Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 6 – EBNET

‘¿Cómo pasó esto?’

Kalia pensó en esto vagamente, mirando por la ventana la figura de Simon.

‘En mi vientre llevo al hijo de Simon.’ 

‘En serio, ¿Cómo sucedió esto? Ese día, ¿Cuál fue el problema?’

‘… ¿Por estar bebiendo?’

No, el alcohol no era problema en lo absoluto. Hubo muchos días en los que bebieron juntos…

‘Si es así, ¿Fue uno de los pergaminos de Derek de ese día?’

Pensando así, sonrió divertida y negó con la cabeza.

Ella era una maestra de la espada y, sin embargo, culpaba a simples pergaminos. Resultaba una excusa tonta. El problema no fue el alcohol ni los pergaminos. Después de todo, el problema era la ‘Kalia’ de ese día.

Si. Ella recordó ese día.

‘… Vaya, al final creo que solo te culparé por aparecer ante mí.’

Un poco incómoda, se frotó la frente y recordó ese día.

  ━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

Fue el día en que hubo una fiesta de victoria triunfal.

En los últimos siete años, el Imperio libró innumerables guerras y obtuvo numerosas victorias.

Y el papel de Kalia en la historia de las victorias fue inmenso y gracias a ella, el Imperio entró en un período de estabilidad.

La Batalla de Matari también tuvo lugar porque un grupo extranjero de piratas tontos saqueó las naciones insulares del Imperio sin miedo. Fue la primera batalla en un año desde que se resolvió el final de la guerra.

Como siempre, el Emperador le abrió el Palacio Principal y le dio permiso para realizar una fiesta. Ese mismo día, el estado de ánimo de ella era bastante bueno.

Kalia había estado borracha, levantando su copa cada vez que alguien levantaba la suya, y Simon, que vio como esto sucedía en la distancia, la sacó cuando la fiesta empezaba a empeorar.

“¿Por qué bebes tanto hoy? Bebe moderadamente, Kalia.”

“Bueno, me encantaría, pero estoy de buen humor.” Dicho esto, Kalia se rió entre dientes.

Eso había sido porque la conducta de Simon parecía particularmente repugnante cuando la sacó a rastras.

Pero por alguna razón, cuando ella sonrió, él no se veía mejor.

“…”

La miró en silencio. Apretó los puños, luego volvió la cabeza y murmuró: “Bebe entonces”, con una voz que parecía contradictoria.

Kalia lo regaño por ser un poco juguetón mientras ella estaba borracha.

“Oh, maldita sea. Estás siendo irrespetuoso con la Comandante en Jefe, Simon.”

“Callate, Kalia. Estoy lo suficientemente alto en posición para no perder contigo también.” 

Simon entonces murmuró enfadado. Ella ya no sentía el vaso de cerveza fría en su mano. La mano de Simon, que abrió los dedos sostenía un vaso de agua, sus manos parecían inusualmente cálidas y limpias.

Mientras miraba sus uñas, cuyas puntas eran limpias y finamente cortadas, Kalia sonrió.

‘Un tipo inescrutable.’

“¿Cuándo trajiste eso?”

Aunque parecía estar cómoda, tenía un frío horrible. A menudo, él estaba enojado, pero ella se reía con una sincronización ridícula.

“Que bicho raro eres.”

Kalia levantó el vaso que le habían entregado y bebió el agua, luego siguió caminando con un vaso vacío.

Entonces Simon le arrebató el vaso de la mano y murmuró.

“Si soy un bicho raro, tú eres una molestia.”

Pareciendo como si fuera demasiado agotador para él cargarlo, Simon con el vaso en su palma puso maná, aplastándolo en fragmentos más pequeños que el polvo antes de esparcirlos.

‘No puedo creer que estuviera usando esa habilidad avanzada para deshacerse de un simple vaso de vidrio… fue un desperdicio de tal habilidad.’

Kalia negó con la cabeza sin fuerzas y se volvió para mirar el jardín con una sensación ligeramente abrasadora.

De repente, Simon la agarró por la muñeca y comenzó a hablar. Como siempre, habló con indiferencia con un toque de molestia.

“Sígueme. Tengo algo para ti.”

“¿Algo para darme?”

“Tú, hoy es tu cumpleaños.”

‘¿Cumpleaños?’

“… ¡Oh, mi cumpleaños!”

Kalia rió hasta que sus hoyuelos fueron visibles, dándose cuenta de lo que había estado diciendo.

Para ser exactos, no fue un cumpleaños real. Era el día que había entrado en el Ducado de Terloan a la edad de seis años.

Simon siempre insistió en llamarlo su cumpleaños.

Y durante más de 20 años, cuidó y celebró este cumpleaños falso que nadie más conocía.

‘Muestra su más profunda sinceridad en un tema realmente extraño’.

Simon entró en la torre con ella.

La torre no estaba lejos del Palacio Principal. 

Los magos generales viajaban hacia y desde la torre con la segunda villa en el oeste como residencia, mientras que los magos de nivel maestro usaban un piso de la torre como su laboratorio y residencia.

Una vez que los magos de la clase magistral tenían posiciones de semi-contraataque, sus opciones se dejaban de lado en la capital, pero rara vez las usaban para su investigación y magia. Lo mismo sucedió con Simon y, a la edad de 20 años, ya estaba en el nivel de maestro.

Hace tres años, Simon usó la parte superior de una de las torres como escondite. Se construyó un pequeño jardín en la azotea existente, y se colocó un piso para decorar una casa de dos pisos. Incluso si ocupaba un gran espacio solo, nadie podría decir nada. Era un gran hechicero y heredó los talentos más notables de casi cien años y la magia de sus antepasados, los Elfos del bosque.

Uno de sus dones fue su habilidad para usar pergaminos mágicos y desde el momento en que comenzó su viaje aprendiendo magia, pronto pudo producir sus propios pergaminos.

Kalia se rió de su uniformidad. Una vez más, fue sincero pero extraño. Como si estuviera borracha, sonrió más de lo habitual hoy, pero no se dio cuenta. Se sintió loca mientras sonreía al hombre frente a ella.

Los ojos dorados de Simon la miraron fijamente mientras sonreía, quedó impotente intentando ocultar su peligroso estado mental. Su mirada persistente se quedó en ella y le hizo sentir que tenía pestañas fantásticas, pero Kalia, que siempre estaba en el campo de batalla, no lo notó y no lo miró.

“¿Qué es? ¿Qué es?” 

“Bueno. Ahora, este es un pergamino que borra las huellas de la identidad de uno. Es imposible rastrear con perros mágicos y de detección hasta un radio de 20 km”. 

Siempre estaba relajado sin prisas. Era un poco arrogante, como si todo lo que él tenía ya estuviera en sus manos. Debido a esa arrogancia, no sabía cómo ni cuándo podría decidir hacerla suya más tarde. Las frías yemas de sus dedos que parecían conocer el futuro señalaron los pergaminos uno por uno.

“… Y este es otro pergamino. Si tiene las coordenadas, puede moverse rápidamente hasta 100km. Este es un pergamino curativo verde, ya sabes. Honestamente, es el más caro aquí”. 

Era una figura injustamente destacada. Gracias a los celos y el amor de muchas personas, también se convirtió en una figura codiciada. Kalia, como si estuviera borracha, abrió la cajita que le entregó Simon. Había cuatro pergaminos mágicos que parecían demasiado caros para ignorarlos.

“…Y nuevamente, pergaminos”.

Era el mismo regalo todos los años, un pergamino mágico. ¿Quizás lo había robado de uno de los almacenes Imperiales? 

Una de las delicadas cejas de Simon se levantó como si hubiera leído sus ojos sospechosos.

Dijo sin rodeos: “Son hechos por mí mismo. Hechos a mano. Hechos por el mejor mago”. Simon levantó la barbilla con arrogancia, golpeándose el pecho. Su belleza era más brillante de cómo solía ser.

Había recordado cómo un día arrojó los restos de las galletas que había comido. ¿Él había escuchado los gritos de las mujeres hablando, describiéndolo como “¿cínico, indiferente, sensible, petulante y sexy?” Kalia no quería lidiar con esos pensamientos de Simon y señaló el pergamino de invocación.

“Lo sé, ¿Dices que este es un pergamino de llamada?”

 “Tienes razón”. Simon sonrió, como si la felicitara.

Sus pestañas estaban llenas y formaban una ligera sombra debajo de sus delgados ojos. Sus pupilas doradas brillaron con un suave resplandor. Incluso su boca diabólica que a menudo se deslizaba hacia ella, le mostraba una sonrisa tan fría como una fina escultura. Sí, lo admitió. Su amigo de la infancia era lo suficientemente hermoso como para que ella lo viera como un hombre deseable.

Continuó, explicando “No está limitado por el radio. Solo tienes que romper esto y puedes llamarme. Incluso si estás del otro lado del mundo, más allá del continente”. Alargó la mano y le tocó la suave mejilla con las yemas de los dedos.

“… Siempre te encontraré, Kalia”.

Con la misma mano que tocó su mejilla, Simon había tocado todo su cuerpo. No sabía por qué, pero de todos modos, se sentía extraña.

“¿Por qué me tocas la mejilla de todos modos?”

“¿Qué me estás escondiendo?”

“¿Por qué preguntas?” 

Simon suspiró mientras la miraba. 

“Estúpida…” 

“¿De qué estás hablando de repente?” 

Kalia negó con la cabeza porque lo encontraba muy absurdo, pero Simon se volvió como si no estuviera contento con su respuesta.

“Bueno.” 

Sintió que no había sido tan inteligente de su parte haber esperado algo de ella. Sí, era una super tonta. ¿Qué importaba si le preguntas a un ladrillo que le pasaba, aunque ya sabías que estaba muerto, y no obtendrás respuesta, verdad? 

‘Ah. La simple e ignorante Kalia solo sabía de su espada y de la guerra, y eso era todo.’

Volvía a sentirse molesto después de pasar mucho tiempo en silencio. 

“Oye Simon, no has hablado después de un largo tiempo”. Kalia estaba un poco avergonzada y trató de burlarse, pero él no respondió a nada.

Mientras, él pensaba cómo podía decirle, en un idioma que ella si lo entendiera. Aunque le era imposible interpretar lo que sentía con palabras. 

“…”

Ella sabía que era mejor no tocarlo cuando estaba enojado, así que lo dejó solo. Quería evitarlo a toda costa.

Kalia deambuló por el laboratorio, evitando a Simon, quien se deslizó solo y miró la parte de atrás de su cabeza.

Necesitaba tiempo para calmarse.

“¿Qué es esto?”

Encontró un montón de pergaminos apilados por casualidad. Al recoger uno de los pergaminos, despertó su interés. 

 

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: