Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 118

Capitulo 118

A medida que avanzaba la noche, la herida del cuello de Vivi estaba desapareciendo completamente . Las manchas de sangre en el pelo blanco eran la única prueba de que en algún momento existiera la herida.

Solo podían ser las feromonas curativas. La profesora Janna dedujo lo que sucedió, sin muchas dificultades.

“Russell.”

Ella sacudió a su hijo, que dormía profundamente, después de haber regresado a la forma humana sin siquiera darse cuenta.

“Despierta, tengo que preguntarte algo.”

“Russell no asiste a la oficina en este momento.”

[La profesora Janna no asiste a la oficina en este momento] era la frase que ella siempre solía decir a la gente cuando estaba ocupada.

Su hijo había sido humanizado por primera vez hace poco y ya estaba copiando sus palabras. La doctora sacudió a Russell nuevamente.

“Russell, necesito hacerte una pregunta, despierta.”

“Ya dije que no estoy asistiendo …”

“… No me imites.”

“Ugh.”

Pronto, Russell, quien tan pronto como se despertó, agrandó los ojos, corrió hacia Vivi. Habiéndose acostado en el suelo, la miró, con la frente fruncida. Ella respiraba en silencio. Parecía mucho más estable que antes, cuando su respiración era pesada.

La profesora Janna, sentada junto a su hijo, preguntó suavemente.

“Russell, cuando tuviste tu fiebre antes de la humanización definitiva, ¿sucedió algo diferente?”

“¿Diferente?”

“Por ejemplo … ¿Sus feromonas se comportaron extrañamente? No recuerdas, ¿verdad?”

“… Fue mucho más fácil controlar mis feromonas.”

“¿De repente?”

“Hmm, sí. Antes era muy difícil. Entonces, de la nada, fue fácil. Y me volví humano .”

La profesora Janna, al recopilar esta información inesperada, se rascó la barbilla. Luego, a través del ataque de fiebre, el cuerpo se adaptó a las feromonas. Y luego el hombre-bestia se humanizaba.

Por lo general, las feromonas solo se volvían controlables más adelante en la vida, ya que la persona era humanizada con unos 3 años. Pero cuando se retrasa la humanización, como en el caso de Russell y Vivi, el control de las feromonas venía primero.

Solo entonces dedujo la profesora Janna él porque la humanización de Vivi fue mucho más tardía que la de Russell. Era difícil controlar feromonas curativas tan poderosas con un cuerpo de herbívoro.

“Mmm…”

Obviamente, Vivi tenía la capacidad de sanar sus propias heridas el día que la encontró en el territorio de las liebres, porque tenía un pequeño corte en la mano, que no sanaba.

Si el cuerpo en sí se hubiera curado por sí solo, significaba que las feromonas estaban totalmente estabilizadas y adaptadas, más que antes.

Esto significaba que la humanización definitiva ocurriría en cualquier momento.

 

***

 

Después de la puesta de sol, el cielo que se podía ver a través de la ventana del gabinete se oscurecía.

Sentado en su mesa, Ahin trabajaba con tanta dedicación que era difícil creer que hasta esa mañana había estado postrado en cama. Además, su capacidad para procesar documentos era el doble de rápido que antes.

Los tres ayudantes, mirando a su maestro, que hoy demostraba ser sincero y trabajador, comenzaron a temblar.

“Pueden irse.”

Ahin le estrechó la mano como si se alejara un perro.

“Están liberados.”

Empacaron sus cosas a la velocidad de la luz. Ahin los observó desaparecer en una línea india y se centró nuevamente en la pila de papel. El tiempo pasaba lentamente.

Miró a un lado, donde había una foto de una coneja con ropa de general, escalando majestuosamente una pantera negra. Frotándose los ojos y sintiéndose cansado de repente, Ahin decidió levantarse.

Mientras tanto, Evelyn, que caminaba al pasillo mientras se dirigía al gabinete, escuchó.

“Señor Evelyn … ¡Ayúdenos!”

Él tuvo que escuchar las quejas de los tres ayudantes, que acababan de salir. Ahin estaba tan normal que tenían miedo hasta la muerte. Hablaron por más de 30 minutos.

Evelyn, sintiéndose preocupado por el Lord, estaba usando una diadema con orejas de conejo para desempeñar su papel como secretario competente.

Todos los sirvientes que lo vieron se sintieron avergonzados, sonrojados y mirando hacia otro lado. Pero después de acostumbrarse, hasta lo encontraron divertido.

“¿Por qué tienes esta basura en la cabeza?”

Diciendo esto, Ahin comenzó a caminar hacia su habitación, lanzando una mirada cruzada. Pero al ver que estaba sonriendo un poco con la esquina de su boca, Evelyn se dió cuenta de que sus esfuerzos no habían fallado, después de todo.

De vuelta en la habitación, Ahin suspiró. Un fuerte silencio se volvió allí. Quitó su corbata lentamente y abrió su camisa haciendo ruido, pero no había una mirada fija mirándolo.

Saliendo al porche, Quinn, que estaba encaramado en la barandilla, miró a Ahin. El águila estaba analizando si había alguna señal de que Ahin habría notado la ausencia de la coneja para notificar de inmediato a Valence.

Ahin, entendiendo mal la mirada fija y pensando que el hombre-bestia águila estaba preocupado, dijo.

“Estamos bien. Yo, y Vivi también. Hablé con el ardilla gordo y él dijo que estaba descansando.”

Ahin sonrió transparentemente.

“Está todo bien.”

Repitiendo esto como si fuera un encantamiento, cerró la puerta del porche y las cortinas detrás de él.

Habiendo dejado atrás a Quinn, Ahin miró debajo de la mesa, el sofá e incluso miró debajo de la cama. Por supuesto, no había nada allí.

Miró el techo, sin expresión. Todo estaba bien. Iba a estar bien. Hubo varias señales de que sus ataques de feromonas nunca volverían, y Vivi estaba mejorando.

Sus heridas desaparecerían con el tiempo. Estaba seguro de que ella lo perdonaría si se postraba a sus pies y rogaba.

“Por eso, está bien.”

Esta frase que repitió en su cabeza sin detenerse de repente se detuvo. Solo el sonido del tic-tac llenaba la habitación vacía.

“¿Lord  Ahin?”

Los caballeros que guardaban la puerta se ensancharon cuando Ahin dejó la habitación apurado, sin previo aviso. Dejándolos atrás, corrió por los pasillos.

“¿Por qué me siento tan nervioso?”

Al llegar frente a la puerta del dormitorio de Valence, donde Vivi estaba durmiendo, estaba jadeando. La puerta estaba cerrada y guardada de tal manera que no podía hacer nada.

“Perdón, joven maestro, pero recibí órdenes de no permitir su entrada.”

Caballeros armados guardaban la puerta y miraban a Ahin con alerta. Debido a que eran de la escolta personal de Valence, incluso Ahin tendría dificultades para derrotar a todos si vinieran contra él al mismo tiempo.

“No quiero entrar.”

Sabía que no podía. Vivi podría empeorar si la herida se abriera cuando escapara de él nuevamente. Aún así, se quedó allí, mirando la puerta y los caballeros.

‘Es gracioso.’

La conejita que recogió estaba siendo escoltada por los caballeros exclusivos de la líder del clan. Y no había tardado mucho en que Evelyn, un hombre oportunista, cambiara de lado y hubiera ido al lado de Vivi.

Ahin llevó su mano a su cintura, como si fuera a sacar su espada. Podía hacerlo rápidamente y los caballeros caerían antes de que entendieran lo que los golpearon. Pero el cinturón de Ahin estaba vacío, sin espada en absoluto.

‘Es una mentira que no quiero entrar. Quería al menos ver tu rostro. Sé que no ibas a querer ver el mío, ahora … ‘

Ahin, sonriendo tristemente, apoyó su frente en la puerta.

‘Al menos, déjame estar cerca de ti.’

Las largas pestañas formaron sombras en sus ojos. Cuando los cerró, recordó a Vivi, sufriendo de dolor, y cuando los abrió, vió a Vivi huir de tanto pánico que no se dio cuenta de que su lesión se había reabierto.

‘Vivi, de hecho, todo no está bien. Sigo repitiendo eso. Pero no está bien.’

Ahin, sentado apoyado contra la puerta, cerró los ojos.

‘Espero que estés bien …’

Él pasó toda la noche en claro.

 

***

 

Abrí los ojos de repente y vi un techo de madera desconocido. Mi visión, que había sido completamente mejorada, era clara.

El hecho de que había sufrido tanto por fiebre parecía una mentira. Por alguna razón, ni siquiera podía sentir el dolor de la herida del cuello, y mis feromonas corrían por mi cuerpo de manera ligera y silenciosa.

‘No puede ser … ¿Pasé tantos meses durmiendo que hubo tiempo para que las lesiones se curaran por completo?’

Pensando esto, estiré la pata delantera para verificar el estado de mis miembros. Pero lo que apareció en mi campo de visión, señalando el techo, era un brazo largo. En lugar de una bolita de algodón, la luz de la lámpara brillaba entre dedos delgados.

Sólo entonces recordé las voces de la profesora Janna y Quinn, en lo que me di cuenta que no era un sueño, después de todo.

[¿Entonces la coneja se está humanizando?]

[Todos los síntomas de la Señorita Vivi combinan con los síntomas de la fiebre que precede a la humanización definitiva. No tiene nada que ver con la herida del cuello.]

[… Casi veinte años retrasados… ¿y ahora, de repente? ¿Por qué?]

[¿Cómo se puede saber, con estos casos únicos? Cuando se despierte, podremos saber más. Ahora, todo lo que puedo hacer es aplicar analgésicos para reducir la incomodidad de la fiebre.]

¿Podría ser verdad? Sentada en el piso, donde antes estaba acostada, rápidamente jalé una cobija cercana para cubrirme.

‘¿Cómo…?’

¿Cómo llegué a esta cabaña de madera? Mi mirada confundida fue para la profesora Janna, que estaba durmiendo sentada con la cabeza descansando sobre la mesa.

‘Necesito calmarme… ‘

Tuve que ordenar mis pensamientos racionalmente. Yo, Vivi, ya no soy una conejita cobarde. No hay ninguna razón para tener miedo.

‘Me levantaré, primero.’

Ate la cobija como un vestido, temblando cuando toqué con el pie en algo desconocido. Así que me di cuenta de que había algo marrón tirado en el piso.

Espiando a mi lado, pude identificar al dueño de éstos cabellos marrones.

“¿Un capibara …?”

¿Sería Russell? Mientras tenía fiebre, tuve la vaga impresión de haberlo visto. Debe haber estado cerca de mí para calentarme.

Con una expresión conmovida, toqué mi cuello con los dedos temblorosos. Podía sentir una marca fuerte, no solo delgada, como antes.

‘La marca de humanización se volvió más profunda.’

Para probar, liberé feromonas curativas en el aire. Si los usara sin el Ferenium, naturalmente volvería a la forma de un conejo bebé. Pero incluso después de liberarlos durante mucho tiempo, me mantuve en forma humana.

‘…Eso es imposible…’

¡Humanización definitiva …! No podía creerlo, incluso después de experimentarlo. ¿Quién aceptaría tan fácilmente que lo que deseaba toda la vida se hiciera realidad de la nada?

Me abofeté las mejillas y rechine los dientes. Después de tener varias ideas ansiosas, logré pensar en algo bueno.

Los hombres-bestias que se habían humanizado definitivamente, cuando estaban en su verdadera forma, parecían animales adultos. Si volviera a mi forma original y ya no fuera un conejo bebé, sino una liebre adulta, esa sería la prueba final.

“Pero, ¿cómo cambio de forma?”

Hasta entonces, siempre había sucedido involuntariamente. Mientras miraba mis manos, vi los ojos negros de un capibara mirándome.

“¿Russell?”

Tan pronto como llamé a su nombre, incierta, él saltó a mis brazos y se acurrucó. Había oído que las capibaras eran los roedores más grandes del planeta. Sorprendida por el peso, que era mayor de lo que imaginaba, lo abracé mientras me tambaleaba.

Después de la emocionante reunión, donde me froté la mejilla en su suave pelo marrón, susurré bajo, para no despertar a la profesora Janna.

“¿Puedes enseñarme cómo volver a mi forma original? Cómo lo hiciste para convertirte en un capibara … ”

Al ver mi expectativa, Russell comenzó a sacudir sus caderas con entusiasmo.

“¿Qué es eso?”

Envuelta en la cobija, pregunté, incierta.

“Está diciendo que mientras bailo… ¿Debería liberar feromonas …? ”

El capibara asintió enérgicamente, como si no fuera necesario explicar más. Su cara tranquila y tranquila pasó la confianza.

“Puedo sacudir las caderas, pero …”

No era hora de avergonzarme. Las feromonas eran diferentes para cada persona, pero el caso de Russell era el más cercano al mío, de todas las personas. No podía ignorar lo que me había enseñado.

Determinada, hice el baile tradicional del clan de las liebres, que incluía mover las caderas. Mientras tanto, liberé las feromonas con cuidado. Mi cuerpo se involucró en un radio de luz y mi visión fue eclipsada.

Pronto, estiré mi brazo y lo que vi fue una pata delantera familiar en lugar de una mano.

<Regresé!>

Espejo, un espejo.

Girando mi cabeza, encontré un espejo de cuerpo entero en la esquina de la habitación. Corrí allí, escuchando a Russell trotando detrás de mí.

Al llegar frente al espejo, me paré en las patas traseras, tragando mi nerviosismo.

<Si es como creo, debo ser … una liebre adulta …>

Y pronto, la imagen de una bolita de algodón, con una capibara detrás, apareció en el espejo.

 

Anterior                 Tabla            Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: