpresa ante su explicación.

“No sabía que era un porcentaje tan alto. La botella parece tan normal…”

Como Sienna parecía estar en desacuerdo con la botella, Carl la tomó de sus manos y dijo:

“¿Te jactaste de ser una buena bebedora y estás asustada porque es una bebida fuerte?”

Mientras se burlaba de ella con una sonrisa relajada, Sienna dijo, con la barbilla en alto.

“No tengo miedo. Soy más fuerte que cualquier otro enano”.

Le preocupaba que se emborrachara, pero… Respondió con mucha facilidad a la provocación de Carl.

“¿Tienes un palo o algo?”

Cuando Carl pidió un palo para empujar el corcho, Sienna encontró el abridor en el cajón y se lo entregó.

“No quiero que la bebida se mezcle con polvo de corcho como sucedió antes”.

“No puedo creer que tengas un abridor en el cajón…”

Cuando Carl abrió los ojos levemente y la miró como si fuera una borracha, Sienna sintió que era injusto, pero en lugar de poner excusas, le gritó en voz alta.

“¿Y qué? ¿No te gusta tu esposa porque bebe mucho?”

El fuerte aroma a alcohol se extendió cuando Carl abrió la tapa con el abridor que recibió.

“No es que no me gustes por ser una bebedora, sino que no me gusta el hecho de que bebas sola. Puedes beber conmigo si quieres hacerlo”.

Se sonrojó y empezó a beber de la botella como si le avergonzara lo dijo. Sienna se acercó a él y le dijo: “No te lo vas a beber todo tú solo, ¿Verdad?”

“Whoo… Esto es muy fuerte”.

Carl exhaló un profundo suspiro y le entregó la botella. El fuerte aroma del alcohol estaba arraigado en su aliento exhalado. Solo el olor hizo que Sienna se sintiera borracha, pero se animó y se llevó la botella a la boca. Ella solo tomó un sorbo, pero sintió como si una bola de fuego atravesara su garganta hasta su pecho.

“Ahh.”

Todo su cuerpo se puso febril y aturdido. Sienna negó con la cabeza con fiereza y dijo: “Es muy fuerte”.

Carl asintió con la cabeza como si estuviera de acuerdo con ella.

“Pero el sabor está bien. Por cierto, beber toda esta botella me recuerda esa época. Una dama de una familia noble vestía una falda del revés y montada en un árbol”.

Se echó a reír cuando lo encontró realmente divertido incluso ahora que lo pensaba. El rostro de Sienna, que le recordó esa época, se sonrojó.

“… ¿Fue tan divertido y extraño?”

“Sí, fue extraño. Siempre has sido rara”.

Carl tomó la botella de la mano de Sienna, tomó un sorbo y continuó sus palabras con voz tranquila.

“Pensé que era extraño cuando una mujer que nunca había visto me reconoció y me llamó por mi nombre frente a una tienda de Mir en escabeche. Pensé que eras una mujer extraña incluso cuando saliste a curarme con tus manos temblorosas diciendo: ‘Nunca he tratado a nadie antes, así que no puedo estar segura de los efectos de la medicina’”.

“Aparentemente, era una mujer bastante extraña”.

‘Te di todo mi corazón a primera vista. Quería estar contigo por el resto de mi vida. Solía ​​pensar eso…’

Sienna recordó la primera vez que lo vio en la ceremonia de mayoría de edad en el pasado. Ella sonrió con amargura y bebió un sorbo de la botella de él. Así que los dos compartieron un sorbo de la botella de licor, yendo y viniendo.

“Ja… Carl, tú también eres raro… Ya sabes…”

No creía que hubiese bebido tantos sorbos, pero su lengua se volvió pesada y sus palabras salieron lentas. Por otro lado, la pronunciación de Carl se mantuvo sin cambios.

“¿Lo soy?”

Dijo, entreabiertos sus ojos con un espíritu lánguido, apoyando la cabeza en el hombro de Carl.

“Fue raro. Todo fue… Extraño”.

“…”

Cuando se quedó en silencio, Sienna le dio una palmada en el muslo y dijo: “Sigue hablando. Quiero escucharte”

“Lo más extraño fue que ella quería divorciarse de mí. Es extraño pedir el divorcio sin ni siquiera casarse”.

“…Eso es cierto. Fue raro. Pero tenía que hacerlo”.

Carl volvió la cabeza, mirándola le preguntó: “¿Por qué tenías que hacerlo?”. Ella negó con la cabeza, luego hizo una X con los dedos en los labios y dijo: “Eso… No puedo… Decirte…Nunca… Te lo… Diré…”

“…”

Carl puso una mirada de frustración y le tendió la botella a Sienna.

“Oh… Creo que estoy borracha…”

Sienna lo dijo, pero aceptó la botella de licor y tomó un sorbo.

“Uh… Raro. No pensé que fuera tan fuerte antes… Este vino…”

Mientras sonreía y hablaba, Carl la siguió y dijo con una sonrisa.

“¿Entonces no me lo dirás? ¿Por qué me pediste el divorcio?”

Ella entrecerró los ojos y lo miró. Su cuerpo parecía muy borracho, balanceándose un poco hacia adelante y hacia atrás.

“Wow… Sr… Eso es malo. Me emborrachaste… Para hacerme… Hablar… No me relajaré. No puedo ser la única que comparte secretos… Eso no es justo”.

“Entonces también te contaré un secreto”.

Ante las palabras de Carl, Sienna frunció el ceño y vaciló.

“Sé todo sobre Carl… ¿Y si te dijera que conozco tu secreto… Ya?”

“Te diré un secreto que no conoces”.

Ante sus palabras, ella agonizó durante mucho tiempo y asintió con dificultad.

“¡Sí, de hecho, un secreto que no conozco! Dime, ¿Cuál es el secreto?”

“¿Sabes lo que más lamento?”

“Bueno, ¿Se trata de lo que más te arrepientes? Pero, ¿Por qué eso un secreto?”

“Porque nunca quise decírtelo”.

Ante sus palabras, Sienna asintió.

“Es un secreto entonces. Porque se convierte en un secreto cuando no quiero decirte algo”.

“Lo que más lamento es… Haber aceptado tu solicitud de divorcio… Que con mucho gusto le dije que sí a usted pidiéndome el divorcio”.

“¿Por qué… Por qué, te arrepientes?”

“No creo que pueda cumplir esa promesa…”

“¿Qué?”

Sienna miró sorprendida por las inesperadas palabras de Carl. Pensó que tal vez lo escuchó mal.

“No creo que pueda cumplir esa promesa. Al principio pensé que era un deseo extraño, pero dije que lo haría fácilmente porque pensé que podía cumplirlo. No pensé que me arrepentiría… Pero ahora, el solo pensamiento de que me dejes es aterrador, así que no puedo dejarte ir”.

“…”

“Estuve casado con Bluebell hoy, pero solo te miré durante toda la ceremonia. Para mí, el matrimonio se trataba solo de satisfacer necesidades políticas, nunca significó nada en absoluto. Pero mientras te miraba hoy, no pude hacer contacto visual contigo. Sentí que estaba cometiendo un gran error. ¿Sabes qué es lo más gracioso?”

“… ¿Qué era?”

— — —- —- —- —— — —

“Que el siguiente cap será mañana” 🤣🤣 los quiero~

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Ay nooo, qué bello capítulo, decidieron decirse las cosas!!! Graciiias

Responder

Emborrachamos más, tal vez así te dice algo, Carl

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: