Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 157 RDS

El Templo (20)

“No parecía importarte. Estaba temblando de miedo, pero no parecías afectada en absoluto. Parecía que intentabas enviarme hacia Bluebell como si estuvieras entregando un equipaje. Si me casaba con ella, temía que me dejaras despreocupadamente”.

La sonrisa genuina de Sienna se filtró en medio de la confesión de Carl.

“¿Por qué te ríes?”

“Porque me gusta.”

Sienna puso una cara agradable y apoyó la cabeza en el hombro de Carl. Ella agitó sus pies, incapaz de ocultar su alegría.

“Ahora es tu turno de contar un secreto. ¿Por qué me pediste que me divorciara de ti? No tuve más remedio que decirlo primero”.

“Me temo que seré codiciosa…”

Carl le respondió como si aquellas palabras no tuvieran sentido, “¿Cuál es tu codicia?”

“El deseo de ser amada. Por ti… Pero no seré amada mientras sea codiciosa. Eso es lo que son el Emperador y la Emperatriz. Es una relación donde los intereses políticos se priorizan sobre el amor…”

Carl le pidió que se acercara más.

“¿Así que todavía quieres el divorcio?”

Su sonrisa era tan suave y dulce, pero Sienna no podía responder fácilmente y mantuvo la boca cerrada.

“…”

“¿Todavía quieres el divorcio? ¿Incluso si yo te amo?”

“Pero… Da miedo. Sé que te preocupas por mí, pero ¿Y si quiero más que eso? ¿Qué pasa si no puedo soportarlo porque quiero tener todo tu corazón…”

Carl la abrazó furiosamente antes de que pudiera terminar sus palabras. Habló con una voz llena de alegría.

“Te lo daré todo. Lo que me pidas. Ya eres la única en mi mente”. (kyaaa! que lindooo!)

Los dos se besaron profusamente. El aliento de Sienna se mezclaba con el olor a alcohol, pero incluso eso le resultaba dulce a Carl.

La agarró por la cara y le acarició la mejilla con el pulgar. Fue suave y cálido.

Cuando él se separó de sus labios, Sienna cerró los ojos y abrió su boca con ganas de besarlo más. El gesto fue demasiado encantador. Carl pensó que sería bueno poseerla así y mantenerla en vigilia toda la noche.

Su corazón también se llenó de alegría porque él tenía el mismo deseo que ella. Su corazón palpitaba como si cientos de mariposas aletearan en él.

 * * *

“Uh… Me duele la cabeza”.

Sienna se obligó a levantarse con resaca.

“¿Cuánto bebí?”

Se sorprendió al encontrar a Carl inmóvil junto a ella en la cama.

“¿Por qué diablos estás aquí… Ahh!”

De repente recordó las conversaciones que tuvo con él después de beber a su lado ayer y se sonrojó.

“Oh mi… ¡¿Qué he hecho?!”

Avergonzada, murmuró, se golpeó las mejillas y cerró la boca por miedo a que Carl se despertara. Luego lo contempló, a aquel que dormía tranquilamente a su lado. Estaba durmiendo profundamente, con un rostro fresco que no se parecía en nada al hombre que había estado bebiendo mucho el día anterior.

Los encantadores ojos verde claro estaban ocultos debajo de sus párpados, su cabello rubio naturalmente disperso, sus pestañas largas y ordenadas, la nariz recta y los labios suaves se colocaron encantadoramente ante su mirada.

Sienna, que lo estaba observando a la cara, se asustó de repente. Todo lo que pasó ayer parecía un sueño. Si sus palabras, “Te daré todo mi corazón”, fueran sueños, ella temía que fuera una historia de ficción creada por su cerebro con la influencia del alcohol.

“Creo que ya me has contemplado lo suficiente, así que volvamos a dormir”.

Inesperadamente, ella hizo contacto visual con Carl y gritó: “¡Dios mío!” Observando su reacción exagerada de manera interesante, le dijo, tirando de la cintura de Sienna.

“Temo que me dirás que lo que pasó ayer fue por el alcohol o que no te acuerdas… Pero ayer lo dejé claro. Mi corazón es todo tuyo y he decidido no dejarte ir”. (este hombre vale por 1000!)

Sienna, sonrojada negó con la cabeza, harta de las palabras de Carl.

“¡Oh! ¿Cómo puedes decir eso en tu sano juicio? Es tan embarazoso…”

“Me temo que si no te digo esto, pensarás en miles de escenarios locos. Siento que si no te digo que te amo, te escaparás de mi”.

“…”

“Vamos, no te preocupes, y durmamos un poco más. Quiero dormir más contigo”.

Sienna cerró los ojos, penetrando entre sus brazos como si no pudiera responderle nada más. Pero una gran sonrisa estaba pintada por toda su cara.

Como él dijo, ella era tímida y codiciosa, por lo que huirá temiendo que su corazón la había abandonado si no expresaba sus sentimientos con claridad. Así que ella seguía esperando que él se aferrara a ella. Para poder quedarse entre sus brazos para siempre.

 * * *

“Su Majestad, despierte. La Emperatriz Arya estará aquí pronto”.

“¿No puedo dormir un poco más, niñera?”

Bluebell, incapaz de despertarse todavía, gimió con el rostro enterrado en la almohada. Ella era linda porque parecía una niña. Sin embargo, la niñera no podía perder más tiempo distraída por esa adoración.

“Su Majestad, se lo dije. No puedes vivir como solías hacerlo en la finca Pear a partir de ahora. ¿O lo has olvidado? Este es el Palacio Imperial”.

“¡Así es! Me casé con Carl, ¿Verdad?”

Bluebell se puso de pie de un salto. Sin embargo, todavía tenía la cara medio dormida porque no podía despertarse del todo.

“Tienes que prepararte…”

Pero la Emperatriz Arya fue más rápida en entrar al dormitorio de Bluebell que la niñera. Entró con la Sra. Kitroll, profesora de etiqueta real. Bluebell y la niñera las miraron con ojos sorprendidos.

“Emperatriz Bluebell”.

Arya la saludó con una sonrisa brillante. Bluebell le dio la bienvenida porque la había visto varias veces antes de casarse.

“¡Emperatriz Arya! ¿Usted está aquí? Oh, no he cambiado todavía…”

“Debes haberlo olvidado. Es una tradición que un anciano de la Familia Imperial venga de esta manera por la mañana para asegurarse de que la novia no se deshaga de agotamiento y se quite el vestido”.

“Oh, lo sabía, pero todavía no estoy del todo despierta… ¡Niñera!”

Quizás familiarizada con este tipo de situación, la niñera limpió la cara de Bluebell con una toalla húmeda.

Arya se acercó a Bluebell, sin esperar a que la niñera terminara su trabajo. Luego acercó la cara a su cuello.

Con un movimiento tan repentino, Bluebell no pudo gritar y solo miró a Arya, jadeando.

“Por qué…”

“Oh, mi… La historia debe haber sido cierta”.

Dijo la Emperatriz Arya mirando a Bluebell con una mirada de lástima.

“¿Cuál?”

Preguntó Bluebell, con una mirada ansiosa.

“La noticia es que el Emperador pasó la noche, no aquí, sino en la residencia de la Emperatriz Sienna”.

“No, Carl estuvo conmigo ayer”.

La Emperatriz Arya sonrió, levantando al máximo las puntas de sus gruesos labios rojos pintados.

“No creo que la Emperatriz Bluebell esté mintiendo. Pero…”

Volvió a meter la nariz en el cuerpo de Bluebell e inhaló el olor al máximo.

“Tu cuerpo solo huele a bebé”.

Pensó que sus palabras eran un elogio y trató de decir “gracias”, pero tuvo que callarse cuando Arya añadió otra palabra.

“Pensé que la cama de la Emperatriz Bluebell definitivamente olería a una adulta esta mañana”.

“¿…?”

La expresión de Arya implicaba que ella no tenía ningún olor a relaciones sexuales, pero Bluebell no lo entendió de inmediato.

“Su Majestad realmente debe preocuparse por la Emperatriz Bluebell como una ‘hermana menor’“.

Arya enfatizó la palabra ‘como hermana’. Luego pasó los dedos por el pelo enredado de Bluebell.

Tenía la piel de gallina en la espalda debido a las manos heladas de Arya. Pero lo más perturbador fueron las palabras que enfatizó Arya.

‘Como una hermana.’

“Todo el mundo sabe que Carl se preocupa por mí”.

Dijo Bluebell, forzando una sonrisa en su rostro.

“Realmente lo hace. Viendo cómo ni siquiera pasó la primera noche correctamente. Su Majestad el Emperador no puede ser más indiferente. No importa lo difícil que sea, no debería haber hecho dormir a la novia sola la primera noche y pasar la noche en el dormitorio de la Emperatriz Sienna”.

“¿Qué significa eso?”

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Kyaaaa (muchos gritos) por fin se dijeron lo que tenían que decirse jajaja buen momento, en el matrimonio de la otra jajajajajaja
QUé humillante lo de Bluebell, pero cada cual se busca sus desgracias …Graciias

Responder

Buenos, yo toda feliz, porque se quedaron juntos y me ponen ese final. Bueno, Bluebell deberías crecer y darte cuenta cuando no te quieren, pero eso no va a pasar y te van a utilizar un montón
Muchas gracias por el capítulo

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: