Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 41

Pequeña luna

Bei Yao lo esperaba en la entrada de la tienda. Ella guardó su paraguas, y tan pronto como Pei Chuan salió, giró su cabeza y dijo: “Ha dejado de llover”.

El tiempo en la Ciudad C siempre había sido caprichoso, como el estado de ánimo de los humanos.

Sonó el timbre de la Preparatoria N°3, y Bei Yao dijo: “Entonces voy a volver”.

Pei Chuan enroscó sus dedos y murmuró: “Mn”.

Bei Yao se había alejado bastante cuando miró hacia atrás y lo vio todavía de pie en el mismo lugar, observando tranquilamente su marcha. Sintiéndose un poco impotente, regresó.

“Pei Chuan, ya no tengo ganas de volver, llévame a jugar”.

Pei Chuan se puso rígido y la miró: “¿Qué?”

Bei Yao se quedó pensando un rato: “¿Hay algún lugar de diversión cerca a la Preparatoria N°3?”.

Pei Chuan frunció sus labios y negó: “No”.

Era imposible llevarla a los lugares a los que él solía ir a jugar. Sin embargo, Pei Chuan no pudo evitar rebosar de alegría cuando ella dijo que no volvería.

Bei Yao dijo: “La última vez vi una pequeña tienda interesante, te llevaré allí”.

Ella lo llevó a un taller de fabricación de moldes para niños.

Sólo había dos o tres niños en la tienda con las manos llenas de arcilla. Bei Yao no pudo evitar reírse mientras tiraba de Pei Chuan para que se sentara.

Un niño de cinco años se acercó: “Jiejie, ¿también quieres jugar con esto?” Ella extendió su mano. En su palma había un molde de conejo seco. Bei Yao dijo: “No soy yo, es este Gege el que quiere jugar”.

El niño miró a Pei Chuan con los ojos muy abiertos.

Pei Chuan levantó su mirada para observar a Bei Yao. Ella ahuecó su rostro y lo miró.

Pei Chuan se sintió incómodo. Tenía una mirada helada, pero no podía sugerir que se fuera. Sólo podía ceder y ver qué quería hacer Bei Yao.

Hornear un molde era en realidad muy sencillo, era como hacer uno mismo un colgante de plástico.

Había que verter la arcilla líquida en el molde según su color, y luego meterlo al horno para hacer un llavero o un colgante.

Bei Yao nunca había jugado a esto. La razón por la que había venido aquí fue porque todos los niños que venían tenían una sonrisa en su cara.

El dueño de la tienda trajo varias muestras de patrones y les preguntó qué tipo querían hacer.

Bei Yao dijo: “La libélula se ve bien”. Su delgado dedo señaló la libélula de dibujos animados que había delante de Pei Chuan. Pei Chuan la ignoró y tomó el molde que tenía el diseño más sencillo.

Bei Yao se divirtió y lo observó mientras lo hacía.

El molde presentaba una noche oscura, con una luna brillante y estrellas resplandecientes alrededor.

Todos los niños cercanos se reunieron alrededor, actuando como pequeños maestros que charlaban y guiaban a este estúpido hermano.

“No, primero tienes que hacer el cielo”.

“Aiya, la luna se fundió en el cielo”.

“Gege es tan estúpido”.

“Faltan dos estrellas”.

Las manos de Pei Chuan estaban llenas de resina: “Cállate”.

Él levantó su mirada. Bei Yao había movido un pequeño taburete para sentarse junto a él, apoyando su barbilla para observar con seriedad. Cuando sus ojos se encontraron, ella reveló una sonrisa inocente y brillante.

Las palabras de reprimenda de Pei Chuan se atascaron en su garganta. Se dio por vencido y dejó de molestar, bajó su mirada y frunció el ceño mientras continuaba.

Los niños siguieron regañándolo: “Gege, echas demasiado”.

“Oye, es muy feo, no es tan bueno como el mío”.

“Gege tu cara también está sucia”.

La resina seca no era fácil de lavar. Él sólo quería limpiarse la cara con el dorso de su mano cuando una pequeña mano blanca se la limpió suavemente.

Después de crecer, ésta había sido la primera vez que Bei Yao lo había mirado tan de cerca.

A él no le gustaba hablar la mayor parte del tiempo. Su expresión fría como el hielo, acompañada de sus apuestos rasgos, le daba un aire frío. Sus cejas eran afiladas y podían ser un poco feroces. La mirada de ella hizo que su corazón se ablandara.

Se sintió avergonzado y su cabeza se volvió un poco tonta.

Las luces de la tarde estaban encendidas. Bai Yutong, que había salido a buscar a su hermanastro Pei Chuan a la Preparatoria N°3, vio esta escena.

Las risas de los niños en la tienda eran claras y melodiosas. La chica de dieciséis años tenía la piel clara y una expresión amable. Ella sonreía mientras observaba a Pei Chuan hacer el molde.

Él no era hábil, e incluso podría considerarse torpe.

Sin embargo, sus ojos al mirar hacia abajo eran extraordinariamente serios. Incluso contenían indulgencia y un poco de dulzura.

Los ojos de Bai Yutong se abrieron de par en par. Sólo había visto al Pei Chuan indiferente, al Pei Chuan violento y al Pei Chuan arrogante. En efecto, era la primera vez que lo veía a merced de los demás, indefenso.

Bajo la luz, la chica más hermosa era la que tenía enfrente. Antes de que Bei Yao levantara su mirada, Bai Yutong se escondió en la parte trasera del árbol, bloqueando su línea de visión.

Debido a que Pei Chuan había vertido demasiadas resinas de colores, tardó mucho tiempo en hornear y secar el molde.

El llavero de colores tenía un olor a plastilina, y las estrellas y la luna habían quedado un poco feas. Tenía un agujero justo para colgar las llaves.

Bei Yao lo ató a sus propias llaves: “Aiya, qué feo”.

Él la miró con un poco de molestia, y sus ojos almendrados se curvaron: “Es muy feo, Infeliz Pei guárdalo para ti”.

Ella bajó su mirada y lo ató a sus llaves.

Podía oler la fragancia del cabello de la joven que traía la brisa nocturna del otoño, haciendo que su corazón latiera silenciosamente.

Las llaves devueltas a su mano aún tenían su calor. Había una pequeña luna atada a ella.

La niña de cinco años se acercó y abrazó la pierna de Bei Yao, reacia a separarse.

Bei Yao se arrodilló y vio que era muy linda. Le dio un beso en la mejilla de color rosa: “Gracias pequeña maestra por enseñar a Gege, ve a buscar a tu madre”. La niña sonrió tímida y dulcemente.

La cara de Pei Chuan era fea.

Se le acabó la paciencia y, temiendo lo que pudiera decir, estuvo a punto de dar la vuelta y marcharse.

Tras varios pasos, su voz transportada por la brisa nocturna sonó desconcertada: “¿Pei Chuan?”.

Por primera vez, se dio cuenta de que ella no entendía nada. Sus sentimientos se desbordaban a cada minuto y a cada segundo; lo hacían sentirse feliz de manera silenciosa, pero también lo quemaban hasta que no quedaba nada.

Estaba tan encaprichado con esa ternura que no podía recordar nada más. Sin embargo, también odiaba esa ternura. ‘¿Por qué? ¿Por qué no podía pertenecer a una sola persona?’

Pei Chuan cerró sus ojos, y se dio la vuelta tranquilamente por un momento: “Es hora de la sesión de estudio de la tarde”.

Bei Yao asintió y saludó con una sonrisa: “Adiós”.

El camino se dividía en dos extremos. Cuando Pei Chuan había estado haciendo moldes con seriedad, Bei Yao había retenido la idea de mirar su reloj. Sólo después de que él se hubiera ido, corrió apresurada e irritada hacia la parada del autobús.

8:38 pm

La sesión de estudio nocturno había comenzado hace mucho tiempo. Esta noche era la clase de Li Fangqun y había un examen de matemáticas.

Pei Chuan, que dijo que iba a asistir a la sesión de estudio nocturna, estaba de pie bajo la luz, observando cómo Bei Yao huía despavorida.

Bai Yutong se acercó con una expresión extraña: “¿Te gusta?”

Pei Chuan le devolvió la mirada con frialdad.

Bai Yutong se asustó por lo rápido que sus ojos se habían vuelto despiadados y dio un paso atrás.

Pero luego pensó que no había nada que temer. Todavía estaba el tío Pei, y Pei Chuan era incapaz de voltear el cielo. La última vez que había enviado dinero, él no lo había recogido y ella había tenido que recogerlo ella misma, lo que había sido embarazoso.

Bai Yutong actuó como si hubiera descubierto algún tipo de secreto y dijo con orgullo: “Tsk, qué lástima ah, te crees mucho. Ella se compadeció de ti, ¿verdad?”.

La palabra “compasión” se sintió como la espina más afilada, pinchando la parte de su corazón que más no quería tocar.

Movió sus dedos, y hubo un ligero sonido de huesos entrelazados.

Aquellos sueños aterradores en medio de la noche, donde sus seres queridos lo abandonaban uno a uno, y el poco cuidado que tenía se esfumaba. Pero lo que más deseaba era que alguien se relacionara con él porque le tenía simpatía.

Cuando se lo pasaba bien, gente como Wei Wan estaba a su alrededor.

Sólo Bei Yao se quedaba con él cuando lo pasaba mal.

Obviamente, no había nada tan triste en esa bofetada, pero él seguía anhelando insistentemente su afecto.

Estas eran todas las cosas que había robado. Pei Chuan se mentía a sí mismo, pero alguien lo había señalado con orgullo y sin tapujos.

Bai Yutong sintió dolor en su cuello: “Ayuda…”

Al momento siguiente, su voz se atascó en su garganta.

El clima otoñal de octubre hacía que uno sintiera frío por todas partes. No podía decir una palabra, la fuerza en su cuello le dificultaba la respiración. Su sonrisa orgullosa se había convertido en pánico, y se encontró con un par de ojos oscuros.

La fuerza de los brazos de un adolescente que llevaba siete años estudiando boxeo superaba con creces su imaginación.

Él podría estrangularla viva con una sola mano. Bai Yutong se arrepintió. Debería haber escuchado a su madre sobre no provocarlo ni tratar de amenazarlo.

Las lágrimas salían de sus ojos, sus miembros luchaban desesperadamente.

En la tranquila calle, el adolescente detrás del árbol era muy feroz.

Él la observaba sin aliento con ojos fríos.

Bai Yutong agarró algo y golpeó su mano.

Su mirada se estrechó ligeramente.

Era el pequeño colgante de luna que Bei Yao había atado personalmente para él.

Como si despertara de un sueño, Pei Chuan soltó su mano. Bai Yutong se agachó en el suelo, tosiendo hasta el punto de desgarrar su corazón y sus pulmones. Él dio un paso adelante, ella retrocedió frenéticamente como si perdiera la cabeza.

“La llave. Devuélvela”.

Bai Yutong la devolvió, temblando por completo. Hoy, Cao Li le había pedido originalmente que le dijera a Pei Chuan que la familia Pei iba a mudarse y que le preguntara si quería volver. ‘Pero ahora, ¿cómo iba a tener el valor de pedírselo? Más le valía a este peligroso demonio no volver por el resto de su vida’.

Él tenía a alguien en su corazón que no podía ser tocada, y se volvía loco cuando alguien la mencionaba.

Bai Yutong le vio alejarse. Estaba tan aterrorizada que iba a romper a llorar.

Maldijo en su mente que a Bei Yao nunca le gustaría. ‘Alguien con un carácter tan extremo como el suyo no merecía ser amado toda su vida’.

—✧—

Cuando Bei Yao regresó, Li Fangqun estaba sentada en el podio.

“Informe”. Dijo en voz baja. Los alumnos de su clase que estaban escribiendo sus trabajos con la cabeza gacha levantaron su mirada y los observaron.

Li Fangqun dijo con una cara hosca: “Bei Yao, ¿a dónde has ido? ¿Puedes pasar dos o tres horas en el baño?”.

Aunque Bei Yao tenía buenas notas, Li Fangqun tenía un carácter desinteresado. Así que, por supuesto, no toleraría que se saltara las clases.

Bei Yao no dijo nada, consintiendo en saltarse la clase.

Chen Feifei estaba tan ansiosa que casi guiñó un ojo para indicarle a Bei Yao que mintiera, como que iba a la enfermería por un dolor de estómago o que tenía alguna emergencia. Pero sabía que Bei Yao había admitido su error.

Todos los de la clase 6 de segundo año miraron a Bei Yao con sorpresa. Al fin y al cabo, cualquiera en esta clase podía saltarse las clases, pero Bei Yao pertenecía a la categoría que era más improbable que lo hiciera.

Li Fangqun dijo: “No quieres hablar, ¿verdad? Quédate fuera”.

Bei Yao salió y se quedó fuera del aula.

Las hojas de los sicomoros empezaban a volverse amarillas poco a poco, el aire era fresco por la llegada del otoño y la escuela estaba tranquila porque era la sesión de estudio de la noche.

Ella estaba en el pasillo de las clases 5 y 6, y los alumnos de ambas clases podían verla.

Después de todo, era la flor de la escuela; los compañeros de la clase 6 que escribían los trabajos la miraban de vez en cuando, mientras que los compañeros de la clase 5 también miraban con curiosidad por la ventana.

Era raro ver a una buena alumna faltando a clase.

En la clase 6, Wu Mo no pudo evitar fruncir sus labios, sintiéndose extremadamente feliz.

La cara de Bei Yao estaba un poco roja, pero estaba tranquila. No parecía tener el sentimiento de vergüenza que ella había imaginado. La brisa otoñal soplaba fresca sobre su cuerpo, dándole un ligero escalofrío.

Ella ya lo había dicho antes, no volvería a perder a Pei Chuan.

—✧—

El chisme de que la flor de la escuela había sido castigada al quedarse de pie se extendió rápidamente en la escuela. Han Zhen subió las escaleras cuando lo oyó.

Ella estaba sola tomando el sol en la tenue luz de la noche. Había algunos estudiantes alrededor, pero nadie la ridiculizó. La situación era mejor de lo que había imaginado. Chen Feifei cogió un poco de agua caliente y se la llevó en secreto a Bei Yao para que la bebiera.

Ella aceptó el castigo con calma, sin llorar ni sentirse humillada.

Han Zhen dudó, sin saber si debía subir o no.

Tal vez fuera buena suerte que hubiera un alumno que le comprara en secreto salchichas a la parrilla.

Bajo las luces de la escuela, aunque ella no las había aceptado, sus ojos se curvaron. Era muy atractiva.

Chen Feifei temía que Bei Yao se sintiera humillada. “¿Por qué no te acompaño? De todos modos, los exámenes han terminado”.

Bei Yao se apresuró a decir: “Vuelve a clase, queda un periodo de autoestudio nocturno. El señor Li se enfadará si te vas”.

“De acuerdo, ¿a dónde has ido?”

Bei Yao no le mintió. Dijo suavemente: “Fui a ver a Pei Chuan”.

Chen Feifei: “Él realmente causó un montón de problemas”.

Bei Yao dijo con una sonrisa: “Qué tontería, fui por mi cuenta, no tiene nada que ver con él”.

“Yo creo que él es como un bloque de hielo. ¡Él no necesariamente lo apreciaría!” Dijo Chen Feifei con enfado. Después de un rato, se quedó perpleja y se acercó a susurrar al oído de Bei Yao: “Bei Yao, no es posible que te guste, ¿verdad?”.

Bei Yao se quedó atónita y luego sus mejillas se enrojecieron lentamente. Pensó seriamente: “¿Cómo es que te guste alguien?”.

“¡Santo cielo! Realmente estás pensando en esta posibilidad ah. Él no tiene una buena reputación, no es digno de ti. Ni lo pienses, voy a volver a clase”. Chen Feifei corrió hacia la clase en un instante. Su Yaoyao no había sido iluminada, no debería decir algo al azar a las personas ignorantes, ah. Si el objeto de la iluminación fuera Han Zhen, estaría bien, pero Pei Chuan era difícil de conseguir, ah.

Ella había oído que la bailarina, Wei Wan, y Pei Chuan tenían una aventura. Dios sabe si era cierto o no.

Sonó el timbre de la siguiente clase, así que Han Zhen sólo pudo volver. Su profesor seguía en el aula. Era aún peor acercarse a ella sola ahora.

Bei Yao sostuvo su taza, pensando por primera vez en la posibilidad de lo que Chen Feifei había dicho. ‘¿Le gustaba Pei Chuan?’

‘No era cariño, no era simpatía, sino que era una situación en la que a una chica le gustaba un chico’.

Su corazón latía con fuerza y tenía una sensación extraña, pero no la odiaba.

Después de haber sido arrastrada por la fría brisa nocturna durante unas cuantas sesiones de estudio nocturno, Bei Yao sólo sintió calor después de ducharse.

Abrió su teléfono, pensó en ello y buscó en Internet…

“¿Qué se siente cuando te gusta alguien?”

Alguien respondió: “Lo sabrás con un beso. Si sientes que tu corazón late más rápido después de un beso, que tus hormonas estallan, que tu mente se excita y se emociona porque vas a morir, eso es gustar”.

‘¿Tanto miedo daba? Bei Yao pensó, qué… qué miedo, ah’.

Además, este método no parecía fiable. ‘¿Un pequeño beso podría probarlo?’

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: