Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS Extra 05

Capitulo 145

Pío Pío. El sonido de los pájaros cantando me despertó de mi trance.

<Eso es…>

Un árbol sobre mi cabeza cubría el cielo azul, y frente a mis ojos, se extendía un prado verde.

Sintiéndome sola en la naturaleza, miré vagamente mis patas delanteras embarradas. ¿Cómo pude perderme en medio del territorio de los leones?

Tragando saliva, recordé los eventos de hace media hora. Cuando Shu y Bion, que estaban escondidos en el maletero, corrieron hacia el prado, la idea de que podría perderlos para siempre me hizo perder la cabeza.

En ese momento, mi cuerpo desafió toda razón y salté del carruaje.

“¡Cielos! ¡¡Señorita Liebre!!”

“¡Señorita Liebre!”

Los gritos urgentes de Lile y Meimi me atravesaron. Transformándome en una liebre para una mayor velocidad, comencé a cruzar el prado. Cuando finalmente logré alcanzarlos y se detuvieron, me di cuenta de que había ido tan lejos que ya no podía ver el carruaje.

<Ustedes dos…>

Los miré con enfado. Lloraban cascadas.

Paf. Paf.

<¡¿Por qué hicieron eso?!>

Nunca se habían escondido en el maletero, entonces, ¿por qué hoy de todos los días? Contuve el aliento mientras golpeaba sus traseros con mis patas delanteras.

En primer lugar, teníamos que volver al carruaje lo más rápido posible. Incluso si nos encontráramos con leones, yo podría ponerlos a dormir. Sin embargo, no sería capaz de controlar a Shu y Bion, y quién sabe lo que podrían hacer, poniéndose en mayor peligro.

<… No puedo volver a mi forma humana ahora mismo.>

No podía andar desnuda por el bosque. Mientras pensaba en cómo encontrar el carruaje, escuché que algo se movía dentro de un arbusto cercano. Puse mis patas en mi boca y agucé mis oídos.

¿Era un león, preparándose para abalanzarse sobre su presa? ¿O un grupo de leonas? Todo tipo de hipótesis se me vinieron a la cabeza.

Shu y Bion, que habían dejado de llorar, se escondieron detrás de mí, con el pelo de punta y la espalda arqueada.

Voosh, voosh.

Pronto, el arbusto se abrió y una pequeña criatura saltó. En ese momento dejé de juntar feromonas en mis patas para disparar.

<Eso… es una coneja, ¿verdad?>

Bueno, pensé que solo porque era territorio de los leones, eso no significaba que solo habría leones allí. Aliviada, miré detrás de mí. Shu y Bion todavía parecían muy asustados y se habían retirado aún más, escondiéndose detrás de un árbol.

<… ?>

¿Qué estaba mal con ellos? La coneja, frente a mí, pateaba el suelo molesta, mirándome alternativamente a mí ya las panteras, con el ceño fruncido.

Nunca antes habían actuado como si tuvieran miedo de Ahin o Evelyn. ¿No sabían que estaban por encima de los conejos en la cadena alimenticia?

<¿Dónde aprendieron esto?>

No tenía idea de qué hacer con estas dos panteras negras, que tenían miedo de los conejos. Al ver que los ojos de ambos temblaban, volví a mirar al frente.

La coneja, ahora que podía ver claramente, me miraba con lo que parecía ser desprecio. Cuando le devolví la mirada, me dio una bofetada en la cara con su pata delantera.

¡Paf!

<… ¿Me acaba de pegar?>

Mientras estaba aturdida, ella me abofeteó de nuevo y mi cabeza se sacudió en la dirección opuesta. Qué extraño… Siendo del clan de las liebres, a la mayoría de los conejos les gusto naturalmente.

<¿Estás tratando de ir en contra de la naturaleza? No peleemos…>

Empujé suavemente a la coneja con mis patas delanteras para que se alejara. Pero ella respondió con otra bofetada.

<… ¡No quería tener que hacer eso!>

Paf, paf.

Comenzó una batalla de patas blancas. No pensé que me involucraría en algo así.

<¡Basta!… ¡Ay! ¡¡No puedo creer que me haya abofeteado!!>

Pronto, empezamos a rodar por el suelo, levantando polvo. Olvidé por completo mi dignidad.

“… ¡¿Ey, qué es eso?! ¡Detente, tú!”

Una mano salió de la nada y agarró a la coneja, obligándola a alejarse de mí. Contuve el aliento, mirando la otra mano grande, que me estaba bloqueando.

“¿Ahora has venido a conquistar el territorio de los leones? ”

<… ¿Qué?>

Conocía esa voz. Cuando miré hacia arriba, vi rizos rosas muy familiares.

“Oh, tu nariz es un desastre.”

Tan pronto como me frotaron un pañuelo en la nariz, lo percibí. Era Rune.

 

***

 

En la mansión Manionz.

Finalmente de vuelta a la forma humana, me puse la ropa que Rune me había dejado. Era un vestido y un cinturón fino muy diferente.

“… ¿Qué hago ahora…?”

Estaba en una sala de descanso, conectada a la oficina de Rune. En otras palabras, estaba en medio de la fosa de los leones.

[Vivi, sé que lo estás intentando, pero no tengo idea de lo que estás tratando de decir.]

En forma de liebre, no podía explicar la situación. Así que Rune me llevó a su casa para que pudiera humanizarme.

“Mmm…”

Mirando a mi alrededor con nerviosismo, me apreté el cinturón con fuerza. Lo primero de lo que tenía que hablar era del carruaje, que se quedó en el prado, y avisar a la casa Grace que estaba allí. Mientras pensaba en ello, volví mis ojos hacia los dos que causaron todo eso.

“Shu, Bion.”

Los cachorros, que se escondían detrás de una cortina, asomaron la cabeza para mirar. Se veían muy temerosos desde entonces. Los mismos Shu y Bion que siempre actuaban como dueños del lugar, incluso frente al chef.

“¿Fue por esa coneja?”

Tal vez todavía le tenían miedo. Me acerqué, arrodillándome junto a ellos.

“No se preocupen. Los conejos no comen panteras negras.”

Al explicar la relación entre conejos y panteras, sostuve las patas delanteras de Shu y Bion.

“Escuchen, el problema ahora no es la coneja, es el hecho de que no tenemos a nadie de nuestro lado aquí.”

No importa cuán amigables seamos el uno con el otro, estábamos en la mansión del líder de otro territorio, y eso me puso ansiosa.

“Rune me ayudaría si pudiera, pero es demasiado perezoso para confiar en él.”

“¿Soy perezoso? ¿Dices eso por mis ojos?”

“Eso mismo.”

Respondiendo por reflejo, me petrifiqué. Cuando estiré el cuello hacia la voz que había oído, pude ver a Rune, apoyado contra la puerta. A diferencia de las veces que lo había visto en otros territorios, hoy vestía el atuendo tradicional del clan de los leones, con un cinturón similar al mío.

“Cuando te encontré en el prado, me miraste como si fuera tu salvador.”

“…”

“No hables mal de mi cara después de que te ayudé.”

Fruncí el ceño, mirándolo con curiosidad. No estaba viendo la coneja que se había enfrentado a mí. Rune, al notar mi mirada, ladeó la cabeza hacia un lado.

“Pensé que estos cachorros de pantera negra parecían asustados. Así que dejé la coneja con los sirvientes.”

Acercándose, se arrodilló junto a los dos. Shu y Bion se estremecieron y comenzaron a mostrarle los dientes.

“Parecen esa pantera negra que solía seguirte.”

“Es porque los dos son los bebés de Ash.”

“Son demasiado grandes para llamarlos bebés. Oye, Restin.”

Rune, sin dejar de mirar a Shu y Bion, chasqueó los dedos. Pronto, Restin apareció en la puerta. Parecía alerta.

“Dime por qué estos dos están tan asustados”.

“¿Yo? No, mi Lord. No me gusta usar mis feromonas, como bien sabe.”

Restin se negó, agitando su monóculo.

“Además, nada bueno sucede cuando nos involucramos con esta coneja.”

“¡Oye, esto…!”

“¡N- No te acerques a mí!”

Empecé a protestar, pero me detuve. Él estaba en lo correcto. Cuando alguien se involucraba conmigo, personas extrañas como Ahin y Evelyn naturalmente venían más tarde.

“Restin.”

Cuando Rune habló con firmeza, el secretario finalmente cedió y se acercó a Shu y Bion, mirándolos.

“… Parece que tienen miedo de ser abandonados.”

“¿Cómo sabes eso?”

Pensé que Rune le había dicho que lo interpretara como una broma. Mis ojos temblaron. Rune, apoyando la barbilla en sus manos, explicó.

“Las feromonas de Restin le permiten comunicarse con cualquier animal, hasta cierto punto.”

“Es una feromona inútil, mi Lord. Casi nunca lo uso.”

“Bueno, es porque a los animales no les gusta. Creen que estás sucio.”

“¡¿Q- Qué quiere decir con sucio?! ¡¡Soy yo a quien no le gustan!!”

Mis ojos se abrieron cuando me di cuenta de que él, todo el tiempo, tenía feromonas de las que solo había leído en libros.

“Entendí…”

En ese momento, me di cuenta de por qué Restin me evitaba. Había pensado durante mucho tiempo que yo era un animal, y debe haber sido bastante reacio a no poder comunicarse conmigo.

Miré a Shu y Bion a toda prisa. Los dos todavía estaban con la cola hacia abajo y parecían asustados.

“¿Qué quieres decir con tienen miedo a ser abandonados? ¿Por mí? ¿Es por eso que se escondieron en el carruaje?”

Sacudí sus patas, como en un interrogatorio.

“Señor Restin, envíales un mensaje de mi parte.”

“¿Qué quieres decir?”

“Que nunca los abandonaré.”

“E- Está bien, pero no es necesario que te acerques a mí.”

Que león cobarde. Mientras entrecerraba los ojos, Restin usó sus feromonas para comunicarse.

“Tienen que prometer esparcir pétalos de flores en mi boda y proteger a mi futuro hijo o hija cuando nazca.”

Murmuré esa parte para que solo Restin la escuchara y miré a Rune.

“¿Lo escuchaste?”

“No pude oírte, hablaste muy bajo. ¿Algo sobre un futuro hijo?”

Había oído cada palabra. Me sentí avergonzada ante los ojos dorados. ¿Todavía tenía sentimientos por mí? Me sentí mal, pensando que Rune se había enterado de la boda, que se acercaba.

“Vivi.”

Rune, mirándome, habló.

“S- Sí, ¿qué es, mi Lord?”

“¿Por qué estás usando honoríficos de repente?”

Cuando estaba nerviosa, a veces hacía eso. Avergonzada, puse mis manos en mi regazo. Él tocó un mechón de mi cabello, que se me había caído hacia delante.

“No has cambiado en absoluto. Sigues siendo la misma.”

Volví a mirarlo, con la mente en blanco. Cuando la atmósfera empezaba a ponerse rara…

“Permiso.”

La cabeza de Restin apareció entre nosotros dos.

“Ya resolví el malentendido sobre el abandono, pero estos dos dicen que todavía necesitan deshacerse del subordinado.”

“… ¿Subordinado? ¿Quién?”

“No sé. Pero dijeron que es una espina en su costado.”

“¿Están hablando de Evelyn?”

“Tiene sentido. Él es bastante molesto.”

Por primera vez en perfecta sincronía, Restin y yo asentimos. Iba a decir más, pero miré por la ventana por un momento. El cielo estaba gris y parecía que iba a llover.

Rune, mirando también, se masajeó las sienes.

“Vivi, ya envié un mensaje a la mansión Grace. Incluso si no haces nada, Ahin Grace debería venir corriendo.”

Me estremecí al escuchar el nombre de Ahin. Recientemente, me había estado evitando y una ansiedad se ha apoderado de mi mente.

‘Tal vez él no venga por mí.’

Con estos pensamientos negativos, me deprimí sin darme cuenta.

“¿Qué pasó?”

Rune preguntó, y apreté los puños. Volvería de todos modos, aunque fuera sola.

“No es nada. Solo pensé que debería regresar antes de que todos se preocupen.”

“Oh, sí… Tienes que volver. No es bueno quedarse aquí demasiado tiempo…”

Rune habló con una extraña expresión avergonzada. Fruncí el ceño.

“Lo siento, Vivi, pero hay algo que no te dije. Sólo lo recordé después de traerte aquí.”

“… ¿Qué es?”

“Cuando salgas de la mansión, hay una persona que no debes encontrar, de ninguna manera.”

¿Quién? ¿El líder del clan de los leones? Allí era la mansión Manionz, es decir, la guarida del líder del clan. Pronto seré un miembro de la familia Grace. Conocer a otros líderes territoriales era parte de mis deberes diplomáticos, así que tenía que tener cuidado.

Pronto, Rune, que había dudado por un momento, habló.

“Es mi hermana.”

 

Anterior              Tabla        Siguiente

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: