Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 153 RDS

El Templo (16)

“¿Qué le pasa a mi cara?”

“Esto puede sonarte como un comentario de mala educación, pero me recuerdas a ‘un cerdo que es arrastrado a un matadero'”.

Aunque se le comparó con un cerdo, Carl no se sintió mal. Más bien, se echó a reír.

“Eres tan valiente y audaz”.

“¿Esa expresión fue demasiado grosera para ti?”

Sienna lo dijo, pero parecía totalmente indiferente. Carl no odiaba su audacia.

Él ya estaba vestido en perfectas condiciones, pero Sienna se le acercó y organizó su túnica sin ningún motivo.

“¿Acaso no es un buen día? Deberías tener un rostro brillante”.

Sienna, quien dijo eso, estaba sonriendo con una cara triste. Era una sonrisa que mostraba que lo soltó todo.

Le quería preguntar “¿Por qué haces esa cara?” pero Sienna habló primero antes de que Carl preguntara.

“El personaje principal de hoy no eres tú, sino Lady Pear. Ella es la novia que debería ser el personaje principal del mundo de hoy. Entonces tienes que mostrarle una linda sonrisa. Ser novia es lo más feliz del mundo”.

“… ¿Tú también fuiste feliz?”

“¿Me estás preguntando si fui feliz cuando tuve mi boda?”

“Si.”

Ella se rio. En la primera boda tuvo que entrar sola a la ceremonia sin saber nada, y en la segunda tuvo que pasar la boda sola. Aun así, ¿Podía decir que en ambas ocasiones estaba feliz?

“Yo era feliz.”

Sienna abrió la boca con dificultad.

“Tenía miedo y me sentía perdida al entrar a la ceremonia sola, pero por otro lado, estaba muy feliz por el solo el hecho de que sería tu compañera. Eres un buen hombre.”

Aquellas palabras le sonaron a Carl como una confesión desesperada.

“También estaba feliz de tener una novia tan salvaje como tú. Por supuesto, aunque no entré a tu lado al salón de bodas, no me arrepiento de haberme casado contigo”.

Ambos se miraron y sonrieron. Incluso si Carl se casaba con Bluebell, Sienna seguiría siendo su esposa, pero de alguna manera, los dos se enfrentaron con una sonrisa triste como amantes que estuvieran a punto de despedirse eternamente.

Carl agarró suavemente la mano de Sienna. Se le ocurrió que si soltaba esa mano, significaría la separación eterna.

 * * *

La boda con Bluebell fue un gran acontecimiento. Fue incomparable a la boda de Sienna hace unos años. Los enviados de muchos países tomaron sus lugares y gastaron mucho dinero llenando la sala con dinero real.

El desfile de Bluebell desde la casa de su familia hasta el Castillo fue muy colorido. Aunque continuó durante el día, el cielo estaba lleno de coloridos fuegos artificiales y las calles estaban llenas de polen. Además, 300 artistas tocaron música antes y después del desfile.

El carruaje que transportaba a Bluebell y su padre, Kenyon Pear, estaba conducido por dieciséis caballos coloridos. Fue una boda con una envergadura de la que se hablaría durante mucho tiempo.

Si bien se dijo que se gastó más dinero en la boda que en la ceremonia de coronación de los emperadores del pasado, estaba claro que fue más colorida que la ceremonia de coronación de Carl.

Fue porque Bluebell había estado clamando por celebrar la boda de una manera tan grandiosa que podría borrar la boda de Sienna, pero incluso si no lo hubiera hecho, el Conde Pear planeaba celebrarla espléndidamente de todos modos.

Esto se debió a que intentó mostrar su poder a otros nobles y dejar claro a través de la boda que Bluebell tiene más legitimidad como Emperatriz. Aunque Carl no aprobó la boda porque no era adecuada considerando las arcas del estado actual poco después de la sequía y la inundación, el Conde Pear hizo que fuera extravagante con el dinero de su familia.

Enfurecido por su actitud de tratar el evento Imperial como un evento familiar a pesar de la negativa del Emperador a permitirlo, Carl pareció enojado durante toda la boda. Solo reprimió su enfado, teniendo en cuenta que el Conde Pear no utilizó el tesoro nacional para sus fanfarrias.

Para cuando terminó la boda, ya era tarde en la noche desde que el sol se había puesto.

Bluebell estaba muy emocionada. Entró al dormitorio con un vestido tan grande que cubriría toda la habitación. Según la tradición, en la primera noche de la boda, el novio tenía que quitarle el vestido a la nueva novia.

“Todos dicen que la boda de hoy fue genial. ¡Es la mejor boda de mi vida!”

La niñera de Bluebell gritó con voz emocionada. Las lágrimas cubrieron sus ojos.

Había estado criándola desde que era un bebé. Cuando Bluebell tenía seis años, la vio convertirse en la prometida de Carl y, como él, que no sabía nada, se quejó de que no podía mostrar su cara llena de granos cuando la visitaba Carl y tuvo un calambre en el brazo cuando conoció a Carl. y cómo se derrumbó al enterarse de que su compromiso con Carl se había perdido. Por lo tanto, la niñera se sintió muy conmovida al ver la ceremonia de boda de Bluebell con Carl, que se llevó a cabo espléndidamente.

“Qué dices niñera. Debería brillar más que una boda cualquiera. ¿Cómo estaba? ¿Era bonita? ¿Fue tan hermoso que sería recordado en la historia?”

Bluebell infló a la niñera como una niña.

“Sí, eras hermosa. Eras tan brillante que esta anciana no podía atreverse a mirarlo”.

“¡¿Qué?! No me viste porque estabas en el Castillo…”

Sabiendo que la niñera no pudo asistir a la boda porque estaba limpiando el Palacio de la Emperatriz donde ella se quedaría, dijo con la boca haciendo un puchero. Aun así, su rostro estaba lleno de rubor, como si le gustaran los elogios.

“Yo no he visto el desfile, pero tengo oídos. Las doncellas del Castillo hablaban de lo hermosa que eras. Siempre has sido tan hermosa, y no puedo imaginar lo hermosa que debiste haber sido bajo el sol brillante y bajo los candelabros de colores”.

“¿De verdad? ¿A Carl también le habría gustado? Estaba tan nerviosa antes que ni siquiera recuerdo qué tipo de expresión facial él tenía”.

“Estoy segura de que Su Alteza no tenía idea de qué hacer con la belleza de mi dama Bluebell. Mantén la calma. Si luchas así, las arrugas de tu vestido no se verán bonitas”.

“Bueno. Pero esto es realmente sofocante. No debería haber pedido que fuera tan ajustado”.

Ella lo hizo una talla más pequeña que la recomendada por el sastre para enfatizar su esbelta cintura. Incluso ahora, sentía un dolor como si los huesos de ballena se le clavaran en la carne.

No había tomado un sorbo de agua durante tres días para usar este vestido. Mientras caminaba por el pasillo, era difícil saber si era porque estaba cegada por su apariencia deslumbrante o porque no era consciente del hambre que tenía la vista borrosa.

“Entonces, ¿Por qué no me escuchaste? Ya eres lo suficientemente hermosa y delgada”.

“Pero no podría usar un vestido más grande que el de Johanna. Me duele el orgullo”.

Joanna era una pariente que se casó recientemente con el Conde Mayron. Tenían interacción frecuente porque eran de edad similar, pero eso no significaba que hubiera amistad entre las dos. Como tenían la misma edad, estaban celosas la una de la otra.

Joanna, en particular, se rio abiertamente frente a ella cuando Carl rompió el compromiso. En otras palabras, jugó un papel importante en hacer que Bluebell interviniera rápido porque estaba muy desanimada.

Bluebell invitó a Joanna a su mansión el día en que su matrimonio fue aplazado nuevamente y ella se adaptó el vestido. Fue de pensamiento que Bluebell quería lucir un vestido más caro y colorido que el que usó Joanna en su boda. Al ver el rostro de Joanna lleno de celos, Bluebell no pudo ocultar su risa y finalmente estalló en carcajadas.

Joanna, cuyo orgullo estaba herido, señaló el tamaño de la cintura de Bluebell, que era una pulgada más alta que ella.

Joanna era muy pequeña de estatura. Teniendo en cuenta la diferencia de altura, el tamaño de la cintura de Bluebell no era tan grande.

“¿No odiaría Carl que estuvieras tan gorda? Si tienes la espalda tan gruesa, a Carl ni siquiera le gustará abrazarte. Como la Primera Emperatriz, ¿No te abandonarán en tu primera noche?”

“¿De qué estás hablando? No tengo una cintura gruesa. Es solo que desayuné mucho esta mañana. Es gracioso que no notes que tu pecho es un acantilado.”

“¿Un acantilado?”

Joanna puso una excusa mientras mostraba enojo por las palabras “acantilado” de Bluebell.

“Mi esposo dijo que mi pecho era lindo. Y dijo que porque tengo una cintura delgada, parezco un hada cuando me sostiene entre sus brazos.”

Frente a Joanna, que se jactaba de su marido, Bluebell no podía seguir las medidas del sastre y le gritó durante mucho tiempo, pidiéndole que midiera correctamente. Luego, finalmente le pidió al sastre que lo hiciera un tamaño más pequeño, diciendo: “Estoy hinchada en este momento”. La niñera a su lado la detuvo, pero no había forma de ganar ante la terquedad de Bluebell.

Ella no intentó ponerse el vestido hasta el día anterior a la boda, así que ni siquiera comió. Es por eso que hoy se veía tan demacrada a pesar de que generalmente lucía su piel elástica y brillante. Afortunadamente, la palidez provocada por la deshidratación la hacía parecer inocente.

“Me gustaría que Carl viniera y me quitara este vestido. ¿Cuándo vendrá Carl?”

“Tendría que cambiarse de túnica, así que al terminar vendrá aquí de inmediato… Ya es hora de que esté aquí”.

“¿De verdad? Entonces lárgate. Debería ser la única en la habitación cuando Carl abra esa puerta. ¿Crees que una vieja niñera como tú debería arruinar la escena?”

Ante sus palabras, la niñera sonrió y dijo que se iría. Tal vez lamentando llamar vieja a su niñera, Bluebell agregó: “Pero te ves más guapa a esa edad”.

La niñera creía que, si bien Bluebell no tenía tacto y, a menudo era desconsiderada, claramente tenía una buena personalidad. Así que se rio de las duras palabras.

“Entonces la anciana más bonita a esta edad estará esperando afuera. Si necesita algo, por favor llámeme”.

“Sí, lo haré. ¿Pero realmente me veo bien ahora? ¿Debería al menos empolvarme la cara de nuevo?”

“Estás perfectamente hermosa ahora”.

“¡Bien!”

Satisfecha con el elogio, Bluebell asintió violentamente. La cabeza muy decorada se tambaleó. Se preguntó si la forma de su cabeza estaba dañada por el gesto de su cabeza. La niñera le dijo que todo estaba bien y salió de la habitación.

La niñera tenía razón sobre cómo Carl iba a llegar pronto.

—- — — —- — — — —

¡Oh Dios mío! ¡Bluebell es insoportable! (⊙_⊙;)

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (6)

Me gustó que por fin medio expresaron lo que sentían por el otro, ¿por qué nos costará tanto comunicarnos con nuestros seres queridos? Preferimos que nos malinterpreten a ser transparentes… en fin, esta niña es un fastiiiiidio

Responder

jajajaja y eso que apenas y aparece xD LOL

Responder

¿Buena personalidad? ¿En donde? ¿Será que las hacen así para que las odiemos con más insistencia? DIOS! ¡Que desespero!

Responder

🤣 dónde está camion-kun cuando mas se necesita? o seria, carruaje-chan? jajaja gracias por leernos

Responder

Bluebell es insoportable ash espero q Carl la deje esperando porque si la visita lo detestare para siempre

Responder

Dios mio, que intensaaaaa
Que niñita tan molesta

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: