Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 40

Happy Tangyuan

A pesar de saber que tenía una misión, al mirar a su hijo desconocido y “corrompido”, Pei Haobin se acercó unos pasos y su rostro se puso muy feo: “¡Bastardo! ¿Qué estás haciendo?”

La escena se congeló por un momento y el tiempo pareció ralentizarse. Al principio, el animado ambiente se paralizó cuando entró la policía. Casi todo el mundo miraba a Pei Haobin y a los policías que lo acompañaban, pero el capitán se dirigió directamente a la barra y dejó que las miradas inquisidoras se centraran en Pei Chuan.

Pei Chuan se quitó el cigarrillo que tenía entre los labios con dos dedos y lo apagó sobre la barra/mesa del bar. Desde la última vez que la prótesis de Pei Chuan había sido mordida y abandonada, Pei Haobin no había podido encontrarlo.

Pei Chuan conocía demasiado bien a esta persona. Pei Haobin separaba los asuntos oficiales de los privados. Aunque quisiera encontrarlo, sólo podía preguntar a sus colegas en la medida de lo posible, en lugar de utilizar la autoridad para su beneficio personal. Pei Chuan le había dejado muchas “pistas”, pero con la fuerza de Pei Haobin, sólo se alejaría de la verdad cuanto más buscara. Así había sido hace un año, y seguiría siendo igual un año después.

Sin embargo, Pei Haobin no quiso preguntar a la adolescente de su comunidad sobre ello. Él tenía el corazón frío, y su relación con sus vecinos era mediocre. Lo más probable es que él tampoco quisiera que Pei Chuan regresara.

Al fin y al cabo, cuando Pei Chuan había estado en casa, el ambiente de la misma se había congelado. ‘¿No dificultaría la armonía de su familia?’

La actitud indiferente de Pei Chuan enfureció a Pei Haobin. Levantó su mano y le dio una bofetada.

Un sonido claro y agudo resonó y la música se detuvo. Pei Chuan no esquivó y la bofetada le adormeció la mitad de la cara. Giró su cabeza hacia un lado: “Oficial Pei, tome esta bofetada como pago por su esperma barato”.

La multitud rugió al ver la escena. La voz de Pei Chuan no era muy alta, y sólo el camarero escuchó estas palabras.

El corazón de Pei Haobin tembló y dio dos pasos atrás.

Pei Chuan se limpió la comisura de la boca con el pulgar. Le dolía mucho la boca y había un ligero rastro de sangre que se filtraba. Jin Ziyang y los demás no habían visto esta escena desde el final de la sala. Sólo Ji Wei, que estaba sentado más cerca, lo vio. Ji Wei se sorprendió; se acercó y susurró: “La policía no puede golpear a la gente indiscriminadamente ah”.

Pei Haobin se arrepintió un poco, pero esa bofetada también le hizo daño a su mano. Sin embargo, Pei Chuan tenía espinas en los ojos, clavando sus pasos en el lugar.

Detrás de él, un oficial de policía dijo: “Capitán, todavía hay asuntos oficiales que hacer, Zhao Ping sigue en Qing Shi”.

Pei Haobin tartamudeó: “Yo… Pei Chuan…” Al final, no dijo nada. Condujo a la gente al séptimo piso para buscar.

Este incidente parecía ser sólo un pequeño episodio, y la música continuó. La mitad de la cara de Pei Chuan estaba roja e hinchada. Miró la deslumbrante sala y soltó una carcajada en voz baja.

‘¿No era él sólo una combinación de esperma y óvulos sin valor?’

Ji Wei preguntó vacilante: “Hermano Chuan, ¿estás bien?”

Pei Chuan dijo: “Mn”.

Ji Wei: “Oh”. No sabía cómo consolar a los demás. Sintió que el Hermano Chuan no tenía una sonrisa en su rostro y estaba muy triste. Pero si Pei Chuan decía que estaba bien, entonces debía estar bien.

Ji Wei dijo: “Entonces, ¿volveré a estudiar?”

“Adelante”.

Vio como la figura de Ji Wei caminaba hacia la esquina. Se esforzó mucho, pero no iba a funcionar. Al igual que en el pasado, no importa lo mucho que se esforzó, no pudo ganar la beca. Pei Chuan lo miró, pero no pensó que fuera patético. Después de todo, él mismo era más patético que Ji Wei.

Bajó su mirada y encendió otro cigarrillo.

—✧—

Bai Yutong era reacia a salir. Originalmente no había entrado en la Preparatoria, pero después de que Cao Li se casó con Pei Haobin, había encontrado conexiones para permitir que su hija asistiera a la Preparatoria. Ella argumentó: “¡Mamá, sabes que le tengo miedo, no quiero ir!”

Cao Li la miró con los ojos entrecerrados: “¡Si no vas, quieres que vaya tu madre! Ese chico se fue a estudiar a la Ciudad C y nos mintió todo el tiempo. Tu tío Pei no ha podido dormir bien estas dos noches, y se siente incómodo. Tenemos que compartir sus preocupaciones. Sólo haciendo que le agrademos más tendremos una buena vida en el futuro”.

Bai Yutong dijo: “No he estado en la Preparatoria N°3”.

“¡Nadie hablará si tú no hablas primero! De todos modos, tienes que ir a verlo hoy, si no, la gente hablará de mí. Nos mudaremos en unos días, así que no me retengas en un momento tan importante”.

Pensando en la nueva y lujosa casa, Bai Yutong no tuvo otra opción que ir a la Preparatoria N°3.

De pie en el patio de la Preparatoria N°3, su boca comenzó a temblar. Esta escuela era mucho mejor que la suya. Su escuela utilizaba alfombras de césped para el campo de deportes, pero aquí utilizaban hierba de verdad.

El lisiado estaba estudiando aquí, lo que era bastante increíble si se pensaba en ello.

La Preparatoria N°3 acababa de terminar sus clases. Ella preguntó uno por uno hasta llegar a la clase 9 de segundo año. Pei Chuan estaba sentado junto a la ventana. Bai Yutong golpeó mientras llamaba: “Oye, sal un rato”.

Todos los de la clase miraron hacia allí.

Bai Yutong estaba impaciente: “¡Pei Chuan!”

Pei Chuan frunció el ceño y salió.

Bai Yutong pensó para sí misma que había perdido la cara. No quería que la relacionaran con esa persona. Había mucha gente mirando.

Bai Yutong no sabía qué clase de estatus tenía Pei Chuan en la clase 9. En su mente, todos debían saber que Pei Chuan era un lisiado y se mantendrían alejados. Ella sacó 800 yuanes del bolsillo de su abrigo, los contó y se los dio a Pei Chuan: “Mi madre te lo dio, no seas desagradecido”.

Pei Chuan la miró sin expresión. Sus pupilas estaban oscuras y era extraño que no hablara.

Bai Yutong recordó cuando él había matado a ese gran perro con el virus. Su corazón se volvió tímido. Sin embargo, con tanta gente mirando, tuvo algo de valor en su corazón. Ella le arrojó unos cuantos billetes rojos a Pei Chuan: “Date prisa, todavía tengo que volver”.

Pei Chuan no los recogió. El dinero cayó al suelo, esparciéndose por todas partes.

Bai Yutong estaba angustiada por el dinero, así que se puso en cuclillas para recogerlo.

En el fondo del aula, Jin Ziyang y los demás miraban, atónitos. Pei Chuan se dio la vuelta y entró al aula. Esta vez Bai Yutong no lo llamó más. Si él no quería hacerlo, olvídalo, no era asunto de ella si moría de pobreza. Además, ¡podía quedarse con los 800 yuanes!

Bai Yutong se fue y la clase quedó en silencio.

Alguien susurró: “¿No es Pei Chuan bastante rico? ¿Cómo es que esa chica…?”

“Shh, baja la voz, que no te oigan”.

Pei Chuan se sentó, Ji Wei giró su cabeza hacia otro lado y escribió sus deberes con una conciencia culpable. Siempre pensó que era mejor no molestar al hermano Chuan cuando tenía mala suerte.

Jin Ziyang preguntó despreocupadamente: “Hermano Chuan, ¿quién es esa chica? ¿Cómo se atreve a darte dinero?”.

Zheng Hang tiró de él. Jin Ziyang dijo: “¿Por qué me jalas?”

“¿No puedes callarte? Incluso el hermano Wei tiene más sentido común que tú”.

Jin Ziyang se calló.

Sin embargo, este asunto siguió fermentando durante unos días. Nunca hay que subestimar el poder de la búsqueda de información de los demás.

Pei Chuan, del que se pensaba que era un niño rico invisible, tenía un padre que era policía criminal, y su hermanastra había acudido a la escuela para darle dinero.

Los que solían tener miedo de provocarlo decían: “Pensaba que era tan increíble para actuar así, pero resulta que era tan jodidamente pobre que necesitaba que la gente le diera dinero”.

Algunos se reían.

“Su cara no está pidiendo que le den dinero, ¿verdad?”.

“Jajajaja”.

Algunos incluso escribieron mensajes sarcásticos en el foro de la escuela. Aunque habían sido borrados rápidamente, mucha gente todavía lo sabía.

—✧—

Chen Feifei vio el post y se quedó tan sorprendida que se le cayó la mandíbula al suelo.

Algunos de los mensajes eran especialmente difíciles de leer. En el pasado, cuando Pei Chuan y Jin Ziyang jugaban, conducían coches de lujo. Aunque la gente se metía con él, la mayoría se limitaba a alabar que era rico y guapo. Ahora, sabiendo que su familia no era algo a lo que tener “miedo”, esas palabras desagradables caían como una lluvia.

Todavía estaban en la clase de la tarde del tercer período. Chen Feifei estaba jugando con su teléfono en clase, lo que hizo que viera el post. Una vez terminada la clase, le dijo en voz baja a Bei Yao.

“Recuerdo que lo conoces, ¿verdad?”.

Bei Yao guardó silencio por un momento: “Feifei, si el profesor del próximo periodo pregunta, sólo di que me duele el estómago y que estoy en el baño”.

“Eh eh tú…”

Era finales de octubre y afuera caía la primera lluvia de primavera.

Bei Yao abrió su paraguas y corrió hacia la lluvia.

El paraguas era de color amarillo ganso. Había sido su regalo de cumpleaños del año pasado de las chicas del vecindario.

Las hojas de ginkgo de la Preparatoria N°3 habían sido golpeadas por la lluvia y estaban tiradas por el suelo. Pei Chuan estaba sentado en el banquillo de la cancha de baloncesto, fumando. Estaba rodeado por una pila de colillas, tenía un refugio contra la lluvia sobre su cabeza y su cuerpo estaba un poco húmedo con el ligero frío del aire otoñal.

Las puntas del cabello y los zapatos de Bei Yao estaban mojados. Pasó entre las capas de asientos y se paró junto a él.

El agua que goteaba del borde de su paraguas amarillo ganso se encharcaba a su lado. Él levantó su mirada, sus oscuras pupilas reflejaban su hermoso aspecto.

El pelo de la frente del chico estaba ligeramente mojado, y la mitad de su cara estaba aún roja e hinchada. Ella llamó suavemente: “Pei Chuan”.

Pei Chuan apagó su cigarrillo: “¿Qué haces aquí?”

“Me preocupa que estés triste”.

“No estoy triste”. ‘Estaba acostumbrado. ¿Acaso ese hogar no le producía este tipo de sentimientos?’

Bei Yao dejó su paraguas y se puso en cuclillas frente a él, entre montones de colillas de cigarrillos.

Él abrió su boca, queriendo decir que los lugares a su lado estaban sucios. Al momento siguiente, sintió una sensación de frescor en el lado derecho de su cara. Era muy ligera y suave.

Él la miró incrédulo con incredulidad. Ella levantó su mirada, y las yemas de sus dedos ahuecaron suavemente su mejilla: “Entonces, ¿estás herido?”

Inconscientemente, él se llevó su mano a su mejilla.

La mano de la joven era muy tierna, como si no tuviera huesos. Pero como había vagado en medio de la lluvia de otoño, había algo de frescura en ella.

La palma de su mano estaba caliente. En un instante, retiró su pequeña mano como si hubiera sido electrificado.

“No me duele”. Habló con voz ronca.

Se dijo a sí mismo que para ella, esto era como acariciar a un perro o a un gato herido. No había otro significado, no pienses en ello, no te está permitido.

Bei Yao se avergonzó: “Pero he faltado a clase, no puedo faltar a clase por nada ah”.

Se quedó perplejo.

Sus ojos almendrados se curvaron y lentamente se transformaron en una sonrisa: “Pei Chuan, invítame a cenar”.

‘Al menos no fumes solo en un lugar tan sombrío’.

Pei Chuan bajó su mirada y, con gran dificultad, dijo: “Ve tú sola”.

Entonces sacó un poco de dinero de su cartera y se lo entregó.

Ella no lo tomó: “Por qué tu temperamento es tan malo, me hace enfadar tanto”.

Él frunció sus labios, con sus ojos apagados, y se quedó callado. Ella había dicho que su temperamento era malo, él lo sabía. No podía decir nada agradable y no había sido simpático desde que era un niño.

Ella sonrió: “Olvídalo, de quién es la culpa de que no pueda enfadarme fácilmente. Entonces te invito a cenar, ¿vale?”.

Él no dijo nada.

Ella alargó su mano para tirar de él: “Hay un restaurante muy bueno fuera de tu escuela. ¿Lo has probado antes? La última vez que volví de una sesión nocturna de autoestudio, compré comida para llevar de allí. Todos mis compañeros dijeron que estaba delicioso”.

Su fuerza era pequeña como la de un gato, pero no pudo evitar seguirla para ponerse de pie.

Saliendo de la lúgubre cancha de baloncesto, abrió su paraguas amarillo ganso. En el paraguas había un pato de cabeza grande con el pico bien abierto. Parecía una tontería.

Ella se puso de puntillas y lo metió debajo del paraguas: “Mi paraguas es pequeño, no te mojes”.

Él cogió el paraguas y lo sostuvo para ella.

La joven era menuda, inclinada estrechamente, había una tenue fragancia. Aunque estaba lloviendo, no había rastro de tristeza. Un lugar lluvioso era, en realidad, más luminoso que la cancha de baloncesto, que hace unos minutos había cubierto la lluvia.

Ella lo guió hacia adelante: “Gira a la derecha, sí, sí, lo recuerdo… Hmm… ¿Cómo se llama otra vez? Es Happy Tangyuan ➀”.

El Tangyuan (汤圆) es un postre tradicional chino hecho de sopa de bolas de arroz glutinoso hervido con o sin relleno. Se suele comer durante el Festival de los Faroles (元宵节)).

Él era alto y tenía la mitad de los hombros mojados. Ella estaba bien protegida, su voz ligera y animada bajo el paraguas.

Siguió hacia donde ella señalaba. Era un restaurante que vendía sopa de albóndigas. Era pequeño y estrecho.

Después de haber estado más de un año en la Preparatoria N°3, nunca había sabido que existiera un lugar así fuera de su escuela.

La jefa había visto a Bei Yao una vez y la recordaba claramente. Era la primera vez en su vida que veía a una chica tan hermosa.

Bei Yao tiró de él para que se sentara. Todo su cuerpo se puso rígido. La jefa dijo: “La señorita ha vuelto a venir, ¿ha traído a su hermano mayor?”.

Bei Yao sonrió y asintió con la cabeza.

Pei Chuan bajó su mirada, con sus pestañas caídas. Guardó el paraguas a su lado en silencio.

Bei Yao sintió que de repente estaba de mal humor.

La jefa se limpió las manos en el delantal: “¿Qué quieres comer?”

Bei Yao dijo: “Quiero Tangyuan de frutas, él… quiere el plato estrella Happy Tangyuan”.

Él levantó su mirada. Sus ojos almendrados parecían la superficie del agua ondulante, rebosante de chispa y risa, era capaz de apretar el corazón de la gente. Su ira cesó inmediatamente y se quedó en silencio.

Pei Chuan frunció sus labios: “No he dicho que quiera comer eso”.

Ella estaba recostada en la mesa, abrumada por la alegría: “Pruébalo, es delicioso”. La voz de la chica era tan suave que él no pudo refutar con una sola palabra. A Pei Chuan le temblaba la mano, algo molesto por la vergüenza.

Los Tangyuans se cocinaron rápidamente. Había dos cuencos de Tangyuan. El cuenco de Tangyuan de frutas parecía muy ordinario.

El más caro era el Happy Tangyuan, que tenía una cara sonriente hecha de bolas de masa de colores.

Bei Yao dijo: “¿No es bonito?”

Pei Chuan: “Mn”.

“El Happy Tangyuan tiene relleno de semillas de sésamo. Mn, son esos puntos negros. Si no te gusta comer comida demasiado dulce, dámela. No desperdicies la comida”. Ella empujó su tazón.

Su corazón se sintió como si le hubieran arañado suavemente. Susurró: “No soy exigente con la comida”.

La chica frunció sus labios y luego sonrió: “Oh, oh, Pei Chuan es un buen niño”.

Él apretó la cuchara con fuerza. Incluso había olvidado por qué se había enfadado hoy. Se llevó uno a la boca al azar.

Ella comió con refinamiento y elegancia y suspiró suavemente en su corazón. El infeliz Pei había crecido, pero seguía sin ser muy feliz.

‘Debía ser doloroso y penoso ser abofeteado por su propio padre, ¿verdad? ¿Quién en el mundo se acostumbraría al dolor y la pena?’

La cálida temperatura del Tangyuan disipó la frialdad del otoño.

Después de terminar de comer, Pei Chuan, naturalmente, no la dejó pagar. Él frunció el ceño y le dijo que se sentara, luego entró en la tienda para buscar a la jefa.

La jefa sonrió: “¿Qué tal, amiguito? Nuestro Tangyuan de la casa no está mal, ¿verdad?”.

Él no dijo nada y le entregó un billete de cien yuanes.

La jefa preguntó: “¿Tienes un poco de cambio?”

Al ver que el adolescente seguía sin decir nada, la jefa supo que no le gustaba hablar con la gente. Así que miró hacia abajo para encontrar el cambio.

Después de un rato, escuchó al chico hablar.

“No soy su hermano”. Después de decir esto, no esperó el cambio. Salió de la tienda con algo de vergüenza que le costaba reconocer.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: