Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 64 RDS

El Banquete (9)

“Hay muchas historias sobre el baile que realizó ayer con su Primer Príncipe. Escuché que los dos bailando de negro uno al lado del otro parecían un par de cisnes negros flotando en medio de una amapola blanca. Oh, realmente quería verte en persona”.

Hain detuvo los movimientos de sus manos y dijo.

“¡Oh! ¿Y escuché que la guerra de nervios de ayer con la Emperatriz fue genial?”

“¿Uh? Ugh. No existe una guerra de nervios, pero sucedió algo por el estilo”.

Sienna se quedó sin palabras y se preguntó por qué Hain había dicho algo tan imprudente.

“No ha habido mucha gente que se haya sentido orgullosa de ella. Todos actuaban como si fueran irónicos. Pero ayer, Su Alteza, la Princesa, no fue derrotada por la Emperatriz, por lo que es venerada como un nuevo símbolo de la sociedad entre las jóvenes”.

‘Qué símbolo, esta noticia ni siquiera tiene más de un día. ¿Dónde diablos escuchó esto Hain? ¿Cómo lo hizo, si ha estado a mi lado todo el día?’

“Los niños que ayer salieron a ayudar con sus manos en el salón de banquetes lo dijeron. Trabajando en el salón de banquetes, escuchas hablar a los nobles. Puede enterarse de todo tipo de historias cuando se acerca a las áreas publicas de lavandería automática tempranito en la mañana. Bueno, hay mucha charla sucia, pero…”

Sienna asintió. Ella pensó que era el placer de las damas que trabajaban en el Palacio Imperial. Hain siguió y contó más.

“De hecho, las esposas mayores y los nobles cercanos a la Emperatriz tenían muchas cosas malas que decir. También dijeron muchas cosas malas sobre ese vestido negro. Pero todas las jóvenes se preguntaron sobre el origen de su atuendo. Nadie pudo encontrar ninguna tela blanca después de tu boda con el Príncipe Heredero, así que estoy segura de que esta vez, similar a la situación pasada, toda la tela negra de la capital se acabará nuevamente. Te lo puedo asegurar.”

“¿Es así? De saberlo de antemano, ¿Debía comprarme un pañuelo negro? Sería demasiado tarde para hacer un pedido ahora mismo, ¿verdad?”

“¿Eh? ¿Su Alteza?”

En respuesta de Sienna, Hain inclinó la cabeza.

“No, solo estoy bromeando. Oh, ¿le pasaste el mensaje al cocinero de la Emperatriz? ¿Le dijiste que preparara la comida sin carnes rojas como ternera o cerdo?”

Sienna simplemente no podía comer carne roja debido a la masacre durante la traición que causó Arya, el terrible recuerdo de ese día la perseguía. Como resultado, naturalmente comía verduras y alimentos orientados a los mariscos. Sus criadas y chefs lo sabían y preparaban sus comidas como tal, pero el chef de Arya no lo sabía, por lo que necesitaba un aviso con anticipación.

“¡Sí, por supuesto!”

“Muy bien. Eso es suficiente.”

“¡Ah! Queda la historia más interesante ”.

“¿Qué es?”

“No sé si puedo hablar contigo al respecto”.

“Si no quisieras decírmelo, no lo habrías mencionado. Me lo vas a decir de todos modos. No intentes disimular en avergonzarte y empieza a decírmelo”.

“La mayor preocupación entre las damas y caballeros del banquete de ayer fue el incidente en el que el Primer y Segundo Príncipe se pelearon por la Señorita en el medio del salón”.

“¿Quién peleó con quién? ¿Qué hay de eso?”

Sienna chilló ante aquella historia tan absurda.

“Por supuesto, no estoy diciendo que realmente se pelearon y discutieron entre ellos. Es solo que cuando el Segundo Príncipe te ofreció un baile, Su Majestad, el Primer Príncipe de repente entró en el salón de banquetes con un ‘¡ta-da!’ y aparentemente, dijo que uno no debería invitar a bailar a su mujer imprudentemente. Escuché que su competencia deslumbrante fue tan intensa que si colocabas un trozo de papel entre ellos, se habría incendiado de inmediato”.

‘¿Se quemaría realmente un papel por culpa de Sir Carl y Valore, que no son verdaderos incendiarios?¿ Sienna pensó mientras seguía escuchando a Hain con el rostro aturdido.

“Escuché que finalmente bailaste con el Primer Príncipe. Su Alteza Real, el Segundo Príncipe dio la espalda solo cuando vio que usted no podía estar con él. Luego se paró en la esquina del salón de banquetes, mirando con celos al Primer Príncipe y la Princesa Heredera, y se dice que había estado bebiendo mucho”.

“No sé por dónde empezar para decirte que no, en realidad porque el tema es tan indecible y sensible”.

“¿No es verdad todo lo que te dije? Gloria me lo dijo tan vívidamente. Llevó bebidas junto a él, por lo que lo vio claramente con sus ojos y lo escuchó claramente con sus oídos. Minty también estaba a su lado. Ella también lo vio. También me dijo que fue perseguido por la Emperatriz, y que el Príncipe finalmente pareció un Príncipe Real cuando te invitó a bailar”.

A veces, se preguntaba si Hain podría haber confundido el estatus de Príncipe con un rango superior en términos del estatus de Rey. Es un cumplido decir que el Príncipe del Imperio es más alto que cualquier Rey de un Reino, y que es como un Príncipe Real para el Príncipe.

“Hah. Sea Minty o Gloria, absolutamente no es así. Valore sabía que Carl no podría asistir al banquete y, dado que los Caballeros del Fénix tampoco asistieron, mostró generosidad al invitarme a bailar. Carl vino y Valore se rindió porque ya no tenía ninguna razón para bailar conmigo. No andes diciendo cosas raras ahora. Sabes lo aterradora que es la Emperatriz. Si esta historia le llega a los oídos por nada, ella me golpeará”.

Ante las palabras de Sienna, Hain abrió mucho los ojos como si estuviera sorprendida. Todavía le dolía la espalda cuando recordaba cómo el látigo de Arya cayó sobre su espalda. No quería que la azotaran de nuevo.

“No digas nada extraño sobre ese incidente tampoco, Hain. Si la Emperatriz vuelve a aparecer con un látigo, tampoco puedo detenerla. Honestamente, las manos de la Emperatriz se sintieron ardientes. No quiero que me vuelvan a abofetear”.

Al oír sus palabras, Hain empezó a sufrir de hipo por el asombro. Sienna la miró con cara de sospecha.

“¿Qué sucede? ¿Qué has estado haciendo? ¿Por qué estás tan sorprendida?”

¡Hip! ¡No dije nada, hip! ¡No lo hice! ¡Hip! ¡Y en los tendederos de la lavandería, Su Majestad, Hip! Las doncellas no vienen muy a menudo. Ellas, ¡hip! van a otro lado. ¡Hip!

“Solo sé honesta conmigo. ¿De qué diablos has estado hablando? “

Hain logró detener el hipo y decir.

“Solo hablé de qué hermoso y caro regalo te dio el Príncipe Valore. ¡Eso es realmente todo lo que he dicho!”

Mientras Sienna la miraba, todavía parecía sospechosa y agregó una excusa.

“Es verdad. No soy yo quien inició la charla de que el Primer Príncipe te había amado incluso antes de que te casaras con él. Además, era todo demasiado novedoso sobre lo que Jessie pensó y dijo sobre el Segundo Príncipe”.

Sienna estaba asombrada. Cuántas personas en la lavandería destinaban su tiempo charlando así…

“¿Qué dijo Jessie?”

Sólo entonces Hain miró si pensaba que había hablado demasiado. Sienna también pertenecía a la Familia Real, aunque se sentía cómoda con ella. No era de extrañar que ella y todos los que estaba hablando estuvieran sedientos de detalles cuando fue acusada de profanar a la Familia Real.

“No estoy tratando de reprenderte o castigarte, así que no te preocupes y dímelo. Necesito saber qué tipo de rumores circulan sobre mí”.

“Escuché que el Segundo Príncipe y Su Alteza Real, la Princesa ya se han unido”.

“Solo ha sucedido una vez en mi banquete de adultos”.

“Desde entonces, aparentemente, ustedes dos han estado secretamente enamorados y secretamente haciéndose más cariñosos el uno con el otro, y la Emperatriz se ha enterado de esto, por eso es que te casó con el Primer Príncipe para separarlos a los dos, bueno, eso es lo que se está diciendo. Una relación en la que ambos han desarrollado sentimientos de amor el uno por el otro, pero no pueden ser cercanos…”

En este punto, Hain miró para otro lado, Sienna continúo mirándola con cuidado.

“Su Majestad el Segundo Príncipe te pidió que abandonaras todas tus cosas y huyeras con él juntos, pero quedó profundamente herido en el corazón porque dijiste que no podías traicionar a tu Primer Príncipe… pero él aún no podía mantener sus pensamientos alejados de usted, por lo que el Príncipe Valore ha estado rondando al Primer Príncipe por esta razón. Entonces, dije que este no es el caso en absoluto”.

“Sí bien hecho. Absolutamente nunca sucedió así. Cual es el punto de decir todas esas tonterías”.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (4)

Wow, todo un chisme! Gracias por la historia!!

Responder

asuuu estas criadas son mas chismosas que mis vecinas, ya me imagino cuando se entere Carl jeje, gracias por el capitulo

Responder

Jajjajajajaa se unen esos sirvientes y xD crean una novela jajaja wow que imaginación, les iría mejor de novelistas

Responder

Me encantan las novelas que se echan los sirvientes 🤣🤣

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: