Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 06

Pero soy pequeña

 

El atardecer de agosto brillaba cálidamente sobre Bei Yao mientras extendía su pequeña mano para mostrarle los chocolates a Zhao Zhilan.

En la palma de su mano había cinco chocolates, y Zhao Zhilan los cogió y les echó un vistazo antes de decir: “Estos chocolates que ese chico te ha regalado no son baratos”.

Los cinco chocolates envueltos en rojo eran de “Kaisiling” y se producían en la Ciudad T.

No tenían nada especial, pero los niños se ponían muy contentos al recibir un caramelo, y más aún esta marca de chocolate. Cuando Zhao Zhilan se casó con Bei Licai, la familia Bei aún estaba endeudada. Aunque Bei Yao no tenía carencias en comparación con otros niños desde su nacimiento, sin embargo, rara vez le compraban estos pequeños bocadillos.

Un trozo de Kaisiling costaba dos yuanes, por lo que estos cinco chocolates costaban diez yuanes en total.

Bei Yao recordó que, cuando estaba en el tercer grado en su vida pasada, diez yuanes también eran una gran suma de dinero. Por eso, estaba ansiosa por quitarle ese dinero a Pei Chuan. Zhao Zhilan miró el aspecto sencillo y encantador de su hija, y su corazón se ablandó: “Ya que los has recibido, simplemente tómalos. En el futuro, cuando mamá haga algo delicioso, entonces toma un poco para Xiao Chuan”.

Bei Yao asintió vigorosamente y sonrió, “Mamá come”.

“Tómalos tú, mamá no come dulces”.

“Entonces dáselos a papá”.

“A papá tampoco le gustan”.

El chocolate añadió expresiones de felicidad en la cara de Bei Yao. Al morderlo con sus dos filas de pequeños dientes blancos, el chocolate se derritió en su boca y sus ojos se iluminaron con un fino brillo.

Bei Yao sólo se comió un trozo, y no se atrevió a comerse el resto. Los escondió en su cajón, con la intención de sacarlos cuando tuviera un antojo.

En un abrir y cerrar de ojos, llegó la mitad de agosto. El 17 de agosto, Bei Yao cumplía cuatro años. Su cumpleaños fue humilde: un paquete de caramelos con huevos en almíbar, después del cual todavía iba a la guardería.

Mientras los niños le cantaban una canción de cumpleaños con su voz inmadura, Bei Yao miraba el asiento vacío de la esquina y se sentía algo deprimida.

De repente, Xiang Tongtong dijo: “Este año voy a ir a la guardería”.

Varios de los más jóvenes la miraron con envidia.

Chen Hu era mayor y llegó antes al jardín de infancia. Era uno de los niños que este año iría al preescolar a aprender. Le preguntó a Fang Minjun: “Minmin, ¿tú vas a ir?”.

Fang Minjun negó con la cabeza: “No voy a ir, mamá dijo que todavía soy joven”.

Chen Hu dijo: “Ese niño tonto también va, ¡me aseguraré de darle una paliza!”. Y siguiendo el ejemplo de su padre, golpeó bruscamente con su puño. Ser mordido así por un niño sin piernas, era tanto una sombra como una vergüenza en el corazón de Chen Hu. ¡Tenía que vengarse!

Bei Yao miró a Chen Hu y frunció el ceño.

Sabía que tenía que ir al jardín de infantes un año después, ya que había estado un curso más abajo que Pei Chuan. Pero si Pei Chuan tenía otras existencias como Chen Hu en su clase, ¿acaso Pei Chuan se quedaría sin amigos?

De vuelta a casa, Bei Yao le preguntó a Zhao Zhilan: “¿Puedo pedir un deseo de cumpleaños mamá?”.

Zhao Zhilan miró los ojos brillantes y claros de Bei Yao pensando que últimamente se había portado muy bien. Al llegar a los cuatro años, esta niña se había vuelto de repente mucho más obediente y sensata. Zhao Zhilan le pidió a Bei Yao que hablara de ello.

“Quiero ir al preescolar”.

Zhao Zhilan se opuso sin siquiera considerarlo: “No, acabas de cumplir cuatro años, tienes que tener cinco antes de poder ir. No puedes pensar en volar antes de aprender a caminar. Esos hermanos y hermanas están ahí para aprender a escribir. Puedes jugar con los otros niños si te quedas en el jardín de infantes”.

“Yo no juego”. Bei Yao dijo seriamente: “Iré a aprender a escribir”.

Al oírla, Zhao Zhilan no sabía si reír o llorar.

Su hija era un poco torpe y su reacción era más lenta que la de sus compañeros. La profesora dijo que, si los demás niños aprendían una rima infantil cantándola tres veces, su Yaoyao tenía que repetirla cinco veces. Y si cantar cinco veces no funcionaba, la cantaría diez veces lentamente ella sola.

Bei Yao dijo que quería ir al preescolar, pero Zhao Zhilan sólo se lo tomó como una broma. Se trataba de un asunto importante que afectaba a la vida de la niña, así que no podía dejar que Bei Yao se anduviera con rodeos. Bei Yao no sería capaz de seguir el ritmo después de perder la línea de salida.

Bei Yao no se desanimó por el rechazo. Volvió a su habitación y salió de nuevo a la hora de la cena para mostrar a sus padres su pequeño cuaderno de Tian Zi Ge.

Al verlo, Zhao Zhilan parecía completamente confundida.

Bei Yao abrió el cuaderno. Los lados izquierdo y derecho de la página estaban llenos, y una fila de caracteres chinos como “grande”, “pequeño”, “más” y “menos” estaban escritos en el papel.

La letra de Bei Yao era pequeña. Sus caracteres no ocupaban ni la mitad de la cuadrícula de Tian Zi, pero cada trazo estaba escrito con mucha seriedad.

A la derecha estaban las adiciones, “1+1, 1+ 2”. Aunque sólo sumaban cinco, Zhao Zhilan ya estaba impresionada. En esta época, el jardín de infantes era como una gran guardería en la que, a lo sumo, un grupo de niños cantaba una rima infantil juntos. Por lo general, sólo cuando se entraba en el preescolar se empezaba a aprender formalmente algo de conocimiento. Y la tabla de multiplicar del 9*9 se aprendía formalmente en el primer grado.

Bei Yao miró a su madre nerviosa.

Zhao Zhilan le preguntó: “¿Cómo aprendiste todo esto?”.

El corazón de Bei Yao palpitó antes de decir: “Estaba en la pared del jardín de infantes”.

Zhao Zhilan aún no había hablado, pero Bei Licai se rio y dijo: “Yaoyao de mi familia sigue siendo una pequeña genio”.

Bei Yao sabía que la mente de su padre no era tan aguda como la de su madre. Tenía su memoria de tercer grado, por lo que escribir caracteres chinos y sumar no era un problema. Sin embargo, sólo se atrevió a elegir algo sencillo, por si Zhao Zhilan sospechaba.

Zhao Zhilan pensó un rato antes de preguntar: “¿Cuánto es dos más dos?”.

Bei Yao se sintió un poco culpable. Inclinó la cabeza e hizo algunos movimientos de conteo con sus manitas. Al cabo de un rato, levantó cuatro dedos.

Zhao Zhilan miró los dedos levantados por su hija y dio un fuerte beso en la suave mejilla de Bei Yao.

Zhao Zhilan por fin había llegado el día en que podía derrotar a Zhao Xiu. Pensando en esto, ¡levantó las cejas con orgullo y exhaló!

“Vamos a apuntarnos al preescolar. Mamá irá a ver a la profesora mañana”.

Bei Yao curvó sus ojos almendrados y sonrió alegremente.

—–✧—–

En ese momento, cuando los crisantemos silvestres del lado de la carretera empezaban a brotar sus pequeños capullos, septiembre llegaba tranquilo.

En el pasado, solía llover todos los años cuando la escuela comenzaba en la ciudad de C durante esta época.

El 1 de septiembre de 1996, este día tampoco fue una excepción. Pei Chuan observó cómo la superficie de la carretera se mojaba al instante, y puso sus pálidos dedos sobre la silla de ruedas, pensando en algo desconocido.

Jiang Wenjuan temía que su hijo se mojara, así que le puso un impermeable.

Por primera vez después del accidente, Jiang Wenjuan habló con su marido tranquilamente la noche anterior. Estaba especialmente preocupada por la asistencia de Pei Chuan al preescolar.

Desde que le cortaron las piernas a Pei Chuan, Jiang Wenjuan se despertaba a menudo con las imágenes borrosas de la sangre y la carne en sus sueños, y estas repetidas visiones se convirtieron en una pesadilla que atormentaba a la madre. ¿Cómo podía su reticente marido ser agradable a los ojos de Jiang Wenjuan después del incidente?

Sin embargo, el niño tuvo que confiar en Pei Haobin para buscar contactos en la escuela.

No había ninguna escuela de educación especial cerca de su casa, ya que en el país aún no se habían establecido escuelas de este tipo. Jiang Wenjuan incluso temía que, si su hijo iba a una escuela de este tipo, le daría a Pei Chuan un estatus especial de minusválido de por vida.

La Escuela Primaria Chaoyang de la Ciudad C tenía dos clases de preescolar, Preescolar I y II. La profesora de chino de la clase de preescolar I resultó ser una compañera de secundaria de Pei Haobin, apellidada Yu. La profesora Yu se enteró de la situación especial de Pei Chuan desde primera hora de la mañana, y aceptó inmediatamente cuando Pei Haobin le pidió que cuidara de Pei Chuan.

La escuela primaria de Chaoyang estaba a 15 minutos a pie de la comunidad. Pei Haobin puso en marcha su motocicleta y le indicó a Jiang Wenjuan que recogiera al niño.

La silla de ruedas estaba atada a la parte trasera de la motocicleta con una correa de cuero, y Pei Chuan estaba sentado delante de Pei Haobin en la motocicleta.

Pei Haobin vigiló cuidadosamente a su hijo y adoptó deliberadamente un tono enérgico al decir: “Vamos”.

Pei Chuan agarró la barra metálica de la parte delantera de la motocicleta, y una ligera sonrisa apareció en sus labios.

Cuando perdió de vista a su madre bajo la ligera lluvia, Pei Chuan perdió finalmente la expresión. Detrás de él estaba el ancho pecho de su padre. Pei Haobin conducía muy despacio. Las gotas de lluvia rara vez golpeaban la cara de Pei Chuan. Pei Chuan observaba la cortina de lluvia; sabía que estaba a punto de ir a un nuevo entorno.

No quería ir, pero sabía que tenía que ir.

Su madre por fin estaba dispuesta a hablar con papá por el tema del preescolar. Quería un hogar completo y normal, aunque su cuerpo ya no estuviera completo.

Pei Chuan agarró con fuerza la barra de metal.

De camino a la escuela el día de la inauguración, muchos niños de primaria llevaban sus mochilas y miraban con curiosidad la motocicleta de Pei Haobin.

El motor hacía mucho ruido.

Pei Haobin compró esta motocicleta cuando Pei Chuan tenía tres años. En aquella época, Pei Chuan estaba tan emocionado que, sentado en ella, se sentía como un pequeño superhombre genial. Por eso, todos los que le rodeaban le miraban con envidia. Sin embargo, ahora que volvía a montar en esta motocicleta, las antiguas miradas de envidia se volvieron extrañas. Al notar esto, Pei Chuan se hundió sombríamente y bajó los ojos con tristeza.

En el camino, Pei Chuan contempló innumerables rostros infantiles. Todos eran tan vibrantes como el nombre de la escuela, la Escuela Primaria Chaoyang ➀. Los niños estaban llenos de vigor y esperanza en su futuro.

Chaoyang en chino significa mañana soleada.

Pei Haobin lo envió a la puerta del despacho del profesor Yu, y Pei Chuan se sentó en su silla de ruedas.

Junto a la silla de ruedas colgaba una botella de agua fría que Jiang Wenjuan le daba a Pei Chuan para que bebiera cuando tuviera sed.

El verano de septiembre no había pasado, y los sicomoros ➁ de la escuela primaria de Chaoyang lucían exuberantes y verdes.

Este tipo de árbol se caracteriza por tener el tronco ancho, las raíces gruesas y muy superficiales, y un ramaje poco denso y muy nudoso que brota de baja altura.

La amable profesora de chino, Yu Qian, le tendió la mano y le dijo: “Hola Xiao Pei Chuan. Soy la profesora Yu, una amiga de tu padre. Te enseñaré y cuidaré bien de ti en el futuro”.

Pei Chuan estrechó la mano de la profesora Yu con sus fríos y pálidos dedos antes de mostrar una educada sonrisa.

Todavía no le gustaba hablar con las personas que no era cercano.

La profesora Yu ya había comprendido la situación de Pei Chuan, así que le dijo a Pei Haobin: “Ve a trabajar, yo cuidaré bien del niño”.

Pei Haobin se fue, y la profesora Yu le dijo a Pei Chuan: “Si quieres ir al baño, levanta la mano y díselo a la profesora, ¿vale?”.

Las pupilas de Pei Chuan estaban oscuras, y miró en silencio a Yu Qian durante un rato antes de asentir con la cabeza.

“El preescolar está lleno de niños nuevos, tal vez te encuentres con los niños de tu misma clase en el jardín de infantes anterior ah”.

Pei Chuan movió la comisura de sus labios de forma cooperativa, pero sus ojos seguían siendo fríos.

Él no quería ver a nadie del pasado.

Mientras el sol salía lentamente y la lluvia cesaba poco a poco, la profesora Yu empujó a Pei Chuan hacia el aula.

En cuanto entraron en el aula, los niños los miraron con curiosidad.

Los niños vestidos con ropas de colores se sentaron en el aula. Algunos de los niños estaban aseados mientras que otros tenían mocos colgando de la nariz. La profesora Yu sonrió amablemente y colocó a Pei Chuan frente a la primera fila de ventanas, al lado del atril.

Chen Hu estaba sentado al fondo y jugaba con Li Da. Cuando vio que la profesora empujaba a Pei Chuan, sus ojos se abrieron de par en par.

‘¡Hurra! Realmente estamos en la misma clase”.

Yu Qian interactuó con los alumnos: “Ya me conociste ayer cuando viniste a inscribirte. Soy la profesora Yu. La profesora Yu primero ajustará los asientos para ustedes de acuerdo a su altura. ¿De acuerdo?”

Los niños dijeron al unísono: “¡Sí!”.

“Entonces, todos se ponen de pie ahora y compararemos las alturas. Los niños bajos se sentarán delante, y los altos se sentarán atrás por ahora”.

Los niños fueron muy obedientes, sin embargo, fue muy difícil conseguir que compararan su propia altura con los más altos. Por lo tanto, la profesora Yu y otro maestro, el Sr. Zheng, que enseñaba matemáticas, ayudaron a comparar su altura y a ajustar sus asientos.

La profesora Yu frunció el ceño al notar que algunos niños estaban ausentes de su clase.

Hoy estaba lloviendo, así que algunos de los niños que venían de lugares lejanos se retrasaron. Sin embargo, sólo podían ajustar los asientos por el momento.

El profesor Zheng les preguntó a los niños en voz baja: “Hay exactamente 58 niños en la clase. Se sentarán dos en una mesa. ¿Quién quiere sentarse con Pei Chuan?”.

La profesora Yu también se quedó helada.

Sin embargo, pronto se recuperó y les preguntó a los niños con una sonrisa: “Pei Chuan tiene sus piernas lesionadas y necesita el amor y el cuidado de todos. ¿Qué niño valiente y amable se sentaría en la primera mesa con él?”.

Las pupilas de Pei Chuan se encogieron imperceptiblemente.

Los niños de la clase se miraron entre sí, y luego miraron a Pei Chuan, que estaba sentado en una silla de ruedas y vacío por debajo de las rodillas.

Unos cuantos niños miraron a la profesora y levantaron la mano con vacilación.

La profesora Yu se mostró satisfecha y le preguntó a Pei Chuan: “¿Con qué niño quiere sentarse Xiao Chuan?”.

Los ojos de Pei Chuan los recorrieron uno a uno.

No le gustaba sonreír y no había brillo en sus ojos. Sus ojos eran como un lugar oscuro y húmedo donde el sol no quería brillar. Dondequiera que su mirada recorriera, algunos niños que no estaban firmes, se retiraron lentamente y bajaron sus manos.

Los dos profesores se miraron incómodamente. Después de un rato, el Sr. Zheng dijo: “Siéntense todos primero. Lo decidiremos más tarde, ya que todavía hay algunos niños que no han venido”.

Después de que los niños se sentaran uno tras otro, Chen Hu miró a su izquierda y a su derecha y empezó a susurrar que Pei Chuan se había orinado en los pantalones y que había mordido a la gente en el jardín de infantes. Los niños tenían expresiones de sorpresa en sus rostros, y todas las miradas se dirigieron a la solitaria primera mesa.

Pei Chuan apretó sus puños y sus ojos se posaron en el alto sicomoro que estaba fuera de la ventana.

La lluvia había cesado, y las gotas de lluvia que quedaban en las hojas se deslizaban hacia abajo. Pei Chuan se sentó a contraluz. Tenía los labios un poco secos y agrietados, pero no movió la cantimplora que traía consigo.

Beber agua le daría ganas de orinar.

En ese momento llegó una chica que llevaba el pelo atado en dos moños en forma de flor con cintas rosas. Sus moñitos estaban mojados por la lluvia. Se paró en la puerta y gritó un informe con voz clara.

La profesora Yu miró y comprobó que se trataba de la niña más pequeña de la clase.

Para un niño medio crecido era un paseo de quince minutos, pero con las cortas piernas de Bei Yao, tenía que caminar durante veinticinco minutos. Estaba lloviendo, así que Zhao Zhilan tuvo que llevar a Bei Yao durante un trecho, pero cuando ya no pudo cargarla, tuvo que volver a caminar sola.

Se apresuró, pero aun así llegó diez minutos tarde.

Pei Chuan endureció su cuerpo y no miró hacia atrás.

La profesora Yu dijo: “Xiao Bei Yao, aún quedan tres asientos en el aula. Puedes elegir uno para sentarte”.

Bei Yao caminó hacia Pei Chuan.

Se sentó a su lado con la calidez del sol después de la lluvia de fuera.

Pei Chuan dijo: “Vete”.

Era la primera vez que le hablaba, y además para decirle que se fuera con su voz helada.

Pei Chuan pensó para sí mismo, quién quiere tu compasión, eh. Lo mejor es alejarse de él.

Los ojos almendrados de Bei Yao se mostraron extremadamente agraviados mientras decía: “Pero soy pequeña”.

Si la pequeña se sentaba atrás, entonces no podría ver.

“…….” Pei Chuan apartó su mirada en silencio.

 

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: