Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 90 RDS

Tu Dirección (10)

“Si. Ella vino a verme poco tiempo después de escuchar que visitaba a mi hermano mayor con frecuencia. Fue la primera vez que me reuní con mi madre en la Casa Imperial. Tenía miedo de ella, pero seguía siendo mi madre… ya que es mi madre, la recibí. Pero después de verme, no dijo nada cálido como si hubiera pasado mucho tiempo, o que me extrañara. Más bien, me miró como si estuviera disgustada por mí sin decir una palabra amistosa”.

También era extraño que su hijo hubiera entrado en la desconocida Familia Imperial a una edad temprana y cómo ella nunca lo había visitado. Pero él no podía entender cómo la había fastidiado, enfadándose.

“¿Cómo pudo haber mirado a su hijo de manera aborrecible? Pero que ella se haya enojado por tu relación cercana con Carl es un poco…”

Ante sus palabras, Valore sonrió con un rostro hosco. No se atrevía a decirle que cada vez que su madre lo veía, lo miraba como si viera algo sucio.

“Es extraño, ¿no? La relación cercana y tierna entre hermanos se convierte en motivo de angustia y de regaños. Mi madre me detuvo. El hermano mayor, Carl, y yo no estamos destinados a ser hermanos, sino a competir entre nosotros. Tenemos que lidiar con la única cosa en el mundo. Ella dijo que era algo que yo necesitaba absolutamente”.

Sienna sabía que lo único que quería decir era el título de “Emperador”, pero no hizo ningún comentario inútil. Valore continuó su discurso con una mirada miserable.

“Le pregunté si podía compartirlo por la mitad. Si juntamos la mitad en buenos términos, entonces no habría ninguna razón para pelear entre nosotros. Después de que dije eso, dijo, no puedo dividirlos por la mitad. Ella dijo que no podía compartirlo con nadie. Entonces, dije que se lo daría al hermano mayor, Carl. Le dije que no sabía qué era exactamente y si realmente era algo por lo que discutir con el hermano mayor, Carl, así que le dije que se lo diera, si él lo quería”.

Esta historia de un niño, que no tenía idea de cuál era la posición del Emperador y dijo que se la daría a su frío hermano, se sintió tan ingenua y encantadora. Por otro lado, le preocupaba cómo podrían haberlo regañado porque conocía la naturaleza de Arya.

“¿Qué dijo la Emperatriz?”

Valore estalló en una sonrisa desdichada ante su pregunta. Tenía los ojos húmedos.

“No implicó hablar. Me dio una bofetada en la cara”.

Sabía lo picantes que eran sus manos porque ya las había experimentado antes, y las conocía bien. No importa cuán enojada estuviera, él era solo un niño de seis años.

TN: picante. En Corea, es un término común que explica el extremo de algo/ comparación entre cuán picante es una especia y la situación o dicho. Es una forma de explicar a través de niveles picantes.

“Me dolió tanto que mis oídos sonaban sordos. Ella me agarró y me sacudió, diciendo si sabía lo que era y lo decía sabiendo lo que era tan fácilmente. Dijo que si no lo lograba, ella no necesitaba algo como yo en absoluto y que no había ninguna razón para que yo naciera. Sacudió mi yo más joven así y lo dijo todo. Es tan vívido que a veces todavía aparece en mis sueños”.

Valore lo agregó como humor en broma, pero estaba claro que el impacto de ser negado por su madre a una edad temprana se mantuvo como un trauma lo suficientemente fuerte como para llegar a sus sueños.

“Eso es algo cruel de decir”.

“En ese momento, aunque no entendía de qué se trataban esas palabras o qué significaba nuestra conversación, asentí con la cabeza. Le dije que haría lo que mi madre me diga y que si mi madre quería, le llevaría todo lo que ella quisiera. Le dije que haría lo que quisiera. Le prometí que sería lo que ella necesitaba que fuera. Después de eso, no pude soportar acercarme a mi hermano mayor, Carl. Sentí que estaba cometiendo un delito grave”.

“No es culpa de Sir Valore”.

“No, yo, para decir, fue bastante cruel. No supe hasta unos años después lo que realmente significaba mi existencia para Carl”.

“…”

“Me había vuelto realmente consciente de mi existencia para mi hermano mayor, Carl, como el que tenía que intentar quitarle todo. Está predestinado a ser solo de mi hermano; sin embargo, algo como yo, apareciendo de la nada como un hermano menor, albergaba un deseo por su puesto. Mientras tanto, sin saber nada en absoluto, lo llamé continuamente hermano mayor y lo seguí por todas partes. No puedo imaginar lo terrible que debe haberse sentido por mí todo ese tiempo mientras lo hacía. Sin embargo, el hermano mayor, que es muy amable, no se rindió ni me dejó a un lado. Me esforcé por ignorar mi conciencia culpable”.

Se humedeció los labios secos con vino.

“Visto desde otro punto de vista, me dije a mí mismo que puede que no sea solo del hermano mayor y que también podría ser mío. Traté de convencerme a mí mismo de esto innumerables veces diciéndome a mí mismo cientos, no, incluso miles de veces que yo también podría tenerlo. También puede ser mío…”

Valore miró a Sienna a los ojos mientras lo decía. Había algo en sus ojos castaños oscuros, como aspiración, que se proyectaba. Sienna sintió que era su confesión. (ay papá!)

“Como si realmente me hubiera lavado el cerebro, me volví codicioso. Lo quiero, lo tendré. Pero después de mi banquete de mayoría de edad, vi esta botella de licor que había traído y colocado en mi habitación, diciendo que era un regalo. Fue entonces cuando inmediatamente me volví muy consciente. Sentí que dejé de ser humano y me convertí en un monstruo por codicia. Me sentí muy mal por ser codicioso, sabiendo que tenía que ver sangre entre mi hermano y yo para llegar a donde queríamos. Pensé que me envió la botella después de notar mi codicia. Entonces, por supuesto, pensé que habría veneno en ella”.

Era extraño pensar que Carl había envenenado el regalo, pero ella entendía por qué pensaba eso. Valore parecía haber pensado que Carl se envenenaría a sí mismo, ya que durante mucho tiempo se sentía culpable de codicia.

“Entonces, ¿tomaste un poco de vino?”

“Es solo que no pensé que sería tan malo morir allí mismo. Pensé que sería bueno para todos. Lo sé mejor que nadie. No tengo las cualidades para ser Rey. En lugar de escuchar conversaciones sobre política, soy más feliz cuando escucho música o toco un instrumento. Incluso la maestra que me enseñó el cesáreo estaba tan confundida que negué con la cabeza. En comparación, sentí que mi hermano nació para ser Emperador”.

Aunque Valore tuvo una relación difícil con Carl, todavía lo respetaba en el fondo de su corazón. Esos sentimientos suyos seguían siendo los mismos entonces y ahora.

“Y es hábil en el manejo de la espada… cuando el hermano mayor dice una palabra, la atención de todos está puesta en él. Su maestro declaró que había terminado todo su entrenamiento real en tres años y que no tenía nada más que enseñar, renunciando a su puesto. Si un tonto como yo se convierte en Emperador, sería una molestia para este país y solo la gente sufriría. De hecho, psicológicamente fue demasiado difícil. Es agotador tener que luchar por un puesto que no quieres. Por eso tomé unas copas más después de la primera copa”.

Sienna le preguntó a Valore, asumiendo que la botella nunca habría sido envenenada.

“Entonces, ¿realmente había veneno en él?”

“Jaja no. Simplemente era un buen vino con buen sabor y aroma. Estaba tan delicioso que pude llorar. Creo que lloré más ese día en toda mi vida”.

Deben haber sido lágrimas mezcladas con todo tipo de emociones.

Frustración y vacío, alivio y pena, resentimiento y gratitud. La compleja emoción despertó sus lágrimas.

Incluso ahora, cuando pensaba en ello, sentía como si estuviera llorando y vaciandose de nuevo. Ni siquiera se dio cuenta de que había derramado lágrimas y sonrió desordenado con una mirada en blanco.

“Entonces me hice una promesa”.

“¿Qué tipo de compromiso hiciste?”

— — — — — —

Que intentas decir Valore? A dónde quieres llegar con toda esta historia?

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: