Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 152 RDS

El Templo (15)

Carl había estado de mal humor desde la mañana. Fue una actitud extraña porque hoy era especial, era el día de su boda.

“¿Qué le pasa a tu cara? No estás nervioso, ¿Verdad? ¿Estás tan nervioso a pesar de que es tu segunda boda? ¡Oh! Cierto, esta es tu primera vez en una ceremonia real, ¿Verdad?”

Pavenik le dijo a con voz juguetona.

“Si estás tan nervioso que hasta tienes miedo de entrar solo a la ceremonia, ¿Quieres que te tome de la mano para entrar a tu lado?”

Solo después de que Carl lo fulminó con la mirada, se estremeció y evitó su mirada.

“No me mires así. Te ves tan rígido, así que solo estaba bromeando para hacerte reír “.

“Fue la peor broma que he escuchado en mi vida”.

“No tenías que decir que era tan terrible…”

Cuando Carl siguió mirándolo con dureza, dijo Pavenik, dibujando un pequeño círculo con los pies.

“Si te sentías así, entonces no estoy equivocado. Bueno, más adelante en la historia, Su Majestad será registrado como el Emperador cuyo sentido del humor estaba en su peor momento… Uf, sí. Dejaré de decir tonterías”.

Bromeó mientras Carl lo miraba como si fuera a romperle el hueso del cuello de inmediato.

“¿Cómo te sientes entonces?”

“¿Qué quieres decir?”

“Hasta ayer, la Primera Emperatriz te dio la bienvenida cuando entraste en el Palacio, pero ahora la Segunda Emperatriz te dará la bienvenida”.

Hasta ahora, Sienna se había estado preparando para darle el Palacio Principal a Bluebell. Aunque Carl le dijo que no tenía que moverse, ella insistió. Carl le dijo que lo sentía y que le decoraría el Palacio de la Princesa espléndidamente, pero ella dijo que usaría la habitación de la forma en que lo había hecho antes.

Uno podría haber elogiado la frugalidad de la Reina si hubieran escuchado, pero para Carl, las palabras de Sienna sonaban como si ella dejara atrás cualquier pesar. Ella no lo escupió, pero él supo por sus acciones y expresiones faciales que ella dijo: ‘No voy a quedarme aquí por mucho tiempo, así que no lo necesito’.

Sienna siempre mantuvo en su mente que tendría que partir. Aunque eso es lo que Carl también acordó cuando se casó, le preocupaba no poder cumplir su promesa. Porque se estaba aferrando a ella.

“Todo el mundo te tiene envidia. Me preocupa que el decimocuarto Emperador, el Emperador Sterek, salte de su tumba de envidia por Su Majestad. Luchó mucho con los funcionarios para conseguir más esposas en la vejez. Es sorprendente ver que el Imperio de Leipsden no lo permitió a pesar de que era un país con un fuerte poder Imperial. Todos los nobles ahora te envidian por tener una vida exitosa. Su Majestad la Primera y Su Majestad la Segunda”.

Carl, que estaba perdido en sus pensamientos nunca escuchó las palabras de Pavenik, respondió.

“¿De qué tienen envidia?”

“Ah, lo sabes todo pero finges que no. Para ser honesto, la Primera Emperatriz es famosa por su belleza. No es la mujer más bella del mundo, pero tiene una atmósfera misteriosa. No le gustaban tanto los banquetes, así que no mostró su rostro, pero trabajó con la Diosa de la Tierra. Creo que tiene una imagen de diosa. Ha habido un rumor entre la gente común de que llevar un retrato de la Emperatriz Sienna podría traer bendiciones. He oído que mucha gente cuelga retratos de la Emperatriz en sus habitaciones en secreto, tal vez incluso los aristócratas lo hacen”.

“Eso es ridículo.”

“¿Verdad? Para ser honesto, he visto el retrato antes y su poder es exagerado. Pero el artista que lo dibujó se ha vuelto popular y está siendo llamado por muchos. La gente le pide que dibuje un desnudo. Oh, quiero decir…”

Pavenik cerró su boca con la mano. Fue demasiado lejos. No pudo decirle al Emperador que nadie le pidió nunca al pintor que dibujara la figura desnuda de la Emperatriz. Que era otra de sus bromas para aligerar su incomodidad.

“¡Qué locura…! ¡Son un montón de tontos! ¿Tengo que cortarles la cabeza? ¡Cómo se atreven!”

Pavenik se excusó cuando Carl mostró un temperamento de ira incomparable al que acababa de mostrar. Si pudiera conocer al noble que le pidió al pintor que pintara la figura desnuda de Sienna, le arrancaría el cuello de inmediato, con o sin boda.

“¿Quién lo hubiera dibujado realmente? A menos que el artista tenga diez vidas paga gastar…”

Carl estaba muy enojado. ¿Cómo se atrevieron a pedir un retrato de Sienna? Además, la idea de que lo tuvieran en su dormitorio le mareaba la cabeza.

¿Y están pidiendo una imagen suya desnuda?’

Cuando Carl le estrechó la mano, escuchó la protesta de Pavenik, reprimiendo a la fuerza su ira que amenazaba con salir.

“Así de bendecido eres. Además, Su Majestad la Segunda Emperatriz es más joven y hermosa que Su Majestad la Primera. En el banquete de mayoría de edad, muchos hijos de aristócratas se enamoraron de la Segunda Emperatriz. Después de descubrir que la Emperatriz Segunda era la compañera del Emperador, algunos de esos niños compraron un grupo de maldiciones de un hechicero negro para hechizarte… Jaja, todo son solo bromas. De todos modos, todo el mundo tiene envidia de que tengas flores en ambas manos”.

Incluso con ese comentario, la expresión de Carl aún no se relajó.

“¿Por qué no legalizas eso en este momento? Aprobar un estatuto que permita a los nobles o emperadores dar la bienvenida a más esposas según sus habilidades. Probablemente la mayoría de los aristócratas estén a favor. No hablan, pero todos tienen una amante secreta. Todo el mundo sabe que la hija adoptiva del conde Mobir era en realidad su amante. Bueno, ha sido famosa en la sociedad durante mucho tiempo, pero…”

“Entonces, ¿Qué diablos quieres decir con todo esto?”

“¿Qué quiero decir? Estoy tan celoso. Solo relaja tu rostro. Haz cara de que eres el más afortunado del mundo. Tienes lo que los demás realmente quieren pero no pueden”.

“¿Tú también te sientes tan envidioso?”

“Sí, te envidio tanto que me duele el estómago”.

Dijo Pavenik, sosteniendo su barriga con sus manos.

Transmitiré tus palabras a la doncella de Sienna.”

Dijo Carl, que era muy consciente de lo devoto que Pavenik ha sido últimamente con Hain. Entonces, respondió con voz desesperada, como si estuviera listo para aferrarse a la pierna de Carl en cualquier momento para suplicar su perdón.

“¡No! Qué cosa tan cruel dices. Ella todavía me trata como la persona más promiscua del mundo”.

“Bueno, ella ve a través de ti. Lo que dije no estaba simplemente mal, ¿Verdad?”

“¡Ni siquiera estoy cerca de eso! Nadie puede ser un hombre más romántico que yo”.

Carl lo miró de arriba abajo con una mirada patética. Había docenas de casos que Carl conocía contrarios a sus palabras.

“Había un par de mujeres que lloraban porque las abandonaste. Recuerdo a una, la que ahora está casada, la joven que vino a mi residencia y dijo que se suicidaría. Y luego su hermana te abofeteó mientras le jugabas una mala pasada”.

“Tienes un gran malentendido ante tí. Nunca me he aprovechado ni salido con Lady Arnold. ¡No hice nada! Solo estaba siendo amable con ella, pero ella es la que de repente se ofreció a huir con amor, diciendo que su padre estaba tratando de obligarla a casarse. Le acabe diciendo a esa señora que parecía haber entendido mal. ¡Pero ella no lo aceptó! Y también su hermana. La conocí y la saludé, pero luego me dio una bofetada en la mejilla. Es injusto. Yo soy la víctima”.

“Bueno, de alguna manera estoy más convencido de lo que dicen que tú. Me parece que estás trabajando por todas partes con tus habilidosas palabras”.

“No, eso no es verdad. Y me malinterpretan todo el tiempo debido a la encantadora sonrisa alrededor de mis ojos”.

Dijo Pavenik, señalando sus ojos que se volvían en forma de media luna cada vez que se sonreía.

“Solo les sonreí, pero dijeron que lo hice con picardía en los ojos o que estaba siendo travieso. Eso está mal. Hahh, es mi pecado nacer con una cara tan hermosa”.

“Hoy no estás en tu sano juicio”.

“¡Oh! ¡Esa mirada! ¡Me miraste con una cara diciendo que querías cortarme la cabeza ahora mismo!”

Pavenik gritó, envolviendo su cuello entre sus manos.

“Eres innecesariamente bueno para captar mis verdaderas intenciones…”

“¡Soy una muy buena persona ingeniosa! Espera… ¿Fue un presentimiento real? ¿De verdad querías cortarme el cuello?”

“…”

“¡Mantente tranquilo! ¿Insinúas que mantenga la boca cerrada cuando mi vida se vea amenazada?”

Rodeó a Carl para protestar y el sirviente informó que Sienna lo había visitado. Pavenik se enderezó apresuradamente.

Cuando Sienna entró, él la saludó en una postura muy diferente a la anterior.

“Me complace contemplar a Su Alteza la Emperatriz. Te ves hermosa como siempre”.

“Ya veo, el Canciller también estaba aquí”.

“Terminé con mi informe, así que saldré ahora. ¿Le sucede a…”

Pavenik miró para ver si había alguien detrás de ella. Sienna y Carl sabían a quién buscaba.

“Hain está esperando afuera en este momento”.

“Jaja, a qué se refiere, no quise preguntarle eso. Bueno, yo voy a…”

Diciendo eso, se apresuró a salir de la habitación. Sienna, que miró la espalda de Pavenik con una sonrisa, miró a Carl tan pronto como el Canciller salió por la puerta.

Desde que era niño, Carl había sido empujado profundamente en el mundo político. Así que era bastante capaz de inferir los pensamientos y las verdaderas intenciones a partir de las expresiones faciales de una persona. Sin embargo, cada vez que veía el rostro de Sienna, su cabeza estaba llena de signos de interrogación.

No sabía lo que estaba pensando. No, en realidad él no sabía lo que ella sentía por él ahora. Lo que era más frustrante era que ni siquiera conocía claramente sus propios sentimientos.

“¿Qué estás pensando?”

Los pensamientos de Carl salieron de su boca. Ella sonrió levemente ante la extraña pregunta.

“Creo que te ves realmente encantador hoy. Te ves muy bien con tu túnica de gala”.

Eso era cierto. Las túnicas con las que estaba vestido Carl eran muy elegantes. Pero incluso con sus elogios, Carl no estaba feliz en absoluto.

“Carl, ¿por qué haces esa cara?”

— — — — —

Lo he venido pensando, pero creo que Carl no tiene sentido del humor por Pavenik, jajaja sus bromas son terribles!! Pobre Hain, el prospecto que se gasta xD mientras, ya entramos en el arco de la boda, será que Carl pronto aclarará sus sentimientos y se los dirá a Sienna?

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (4)

Bueno, estamos en la boda. Pero me parece que le dieron un buen golpe a Arya, ahora no tiene comerciantes, siento que eso es bueno. Ahora me preocupa que va a hacer Bluebell, porque se ve toda sospechosa, por todo lado

Responder

Se viene el arco de la Segunda Emperatriz, a lo mejor y nos sorprenda a todos xD

Responder

Yo estoy esperando que la segunda emperatriz aprenda realmente cuál es su lugar, ella está convencida que Carl la va a adorar, pero me late que se va a chocar bastante… no sé, ya está bien loca, imagino que enloquecerá más

Responder

Creo que bluebell será la Sienna del pasado. Solo estara de adorno. Carl piensa que sólo casarse es suficiente, no quiere hacer nada más, solo la usará.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: