Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 5 – EBNET

“Su Alteza, la General Kalia está aquí.”

Las palabras del guardia hicieron vibrar la puerta.

Incluso si no agudizaba sus sentidos por la tensión, sus sensibles oídos podían comprender los movimientos del Príncipe Heredero.

‘… Debes haber estado allí.’

Podía escuchar el sonido de una silla moviéndose, pero pronto una persona se oyó caer y luego solo se hizo silencio.

En un momento de tranquilidad, Kalia inhaló con fuerza, frotando la palma de sus manos resecas.

El aire que tomó llenó sus pulmones y lo soltó lentamente.

No estaba muy nerviosa, pero era un situación un poco diferente de lo habitual.

‘Jubilación.’

No había pasado mucho tiempo, pero se había convertido en un caballero y siempre luchó con su vida.

¿Cuántas veces saltó al peligro como guardia del Príncipe incluso antes de que estallara la guerra oficialmente?

Ella todavía era joven. No estaba agotada, pero podía dejar todo si fuera necesario. Este país no necesitaba un soldado como ella.

De hecho, eso la alivió. Tenía una espada porque había algo que proteger, pero la sangre derramada en el proceso de protección no fue solo de ella.

‘Esos horribles momentos en los que tuvimos que matarnos unos a otros en nombre de la guerra.’

Miradas llorosas, gritos interminables y ojos llenos de odio.

La guerra tuvo que haber dejado a muchos sin padres, madres e hijos. Aunque nunca lo pensó detenidamente, su espada y su ejército se habían cobrado la vida de personas inocentes.

‘No me arrepiento.’

Había algo que proteger ahora.

‘Si no me defendía, el enemigo nos destruiría.’

Lo mejor que pudo hacer fue terminar la guerra aunque fuera un día más rápido para hacer morir a una persona menos, por eso Kalia saltó al peligro y cortó la cabeza del enemigo mientras superaba crisis cercanas a la muerte.

‘Pero ahora, eso también es pasado.’

Kalia todavía miraba la puerta cerrada con un rostro que no estaba fatigado por la idea de la guerra.

No pasó mucho tiempo antes de que escuchara la llamada de una voz.

Cuando empujó las enormes puertas de madera hacia adelante y entró, vio a Luismond sentado en un gran escritorio de roble frente a Kalia mientras la miraba.

La llamó por su nombre con una sonrisa amable como siempre.

“Kalia.”

“Su Alteza.”

Cuando Kalia se dirigió hacia Luismond con paso ligero, su manojo de pelo color limón se sacudió como olas.

La mirada de Luismond se detuvo al principio cuando el cabello que había sido atado y prendido en su lugar tembló con sus movimientos, pero desapareció después de unos momentos.

Luego le hizo una pregunta a Kalia con una suave sonrisa principesca.

“Si, ven aquí. Sé que es un día festivo, pero ¿Qué te trae a mi Palacio?”

“Disculpas por mi visita repentina. Tengo un poco de prisa debido a un asunto urgente.”

“Creo que ha habido algo de lo que has querido hablar por un tiempo si has venido sola en este momento… Ahora… ¿Nos mudamos a otro sitio más cómodo?”

Cuando ella lo detuvo ante su intento de levantarse, dio un paso más cerca.

“No. No tomará mucho tiempo.”

“¿En serio? Entonces tengo más curiosidad por lo que tienes que decir.”

Ahora de nuevo en su silla, Luismond se relajó, se inclinó hacia atrás y giró la pluma estilográfica que tenía entre sus dedos. Luego, como para hablar, comenzó a murmurar cosas con un rostro de profundo interés. Una fina pluma estilográfica parpadeó en sus manos.

Su cuerpo holgadamente estirado en una silla flexible y su pluma que giraba juguetonamente era implacable.

Continuó con esto sin siquiera anticipar las inminentes palabras de Kalia que serían un puñetazo en el estómago.

La luz del sol penetraba en el estudio desde el exterior de una ventana que no tenía cortinas,

Bajo el sol que dispersaba luz a través de las cortinas blancas de otra ventana, Kalia solo respiraba tranquilamente.

Ella ya había tomado una decisión, pero sentía lástima por el Príncipe Heredero. Trató de ser su fuerza hasta convertirlo en Emperador…

Incluso en el momento que se convirtió en Emperador, no tenía ninguna duda de que ella misma, como Kalia, lo seguiría junto con Simon.

‘…Después de que pase un tiempo, cuando todo se estabilice, volveré aquí.”

Un año como mínimo. No sabía cuánto tiempo pasaría si tardaba más.

Pero si el Príncipe Heredero alguna vez la necesitaba, Kalia siempre volvería a ser su fuerza.

‘Yo debo.’

Luismond esperó pacientemente a que ella hablara, pensando en su continuo silencio era diferente al yo habitual de Kalia.

Desde que le amputaron un brazo para salvarse, tenía un rostro que parecía aceptar cualquier cosa.

Kalia, mirando los ojos azules de Luismond, abrió los labios lentamente y dijo. 

“Vine a pedir mi jubilación anticipada”.

La pluma que se movía una y otra vez en la mano de Luismond dejó de hacerlo. Después de una breve pausa, inclinó la cabeza como si hubiera escuchado mal.

“… ¿Acaso acabo de…?” 

“No, Majestad. Has oído bien”. 

En ese momento, la pluma que apenas sostenían sus dedos cayó. Mientras rodaba sobre su escritorio, cayó al suelo. Luego puso los ojos en blanco y se acercó hacia adelante para mirarla, analizándola.

Ella caminó hacia adelante, se agachó y colocó suavemente la pluma frente al Príncipe que se había puesto rígido por la conmoción.

“Tan rápido como sea posible.”

¡Él no deseaba que ella se fuera! Con prisa por levantarse, la silla cayó hacia atrás. La situación era tan urgente que los pies del Príncipe quedaron atrapados cuando intentó levantarse de su escritorio. 

Kalia, agarró su mano a su costado de manera inestable, rápidamente él apoyó su cintura.

“¿Estás bien?” Mientras Kalia lo protegía instintivamente, miró su tez pálida y Luismond, quien le devolvió la mirada a la cara cercana, se despertó.

“¡Vaya, no, Kalia! Eso es un problema, ¿De qué estás hablando? ¡¿Jubilación?!” 

Kalia miró a Luismond, que estaba gritando, pálido como una sábana.

Cuán enojado debía estar el Príncipe que usualmente mantenía la calma ante todo. Mientras se aferraba a ella con fuerza Luismond la agarró del antebrazo y dijo: “¡Por ​​qué! ¿Por qué esto de la nada?” 

“Quiero descansar.” 

 “¡Oh, Kalia!” Ella nunca mencionó la necesidad de unas vacaciones. “Si es necesario…” 

“No. Me gustaría jubilarme”.

Luismond entonces comenzó a convencerla con nerviosismo, como si no hubiera escuchado su petición. “¿Por qué, querías viajar lejos? Cualquier lugar que desees, obtendrás el apoyo total del Palacio Imperial. ¿A dónde quieres ir? Solo dímelo, Kalia”.

Kalia negó cortésmente con la cabeza. 

“No, está bien.”

“Si no ¿Tienes algún problema con la Familia Imperial? ¿Sabrás quién es cuando lo nombre? ¿Quién es? ¡Ah, Simon! Es él, ¿no? Lo sabía. Ustedes han estado actuando extraño por un mes o dos. Eso es ¿no?”

Fugazmente pensó en su hijo, tal vez él ya lo sabía. 

“¿Algo pasó hace uno o dos meses? ¿Es así?” 

Por supuesto, hace dos meses no habría hecho una declaración de jubilación, si nada hubiera sucedido. El arduo trabajo de Simon esa noche resultó extremadamente útil para ella, pero no fue por él que tomó esa decisión.

Incluso si Simon era muy responsable, ella no podía decirle al Príncipe Heredero: ‘Voy a tener a su hijo’

La mirada de Kalia bajó mientras inconscientemente se tocaba la parte inferior del estómago. 

Para ser honesta, todavía no sentía nada. No era obvio. Aún. Era solo una sensación de alegría débil, muy débil que hizo que su corazón temblara, pero ella quería sentirlo de inmediato. 

Tenía pocas esperanzas de poder dar a luz al niño. La misma esperanza de querer formar una familia.

“Por favor, acepta todo lo dicho”. Necesitaba tiempo para prepararse.

“¿Por cuánto tiempo?”

“No tienes que verlo como una jubilación definitiva, yo… volveré cuando me necesites. Pero no será por un corto período de tiempo”.

“….”

“Quiero irme.” Dijo, declarando su retiro.

De repente ella vino ante él y dijo que quería alejarse del Palacio, sintió que ella se iría definitivamente sin decir adiós una mañana si él se negaba. Luismond no dijo nada, pero se llevó una mano al pecho y giró la cabeza con frialdad.

“¿Puedes reconsiderarlo?”

“No. Me gustaría jubilarme”.

“Lo que en realidad debes decirme… ¿Cuál es la razón?” 

La miró con los ojos bien abiertos para tratar de encontrar alguna pequeña pista. Pero no pudo leer nada de ella, mientras la miraba directamente a los ojos, con sus labios rosados ​​y ojos tranquilos. Él, frustrado, preguntó entonces con voz relajada.

“¿Por qué tomaste esa decisión de repente?”

“No creo que pueda decirte más. Pero puedo jurar que no estoy traicionando al país ni a la Familia Imperial”.

“… Kalia, tampoco pensé que me traicionarás”. 

Al escuchar sus palabras ella pensó: ‘¿No?’ Incluso si no pudiera hablar de ello en detalle, debería decir algo al respecto… No.

“Parece que tienes tus prioridades decididas”. 

“Sí.”

“… ¿Qué harás ahora?”

Le dedicó al desaliñado Luismond su primera sonrisa desde que entró en la habitación. Era la primera vez que la veía sonreír con tanta amplitud, como si tuviera el mundo entero.

“Creo que voy a tener una familia.” 

━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

Dejando atrás la puerta silenciosamente cerrada, Kalia caminó por el pasillo con paso ligero. 

“Está bien, he derribado el primer obstáculo”.

Debido a que su charla fue más larga de lo que ella pensaba, el cielo se había oscurecido, pero el pasillo estaba iluminado con luces mágicas. 

Pronto comenzaría la temporada de lluvias. En los meses previos al inicio de la temporada de lluvias, los días eran cortos y las noches largas. 

La temporada de lluvias del Imperio fue siempre corta pero intensa. El cielo estaría oscuro durante unas 2-3 semanas y la lluvia nunca pararía. 

Los cultivos desprotegidos se pudrirían como resultado del agua y, en caso de fuertes lluvias, la aldea ribereña podría sumergirse.

El Departamento Mágico del Imperio apoyó con muchos hechizos en todo el país, para minimizar el daño causado durante la temporada de lluvias. Era en este período de tiempo que el Departamento de Magia se mantenía más ocupado.

Debía partir antes del comienzo de la temporada de lluvias. No podrá irse cuando inicie, de lo contrario ya sería demasiado tarde. Estaba destinado a caer la lluvia pesadamente. 

Así que Kalia no tuvo más remedio que tomar una decisión lo antes posible.

‘Tengo mucho que preparar. Primero… creo que tendré que encontrarme con Simon por última vez.’

Era un joven al que muchos envidiaban y no parecía familiarizado con la actitud de la nobleza, pero ella estaba acostumbrada a su personalidad. La mayoría de los aristócratas no reconocía los saludos de sus sirvientes, pero Kalia nunca los ignoró o desatendió sus saludos.

Ella tampoco fue noble desde el principio.

Odiaba los rituales nobles y altivos, intencionalmente no les dio un  lugar en su corazón… ‘Por lo menos debería decir adiós’. 

Cuando el paisaje apareció a la vista, Kalia bajó lentamente las escaleras, pensando. Sus pasos eran más pesados ​​de lo habitual y, por alguna razón, le resultaba difícil seguir adelante.

La escalera era demasiado alta. Como resultado, los que trabajaban en la Familia Imperial se volvieron muy perezosos. Cuando ella pasó por la ventana junto a las escaleras, se quejó de que nunca antes había pensado en eso.

Más allá de la enorme y colorida ventana, algo que brillaba bajo la brillante luz de la luna llamó su atención. Sus pasos, aún con las piernas estiradas, se detuvieron con la misma rapidez.

Acercándose a la ventana sin sumergirse en la luz de la luna, miró al hermoso hombre que tenía una tez como la nieve con cabello plateado. 

El hombre que tenía una belleza afilada y delicada aflojó holgadamente el botón superior de su camisa, vestido informalmente con una camisa de vestir y pantalones. 

De pie en el centro de un magnífico jardín de rosas entre la Torre y el Palacio Principal, inadvertidamente miró hacia el cielo nocturno iluminado por la luna con las manos dentro de los bolsillos del pantalón. 

Inhalaba el aroma, bebía el aire de la noche y miraba la luna.

Ese hombre de pie tan descuidadamente, mirando al cielo, era el joven Jefe del Departamento de Magia que era la mano derecha del Imperio y el padre del hijo de Kalia. El Duque de Terloan.

Simon. 

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Ay Dios mio, ufff, uff estoy ansiosa

Responder

OMG WJWJHWHWHW COMO SE LO VA A DECIR?

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: