Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 91 RDS

Tu Dirección (11)

“Nunca codiciaré las posesiones de mi hermano. Incluso si es la única cosa en el mundo, nunca tomaré el lugar de mi hermano, incluso si me voy a volver loco”.

Abrió los ojos ante las palabras de Valore.

“¿Sabes qué es lo que usted está diciendo ahora mismo? En este momento, está diciendo que no quiere el trono frente a mi, que soy la esposa de Carl”.

Después de escuchar esta historia desde la puerta, se preguntó qué tipo de rostro tendría Carl mientras los escuchaba. Al mismo tiempo, sería una tragedia que Valore y Carl, quienes pudieron compartir buenas amistades sin importar si eran de sangre o no, se odiaran y codiciaran las posesiones del otro.

“Pero he comenzado a sentirme codicioso. Ese yo mío, que aparentemente es terrible, se había vuelto codicioso. ¿Qué debo hacer, Lady Sienna?”

Le pidió una respuesta. Ella sirvió de la bebida en la copa de Valore.

El problema no radicaba en si Valore se sentía codicioso o no. Incluso si él no quiere, ya que la Emperatriz Arya estaba detrás de él, intentará quitarle la vida a Carl. De hecho, la posición del Emperador, de todos modos, terminará regresando a Valore.

“Se dice que la posición del Emperador no es transmitida por humanos, sino que es dada desde los cielos”.

“Es cedida de los cielos…”

Por tanto, no se resienta con él si ese puesto es para su hermano, ni se sienta culpable si es para usted. Independientemente de los deseos, ustedes dos se moverán de acuerdo con sus destinos tal como están”.

“Destino.. si hablas del destino”.

La palabra destino había salido muchas veces de su boca. Como una palabra inaceptable, la dijo varias veces hasta que se acostumbrara.

“De hecho, si podría ser cosa del destino”.

Él sonrió con una sonrisa abatida.

“Estás destinado a aceptarlo”.

“Eso es imposible.”

Ella sabe lo que se siente estar resentido con el destino cuando no está de tu lado a favor. También para Sienna, una vez había pasado por un destino tan duro, que no podía tener lo que quería.

A diferencia de Valore, quien tendrá lo que quiere en sus manos sin importar lo que sienta acerca de su codicia en estos momentos, ella no podría tener nunca al Carl que tanto había codiciado y deseado. Siempre fue un ser distante y no era de ella para empezar, pero si era de otra mujer llamada Bluebell. Tratar de forzar la cadena del destino en algo que no estaba destinado a ser, ahora devuelto solo a ella, sin el corazón de Carl, solo su mirada herida y estigma indeleble.

“Creo que este momento se está haciendo demasiado tarde”.

Cuando vio la cara roja de Valore, Sienna dijo: “Ya veo. Tendré que regresar ahora”.

Aunque había dicho esas palabras con su propia boca que tendría que retroceder, miró fijamente el vaso de licor, que estaba lleno de alcohol. Le dijo a Sienna.

“¿Puedo tocar una última canción antes de volver?”

“Es un honor escuchar las canciones de Valore”.

“Es vergonzoso, pero es una canción que hice para alguien”.

Caminó y se sentó frente al piano.

“Esperaba que Sienna lo escuchara más que nadie. Es la primera vez que tocaré frente a alguien”.

“Es un honor.”

Las delgadas y largas manos de Valore presionaron con fuerza el teclado blanco. El sonido claro del piano sonaba tan suave como la brisa primaveral. Entonces, el estado de ánimo cambió de inmediato. Los cálidos tonos del sol primaveral se volvieron salvajes como una tormenta. Húmedo, sombrío, pero áspero, como si expresara un torbellino de deseo.

Sienna escuchó la música de Valore y bebió un vaso. Las gotas de sudor caían de su frente apasionada para mostrar cuán ardientemente tocaba.

‘¿Carl también estaba escuchando desde adentro? No, eso no es posible porque ya es demasiado tarde para él…’

Carl le dijo que se iba hoy, por lo que ella pensó que cuando abriera la puerta, solo quedaría una ráfaga de aire frío. Se había acostumbrado a dormir en una cama con la presencia de otro humano después de haber sentido la temperatura de un cuerpo humano durante los pocos días que estuvo a su lado, y hoy había sentido que no iba a poder conciliar el sueño bien. El lado vacío del que dormía a su lado le pareció demasiado impactante.

La actuación salvaje terminó en su punto máximo. Fue un final inacabado, pero más bien coincidió con la canción. Ella pensó que fue una espiral de emociones que no se detendría.

Cuando las manos de Valore bajaron a la base del teclado, Sienna aplaudió.

“Qué canción tan maravillosa”.

“Gracias por escuchar.”

“Dijiste que hiciste esta canción para alguien, ¿verdad? Asegúrate de dejar que esa persona lo escuche. Es una canción tan buena, pero es una pena. No sé quién es esa persona, pero estoy segura de que quedará impresionada”.

“¿Es eso así?”

“Si, absolutamente.”

“… Bueno. Me iré ahora entonces”.

“Sí, ve con cuidado”.

Valore se volvió para mirarla, sin comprender, que ya había salido por la puerta. Tras de él estaba una puerta turquesa oscura que ya se había cerrado.

“YO…”

Valore, como si hubiera mordido un pegamento, se obligó a abrir la mandíbula que no parecía querer abrirse fácilmente.

“Lo que quiero no es algo como la corona del Emperador”.

Una sensación húmeda y pegajosa invadió su cuerpo. Ahora era uno consigo mismo, un hombre que estaba sucio y era repugnante, y sin embargo no se desmoronaría por eso.

“Es Sienna, es ella lo que estoy deseando”.

Valore se sacudió con dificultad. Más allá de la puerta, ella no iba a escucharlo. Era algo que no podía decirle, pero quería sacárselo de la boca. En el pasillo vacío, sabiendo que nadie lo oiría.

Pero no lo sabía. El hecho de que su triste confesión fue escuchada claramente por otro par de oídos.

Sienna le dijo a Hain que mañana desayunaría rápido y regresó a su habitación. La habitación estaba a oscuras con las velas apagadas. Una fuerte lluvia golpeaba contra la ventana. Al entrar en la habitación, vio una figura sentada en la silla. Era Carl.

“¿No te has ido todavía?”

Él se incorporó sin responder.

“Pensé que te irías al final del día. Pero está bien. Quería darte mis saludos tal vez antes de que te vayas…”

Carl caminó hacia ella desafiando lo que ella dijo. Al ver su rostro rígido, ella retrocedió horrorizada. La pared chocó con ella detrás de su espalda.

“¿Qué sucede?”

Carl le bajó lentamente la cara y la arrinconó contra la pared. Ella lo llamó por su nombre con voz asustada. Sin responder, Carl le levantó la barbilla y tomó sus labios con brusquedad.

El beso repentino aflojó las piernas de Sienna. Envolvió sus brazos alrededor de la cintura de ella, que estaba a punto de hundirse, y la codició sin dejarla perder un solo aliento cuando exhaló. Su aliento estaba entremezclado con el aroma del vino caliente y el aroma de la fruta madura. Sienna gimió al sentir el aliento caliente penetrar en su boca.

Después de un beso salvaje, los corazones de Carl y Sienna cayeron con un sonido palpitante.

“¿Sir Carl?”

Con una mezcla de vergüenza y sorpresa, ella lo llamó. Él, que temía que ella expresara su rechazo, dijo primero.

“No digas nada más. Hoy he escuchado suficientes historias no deseadas”.

La sujetó violentamente del brazo y la llevó a la cama.

“Sir Carl…”

Sienna de repente no supo por qué estaba haciendo esto. Carl, que la había llevado a la cama, la acostó y la miró. Su mirada húmeda y mojada parecía de alguna manera herida, y el propio Carl parecía avergonzado.

Carl, actuando como si la hubiera tomado para sí mismo tan bruscamente de una vez, se detuvo con una mirada agonizante. Se limitó a mirarla durante mucho tiempo. Sienna pareció relajarse en la nieve helada del complejo corazón de Carl mientras su corazón latía con fuerza.

“Carl…”

Sienna pasó la mano por la cara de él. Carl se echó a reír al sentir la suave textura de su piel. Le pasó lentamente el pulgar por la nariz y los labios.

Al contrario del caos en su mente compleja, ella ahora quería besar su suave nariz y codiciar aquellos labios de aspecto dulce de nuevo.

‘No quería volver a amarte, pero…’

La promesa de esa época se había desvanecido hace mucho tiempo. Sienna miró a los ojos verde claro de Carl que estaban nublados de incertidumbre. La mera visión de sus ojos la mareó y excitó como si hubiera estado débil y muy sedienta.

“Sienna, tú…”

Fue cuando Carl intentó decir algo llamándola. Le dijo, con sus brazos alrededor de su cuello y tirándolo hacia ella.

“Shhh… no digas nada. Esta vez tampoco quiero escuchar la voz de Carl”.

Sienna lamió los labios de él y lo arrastró a la cama.

— — — — —-

Huy! Se prendió xD pobre Valore, se enamoró mal 🙁

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Oh por Dios!! no me lo esperaba, se pusieron candentes jajaja. Pobre Valore. Gracias!

Responder

Bien echó sienna. https://media.tenor.com/images/a5dfa570b5a10f6bd837a473243d5e5b/tenor.gif
Gracias por la traduccion. 😘

Responder

Ohhhh me dio penita por Valore, pero me alegro de que por fin se esten besando 😂😂 gracias por la traducción!

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: