Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 25 – EBNET

EBNET

La magia espiritual tenía un efecto secundario que podía cambiar la mente de la otra persona.

Hechizos y pistas simples estarían bien, pero tomar a la fuerza los recuerdos de una persona o utilizar la magia que gobernaba la mente era un tipo de magia muy peligroso, como si realmente se estuviera reproduciendo en el otro.

‘Simon no haría eso. No es un enemigo’.

Kalia creía que a veces Simón era indistinguible por sus propios medios y métodos, pero no lo suficiente como para destruir el espíritu de su General Temporal Imperial mientras iba en busca de su amiga.

No, ella quería creerlo.

‘No importa qué tipo de relación tengamos, solo somos amigos…’

El comportamiento de Simon de destruir la mansión de su amiga fue más como un berrinche, diciendo que su amiga había desaparecido.

Después de comunicarse, regresó al carruaje.

Si él ya había regresado y estaba aplastando su mansión, era difícil retrasar más su partida. Y si el Príncipe del Reino de Acán la reconoció rápidamente, también era una situación difícil. Por lo tanto, lo mejor es irse lo antes posible.

Agarró la pequeña botella de Cristal que rodaba en su mano.

‘¿Estarán bien?’

No tuvo tiempo suficiente para ayudarlos, y aún así sus pies no se detuvieron. Estaba preocupada por los niños. Contemplando la botella, volvió a encender y se conectó con Brick.

“Brick, tengo una cosa más que debes hacer”.

Cuando vio la cara de Kalia, que parecía algo seria, él respondió con un rostro tenso.

“Sí, por favor dilo.”

Ella respiró hondo y miró el pergamino de teletransportación que había puesto en su bolso. Fueron los regalos que le dio Simón. Pergamino de teletransportación que puede moverse dentro de un radio de 180 km a la vez…

Parecía que era hora de usarlo.

Lo sacó de su bolso y dijo, levantándolo.

“Ve con Simon ahora mismo y dile que estoy en Antique”.

Después de la comunicación, Kalia inmediatamente llevó a Hemming y Allen al carruaje. Y sin demora, los dos rollos se rompieron. Suplicando por la paciencia de Hemming, rompió ocho pergaminos ese día.

En caso de que Hemming colapsara, le dio un medicamento de recuperación.

Incluyendo el pergamino dado por Simon, viajó tan solo 500 km en un día.

‘No olvidé borrar las huellas, oculté completamente mi identidad y me mudé.’

Finalmente, aunque Hemming estaba recostada en el carruaje agotada esa noche, Kalia tomó las riendas en su lugar con Allen y corrió toda la noche por otros 60 km.

Después de eso, tras recorrer 900km, no solo Hemming sino que Allen estaba muy exhausto y no podía levantarse.

En ese momento, Kalia también se sentía un poco cansada y decidió descansar en un pueblo muy pequeño que ni siquiera estaba en el mapa.

En un pequeño pueblo donde se criaban caballos y ovejas, dónde un ‘primo de su hermano lejano acogió a su hermana menor’ dándoles la bienvenida ya que estaban de viaje, y le dio una pequeña habitación.

Lo primero que hizo cuando se dejó guiar por la vieja propiedad, que olía a pasto seco, fue ver a Allen, quien lucia un cutis decaído. Trató el vientre de Kalia con la cara pálida, como si no fuera extraño que se desmayara de inmediato.

Usando maná para escanear el fondo del vientre, se rio lo mejor que pudo con su rostro pálido.

“Afortunadamente, el bebé está creciendo bien”.

Fue fascinante ver la figura del tamaño de un frijol a través de la diminuta tela blanca. Estaba un poco más largo que la última vez. Algunas veces parecían dos brazos y otras parecían dos piernas a primera vista.

Seguía siendo grande mientras tanto.

‘Solo han pasado diez días, pero la apariencia de crecimiento es muy audaz.’

“Es una suerte que la Señora Kalia rara vez tenga náuseas matutinas. Tu fuerza física también es incomparable a la de otras madres normales, así que ten siempre cuidado y prudencia. En el futuro, lo que comas, veas y oigas puede afectarte”.

Allen, que se cansó de estar exhausto, se levantó y salió de la habitación como si gateara después de haberle hablado tan estrictamente.

Kalia pensó que su apariencia era como la de un no-muerto creado con magia prohibida. Allen, que acababa de cruzar la puerta, se cayó y tropezó, emitiendo un grotesco grito, diciendo: ‘Ouch.’

‘Bueno, ¿Estará tan cansado?’

Ella lideró por mucho tiempo entre caballeros, y ni siquiera fue una marcha tan enérgica, por lo que le era curioso que todo el grupo estuviera tan exhausto.

‘Allen es muy débil’

Kalia, acostada con el corazón triste, volvió la cabeza y miró por la ventana, más allá del gran mercado, pensando que si llegaba el momento, tendría que prescindir de la fuerza física de Allen.

Las estrellas flotaban en el cielo, mirando la escena, se palmeaba el vientre plano inconscientemente, como un nuevo hábito.

‘Por cierto, ¿Simon encontró a esos niños?’

Otros no lo sabrían, pero él podrá verlos.

La sangre de los elfos le permite ver los espíritus. Gracias al niño en el vientre que la conectaba a la sangre de Simon, ella también podía ver a las hadas.

‘No debería necesitar de mucho.’

Mientras me movía sin dudarlo, su ansiedad se desvaneció, pero aún le quedaba una sensación desagradable. Dando vueltas en la cama, finalmente se levantó y se sentó.

‘Es extraño, pero después de intentar alejarme de él, parecía que comencé a pensar más en Simon.’

Cuanto más lejos estaba de la capital, más caras del otro lado, de su hogar, le venían a la mente.

“Acaso… ¿Estás pensando en tu padre?”

Kalia se acarició el vientre con una cara extraña.

No amaba a Simon. No, en otras palabras, lo amaba pero como a un viejo amigo o hermano. Sin embargo, los hermanos no debían hacerse ningún daño, al contrario, tienen que protegerse y cuidarse unos a otros. Entonces por eso ella decidió dejarlo.

Aunque por supuesto, ese día, fue ella quien se lanzó sobre Simon.

“También me sentí como una basura…”

Se apresuró a cerrar la boca y se disculpó rápidamente con el bebé.

“Dije que solo usaré palabras bonitas de ahora en adelante, ¡pero lo siento, cariño! ¡Tu mamá nunca fue una basura! ¡Eso, solo, ese día todo fue un poco caótico…!”

Mientras susurraba, acariciando su estómago, suspiró con el corazón trastornado.

‘No me arrepiento de la situación en la que tendré que decirle a mi hijo que su madre fue una mujer promiscua. Solo, lo cubriré porque te amo… No, ¿Realmente yo obligué a Simon?’

Al principio, con la excepción de Gus, los ojos de casi cuatro lados distintos se volvieron y la guiaron. Cuando pensaba en ello, fue él quien tomó las riendas en el pasillo.

Fue Simon quien la llevó a la habitación y barrió la mesa del estudio. Fue quien la puso encima, y quien literalmente chupó y lamió sus labios sin dudarlo.

Todo fue como si él personalmente le expresara lo que significa ser alguien codiciada.

Así como ella en ese momento no era la Kalia habitual, él en ese momento no era el Simon que ella conocía. Hasta ahora, Simon nunca la había tocado.

‘Durante ese tiempo en el que crecimos juntos, apenas nos tocamos…’

Simón en ese momento no dejó que ella se apartara de él, como un hombre hambriento saciando sus más profundos anhelos. Dejando marcas de labios por todo su cuerpo, continuó cavando en el pináculo del placer que ella no conocía.

La calidez de los labios, que poco a poco aparecieron entre sus dos lenguas y entre la piel caliente. El extraño movimiento de sus dedos que la sostenían y la levantaban, el poder que sostenía sus muslos y la voz que la llamaba por su nombre con voz inquieta.

“Kalia… Kalia…”

‘Gulp.’

“… Bien”

Recordando esa noche, sintió que sus mejillas se sonrojaban. Cuanto más trataba de dejar de pensar en ello, más lo pensaba y se le hacía difícil de olvidar.

Tosió por nada con la cara roja.

‘Tengo un niño angelical en mi vientre, qué ideas tan extrañas tengo.’

Como negando el calor creciente, Kalia murmuró con voz suave.

“Cuando lo pienso, no creo que tu madre haya hecho nada malo. Ocurrió porque dos adultos tenían chispas en los ojos. Por supuesto, creí que este era un cuerpo que no podía quedar embarazado y no estaba alerta. Aún así, tu mamá piensa que conocerte es una gran bendición. Eres el milagro de tu madre”.

Susurrando en voz baja, finalmente se levantó de la cama en la que estaba sentada. El calor pesado que la envolvía nunca disminuyó.

“Mmm, un poco, hace calor”.

‘Whoos’

Como si tuviera el cuello ahogado. Sintió la necesidad de salir a caminar porque tenía calor. Se puso la camiseta y salió. Era demasiado tarde, tanto el rebaño como los caballos dormían.

Mientras caminaba bajo el cielo estrellado durante mucho tiempo, el calor que calentaba su piel se disipó hasta cierto punto. Fue cuando estaba por regresar a su habitación porque la pareja de la granja le dijeron que tenía que dormir.

Con el sonido de la puerta abriéndose, alguien salió a su encuentro.

  ━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

Al mismo tiempo, frente al árbol de hadas de Entig, Simon se paró debajo de un hermoso árbol gigante y lo miró detenidamente.

El árbol pese a la oscuridad exhibe hojas verdes frescas, pero ahora parecían hojas impotentes. Mientras aún lo miraba, extendió la mano y acarició el tronco de madera.

Una luz tenue emanó de su mano y la luz penetró en el árbol. Durante mucho tiempo, inyectó luz, pero el árbol no produjo la reacción deseada.

… ¿No es suficiente con magia?’

La magia no ejerce gran poder cuando las hadas recuperan lo que necesitan. Lo que las puede mostrar son cosas como el tiempo suficiente, tierra fértil, viento imparable y un sol cálido. O tal vez sea una esencia hecha de alegría genuina.

Simon se detuvo y acarició el árbol unas cuantas veces más.

Cuando su lugarteniente le dijo que Kalia estaba aquí, estaba leyendo su carta en la destrozada mansión de  Kalia.

“… Kalia, ¿Cómo puedes dejar una carta así y simplemente desaparecer sospechosamente?”

Su sinceridad estaba escrita, una de la que nunca había oído hablar antes. Y la impresión que ella tuvo de ese día, que él tanto deseaba escuchar.

‘Lo leo en el acto y lo leo una y otra vez.’

Mientras sostenía la carta como si intentara grabar una a una las letras en su mente, vino el lugarteniente de Kalia. Simon se movió directamente desde el lugar, voló en solo dos teletransportaciones, por lo que le tomó de 5 a 10 minutos llegar.

Pero en ninguna parte estaba el alma de ella.

“Acabo de ver a un mago desconocido acosando al árbol de hadas.”

“¿Qué significa eso?”

Simon estaba molesto.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: