Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 89 RDS

Tu Dirección (9)

Cuando miró su rostro dormido, se alegró de haberse convertido en una persona lo suficientemente confiable como para que él pudiera cerrar los ojos frente a ella pacíficamente. Claramente, su distancia se ha vuelto incomparablemente más cercana que antes. Le gustó el tiempo que pasó junto a él.

Pero no estaba segura de afrontar el tema de decirle que no se fuera. Sabía que tan pronto como lo mencionara, se sentiría obligada a escupir los sentimientos que estaba reprimiendo en su corazón.

“Su Alteza Real, el Segundo Príncipe, ha llegado”.

Justo a tiempo, Hain llamó a Sienna.

“Parece que tendré que salir de todos modos”.

Cuando se dio la vuelta para salir, Carl la agarró por la muñeca.

“No respondiste a mi pregunta”.

“…Es que, no lo sé. No estoy segura de si quiero que Sir Carl deje el Palacio o se quede”.

Sienna quitó la mano a Carl que sostenía su muñeca. Su mano cayó débilmente. Él miró por encima de la puerta de su dormitorio y le preguntó:

“¿Por qué ha venido Valore a buscarte tan tarde en la noche?”

“Bueno, no lo sé. Creo que lo averiguaré cuando salga”.

Salió por la puerta para escapar de su mirada, Carl la miraba con enojo. En el salón, Valore estaba solo esperándola. Parecía haber venido solo sin acompañantes.

“Me alegro de verte, Su Alteza Real”.

Simplemente saludó a Sienna después de recibir su reverencia.

“No sé si te estoy molestando por visitarte a esta hora tan tarde”.

Era tarde en la noche. Aunque no había luces visibles en el cielo debido a la lluvia que comenzó en la mañana, generalmente era hora de que el sol se ocultara a esta hora. Como dijo Valore, no era el momento adecuado para visitar a alguien.

“Está bien.”

“Estabas en el dormitorio a esta hora. ¿No querías acostarte temprano? Debes haberte sentido cansada, pero creo que vine aquí en un mal momento. Volveré si es un inconveniente para ti”.

Dijo que volvería si ella no quería que él estuviera allí, pero sus ojos húmedos y rojizos suplicaban que lo retuviera allí con ella. Sienna pensó que sería mejor hablar con él aunque tuviera que resistir la mirada feroz de Carl.

“No, me quedé en la cama un rato porque me sentía agotada por la lluvia todo el día. Aún es demasiado temprano para conciliar el sueño”.

Con su permiso, Valore le mostró una botella de licor. La botella le pareció familiar.

“Lady Sienna, ¿le gusta beber?”

“Beber en un día lluvioso, eso es, por supuesto, bueno”.

Ella se sentó asintiendo con la cabeza. Como si ya les hubiera dicho de antemano, las criadas rápidamente pusieron la mesa para beber.

Valore sirvió vino en su copa.

“Se llama carbónico”.

De hecho, le hizo reír el hecho de que Carl siempre traía el carbónico con él.

¿A los hermanos imperiales solo les gusta esta bebida?’

Sienna estaba preocupada por aquel tipo de alcohol, del que no debía quedar mucho. Al mismo tiempo, no rechazó la oferta de Valore. No pudo resistirse a una buena copa.

“Es mi bebida favorita”.

Sus manos se detuvieron durante un rato cuando le sirvió vino en la copa.

“Es una bebida difícil de conseguir, pero debes haberla tomado con mi hermano, Carl”.

Sienna no respondió, solo sonrió. Él asintió con una expresión irónica.

“De alguna manera, el número de botellas ha disminuido considerablemente. En realidad, es por el hermano mayor, Carl. Me lo dio como regalo después de mi banquete de mayoría de edad. Cuando recibí el regalo, mis sentimientos se complicaron bastante. En ese momento, pensé que habría veneno en la botella”.

Ante las palabras de Valore, Sienna mostró una cara de sorpresa.

“¿Veneno? No hay forma de tal cosa”

“Carl me odiaba tanto, más de lo que pueda decir. Como me había convertido en un adulto entonces, pensé que él mismo me llevaría a mi lecho de muerte”.

“Carl es una persona que no muestra mucha emoción en su rostro, por lo que es simplemente incomprendido. No hay forma de que hubiera ido a visitarte por una razón como esa”.

Valore se echó a reír.

“Jajaja. Sé lo que quieres decir. Es una tontería, pero realmente pensaba así en ese entonces”.

Se rió alegremente y vertió todo el alcohol en su vaso y luego en su boca. Sienna llenó el vaso de Valore con vino y esperó a que abriera la boca. Parecía como si la hubiera visitado hoy porque necesitaba a alguien que escuchara su historia.

“Cuando era joven. Entré a este Palacio cuando tenía seis años. No sé si lo sabes, pero yo no nací en este Palacio. Nací y crecí en la familia Panacio. Yo era un secreto y una desgracia para la familia”.

Dijo, pateando y agitando las manos.

“Pero por eso, no estaba infeliz. Marie y Deli jugaron bien conmigo. Pero siempre he sentido escasez. Seguí pensando: “¿Quién es mi padre? ¿Es consciente de mi existencia? Si él sabe de mí, ¿me ama en absoluto? De hecho, mi madre no es una persona con mucho cariño, así que creo que esa es la razón por la que mantuvo a mi padre, al que yo no conocía, un secreto bien escondido para mí. Pero cuando llegué al Palacio, de repente tuve un padre y un hermano. Entonces estaba muy feliz”.

Sienna asintió y lo escuchó. Sabía que lo habían criado oculto a la familia Panacio a través de los chismes, pero era la primera vez que lo escuchaba por su propia boca.

“Pero cuando finalmente llegué aquí, descubrí que no había nadie aquí que se preocupara por mí. Además, no pude ver a Marie y Deli. Su Majestad tampoco era el padre con el que soñaba. Pensé: Tengo un padre y un hermano mayor, pero me siento aún más solo. Entonces, incluso le escribí una carta a Marie. Fui yo contándole lo solo que estaba aquí y pidiéndole que me sacara de aquí. Mi hermana mayor Marie dijo en su carta: ‘Toma la iniciativa de acercarte a él primero’ es lo que ella dijo. Si me convierto en un buen hermano menor del hermano mayor Carl, entonces mi hermano se convertirá en un buen hermano mayor para mí”.

“En ese momento, Marie seguía siendo una niña, pero tenía ideas muy claras”.

“Sí, entonces y ahora, Marie siempre ha sido como una madre para mí. Ella siempre es cálida”.

Cuando la suave sonrisa de Valore se formó alrededor de su boca, Sienna le sonrió.

“Decidido por hacer lo que dijo Marie. Fui a ver al hermano mayor, Carl, todo el tiempo. Como había sospechado, en realidad no me dio la bienvenida. Me gritó que me fuera y hasta me tiró piedras”.

Sienna estalló en un suspiro lastimero cuando dijo que Carl le había arrojado piedras a Valore.

“¡Oh Dios mío!”

“Sin embargo, ¿sabes qué fue lo más divertido?”

Dij, mirandola a los ojos.

“¿Qué es?”

“Incluso si me lanzaba una piedra desde lejos y si me caía mientras lo seguía, él venía corriendo y me levantaba del suelo. Él diría que fui estúpido por seguirlo cuando ni siquiera sé cómo caminar correctamente, pero me examinaba cuidadosamente para ver si todavía estaba lastimado. Cuando mi hermano mayor, Carl, me gritaba, y yo lloraba de miedo, él me decía que un hombre no debería llorar tan fácilmente. Él me daría un bocadillo dulce en mi mano mientras lo decía”.

Era tan lindo imaginar a un Carl de ocho años sacudiendo la tierra de la rodilla de Valore de seis años, y ante eso, Sienna sonrió.

“Ahora que lo pienso, tampoco creo que Carl me odiara”.

“Aunque hizo comentarios fríos, realmente parecía adorar mucho a Valore”.

“Sí, no lo sabía porque era joven. Tal vez si lo hubiera seguido, él me hubiera abierto su corazón”.

¿No continuaste siguiéndolo? Bueno, supongo que eso se debe a que Carl actuó de manera muy ruda”.

“No es que no fui a buscarlo, no pude. El hermano mayor habló con dureza, pero me guió bien. Fue la única persona que me trató como a un ser humano en este Palacio. El problema era mi madre”.

“¿Estás insinuando a Su Majestad, la Emperatriz?”

— — — — —

Mmm Valore… En qué piensas?

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: