Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 01 RDS

Reinicio de Sienna (1)

“¿No considera Su Majestad a este niño como su hijo?”

Incapaz de contener su ira, la Emperatriz arrojó una taza de té al suelo de mármol. La taza de té chocó con él, rompiéndose en pedazos. Con solo eso, su ira incontenible aún no estaba satisfecha. Inmediatamente pateó un gran jarrón ornamental y lo derribó. Una pieza rota rebotó en el suelo y raspó la mejilla de la criada. Sin embargo, la Emperatriz Sienna no podía darse el lujo de preocuparse por la herida de la criada.

Sintió como si el jarrón fuera ella misma. Los pedazos rotos eran los mismos que su corazón, que estallaba con una tortura emocional.

“Puedo soportar que me descuide. ¡Pero no puede hacerle eso a Joseph!”

Se cubrió la cara con vacilación, sentándose en su lugar. La doncella, Hain, trató de calmarla acunándola sobre sus hombros, pero fue inútil.

Recordó una historia que le contó una mujer ignorante. Las damas de la Corte Imperial la habían títulado “La Emperatriz de título”. Sienna acababa de sonreír con una sonrisa triste ante esas palabras que describían su posición exactamente. Sin embargo, deseaba desesperadamente que su hijo, Joseph, no fuera llamado ‘El único heredero por título’ como ella…

“Joseph, como yo, va a morir esperando infructuosamente el amor de Carl”.

Ante sus palabras, Hain le dio una palmada en el hombro.

“¿De qué está hablando, Su Majestad? No importa lo que digan, ¡el Príncipe Heredero es el primero en la línea real!”

“Soy la Primera Emperatriz y, sin embargo, estoy haciendo la vista gorda ante el trato que reciben Joseph igual que yo… Ni siquiera le dio un nombre al niño”.

Hain estuvo a punto de estar en desacuerdo al decir que no será lo mismo para él, pero un sirviente externo le informó a Su Majestad que la madrastra del Emperador, la Reina Arya, había venido.

Levantó el cuerpo de Sienna mientras ella luchaba por poner una expresión tranquila. Si había algo que había aprendido de sus años de experiencia imperial, era que no debeía revelar fácilmente sus sentimientos.

“Tráela”, dijo en un tono tranquilo.

Se abrió la puerta y entró Arya. Su cabello negro, brillante como la noche, estaba muy bien recogido. Aunque era madre, su belleza no perdió frente a la de Sienna. Más bien, la elegancia y la riqueza de sus años la abrumaron. Una vez miró los trozos de vidrio que estaban en el suelo y saludó.

“Debo haber venido por nada”.

Se sonrojó ante sus palabras. Trató de no revelar sus sentimientos en su rostro, pero no lo hizo debido a la evidencia en el suelo.

“Lo siento. Me temo que la nueva sirvienta no está acostumbrada al trabajo…”

La doncella, Hain, dio un paso adelante, excusando a Sienna. Arya miró a Sienna sin responder a las palabras de la doncella: “Mi maestra debería estar enseñándole una lección azotando a esta sirviente que ha cometido una gran humillación hacia ti, pero la Emperatriz Sienna parece tener un gran corazón”.

Una vez, la Reina había blandido su látigo frente a Sienna, afirmando que le enseñaría cómo tratar con sus sirvientes. ella no estaba de acuerdo con los actos disciplinarios de Arya, así que en cambio, dijo con cansancio ya que no podía permitirse el lujo de discutir con ella, “Todavía estoy aprendiendo a tratar con las personas debajo de mí. Hain, prepara un poco de té para la reina, Milton bien seco si es posible”.

Temiendo ser azotada como antes, Hain preparó el té y lo trajo apresuradamente.

Sienna recogió las flores de Milton bien secas con pinzas y las puso en la taza de té de Arya y luego en la de ella. Procedió con cuidado a verter una cantidad adecuada de agua caliente en la taza de té. Cuando los pétalos secos golpearon el agua caliente, encontraron su propia forma, emitiendo colores amarillos rojizos.

“El aroma del té es bueno. La producción de nuestro té ha mejorado mucho”.

A pesar de los elogios de Arya, Sienna no le respondió. En cambio, miró fijamente la taza de té. No estaba de buen humor porque los pétalos, que se volvían amarillos, reflejaban y se burlaban de sus celos y de sus persistentes sentimientos.

Arya la miró, que no había respondido, y dijo: “¿La Emperatriz Sienna se enteró del embarazo de la Reina Bluebell?”

Sienna trabajó duro para enderezar su ceño fruncido. Mirando los trozos de vidrio que yacían en el suelo, parecía que ya había escuchado la noticia, pero ¿qué era lo que le impedía revelar esa verdad?

“He escuchado las noticias. Es una bendición para la Familia Imperial”.

“Entonces, ¿conoces la historia? Hay rumores de que el bebé en el vientre de Bluebell puede ser un niño. El Jefe de Familia, que iba acompañado de un médico, tenía una expresión alegre a su regreso”.

“Sí, eso es tan…”

Ya conocía la noticia. El hecho de que Carl le hubiera dado a Bluebell un collar que debía ser entregado solo a la Emperatriz que había tenido un hijo significaba que el bebé que ella llevaba era un niño.

Miró el rostro endurecido de Sienna y se sintió mal por ella. Sin embargo, Sienna se preguntó si estaba muy complacida con la situación porque los ojos negros de Arya brillaban como los de un depredador que había agarrado comida.

Ella hizo todo lo posible por consolarse distrayéndose, diciendo que todo lo que veía parecía negativo.

Arya siguió hablando.

“La Emperatriz Sienna y la Familia Imperial… Oh, lo siento. Todavía no sé el nombre del Príncipe, así que no sé cómo llamarlo…” (lo sé, apenas empezamos, pero ya la odio xD)

Ante sus palabras, Sienna se sonrojó.

El nombre era Joseph, que significaba “El Amado”. Ese era el nombre del niño, y era un nombre lleno de sus buenos deseos.

“… Es Joseph”.

Se sonrojó de vergüenza mientras decía el nombre del niño.

“Estás usando el antiguo significado del nombre para un ser querido. Es un muy buen nombre. De todos modos, considerando las noticias sobre la Reina Bluebell y el collar de zafiro que recibió, es una lástima para la Emperatriz Sienna y el Príncipe Joseph. El hijo de la Reina Bluebell le quitó el puesto de Príncipe Heredero”.

La expresión de Sienna se endureció ante sus palabras.

“Es natural que el bebé de Bluebell suceda a Carl”.

Joseph aún no había visto la luz del mundo a pesar de ser el hijo mayor. (significa que no era reconocido)

“El primer Príncipe en la fila del Imperio Laifsden fue Joseph. Es natural que el próximo heredero sea él, el hijo mayor”.

“¿De verdad lo crees?” Preguntó Arya.

Mirando el rostro de lleno de burla, Sienna agarró su falda con manos temblorosas. Intentó con todas sus fuerzas mantener la calma, pero su rostro estaba distorsionado.

“Como sabe la Emperatriz, Laifsden ha elegido durante mucho tiempo a su sucesor por elección y buena fortuna, no a través de la herencia del hijo mayor”.

“Pero todavía…”

“El Emperador pidió un collar de zafiros, el Royal Gazette, tan pronto como se enteró del embarazo de Bluebell. Es un regalo que siempre se ha dado cuando una Emperatriz engendra un Príncipe Heredero”.

“Eso es….”

“El collar supuestamente se llamaba ‘La Madre del Emperador’ en su día. Él le pasó el collar a la Reina Bluebell. Sabes lo que significa.”

“…”

Sienna se mordió el labio inferior ante sus palabras. ¿Quién no lo sabía? Era algo que sabías pero no podías hacer nada al respecto.

“La vida de un Príncipe que no puede ser Emperador… creo que sabes lo que significa incluso si no te lo explico”.

Ante las palabras de Arya, sus ojos se nublaron, obligándola a soportar su deseo de llorar. Carl, el actual Emperador, también había pasado por ese tipo de dificultades. Incluso si no lo era ahora, las miserables palabras del Príncipe-que-no-había-sido-amado-por-el-Emperador se podían encontrar fácilmente a lo largo de la historia.

Joseph era el hijo de Sienna y ella no tenía poder político. Se inclinó desesperada al pensar en las dificultades que se avecinaban. Las lágrimas llenaron sus ojos, cayendo por su rostro.

‘Si no me hubiera enamorado de ti ese día, si hubiera respondido a tu solicitud de divorciarme el día que nos conocimos por primera vez después de nuestro matrimonio, no me sentiría tan miserable… No, ciertamente es menos de Joseph, que ya vive una vida miserable…’

Recordó el momento en que conoció a Carl en su ceremonia de dieciocho años.

En el banquete de mayoría de edad, estaba apoyado contra la pared del salón de banquetes. Incluso en la esquina, se había destacado.

El cabello dorado que brillaba como la luz del sol había atraído sus ojos primero. Los ojos color oliva, a los ojos de muchas mujeres, no habían contenido nada, como si fueran indiferentes.

Sienna había pensado que solo lo tendría en sus ojos. Definitivamente fue el momento en que pensó que se había encontrado con su amor destinado.

Por eso había aceptado felizmente la oferta de la Reina Arya, quien le había pedido que fuera la Princesa de Carl.

No era porque deseara una espléndida vida real, ni porque quisiera sentarse en la mejor posición como mujer. Ella solo quería estar junto a él y estar en su corazón. Sienna había pensado que también podía oír las campanas del destino dentro de sí misma.

— — — —- — — — —

Nuevo proyecto! Preparen sus pañuelos!! Les traemos con amor la Emperatriz Sienna. Esta historia promete señores, la amaran y sufriran con ella @u@ quien se anota~~ ?

Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Le entró! Este primer capítulo me esta llenando de expectativas…

Responder

jaksjakj ser masoquista es mi pasion <3

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: