Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 03 RDS

Reinicio de Sienna (3)

Carl y Bluebell aún no estaban presentes, pero Arya, que había llegado temprano, la recibió.

Arya se levantó la falda para saludar a Sienna, quien se agachó en respuesta porque sostenía a Joseph. Saludó a Sienna antes de que llegara a la cima, haciéndola parecer como si estuviera a sus pies.

En Laifsden, donde la autoridad del Emperador era lo primero, la autoridad de la Emperatriz era más alta que la de la Reina. Por ley, se suponía que Arya no debía saludar a Sienna desde un lugar por encima de ella. (ahora dirán que no lo hizo apropósito)

“Es la estrella del banquete de hoy, pero apareció demasiado pronto”.

Ante sus palabras, Sienna miró los asientos vacíos de Carl y Bluebell. No era que hubiera salido temprano. Ambos llegaban tarde.

“Supongo que tenía prisa. Hoy es el anuncio oficial del Príncipe Joseph para que todos lo conozcan. Quería poder mostrar mi confianza como su madre lo antes posible”.

“Si. El Príncipe Joseph se ve muy saludable. Es el escarlata de Laifsden”.

Le dio las gracias pero inclinó la cabeza al mismo tiempo. Hasta ahora, Arya lo había llamado Príncipe Heredero, pero hoy lo había llamado Príncipe Joseph. A él que estaba en la fila para el trono, le dio el título de Príncipe Heredero, que era un título inapropiado, quien ni siquiera había recibido su nombre del Emperador.

Sienna recordó la conversación que había tenido con Arya no hace mucho. Había dicho que convertiría a Joseph en el próximo Emperador si podía cumplir con un favor muy simple. Estaba tan triste que no la había entendido bien y lo olvidó después de eso…

“¿Has olvidado mi solicitud?” le susurró al oído a Sienna.

“¿Pero cómo puede…”

Cuando trató de preguntar cómo esa pequeña petición podía convertirlo en el Emperador, Arya negó con la cabeza y le impidió hablar más.

Pronto sabrás la razón. Es importante para el Príncipe Joseph, así que por favor”.

Sienna vaciló, pero confió en sus palabras y asintió.

El banquete se reanudó cuando las dos mujeres se sentaron. Los nobles bailaron en parejas al son de la alegre música interpretada por los músicos.

“El Emperador y Su Majestad, la Reina II”, anunció el guardia de la puerta a Carl y Bluebell en voz alta. Pronto, la puerta se abrió y los dos entraron.

Carl, con su vivaz cabello dorado, símbolo de la realeza de Laifsden, miró alrededor del salón de banquetes con sus imponentes ojos celestes, y aquellos que parecían tranquilos se enderezaron. Había nacido para ser Rey.

Bluebell estaba junto a él, como debería estar. Tan hermosa como un hada, con su cabello azul plateado bien peinado y adornado con perlas.

Con su piel blanca y hombros delgados, estaba casi apoyada en el brazo de Carl. Se veían muy bien juntos según Sienna, quien sonrió amargamente al verlos.

“Hoy y cualquier otro día, me gustaría que salieras conmigo de la mano…”

Después de la aparición de la pareja, la gente dentro del salón de banquetes se mantuvo nerviosa, pero eso no fue solo por su buena apariencia. Todos los ojos estaban puestos en el delgado y blanco cuello de Bluebell, que estaba adornado con un collar. No se tuvo que explicar qué significaban los 227 diamantes brillantes y los grandes zafiros.

Habiendo llamado la atención de todos, Bluebell cambió su postura y sostuvo su cintura con una mano, como si su vientre, que ni siquiera estaba abultado todavía, fuera muy pesado.

Si la acción fue intencionada, fue un éxito. La gente se dio cuenta de que la que estaba al lado del Emperador del país no era Sienna y el niño en sus brazos envuelto en el gangbo, sino Bluebell y el bebé por nacer dentro de su vientre.

“La celebración del cumpleaños del Príncipe Joseph resultó ser una fiesta de celebración del embarazo de la Reina Bluebell”, susurró Arya en el oído de Sienna.

No respondió a sus palabras. Solo miró la mano de Carl, que sostenía la de ella, con envidia.

De pie en la parte superior, Bluebell saludó a Sienna.

“Le deseo al Príncipe un feliz cumpleaños y una gran celebración”.

“Gracias. Por cierto, también tengo que felicitarte por algo. Escuché que la Reina Bluebell está embarazada”

Ante las palabras de ella, Bluebell cuidadosamente envolvió su vientre con sus brazos y dijo: “Gracias. No ha pasado tanto tiempo todavía, así que iba a esperar un poco antes de informarles, pero… creo que ya ha llegado la noticia por todos lados. El niño en mi vientre es tan quisquilloso que no hay un solo día cómodo. Hoy llegué tarde de nuevo por el bebé. Por favor entiende.”

“¿Es eso así?”

Mientras le respondía, los ojos de Sienna se volvieron hacia Carl. No la había mirado ni a Joseph, que estaba en sus brazos, después de entrar en el salón de banquetes. Siempre pensó que era culpa suya que la hubiera rechazado, pero esta vez, no pudo evitar sentir resentimiento.

Carl, que ni siquiera saludó a Sienna, dijo mientras ayudaba a Bluebell: “Tu cuerpo debe sentirse incómodo. Será mejor si te sientas”.

Sienna se mordió el labio inferior con dolor. Las túnicas rojas bordadas con dragones dorados que rodeaban a Joseph se sentían en mal estado. Dentro de la tela bordada, un niño que tenía un gran parecido con su padre yacía dormido, sin darse cuenta de que su padre ni siquiera le había dado una felicitación o un simple saludo. Sí, quizás era mejor no saber…

El banquete comenzó en serio cuando el Emperador Carl entró en el salón.

“¿Qué es esa caja en el medio?”

Sienna miró a Arya con vergüenza. Tenía la respuesta lista en la punta de la lengua, por lo que le dio la respuesta que Arya había esperado.

“Es un regalo de mi padre. Probablemente sea una cuna de madera. Los árboles de Heidel, que crecen con el viento frío del norte, son famosos por ser fuertes y robustos”.

Carl asintió y miró hacia el salón de banquetes, ella miró su perfil. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que lo miró así?

La niña, que solo tenía dieciocho años, cuyo corazón había temblado ante su nariz recta y labios suaves, ahora tenía veintitrés. Cinco años más tarde, después de convertirse en madre de un niño, aún miraba su perfil.

“El niño me pateó el estómago”.

“¡Jaja! Eres un tipo duro. Estoy seguro de que se parecerá a mí”. Ante las palabras de Bluebell, Carl se volvió para mirarla, y la visión de Sienna se llenó de su brillante cabello dorado.

¿Cuándo podré enfrentar los ojos color celeste de Carl? ¿Llegará alguna vez el día en que él enfrente mis ojos con los suyos? ¿Por qué es tan fácil para la Reina Bluebell? Frente a él, escuchando su voz amistosa y sintiendo la calidez de su toque. ¿Por qué algo que es tan difícil para mí es tan fácil para ella?

“Emperatriz Sienna”.

Perdida en sus pensamientos, no volvió en sí hasta que la Reina Arya la llamó tres o cuatro veces.

“¿Por qué estás tan embelesada cuando este es el banquete del Príncipe Joseph?”

“Oh no. No es eso.”

“Creo que el salón de banquetes hace un poco de calor”.

“…Si.”

La mención de Arya de “caliente” fue la señal para llamar a los bailarines y cantantes conocidos como Muhee. Sienna asintió con la cabeza y le dijo a Carl: “Llamé al Muhee para llamar al Príncipe Joseph. Su baile iluminará aún más el banquete”.

Carl asintió sin mirar a Sienna.

Con trajes exóticos, la compañía de bailarines, compuesta exclusivamente por hombres, llevaba cuchillos. Cuando Carl los vio, hizo una mueca y le preguntó: “¿Por qué esos bailarines a los que llamaste empuñan cuchillos?”

Era la primera vez que la miraba ese día. Lentamente abrió la boca mientras lo miraba y dijo: “… Es un baile tradicional del sur del país llamado Homulus, un baile de espadas para orar por la larga vida del niño. Los llamé para desearle lo mejor a Joseph”.

“¿Es eso lo que significa…? Incluso si es así, el acto de tomar las armas imprudentemente en el salón de banquetes no debe permitirse, independientemente de lo que la Emperatriz lo pida”.

Se puso nerviosa ante sus palabras. Independientemente de si estaba resentido con ella o no, podría usar eso como una excusa para destronarla con el pretexto de la seguridad. No podía echarla y dejar al joven Joseph… ¿Cómo viviría el niño solo en ese castillo desolado?

Abrazó a Joseph y se inclinó ante Carl.

“Por favor perdoname.”

Dijo con una mirada de fastidio, “Ya es suficiente. Es un día de celebración, así que dejémoslo”.

“Gracias.”

Sus manos, sosteniendo al niño, estaban empapadas de sudor frío.

Con el permiso del Emperador, los bailarines comenzaron a bailar con sus espadas. Hicieron girar sus pesadas espadas fácilmente, mostrando el baile con destreza. Sienna exclamó ante la espléndida danza de espadas.

Ella era del norte. Con más monstruos que animales en sus bosques, el Norte era un lugar donde hombres y mujeres aprendían a usar la espada en cuanto aprendían a caminar. Ella no había aprendido la espada por sí misma debido a su condición de hija del Duque. Lo había hecho porque confiaba en que sus ojos eran mucho más agudos.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: