Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LCDD 05

No me muerdas

 

Jiang Wenjuan llevó a Pei Chuan a casa. Le lavó la cara y tomó un vaso de agua para enjuagarle la boca.

Pei Chuan había estado callado todo el tiempo. Jiang Wenjuan miró el pálido y claro perfil del niño y acarició su cabello negro con unos ligeros movimientos mientras preguntaba: “¿Por qué Xiao Chuan mordió a Chen Hu?”.

Pei Chuan bajó sus ojos y dijo: “Me robó mi galleta”.

Jiang Wenjuan frunció el ceño.

Sabía que Pei Chuan estaba mintiendo. Su familia era considerada la más acomodada de todo el barrio. Puede que ese tipo de galleta tipo sándwich no esté disponible en las casas de otras personas, pero en la suya no sólo había galletas, sino también chocolates. Por lo tanto, Pei Chuan no se pelearía por una galleta.

Aunque su hijo no se lo dijo, su mirada se posó inconscientemente en las piernas de Pei Chuan y sus ojos se llenaron de lágrimas. Jiang Wenjuan comprendió que debía ser por sus piernas.

Lo abrazó suavemente y luego sonrió: “Mamá va a preparar la cena. Puedes comer dentro de un rato. ¿Hay algo en particular que Pei Chuan quiera comer?”.

Pei Chuan negó con la cabeza. Miró con ojos oscuros la ajetreada figura de Jiang Wenjuan en silencio y pensativo.

Pei Haobin no llegó a casa hasta bien entrada la noche. Últimamente estaba dedicado a la persecución de un cártel de drogas y solía estar ocupado hasta altas horas de la noche. Cuando volvió, el ambiente de toda la casa se quedó en silencio durante un segundo.

La familia de Pei Chuan tenía un televisor a color en la sala de estar, que era una rareza en 1996. Jiang Wenjuan estaba viendo un programa de canto con Pei Chuan. A pesar de notar el regreso de Pei Haobin, Jiang Wenjuan no se giró a mirarlo. En cambio, fue Pei Haobin quien tomó la iniciativa para decir: “He vuelto”.

Él se acercó y primero miró a su cansada esposa antes de acariciar la cabecita de su hijo.

Pei Chuan inclinó su cabeza para mirar a su padre. Sus ojos eran muy claros, sin ningún rastro de resentimiento. Al ver unos ojos tan puros, el corazón de Pei Haobin dolió imperceptiblemente.

Jiang Wenjuan lo culpaba de meter a Pei Chuan en problemas, y los dos discutían de vez en cuando.

Anoche, ambos estaban ocupados, ya que Jiang Wenjuan era la jefa del departamento de cirugía de urgencia y Pei Haobin también seguía trabajando. Ambos pensaron que el otro había recogido a Pei Chuan. Sin embargo, cuando volvieron, se dieron cuenta de que ninguno de los dos había ido a recogerlo a la guardería. Jiang Wenjuan lloró histéricamente toda la noche.

—-✧—-

Aunque se trataba de un matrimonio concertado, la pareja era muy dulce cuando se casó por primera vez. En particular, tras el nacimiento de Pei Chuan, esta felicidad alcanzó su punto máximo. Sin embargo, cuando le cortaron las piernas a Pei Chuan, Jiang Wenjuan no pudo evitar odiar a Pei Haobin.

Odiaba a su marido por la represalia que supuso para su familia el hecho de que los delincuentes cortaran las piernas de su hijo por debajo de la rodilla, cuando sólo tenía cuatro años.

En aquel momento, en que vio a Pei Chuan cubierto de sangre, a Jiang Wenjuan se le rompió tanto el corazón que se sintió desolada.

—–✧—–

Pei Haobin se dio cuenta de que no había comida guardada para él en la cocina, así que se dispuso a hacerse un tazón de fideos. Cuando terminó de comer, volvió para hablar un rato con Pei Chuan. El pequeño respondió con mucha sensatez a todo lo que Pei Haobin le pedía.

Jiang Wenjuan los observaba con ojos fríos. A las nueve de la noche, ayudó a Pei Chuan a lavarse la cara para que se fuera a dormir.

El pequeño estiró la mano para tirar del dobladillo de su vestido.

“¡Mamá!”

Él levantó la vista para seguir hablando: “Quiero ducharme”.

“Hoy no has hecho mucha actividad y tampoco ha sido un día muy caluroso. No estás sucio, así que puedes bañarte otro día”.

Pei Chuan frunció sus labios y dijo: “Quiero ducharme”.

Todavía no le había contado a Jiang Wenjuan el motivo de la pelea con Chen Hu. Al pensar esto, Jiang Wenjuan frunció el ceño, pero al final fue a hervir agua para él.

Luego desnudó a Pei Chuan y puso al niño flaco en la bañera de madera.

Pei Chuan miró en silencio sus antiestéticas extremidades con ojos oscuros.

Jiang Wenjuan también lo notó, lo que le causó un dolor casi insoportable en su corazón. Sin embargo, no podía dejar que su hijo pequeño se bañara solo. Lo bañó pacientemente y secó el agua con una toalla antes de llevarlo a la cama.

Antes de irse a la cama, Jiang Wenjuan no pudo evitar aconsejarle: “No te aguantes si quieres hacer pis. Deberías decírselo a tu profesora y a tu madre, ¿vale?”.

“Lo sé”. Luego dijo en voz baja: “Mamá, cuéntame un cuento”.

Jiang Wenjuan acababa de sonreír y aceptar cuando alguien llamó a la puerta de fuera: “¡Doctora Jiang! ¿Está la doctora Jiang?”

Pei Chuan vio cómo su madre se apresuraba a salir sin pensarlo dos veces y no regresaba para cumplir su promesa.

No pudo escuchar la historia y dirigió tranquilamente su mirada a la pared del otro lado. En la pared había una regla que previamente había marcado con tiza. Podía utilizarse fácilmente para medir la altura de un niño. Recordó que mamá y papá solían llevarlo alegremente una vez al año para medir su estatura.

Más tarde, Pei Haobin la borró entre lágrimas, dejando sólo un vago rastro.

Pei Chuan la miró durante mucho tiempo antes de cerrar los ojos.

Se dio cuenta de que nunca llegaría a ser tan alto como su padre.

—-✧—-

El 3 de agosto era el cumpleaños de Fang Minjun. La profesora Zhao reunió a todos los niños de la guardería para cantarle una canción de cumpleaños.

Bei Yao también se sentó entre la multitud mientras aplaudía y cantaba. Sin embargo, en general, estaba muy ansiosa.

¿Por qué no había venido Pei Chuan a la guardería?Bei Yao no pudo evitar preguntárselo a la profesora Zhao, que entonces dijo: “La madre de Pei Chuan ha dicho que él ya no vendrá a la guardería. Lo enviará directamente al preescolar en septiembre”.

Bei Yao se quedó atónita.

En su memoria superficial, ella sabía de este preescolar. Este preescolar estaba dentro de la escuela primaria de Yubo. Estaba un poco lejos y en una dirección diferente a la del jardín de infantes.

Al igual que en su última vida, Pei Chuan no terminó el jardín de infantes al final.

La profesora Zhao suspiró. Se compadecía de Pei Chuan, pero también comprendía que Pei Chuan no era apto para quedarse aquí.

Aquel día, todos los niños del jardín de infantes vieron a Pei Chuan peleando. Sus ojos oscuros no tenían ningún color y se mostraba frío ante el mundo. Su enloquecido mordisco al brazo de Chen Hu asustó a todos los niños.

La pequeña Bei Yao estaba muy triste.

Cuando Zhao Zhilan la arrastró de camino a casa, Bei Yao seguía pensando en ello. Por la tarde, Zhao Xiu llamó a la puerta con medio pastel del tamaño de la palma de su mano.

Los pómulos de Zhao Xiu eran muy altos y sus cejas también eran muy finas. Nada más entrar por la puerta, le entregó el pastel a Zhao Zhilan y luego pellizcó la carita de Bei Yao.

Bei Yao parpadeó inocentemente con sus grandes ojos y gritó con su voz glutinosa: “Tía Xiu”.

Zhao Xiu sonrió: “La cara de nuestra Yao Yao es tan cómoda de tocar, ven a echarle un vistazo a la tía ¡Ah! He oído que antes estabas enferma, pero no has adelgazado a causa de tu enfermedad. Esta carita es tan redonda que cualquiera sabría a primera vista que eres afortunada”.

Bei Yao miró inconscientemente a su madre.

La cara de Zhao Zhilan era tan negra como el fondo de una olla. Sin embargo, a un lado, Zhao Xiu continuó: “A diferencia del Min Min de mi familia, quien no engorda. Aunque todo el mundo dice que se parece a Chang Xue y que se verá bien cuando crezca. Sin embargo, cuando eché un vistazo a Yao Yao, la encontré más bonita que antes”. Zhao Zhilan esbozó una sonrisa extraña: “Bromeas, tu Minjun tiene muy buena apariencia”.

Habiendo recibido un cumplido para Fang Minjun, Zhao Xiu se alejó satisfecha.

Chang Xue era una estrella de Hong Kong con la que todo el mundo estaba familiarizado estos días y había hecho muchas películas. Cuando Bei Yao estaba en la escuela primaria, todavía le gustaban las películas de comedia de esta guapa actriz. En 1996, Chang Xue era conocida como la “Dama de Jade”, y Fang Minjun, que se parecía siete puntos a ella, era conocida como la “Pequeña Niña de Jade”.

Bei Yao sintió que algo estaba mal, pero su memoria se detuvo en el tercer grado, y no pudo recordar qué era.

Pensó con frustración que estaba tan gorda mientras que Fang Minjun era realmente ligera y bonita.

Zhao Zhilan estaba aún más furiosa. Ella misma tenía un ligero sobrepeso y temía que la gente hablase de ello, pero Zhao Xiu siempre utilizaba el cuchillo blando. ¡Qué tiene de bueno tener una hija que se parece a Chang Xue! Ella no es la verdadera Chang Xue. Todavía es su hija pequeña Yao Yao la que se ve linda y adorable.

Bei Yao se puso de puntillas para poner el pastel en la mesa, Zhao Zhilan se fijó en ella y le dijo: “Acabas de comer la comida. Si el pastel no se digiere, te dolerá el estómago”.

Aquel pastel era un bizcocho, también conocido como pastel de margarina. Zhao Zhilan era muy reacia a comprarlo, ya que no podía permitírselo porque tenía que sacar adelante a toda su familia. En el cumpleaños de Bei Yao, como mucho compraba un paquete de caramelos de fruta y preparaba un plato de huevo tong sui ➀.

El huevo tong sui es una sopa dulce clásica dentro de la cocina cantonesa, esencialmente una versión dulce de la sopa de huevo.

Aunque Bei Yao era un poco golosa, sacudió su cabeza y sus ojos sonrieron en dos medias lunas curvadas mientras decía: “Divide el pastel en dos. Uno es para mamá y otro para Pei Chuan”.

Hizo un movimiento de corte con su pequeña mano.

Al oírla, Zhao Zhilan se quedó atónita durante mucho tiempo. Finalmente, asintió afirmativamente: “Sí, yo le llevaré un poco a ese niño”.

Zhao Zhilan lo partió y miró a su hija, que lo observaba todo con ojos anhelantes. Ni siquiera era lo suficientemente alta para alcanzar la mesa, pero su corazón era tan suave y considerado. Su aspecto era realmente simpático. Zhao Zhilan dijo generosamente: “A mamá no le gusta comerlo. Lo guardaré para ti. Vamos a llevárselo a Pei Chuan primero”.

Pasando por la zona verde del barrio, algunas casas habían plantado unas cuantas verduras en los arbustos verdes que había frente a la comunidad.

La casa de Pei Chuan estaba al otro lado de la calle. Madre e hija fueron al otro lado de la calle y subieron al cuarto piso antes de llamar a la puerta.

Sonaron pasos firmes y al momento siguiente apareció el rostro firme de Pei Haobin. El hombre estaba erguido y trabajaba como policía criminal. Intentó reconocer cuidadosamente a la madre y a la hija, que le parecían familiares; parecían ser del mismo barrio. Se sintió algo avergonzado por haber olvidado sus nombres.

Zhao Zhilan sonrió con comprensión y dijo: “¡Buenas tardes, oficial Pei! Mi apellido es Zhao. Mi hija Yao Yao y Xiao Chuan son compañeros de clase, así que hemos venido a darle un pedazo de bizcocho”.

Pei Haobin miró hacia abajo y vio a una niña con el pelo atado en dos moños en forma de flor. La niña tenía grandes ojos llorosos y una tez muy blanca. Sus pestañas eran largas y rizadas. Parecía una suave muñeca de año nuevo. La pequeña muñeca estaba un poco asustada. Bajo las instrucciones de Zhao Zhilan, gritó con una suave voz lechosa: “Tío”.

El resuelto Pei Haobin también se ablandó ante su adorabilidad, sonrió amablemente y dijo: “Xiao Chuan está en su habitación. Yao Yao, ve a echarle un vistazo. Xiao Zhao, no lo dudes. Por favor, entra y toma asiento. Te serviré agua”.

“No, no tienes que hacerlo. Sólo he venido a entregar un bizcocho. Oficial Pei, estoy bien. Haz tu trabajo. Yao Yao, ve a ver a Xiao Chuan y sal cuando hayas terminado”.

Bei Yao recibió la instrucción y llevando con cuidado el pastel siguió a Pei Haobin hasta la habitación de Pei Chuan.

Pei Haobin abrió la puerta de un empujón. Había un niño pequeño escribiendo en el escritorio con la postura correcta.

Se estaba preparando para entrar en el preescolar.

“Xiao Chuan, esta niña ha venido a verte”.

Bei Yao miró a Pei Chuan con nerviosismo. Su habitación era más grande que la de ella, con un diseño sencillo. Sus cosas estaban bien ordenadas, a diferencia de lo que su madre decía en broma de su habitación que era como un nido de gatitos.

Pei Chuan giró su cabeza. Sus ojos oscuros pasaron junto a la alta figura de su padre y miraron a la joven.

Llevaba un pastel del tamaño de la palma de la mano de un adulto. Cuando lo vio mirar, ella se preguntó por un momento si sonreír o no mientras se acercaba a él con cierta timidez.

Levantó sus manos mientras decía: “Pei Chuan, es para que comas”.

Él la miró en silencio.

Se trataba de una chica que no tenía miedo a los contratiempos.

La primera vez que ella le dio un avión de papel, lo rompió y golpeó su mano.

La segunda vez fue la flor de loto más brillante del verano, que tiró sobre la mesa.

Esta vez fue un pastel con flores incompletas en la crema.

Ella le miró ansiosa con sus ojos claros y suaves.

Recordó que ella era todavía muy joven, más de un año menor que él. Y se esperaba que estuviera en el jardín de infancia un año más. Él iba a ir al preescolar el mes siguiente, así que probablemente no la vería durante mucho tiempo.

Extendió la mano y cogió el pastel que ella atesoraba.

Los ojos almendrados de la niña se encendieron tan brillantes como cristales triturados, y le dijo con la mirada que aquel pastel de aspecto terrible estaba delicioso, o que al menos era su favorito.

Pei Chuan aún no le había dicho ni una palabra.

Ni siquiera una palabra de agradecimiento.

Sin embargo, Bei Yao estaba tan contenta que su carita redonda se llenó de felicidad y estaba a punto de seguir al tío Pei.

Sin embargo, la tiraron del cuello de su camisa por detrás.

Una fuerza la hizo retroceder.

Se volvió y vio los imponentes ojos negros del niño.

Bei Yao recordó a Pei Chuan golpeando a Chen Hu de la misma manera aquel día, arrastrándolo y luego… Inconscientemente quiso cubrirse los brazos.

‘¡No me muerdas!’

Si a Pei Chuan no le gustaba, no volvería a venir. Tenía miedo del dolor.

Estaba a punto de llamar al tío Pei. Pero el chico tranquilo le metió un puñado de chocolates en el bolsillo y le soltó el cuello, indicándole que podía irse.

Bei Yao palpó el chocolate que sobresalía de su bolsillo y volvió a mirarlo.

Él todavía no le había dicho nada, pero giró la cabeza para coger el lápiz y se sentó a escribir.

El chico empezó a escribir uno tras otro fuertes y potentes trazos cuadrados con el lápiz.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: