Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 04 RDS

Reinicio de Sienna (4)

El baile de fantasía de las espadas oscilantes no parecía un baile. Los bailarines se sentían como caballeros bien entrenados.

No parecía algo que fuera idea de Sienna, y Carl, sentado a su lado, dijo con admiración: “Son geniales. Aunque son bailarines, siento como si fueran hombres entrenados. Las espadas que están hilando también están muy bien elaboradas…”

Curiosamente, Carl se puso de pie de un salto mientras miraba el baile. Al mismo tiempo, los Caballeros Reales del Emperador, que lo custodiaban, sacaron sus espadas.

“¡En Vivo!”

Mientras los caballeros desenvainaban sus espadas al unísono, los bailarines dispararon contra la gran caja de madera al unísono.

¡BOOM!

La caja se rompió en pedazos y el humo llenó el salón de banquetes.

“¡Primero golpeen el cuello del Emperador!”

“¡No saldrá nadie vivo!”

“¡Protege al Emperador!”

Los sonidos de los caballeros se mezclaron con los gritos de los nobles. El humo le quemó los ojos y la nariz, y Sienna tosió repetidamente. Sus ojos estaban rojos e irritados por el humo caliente.

Miró a Arya sentada a su lado. Todavía estaba tan elegante como siempre en esa conmoción. Actuando como si lo hubiera sabido de antemano, se tapó la boca con un pañuelo y miró hacia el salón de banquetes manchado de rojo sangre, goteando como salsa sobre la comida.

“Reina Arya…”

Sienna se volvió de nuevo hacia el salón de banquetes al oír los gritos y los soldados luchando. El humo, que bloqueaba la vista, disminuyó gradualmente. No quedaba nada más que horror en su lugar.

Los sirvientes que habían estado entregando el vino, los músicos que habían estado tocando los instrumentos y los sirvientes que habían estado llevando los regalos portaban armas en sus manos. La sangre roja goteaba de sus espantosas espadas.

En el suelo, personas conocidas caían con rostros aterrorizados. Parecía la matanza de vacas y cerdos, no de personas. Verlos al final de sus vidas puso a Sienna en un frenesí. Al mismo tiempo, le preocupaba la seguridad de Carl.

“¡No olviden al Emperador! ¡Tráiganme el cuello del Emperador!” La Reina Arya gritó después de ver la situación con la boca cerrada.

La voz no era fuerte, pero para Sienna, sonaba tan fuerte como un rayo. Dijo mientras tiraba del brazo de Arya, “¡¿De qué estás hablando?! ¡¿Qué quieres decir con ‘traer el cuello del emperador’?!”

Se apartó del brazo de Sienna con irritación.

“Emperatriz Sienna, hemos comenzado esto juntas”.

“¡Juntas! ¡¿Cuándo hice eso?! ¡Esto es traición!”

Los ojos de Arya se entrecerron como si no le gustara la palabra traición.

“La palabra traición es para perdedores. Si tiene éxito, se registrará en la historia con un nombre diferente”. (con razón me cayó tan mal la señora)

Ante sus palabras, el rostro de Sienna palideció.

Con el paso del tiempo, había más personas tiradas en el suelo como muñecos rotos que de pie. Sienna lo buscó dentro del abarrotado salón de banquetes, esperando que Carl estuviera vvivo.

Él estaba recogiendo espadas de una esquina. Afortunadamente, los Caballeros Reales se mantenían a su lado.

Sin embargo, su condición no fue favorable.

Los Caballeros Reales no se veían bien. Algunos eran vistos empuñando cuchillos con un sólo brazo, otros estaban dándole la espalda en nombre del Señor cuando los asaltantes volaron hacia Carl. No sabía cuánto durarían.

“¡Kyah!”

Entonces, escuchó a Bluebell gritar.

“¡Protejan a Bluebell! ¡A mí no! ¡Dije proteger que la protejan a ella! ” Carl gritó, pero sus soldados no se apartaron de su lado.

“¡Dije protejan a Bluebell!”

Al escuchar sus gritos, Sienna miró a Bluebell, que se arrastraba por el suelo, escapando.

Ella estaba cubriendo su vientre para proteger al niño dentro incluso en esa situación. Consiguiendo gatear frente a Sienna, dijo: “¡Sálvame! ¡Sálvame! ¡Te lo ruego, por favor!”

Incluso  escuchando sus palabras, Sienna abrazó a Joseph con más fuerza, incapaz de hacer nada.

“No mates a mi hijo. Por favor.”

La sombra de un soldado sosteniendo una espada detrás de Bluebell, cuyo rostro estaba cubierto de lágrimas mientras suplicaba por la vida de su hijo, apareció a la vista.

“¡No!” Sienna gritó mientras estiraba una mano y Bluebell se dio la vuelta.

“¡Bluebell!”

Escuchó la voz de Carl a lo lejos. Las espadas de los asesinos que rodeaban a Bluebell llovieron al unísono y su rostro se contrajo como un ginseng.

“¡¡Bluebell!!”

Una vez más, escuchó la voz de Carl mezclada con sus gritos. No podía soportar ver hasta el final, así que giró la cabeza hacia un lado. El rostro de Sienna estaba cubierto de sangre caliente. Era la sangre de Bluebell.

El olor a hierro me revolvió el estómago. Ella se sintió mareada.

“¡El Emperador está huyendo!”

Carl trató de acercarse a Bluebell, pero sus guardias lo estaban arrastrando fuera del salón de banquetes. Su rostro, que nunca había estado lloroso, estaba lleno de lágrimas. Los hermosos ojos azul claro estaban desesperados, e incluso con su larga experiencia en el campo de batalla, sus dos brazos, una vez duros y confiados, ahora estaban flácidos y caídos.

“Carl…”

Arya gritó mientras él salía del salón de banquetes: “¡No lo dejen ir! ¡Venga! ¡Atrapen al Emperador!”

Aquellos que recogieron la bolsa de espadas a su gélida orden corrieron hacia donde había huido.

Presa del pánico al ver la muerte de Bluebell, comenzó a suplicar contra la injusticia frente a su cuerpo.

“Lo siento. Es por mi culpa. Lo siento.”

Ella no había matado a Bluebell ni había participado en la rebelión de Arya, pero Sienna se arrodilló junto al cuerpo de Bluebell y pidió perdón.

“Fui estúpida”.

La pequeña petición que le había pedido que hiciera… No debería haberle dicho a Carl que había preparado la caja para los bailarines de cuchillas. Como mínimo, debería haberse preguntado cómo todo aquello convertiría a Joseph en Emperador.

“¡Wah, wah!”

Al grito del bebé, Sienna recobró el sentido. Aunque el Emperador había abandonado el salón de banquetes, la batalla o masacre continuó. Arya fue implacable. Todos los que estaban al lado de Carl cayeron ante una hoja afilada.

Tenía miedo. No podía decir hasta dónde llegaría la espada de Arya. La punta del cuchillo podría volverse hacia ella y Joseph.

Se arrastró hasta el suelo, buscando un lugar para ocultarse, pero en ese salón de banquetes, no había ningún lugar donde esconderse, así que se agachó todo lo que pudo detrás de su silla de respaldo alto.

“¡Wah, wah!”

El joven Joseph tampoco dejó de llorar. Era como si pudiera oler la muerte. Asustada, le cubrió la boca.

‘Por favor, no llores. Si la Reina nos encuentra, también nos matará.’

Pero él, que no conocía los pensamientos de Sienna, no podía dejar de llorar. El salón de banquetes, de donde había escapado Carl, se limpió rápidamente, y Arya finalmente se acercó a Sienna.

“¡Oh Dios mío! Emperatriz Sienna, tienes que mantener intacta tu moral. ¿Debería la Emperatriz de este Imperio arrastrarse por el suelo así?”

Se acercó para provocar a Sienna. ¡Plaf! La golpeó con el dorso de la mano, la cara de Arya se puso tensa cuando el dorso de la mano de Sienna se puso roja.

“Para mí, esto… ¡Este tipo de discusión nunca sucedió! ” Dijo Sienna mientras la miraba.

Tan poderosamente como lo había dicho, todo su cuerpo temblaba como un árbol de madera.

“¿Qué quieres decir, Emperatriz Sienna? He cumplido mi parte del acuerdo”.

“¿Qué quieres decir con… ¿Qué…”

Arya dio un paso más hacia Sienna. La parte inferior de su falda larga estaba manchada de sangre. (que horrible…)

“Pensé haber dicho que haría de Joseph el próximo Emperador. Con lo que hice hoy, él será el próximo en la fila, así que estoy segura de que he cumplido mi promesa”.

Arya se acercó a Joseph en los brazos de Sienna, y ella lo acunó con más fuerza para que no se lo llevaran.

¡Chang!

Dos caballeros que montaban guardia junto a Arya apuntaron sus espadas en el cuello de Sienna.

“¿Qué vas a hacer con Joseph?” Preguntó, todavía protegiéndolo con sus brazos.

“No tienes que mirarme así. Solo intento ayudar”.

“Qué…”

“Viendo que ni siquiera puedes limpiar lo que ensucias, orinar y cagar, después de convertirte en Emperatriz, no es de extrañar que nadie esté de tu lado para ayudarte. Ayudaré al Emperador a elegir mejor sus empresas”.

Quería decir que limpiaría la matanza usando a Joseph.

“El Emperador aún está vivo. ¿Cómo puede ser Joseph el Emperador?”

“Carl no sobrevivirá”.

“¿Cómo es qué… cómo puedes estar tan segura? Su Majestad ha sobrevivido a muchas guerras”.

Arya se volvió para mirar el salón de banquetes. Pareció cínica cuando vio la sangre y los cuerpos llenando el suelo.

“Carl solo podía comprar ayuda cuando todavía había gente alrededor para ayudar. ¿Cómo puede sobrevivir cuando los hombres que lo ayudaron están esparcidos por el piso así? No. Incluso si está vivo, ¿puede volver aquí?”

— — — — —–

Recorcholis! O como diría poppy ¡Santas galletas dulces! Esto nadie lo vio venir (o si?) Bueno, por lo menos yo no… Arya es una de las peores villanas que he leído x _ x

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (8)

Quedé sorprendida con este capítulo, muy fuerte. Gracias por tu trabajo! Me ha gustado la historia!

Responder

Yey! Que bueno que te guste, dale todo tu amor, y saca tus pañuelos para que compartas conmigo mientras edito :’)

Responder

Ese Emperador Carl me cae muy mal, siento que se lo merece todo, dios.
me encanta, larga vida a Joseph y Sienna.

Responder

Será? Últimamente los protas emperadores no quieren servir para mucho… Cof, cof, como Fabián por ejemplo xD

Responder

hummmm no odio a la reina xd incluso me gusta

Responder

Yo también, por alguna razón aunque es la villana me llama mucho

Responder

Jajaja x2, como esto es un libro y no la vida real… Yo digo que Sienna aproveche el bug y ponga a su hijo como emperador 😌

Responder

Honestamente estoy molesta con Sienna, será que soy una persona mala, pero si fuera ella, en vez de preocuparme por alguien que no le intereso ni yo ni mi hijo, estaría haciendo lo posible por escapar y protejer a mi bebé

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: