Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 51

Agresión

En la noche de principios de verano, había dos o tres motas de luciérnagas en el bosque lejano.

Pei Chuan guardó silencio durante mucho tiempo y dijo: “Estoy bien, vuelve”.

‘¿De qué servía preguntar? El día había terminado de todos modos, no había razón para que él viniera aquí’.

Bei Yao observó con curiosidad su expresión. El rostro del chico era frío y sus ojos estaban quietos.

‘¿Habría bebido si estuviera bien? ¿Habría venido a verla a la escuela si estuviera bien?’

Ella se acercó a él, levantó su cabeza y lo miró a los ojos. Le dijo solemnemente: “Pei Chuan, ¿alguien te ha dicho alguna vez que tienes que decir lo que hay en tu corazón y no aguantarte?”.

Ella no pudo evitar reírse. “Si te lo aguantas durante mucho tiempo… acabarás teniendo ese aspecto, todo tu ser parece tan feroz”.

Él apretó sus labios con fuerza.

Bei Yao dijo: “¿Qué pasa?”. Su tono se mezclaba con el viento de la noche de verano, tolerante y suave.

“Estoy bien”. No pudo aguantar más. Diciendo que sólo podía echar un vistazo, por qué iba a pedir que lo humillaran.

Pei Chuan se dio la vuelta y se fue.

“Eh…” Bei Yao dudó en seguirle el paso.

Olvídalo. Si hoy tenía mal genio, cuéntalo entonces como parte de sus derechos para mañana.

Al final del bosque de abetos, estaba la intersección de la entrada de la escuela. Un grupo de adolescentes caminaba hacia la entrada.

Alguien preguntó con una sonrisa bromista: “¡Han Zhen! ¿Cómo fue tu momento de convertirte en hombre? ¿Conseguiste el beso de la flor de la escuela?”.

Pei Chuan se detuvo en seco.

Han Zhen dijo: “¡No seas ridículo!”

“¡Jajajaja mira, Han Zhen se está sonrojando!”

“Han Zhen, Han Zhen, ¿el cuerpo de la flor de la escuela olía bien? ¿Sus labios eran suaves? Su cintura parece tan delgada, ¿la has abrazado? Con lo hermosa que es Bei Yao, tsk, ¿a qué sabía, ah?”

Estas palabras eran demasiado, y Han Zhen frunció el ceño, pero antes de que pudiera decir algo, un fuerte puñetazo aterrizó en la cara del chico

El adolescente vestido de negro agarró el cuello del chico y le golpeó la cara con un puñetazo.

La nariz del chico empezó a sangrar.

Todo el mundo se congeló y luego se apresuró a detener la pelea. No reconocieron al adolescente que estaba dando la paliza, pero se asustaron por su crueldad.

El joven se había vuelto loco, sujetando la cabeza del chico y golpeándola contra el árbol de abeto.

Uno tras otro, fueron siete u ocho adolescentes, pero nadie pudo apartarlo.

Han Zhen se quedó atónito, junto con las otras dos personas que tiraban del brazo del adolescente para arrastrarlo hacia atrás. El resto de la gente estaba protegiendo al chico golpeado.

Aquel chico golpeado estaba maltrecho hasta el punto de colapsar: “Estás jodidamente loco ah……”

Han Zhen sintió que los músculos del adolescente bajo él se abultaban, la ira extrema hacía que sus músculos se crisparan. No lo detuvo, y toda la rabia y el dolor hicieron que Pei Chuan tuviera un aspecto frío y sombrío.

Pei Chuan sabía que estaba loco, que estaba loco. Había enloquecido cuando se enteró ayer de la noticia…

Han Zhen no lo detuvo, pero al ver que el rostro del chico golpeado estaba blanco de miedo, Han Zhen no tuvo más remedio que apresurarse a bloquearlo frente a él.

El puño de Pei Chuan estaba a sólo un centímetro de la cara de Han Zhen.

Los dos adolescentes se miraron durante un segundo.

Pei Chuan le advirtió: “Piérdete”. Reconoció quién era, Han Zhen. El chico había estado al lado de la foto de Bei Yao en la parte superior del post.

Han Zhen vio un par de ojos fríos y penetrantes.

Han Zhen dijo: “¿Y si no quiero? Compañero de clase, no importa quién seas, si tienes algún rencor con él, no tienes que usar este método para arreglarlo”.

Por un momento, Pei Chuan quiso matarlo a golpes.

‘¿Este tipo de persona que mantenía esta supuesta justicia era la que le gustaba a ella?’

A Pei Chuan no le importaba la justicia. Su mente estaba llena de aquel chico cuya cara estaba cubierta de sangre había preguntado, ‘¿a qué sabía Bei Yao?’

Pei Chuan hizo un movimiento.

Joder, que se vayan todos a la mierda.

“¡Pei Chuan!” Menos de medio minuto después de que hubieran empezado otra pelea, Bei Yao se acercó y encontró a un chico que sangraba por la nariz. Cuando vio que Pei Chuan aún iba a golpear a Han Zhen, su corazón se detuvo del susto.

‘¿Qué estaban haciendo?’

Pei Chuan le dio la espalda a Bei Yao.

Han Zhen vio que, cuando Bei Yao pronunció el nombre del chico, toda la maldad y la ira de sus ojos desaparecieron. En su lugar, fueron sustituidas por la vergüenza y la derrota.

Pei Chuan no se giró. No quería que Bei Yao lo viera celoso hasta la locura. Apartó a los dos chicos que tiraban de él y caminó hacia la entrada de la Preparatoria N°6.

Los ojos de Bei Yao se encontraron con la cara de Han Zhen: “Lo siento, deja que tu compañero de clase vea al médico primero, yo pagaré los gastos médicos, ese chico de ahora… está de mal humor, iré a verlo primero, lo siento”.

Ella corrió por el camino hasta el final del bosque de abetos de la Preparatoria N°6.

La cálida luz amarilla del camino era brumosa, y al final de la luz estaba la silueta del chico.

“¡Pei Chuan!”

Él se detuvo y cerró los ojos.

A Bei Yao le faltaba el aliento, pero aun así corrió a detenerlo. “¡Qué te pasa! ¿Por qué te has peleado?”

Abrió los ojos, sus oscuras pupilas reflejaban su aspecto.

El que quería golpear era obviamente Han Zhen. Pero en este momento, lo que temía era lo que ella pensaría de él.

Estaba claro que el verano había comenzado a principios de mayo, pero la noche era un poco fría.

Pei Chuan bajó su mirada. “Estaban hablando del asunto entre tú y Han Zhen”.

Bei Yao, “… ” ‘¿Eh? ¿Cuándo tuvo ella algo que ver con Han Zhen? ¿Cómo es que ella no lo sabía?’

Sin embargo, los ojos del adolescente bajaron y su mirada se posó en la silueta del árbol de abeto bajo la luz de la calle. Sus labios estaban pálidos, y no se sabía si era por vergüenza o por otra cosa. Ella le pidió que dijera lo que había en su corazón, y ahora lo había dicho.

Bei Yao tenía una absurda suposición en su corazón. Se había enfadado mucho hace un momento, ‘¿debido a ella?’

Ella preguntó: “¿Qué ocurre entre Han Zhen y yo?”.

Los labios del chico se volvieron aún más blancos. De repente levantó su cabeza, obligándose a mirarla con impotencia.

“Regalo de decimoctavo cumpleaños”. ‘¿Tenía que dejarlo claro? ¿Tenía que exponerlo a fondo antes de dejarlo ir?’

Bei Yao dijo: “¿Te refieres a mi primer beso?”.

Pei Chuan apretó sus dientes.

No quería volver a decirle una palabra. Su corazón había sido pellizcado en sus manos, y le dolería una vez que ella dijera una palabra más.

Bei Yao contuvo su risa y su timidez, y sus brillantes ojos almendrados le miraron. “Ese no era real al principio, luego cambié de opinión y pensé que este regalo de felicitación no estaba mal”.

Se dio la vuelta y se fue.

¡Ay, qué buen carácter tenía!

A las 11:12, las luciérnagas salieron volando de la hierba mientras las hojas caían de los abetos en lo alto.

Ella estaba preparada, con zapatillas blancas, y se situó unos pasos por delante en los ladrillos alrededor de la higuera blanca. Por casualidad, se colocó delante de él.

Con dos bloques de piedras, sus cabezas estaban a más de diez centímetros de distancia. Este año Bei Yao medía 1,65 metros. Aprovechando la altura de los dos ladrillos, ella ahuecó sus mejillas y se puso suavemente de puntillas.

El rubor fue de sus mejillas a sus orejas, y cerró los ojos.

El viento de verano era suave.

El tiempo se detuvo por un momento.

La luna creciente se escondió, las luces de la calle reflejaron su silueta superpuesta y las luciérnagas volaron hacia el bálsamo, quizá por vergüenza.

Ella apretó torpemente los labios de él, tocándolos ligeramente.

“…¿Olía bien el cuerpo de la flor de la escuela? ¿Sus labios eran suaves?”

“Su cintura parece tan delgada, ¿la has abrazado alguna vez?”

Recordó de repente los descarados comentarios del amigo de Han Zhen, su cuerpo estaba rígido como la madera.

Ella abrazó la mejilla del adolescente, sus labios rosados de cereza se imprimieron suavemente en sus labios blancos. Bei Yao sintió que su corazón latía con fuerza.

Ella abrió los ojos.

Sus ojos se alzaron ligeramente y se encontraron con los ojos oscuros de él.

Pei Chuan dijo: “¿Sabes lo que estás haciendo?”.

Sus mejillas se sonrojaron. “Lo sé”.

El cuerpo de Pei Chuan estaba tan rígido como una pieza de metal que se niega a ser refinada, y su manzana de Adán se movió. “Eres una chica, no puedes besar a la gente al azar”.

“…Oh”. Ella dijo: “Pero yo no lo hice al azar, sólo tú”.

Por último, ella movió sus ojos almendrados, la timidez aparentemente a punto de derramarse de ellos. Bei Yao también empezó a sentirse incómoda. No debería haberlo hecho por impulso.

Saltó de los dos pobres ladrillos y quiso volver a su dormitorio.

La mente de Bei Yao estaba hecha un lío. Si no volvía y la tía del dormitorio la descubría, sería su fin.

Sólo había dado dos pasos cuando fue arrastrada hacia atrás.

La higuera blanca centenaria tenía muchas ramas. Su espalda estaba apoyada en el árbol y el abrazo del chico era caliente. Estaba fuertemente encerrada entre sus brazos y el árbol. Con la cabeza levantada, Pei Chuan se apoyó en ella.

La luna volvió a asomar entre las nubes y los labios de Pei Chuan se separaron ligeramente.

Sus dedos se clavaron en el pelo de ella, que había caído.

Sujetando su pequeño rostro, volvió a bajar su cabeza.

Su mundo era como una explosión de fuegos artificiales, estallidos de luz y sombra.

A ella le faltaba el aire.

Aquellas palabras que había leído, poco a poco, despertaron de su memoria dormida.

Pensó, mareada, que había resultado… un beso así, ¿eh?

—✧—

Cuando Bei Yao regresó a la residencia, la tía de la residencia había comprobado su estado hace tiempo.

Las luces estaban apagadas y, cuando Bei Yao abrió la puerta con la llave, todas las chicas del dormitorio asomaron tranquilamente sus cabezas bajo las sábanas con sus propios pensamientos.

Chen Feifei habló en un susurro: “Yaoyao, te hemos ayudado a esconderlo de la tía”.

Bei Yao respondió suavemente: “Gracias”. Empezó a lavarse en la oscuridad y volvió a meterse en la cama después de lavarse, cubriendo su cabeza con la manta por vergüenza.

La temperatura del edredón aumentó rápidamente. En la temprana noche de verano, cada respiración se calentaba, pero aunque fuera incómodo, ella no debía exponer su cabeza.

Se tocó ligeramente los labios, mordiéndose ligeramente los labios con fastidio.

Pei Chuan era tan irritante.

‘Estaría enfadada con él durante un mes’.

‘¿Había alguien que dijera: “Lo siento, es mi culpa, si estás… enfadada, puedes pegarme”, ¿a la chica que acababa de besar?’

También había dicho: “Me disculparé con tu madre, es mi culpa”.

“Lo que pase esta noche”, había dicho con tristeza, “si lo odias, olvídalo”.

‘¡Ahhhhhhh!’

Al final, Bei Yao no pudo decir nada y casi lloró.

‘¿Cómo podía Pei Chuan ser tan molesto?’

Ella le había dado una patada y había salido corriendo.

‘¡Se lo merecía!’

Menudo cumpleaños, ¡se moriría de hambre con esa planta de aire que había querido usar como regalo!

Esperando el sonido de la respiración constante en el dormitorio, Bei Yao hizo clic en su teléfono. Vio las 00:15 en la pantalla y se sintió aún más molesta.

Dormir, dormir.

‘Él le había dicho que lo olvidara, ¿de qué servía recordarlo?’

—✧—

Pei Chuan permaneció bajo el árbol toda la noche.

Si era por la ignorancia de ella al principio, la culpa era de él por estar embrollado. Su beso era puro, un simple roce de labios, pero el de él…

Pei Chuan se apoyó en la higuera blanca.

No se sabía cuántos años llevaba este árbol en la Preparatoria. Ya era un árbol grande cuando se había construido la escuela. Él recordó su mirada.

0Confusa, ignorante, feliz y tímida0.

Eran los ojos de una chica de menos de diecisiete años, puros y claros.

La había conocido a los cuatro y sabía que ella no tenía mucho contacto con el sexo opuesto. Tal vez incluso el límite entre el afecto, las buenas impresiones y la confianza había sido confundido por ella.

Pero se calmó cuando terminó de encapricharse.

Pei Chuan pensó, ‘¿qué podría darle?’

‘¿Sería el amor platónico que habían tenido cuando eran jóvenes? ¿O un matrimonio anormal unos años después?’

Si era amor, había mucha gente más adecuada y romántica que él. Si era matrimonio… entonces él no podía darle nada.

No tenía una buena familia, incluso había olvidado cómo se relacionaba una familia completa, y no sabía cómo darle el mejor hogar posible.

Su cuerpo… era horrible.

Lo que ella había visto era sólo su fuerte brillo.

Ella hacía que los demás sintieran afecto pero a la vez resistencia.

‘Quiso usar todo lo que tenía para amarla, pero no tenía nada’.

Si no estaba decidido a comprometerse por completo, no debería haberla manchado y haberle dejado estos recuerdos. De este modo, ella podría seguir conociendo a otras personas sin carga.

Al amanecer, el rocío manchó la camisa de Pei Chuan. Frunció el ceño y salió de la Preparatoria N°6.

Lo peor era que Bei Yao seguía enfadada con él.

‘¿Era porque no le gustaba que usara… la violencia?’

‘¿O sus palabras la habían molestado?’

Si era lo primero, podía castigarlo como quisiera.

Si era lo segundo, suponiendo que lo fuera, haría lo mejor que pudiera para darle el mejor amor de su juventud.

Incluso si al final ella no podía amarlo y lo dejaba, él seguiría dándole todo lo que tenía.


A medida que avanzo en la traducción de esta historia me doy cuenta que si bien la novela tiene una buena premisa, el protagonista está lleno de red flags y su comportamiento violento es sólo una de ellas. ¿Ustedes qué opinan? ¿Qué tal les ha parecido la historia? Leo sus comentarios.

Por otro lado, por fin tuvimos un primero beso (。◕‿◕。).

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (3)

Uy si, el hombre me da miedo. Pero siento que también tiene una suerte terrible. Creo que a veces me siento muy mal con él y otras siento que da miedo. Pues no sé que vaya a pasar, pero tengo mucha curiosidad de saber que le pasó con el otro chico, jajajaja

Muchas gracias por la traducción

Responder

Apenas me encontré esta pagina
¡No lo puedo creer !
Tanto tiempo desperdiciado
Gracias por la traducción y si, el da miedo pero es normal con lo que le paso y el asco de padres que le toco. Amo su debilidad ante ella jsjsjjsjjs
Estas novelas chinas y coreanas me molesta tanto la gente, es insoportable para mi corazón de pollo y sentido de la justicia el que valoren tanto, la belleza y perfección.
Incluso se nota en la escritura remarcando constantemente la belleza extraordinaria de la protagonista, pero acá estoy por la trama y espero lo final feliz jajaja

Responder

La verdad si da miedo, en un punto me di cuenta que se parece tanto al típico chico malo de Wattpad con un pasado trajico y la chica más buena que el pan, pero no lo odio, de hecho ya empeze a justificarlo 🙈🤭 me di cuenta muy tarde de las red flags

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: