Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 155 RDS

El Templo (18)

La criada pronto sirvió una copa ante las palabras de Carl. Para cuando tomó un sorbo de su bebida, la niñera le dijo que Bluebell estaba lista para recibirlo, Carl asintió y entró en el dormitorio.

“Se siente raro.”

La anciana niñera, que estaba guiando a Carl a la habitación de Bluebell, le dijo.

“Es comprensible, es su primera vez”.

“Primera vez… Ja…”

Carl sonrió. Puede que sea su primera boda, pero nadie sabía que no era la primera vez que entraba a la habitación de una novia esperándolo.

Excepto Sienna.

Carl entró en la habitación con una queja.

Bluebell estaba de pie allí llenando toda la habitación con un vestido color albaricoque enorme y rico. Saludó a Carl con las mejillas sonrojadas.

“Querido Carl… ¡Estoy tan feliz!”

Las lágrimas se formaron alrededor de los ojos de Bluebell, que se emocionó cuando lo vio entrar.

“Si. Hoy has trabajado duro.”

Carl se acercó a ella. Cuando recordó cómo Sienna, en su primera noche, le dijo que el corsé estaba apretado y le dijo que se lo quitara primero, puso su mano en el pequeño botón detrás del vestido.

“¡Ahhh! ¡Carl!”

“¿Eh?”

Sorprendido por los gritos de Bluebell, Carl se dio la vuelta.

“¿Hice algo mal?”

“¿Cómo pudiste desnudarme de repente? Estoy tan avergonzada.”

Hablaba con la cara roja como si su rostro fuera a estallar en cualquier momento.

“Pensé que sería demasiado apretado para ti. ¿No es sofocante ese atuendo?”

La cara de ella se puso roja, pero las yemas de sus dedos parecían tensas.

“Eso es cierto, pero…”

Era cierto que también estaba frustrada con el corsé. Le preocupaba que la grasa de su axila sobresaliera porque hizo que su vestido fuera una talla más pequeña.

“Solo te desabrocharé la espalda. Entra y cámbiate”.

Avergonzada, pero interiormente esperando un acercamiento más íntimo, Bluebell lo miró con una mirada decepcionada. Carl fingió no ver su expresión expectante.

Él le desató el botón de atrás, fue a la mesa y se sentó. Estaba siendo considerado para que ella pudiera cambiarse de ropa a gusto.

Podía escucharla en el camerino lloriquear como si fuera difícil cambiarse. El sonido era como el gemido de un cachorro que no puede encontrar la leche de su madre.

“He terminado.”

Salió en bata sobre su pijama. El vestido estaba decorado con una piel de aspecto esponjoso, que la hacía parecer un animalito de peluche. Ella todavía era como una niña, a pesar de que ya pasó por una ceremonia de mayoría de edad.

‘No puedo creer que me vaya a casar con esta niña…’

Hubo muchas razones por las que Carl dudó en casarse con ella, pero esto también había contribuido. Ella era como una hermana menor para él, no una mujer adulta porque la había visto desde que era muy joven.

“Eso que vistes es lindo”.

“¿De verdad? Gracias.”

En la boda, actuó con madurez, pero tan pronto como estuvo sola con él, Bluebell mostró una sonrisa relajada. Carl vertió el vino en su copa.

“Ha pasado un tiempo desde que tuviste tu ceremonia para adultos, pero quería felicitarte por tu mayoría de edad”.

“Gracias. Vaya, ¿Eso es alcohol? ¡El aroma es dulce y el color es realmente bonito!”

Bluebell, que inclinó su vaso, se sorprendió por la dulzura alcohólica.

“Con Carl… Casarme… Yo… Soy feliz…”

Como para cuidar a una principiante, el vino era tan dulce y bueno para tragar, lo que hizo que Bluebell siguiera vertiendo su bebida y, finalmente, se emborrachara mucho. Se apoyo boca abajo a la mitad de la mesa, solo repitiendo que estaba contenta de casarse con Carl.

Él la levantó y la acostó en la cama. Bluebell perdió completamente la cabeza cuando llegó a la suave ropa de cama. Se durmió y respiró tranquilamente.

Con una mirada fría, Carl tiró de la manta hasta el borde del cuello de ella y la cubrió. Podía sentir la diferencia entre su propia expresión y la de Bluebell, que dormía con una sonrisa.

* * *

“La luna ha salido”.

Sienna puso una mesa junto a la ventana y se subió a ella para mirar hacia afuera. Cuando la parte superior de su cuerpo estuvo medio fuera de la ventana, se sintió bien porque parecía como si estuviera fuera del Castillo. Aunque solo sacó la cabeza.

“Te ves tan sola como yo.”

Murmuró mientras miraba la gran luna llena brillando intensamente como si ocupara sola el oscuro cielo nocturno.

Le vino a la mente la frase “un poema es una bendición que solo las personas solitarias pueden escribir”. Ahora podía pensar en decenas de miles de poemas sobre la luna.

Era una noche en la que no podría conciliar el sueño aunque lo quisiera.

Saludando a Carl con una mirada indiferente y mirándolo tomar la mano de Bluebell y continuar con la boda, pensó que no se sorprendió. No se sintió traicionada como lo hizo cuando sucedió la primera vez. Ella pensó que esta vez iba a estar bien.

Pero debió haber sido una vana ilusión. Después de la boda de Carl y Bluebell, sus pasos de regreso al Palacio de la Princesa fueron pesados. Cuando entró al dormitorio y vio una cama bien organizada y sin arrugas, pensó que a partir de hoy, nunca podría volver a acostarse en esa cama.

Sienna sintió que su cama era como un vasto mar. Miró la cama con cara de asombro durante mucho tiempo, como si pensara que nunca más la rescatarían si se quedaba sumergida allí.

Después de todo, lo que eligió fue un acto de hipnotizarse a sí misma, imaginando su escape de este frustrante lugar.

Sacando la cabeza por la ventana, se imaginó que no estaba atrapada en el Castillo solitario, sino que estaba trepando a la copa de un árbol muy grande y grueso y mirando hacia el Castillo. Se sentía a gusto porque se sentía como si se hubiera convertido en un ser divino que miraba desde lejos, no como parte de este Palacio.

“¡Argh!”

Chilló ante la repentina sensación de ser agarrada por la nuca.

“¿Qué estás haciendo?”

Fue Carl.

Él la levantó con suavidad, a pesar de que luchaba contra la mesa. Ella lo miró con expresión perpleja.

“¿Qué estás haciendo?”

“Creo que yo hice esa pregunta primero”.

“Estaba mirando la luna. Por favor, déjame ir”.

Carl la ayudó con cuidado a pisar el suelo.

“Pensé que estabas saltando”.

“¡¿Por qué lo habría?!”

“Siempre estás haciendo cosas que no puedo ni imaginar, así que pensé que ese podría ser el caso”.

“No solo es extraño saltar desde esta altura, es una locura. Si tienes suerte, mueres, y si tienes mala suerte, quedarás lisiado. No estoy loca. Por cierto, ¿Por qué estás aquí?”

Sienna preguntó por qué no estaba con Bluebell y vino a su encuentro.

“¿Por qué estoy aquí? No vine a un lugar donde no se me permita estar”.

“No deberías estar aquí hoy. ¿Y Bluebell? ¿No fuiste con la Emperatriz Bluebell?”

“Está dormida”.

“¿Ya?”

Sienna ladeó la cabeza. Fue la primera noche de su matrimonio. Quedándose dormida tan temprano en su primera noche, Sienna pensó que Bluebell era una chica realmente extraña.

“¿Cuánto tiempo has estado junto a esa ventana?”

Preguntó Carl, sosteniendo la mano de la fría Sienna.

“Estuve allí solo por un momento. Por cierto, Bluebell se fue a la cama bastante temprano”.

Carl señaló el reloj de la habitación con la punta de la barbilla. El reloj marcaba las 3 am, por lo que la expresión “se durmió temprano” era algo defectuosa.

“No sabía que ya era tan tarde…”

“¿Cuanto tiempo has estado ahí? ¿No dormiste nada?”

Carl la llevó a la cama. Luego envolvió la colcha alrededor de su hombro.

“Me desperté por un segundo y miré por la ventana. Porque la luz de la luna brilla intensamente…”

Éll sabía que ella estaba mintiendo porque vio su cama sin arrugas, pero no dijo mucho más al respecto.

“Deberías dormir junto a Bluebell, ¿Por qué estás aquí?”

“Ella ronca demasiado”.

“¡Oh!”

Sienna se echó a reír cuando Carl habló con expresión seria. Confirmando su sonrisa, se encogió de hombros y dijo: “Estoy bromeando”. Ella todavía hablaba con una sonrisa en su rostro.

“¿Qué clase de broma es esa? Fue la broma menos divertida que he escuchado”.

“Te ríes mucho por eso. Aún no puedes ocultar tu risa”.

Ante las palabras de Carl, Sienna dijo: “Hmmm, hmm”. Se obligó a dejar de reír y parecer seria.

“Realmente no fue gracioso”.

“Bueno.”

Carl se dejó caer junto a Sienna. Las cortinas se agitaron y el cuerpo de Sienna tembló. Al mismo tiempo, los dos se echaron a reír.

— — —- — — — — —

Carl es lo máximo~ No me engaña, lo tenía todo planeado (☞゚ヮ゚)☞

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Me encanta!!! Le es fiel a Sienna, entonces, me hace pensar, ¿en la primera línea de tiempo no sentía nada por Bluebell?

Gracias

Responder

Pienso que era mas lo que representaba, un primer amor, alguien inocente que solo lo buscaba a el

Responder

Jaja me encantó Carl

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: