Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 02 RDS

Reinicio de Sienna (2)

Si había sido maldecida por la Diosa del Destino, esos eran sus sentimientos unilaterales. Sienna, una campesina que se había criado en un rincón del norte, solo se había enterado después de esa boda que Carl ya había tenido una prometida y que su matrimonio no había sido más que una maniobra política.

Sienna lo había pensado cientos, miles de veces.

‘Si hubiera sabido de antemano que había una prometida llamada Bluebell al lado de Carl, ¿me habría negado a casarme con él si hubiera sabido que era solo un movimiento político? ¿Y me habrían odiado por ser hostil a Arya?’

Sabiendo que nunca podría volver a esa época, Sienna se preguntaba eso una y otra vez, pero la respuesta siempre era no. Incluso si hubiera podido volver a esa época, aún habría elegido casarse con él.

Puede que me haya faltado el esfuerzo. Si lo hubiera hecho mejor… Si tan solo me hubiera esforzado más que lo que hice para acercarme y ganarme su confianza cuando él trató de distanciarse… ‘Incluso si ella no hubiera conseguido todo su corazón y su mente, ¿no habría capaz de conseguir un pedacito de esa persona? ¿No podría haber visto al menos una parte de su verdadera sonrisa?’

Sienna todavía no había renunciado a sus persistentes sentimientos.

‘¿Por qué estoy…? ¿No pensó ella que podría ser amada desde que tuvo el hijo de Carl?’

Estaba preocupada por el dolor de la Corona, pensando en la vida desafortunada que Joseph enfrentaría debido a sus persistentes sentimientos y obsesión. Apenas podía soportar su llanto a pesar de que sabía que tenía a la Reina Arya frente a ella y que romper a llorar frente a los demás era un acto que dañaría la dignidad de la Familia Imperial.

“Emperatriz Sienna,” cantó su nombre cariñosamente y se movió a su lado. Luego, agarró la punta de su barbilla con su mano e hizo que Sienna la mirara. Hablaba de manera amistosa, secándose las lágrimas que le cubrían las mejillas con un pañuelo de seda púrpura. “¿Qué son esas lágrimas? Le dije antes que la persona sentada en el asiento de la Emperatriz no llora fácilmente. En lugar de lágrimas, tienes que sonreír y descubrir cómo amonestar a la persona que te ha avergonzado”.

Aunque parecía regañarla, por estar derramando lágrimas, su voz era muy amistosa.

Debido a esto, no pudo mantener alejada a Arya. Cuanto más confiaba en ella, más sabía que Carl la odiaría, pero era la única que se preocupaba por ella en ese palacio donde nadie se preocupaba por ella.

Le sonrió suavemente y dijo: “Si me haces un favor, te prometo que nombraré al príncipe Joseph como el próximo Emperador”.

Le dedicó una sonrisa confiada, pero Sienna la miró sin comprender. Sus palabras no parecían una oferta para convertir a Joseph en Emperador, sino una oferta de convertirlo en el favorito de Carl.

‘¿Vas a hacer que lo ame en lugar de resentirlo?’

Las palabras de Arya parecían más absurdas que la historia del dragón extinto cayendo al suelo junto a la luna. Sin embargo, Sienna solo quería creer lo que había escuchado.

“Por qué…”

“Es muy simple. ¿Me escucharás?”

Asintió, cautivada por las palabras de la Reina. Asentiría con la cabeza incluso si el diablo se lo hubiera pedido, y mucho más por la Reina Arya. Si Joseph no podía vivir la vida que su título le otorgó para vivir…

“Voy a preparar un baile para el banquete del nacimiento del Príncipe. Si el Emperador pregunta por él, dígale que la Emperatriz Sienna los llamó en persona para celebrar el cumpleaños del Príncipe Joseph. Estoy segura de que será un gran regalo para el Príncipe”.

¿Cómo se podía convertirlo en el próximo Emperador simplemente aceptando una pequeña solicitud? Pero Sienna asintió sin comprender, sin preguntarle nada más.

“Además, si él pregunta sobre una caja grande colocada entre los bailarines, dígale que es una cuna preparada para el Príncipe Joseph por el Príncipe Waters, el Padre de la Emperatriz Sienna”.

Ese día, los ojos de la Reina se sentían como los de una serpiente venenosa, pero Sienna trabajó duro para disipar esa idea de su cabeza. Arya era la mujer que siempre curaba las heridas que recibía por culpa de Carl, que no sabía lo que pensaba. Tenía que confiar en ella.

* * *

El banquete de cumpleaños se organizó sin problemas. Sienna eligió un vestido azul bordado con lirios.

“¿Sería bueno un collar de perlas blancas? ¿O quieres un collar rojo?”

La criada, Hain, dijo, alternando collares alrededor de su cuello.

“El collar de perlas se ve dulce e inocente, y el collar rojo será provocativo y atractivo porque se mezcla con el cabello rojo de la Emperatriz. ¿Cuál te gusta más?”

No respondió a la pregunta.

‘No importa qué tipo de collar use… No me mirará sin importar lo que haga, entonces, ¿para qué necesito un collar?’

Sienna se miró más allá del espejo. El reflejo fue hermoso. Mostraba su cabello rojo ondulado que le caía hasta los hombros y sus ojos verdes brillaban. En la parte posterior de la nariz tenía unas pecas pálidas que la hacían parecer viva como el sol, pero tal vez más apagadas y limpias de lo normal porque Hain las había cubierto cuidadosamente con polvo.

Pero en realidad no podía verse en el espejo. Un pájaro de ojos azules sin ningún otro color podría verse hermoso, pero dentro de él, solo había desesperación y resignación.

“Hubo un tiempo en que estos ojos contenían esperanza…”

Hubo un tiempo en que había esperado que si lo intentaba, podría acercarse a él. Pero cuando lo intentó, todo lo que obtuvo fue cinismo y desdén.

No importa cuán esperanzada estuviera, si continuaba fallando, se volvería desesperada y tendría miedo incluso de ponerse de pie. Eso era lo que le había pasado a Sienna. Estaba cansada y tenía miedo de que Carl se riera de ella y la odiara. Pensó que prefería quedarse en esa habitación del palacio porque no quería que él la viera.

“Su Majestad la Emperatriz, el Príncipe Heredero está entrando”.

Ante las palabras de Hain, Sienna asintió.

Pero ahora era madre de un niño. No importa cuán herida hubiera sido, quería poder darle a Joseph una vida feliz. Sin embargo, eso no hizo nada para librarla de sus lágrimas de desesperación.

Hain llevó a Joseph, que había sido entregado por la niñera, a ella. El niño era tan pequeño y encantador que se sentía extraño verlo respirar. Cada vez que respiraba con esa pequeña nariz suya, sus palmas temblaban.

“Hain, yo lo sostendré”.

“El vestido se arrugará”.

“El foco principal hoy es Joseph. Estoy segura de que a nadie le importa mi vestido arrugado, mi collar ni nada.”

“Pero…”

Hain tenía una mirada preocupada. También era muy consciente de que la Emperatriz a la que estaba sirviendo no recibió la atención del Emperador. En cierto modo, se sentía más sensible que Sienna.

“¡Vamos, Hain!”

Asintió y entregó a la niña a los brazos de Sienna. Sostuvo a Joseph, que estaba envuelto en una túnica roja, en sus brazos. El niño sonrió, acercándose a ella cuando reconoció a su madre. Los ojos de color oliva, que se parecían a los de Carl, brillaban.

Hain dijo: “Parece reconocer a la Emperatriz porque es muy inteligente. Lo digo porque tan pronto como Su Alteza acunó a su nieto, él le sonrió a Su Reina”.

“Así es. Qué niño tan astuto…”

Se conmovió hasta las lágrimas cuando el niño, que se parecía a su amado Carl, debía crecer a la sombra del Emperador. Dijo, conteniendo las lágrimas.

“Hain, no haré el collar, pero ¿podrías traerme el gangbo más espectacular y fuera de lo común, por favor? El enfoque de hoy es Joseph, así que espero que este niño brille sobre todo en el banquete”. (Gangbo: pañales o colcha de bebé)

“Deberías brillar como la Emperatriz, Madre del Príncipe Heredero. En mis pensamientos, creo que el collar de perlas se ve mejor…”

“¡Hain!”

Cuando pronunció su nombre con firmeza, Hain asintió de mala gana.

“Hay un gangbo que borré para el Príncipe que queda. ¿Te gustaría verlo?”

Cuando Sienna asintió con la cabeza, Hain, hizo que la otra doncella saliera corriendo a buscarlo a su casa, se lo extendió a Sienna y se jactó de ello. El gangbo rojo estaba bordado con un gran dragón dorado que despegaba del suelo. Sienna admiró la vista del famoso cuadro.

“Es bastante genial.”

“¿Cierto? Trabajé muy duro para hacer esto. Le quedará bien al Príncipe, ¿no?”

Sienna sonrió ante sus palabras y asintió.

Sienna, que envolvió a Joseph en el gangbo rojo, se dirigió al salón de banquetes. Los soldados que custodiaban la entrada al salón de banquetes la vieron y abrieron la puerta.

Al entrar en el salón de banquetes, los músicos comenzaron la música de entrada. Los aristócratas, que habían estado disfrutando del banquete con anticipación, se inclinaron ante Sienna mientras se abrían paso. Se dirigía a su asiento sobre el trono.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: