Saltar al contenido
I'm Reading A Book

˚。✧NTG✧。˚ – Capitulo 59

La legitimidad pertenece al vencedor

Un año después.

Era julio en Taiwán y el clima era extremadamente caluroso. La brisa marina se mezclaba con el olor a mar, haciendo que la gente se sintiera un poco húmeda de pies a cabeza.

Lin Qian vestía una camisa de manga corta y pantalones cortos de estilo militar, llevaba un sombrero blanco de ala ancha y un hermoso brazalete de jade blanco en la muñeca. Conducía un gran jeep todoterreno.

A través del camino densamente arbolado, el sol brillaba como grandes trozos de oro y moteaba el camino por delante. Tardó diez minutos en llegar a una hilera de tranquilas casas de vacaciones blancas. Se detuvo en una de las puertas delanteras y recogió el desayuno recién comprado del asiento del pasajero. Empujó la puerta y entró.

La habitación estaba iluminada y perfumada con té.

Li Zhicheng se sentó en un sillón junto a la ventana y estaba leyendo. Al oír el ruido, la miró con sus ojos oscuros.

Lin Qian sonrió cuando lo vio.

En este momento, vestía una camisa militar de manga corta de color verde oscuro. Solo desde arriba, se veía muy guapo. Tenía que admitirlo, se veía genial en estilo militar, con sus hombros anchos y piernas largas, cintura estrecha, su figura era tan pulcra y hermosa, sin importar el ángulo.

Sin embargo, la parte inferior de su cuerpo… Hmm hmm, estaba en pantalones de playa estampados verdes. Sus pantorrillas musculosas estaban expuestas. Sentado tan casualmente, parecía perezoso y despreocupado.

No se podía negar que los pantalones de playa y su temperamento no eran la mejor combinación. Pero Lin Qian sintió que debe haber sido su carisma lo que le permitió fusionar la ropa de calle con un temperamento tranquilo y sereno.

Ella asintió y caminó hacia él, “No está mal”. Poniendo una sonrisa levemente complacida, “No esperaba que realmente te los pusieras”.

Cuando ella los compró ayer y se los mostró, él no hizo ningún comentario. Al final, frunció ligeramente las cejas y la miró fijamente, sin decir nada.

Pero hoy se los había puesto voluntariamente.

Li Zhicheng volteó el libro sobre la mesa, “¿Cómo crees que sucedió la fábula de El niño que gritó lobo?”

Lin Qian se detuvo un poco, luego se rió de inmediato. Estaba hablando de esta ropa, solo se la puso para hacerla sonreír.

Mientras tanto, Li Zhicheng ajustó su postura, agarrándola para que se sentara sobre sus muslos. Luego él la miró con su aliento cálido y coqueto, “Mentirosa”.

Lin Qian estalló en carcajadas al instante.

Ella había llegado a Taiwán hace unos días para la inspección de producción de la nueva tela de Mind. Li Zhicheng llegó anoche.

Este año, el desarrollo de las telas de Mind resultó ser lo que esperaba Li Zhicheng. Mind estaba en pleno apogeo e imparable. No solo habían recibido un pedido de New Bori que valía enormes sumas de dinero, sino que también comenzaron gradualmente a proporcionar materias primas para algunas empresas de ensacado en China continental y el sudeste asiático. La producción estaba creciendo y la escala comercial también se estaba haciendo más grande. En consecuencia, cada uno de ellos tenía que viajar con frecuencia a Taiwán.

En comparación con el año pasado, cuando construyeron Aito y Vinda, cuando estaban ocupados todo el día y la noche, ahora simplemente estaban esperando que se les presentaran las oportunidades. Era mucho más relajante que antes. Para citar a Gu Yanzhi, en realidad estaban “recaudando dinero simplemente sentándose en casa”.

Pensar en sus dificultades y luchas del año anterior en contraste con el dinero fácil y rápido que estaban ganando ahora, los dejó muy emocionados. En cuanto a su relación, fue increíble cómo el tiempo había volado tan rápido. Su relación seguía siendo sólida, viajaban juntos todos los días al trabajo, a veces en un viaje de negocios juntos, u ocasionalmente separados por un par de semanas.

Estaban disfrutando de su tiempo dulce e íntimo cuando estaban juntos, y también se extrañaban más que nada cuando estaban separados. Día tras día, mes tras mes, nada había cambiado. Ella seguía siendo muy devota de él, y él estaba igualmente deseoso de ella.

¿El tiempo siempre pasaba tan imperceptible y rápido cuando se estaba enamorado?

Cuando Li Zhicheng aterrizó y llegó al resort ayer, ya era más de la 1 am. La ausencia hace que el corazón se vuelva más cariñoso, así que con un físico tan grande, ciertamente tenía sus necesidades, pero Lin Qian estaba preocupada por su salud después de un largo día de viaje, por lo que le dijo que descansara temprano y le prometió que en la mañana, ella definitivamente… Lo complacería.

Cuando se despertó por la mañana, Li Zhicheng todavía estaba dormido. De repente pensó en el personal de la fábrica que le había recomendado un plato especial de Taiwán, “envolturas de verduras crujientes” que tenían un sabor excepcional de un pueblo cercano. Se le había pasado por la cabeza anteriormente, pero ahora de repente le llegó el recuerdo, por lo que condujo emocionada para conseguirlos.

Por eso en este momento, Li Zhicheng la estaba llamando “mentirosa”.

Lastimosamente, Lin Qian le entregó el desayuno, “Lo estoy haciendo para complacer tus papilas gustativas”.

Después de mirar el desayuno y a su mujer, con la piel ligeramente roja por el sol, Li Zhicheng respondió a la ligera: “Aliméntame”.

Lin Qian, “… Oh”.

Abrió el papel de envolver, moviendo la parte superior de la envoltura a la boca de Li Zhicheng. Sus manos estaban actuando como las de él, lentamente, un bocado tras otro. Mientras que su propia mano estaba descansando en su cintura, con la otra golpeando ligeramente su rodilla.

Lin Qian lo miró con los ojos abiertos, tuvo que poner una mirada tranquila, como si estuviera controlando toda la situación incluso cuando simplemente comía una envoltura.

Cuanto más tiempo pasaban juntos, más comenzaba a ver algunos malos hábitos profundamente ocultos en su hombre. Los malos hábitos habían sido presagiados la noche en que tuvieron intimidad por primera vez. Él le había pedido que se quitara la ropa. Además de quitarse la suya, también tenía que quitar la de él. En ese momento, Lin Qian ya había sentido que era un poco extraño, ya que estaba tomando el control total durante el sexo. ¿Por qué era su responsabilidad quitarles la ropa? Además, ¿a los hombres no les encantaba desnudar a una mujer? ¿Por qué era todo lo contrario cuando se trataba de él?

A lo largo de los meses, Lin Qian descubrió gradualmente aún más de él. Por lo general, era bastante tranquilo, tomando el control total ya sea dentro o fuera de la cama, con un ambiente intimidante. A veces, sin embargo, él… hmm hmm, podría ser un poco pegajoso. Esta parte de su personalidad estaba escondida bajo su apariencia silenciosa y dominante. Entre los detalles triviales de su relación, estas cosas eran muy difíciles de detectar sin reflexionar seriamente.

Realmente le gustaba que ella se sentara encima de él. Por lo general, cuando estaban en casa ocupándose de sus propios asuntos, Lin Qian de repente se levantaba sobre sus muslos. Ella pensó que él estaba a punto de tener una “comunicación profunda”, pero resultó estar abrazándola así, leyendo toda la tarde. Como resultado, mientras él estaba concentrado en un libro, ella terminó con una mente inquieta.

Otro ejemplo fue que le encantaba que ella lo besara en la barbilla. A pesar de que Lin Qian se había mencionado a sí misma que era su lugar favorito, no significaba que cada vez que se besaban ella quisiera ir por la barbilla. Incluso a veces la apretaba debajo de su cuello, mirándola con sus profundos ojos oscuros, en voz baja, y le preguntaba: “¿No dijiste que te encanta besar aquí?”

Cada vez que regresaba de un viaje de negocios, por tarde que fuera, regresaba directamente a casa; todas las mañanas antes de salir de casa, le demostraba su “lealtad”… Como ahora, dejándola sentarse bajo sus brazos y darle de comer el desayuno.

Pronto terminó toda la envoltura. Lin Qian preguntó con entusiasmo: “¿Cómo sabe?”

“Promedio.”

“Mmm.” Lin Qian arrojó el papel de envoltura a la papelera, giró la cabeza y quedó atrapada por su cabeza baja, besándola.

“¿Pensaste que eso sería para complacer mi boca?” Mordió suavemente su cuello.

Era un juego de palabras, y Lin Qian estaba un poco asombrada. Habiendo echado un vistazo al reloj en la pared, todavía era temprano, así que estiró sus manos para envolverlas alrededor de su cuello, respirando suavemente, “¿Cómo querrías estar… complacido?”

Li Zhicheng la levantó y se dirigió a la gran cama detrás de él.

“¿Me extrañaste?” él susurró.

Con voz suave, Lin Qian respondió: “Li Zhicheng, ya hemos estado juntos durante más de un año, ¿por qué todavía te extraño aún más cada día?”

Bajo la luz del sol clara y brillante, era una escena tranquila. Al oler las flores, los dos compartieron su profundo afecto y compartieron sus pensamientos más profundos, en el resort al final de la tierra.

10 am en punto.

Los dos llegaron a tiempo a la oficina de Wang Taishi.

Sin saludos innecesarios, Wang Taishi les preguntó: “¿Ya desayunaron? Si no, prueba en el comedor del personal de la planta baja.”

Li Zhicheng sonrió levemente: “Lo hicimos, comimos algunas envolturas de verduras crujientes, saben muy bien”.

Wang Taishi se echó a reír y luego charló sobre la comida taiwanesa por un momento. Lin Qian estaba a un lado, impresionada.

Huh… Por la mañana todavía decía que el desayuno era promedio.

Pero él dijo que ella “sabe excelente”.

Tenía razón sobre él al principio, su hombre realmente se está volviendo “peor y peor”, especialmente hacia mí.

El lote recién diseñado de Mind ya había salido de la línea de montaje. Este lote de telas no fue diseñado para ser resistente al agua o al polvo, pero era más liviano y más resistente, y también se mejoró la densidad del tejido. Era precisamente la materia prima que Li Zhicheng planeaba usar para la nueva marca de bolsos informales.

Mientras los tres tenían otra inspección en la línea de producción, Lin Zhicheng dijo: “Ya se han construido las nuevas fábricas en el centro y sur de China; los del norte y este de China también están en construcción. Profesor Wang, ¿le gustaría tener una visita?”

Wang Taishi no respondió de inmediato. Habiendo mirado a la joven pareja bien emparejada frente a él que también eran sus socios comerciales, luego miró hacia la fábrica de Mind que se había ampliado en gran medida, y de repente comenzó a emocionarse un poco.

“Zhicheng, Lin Qian”, dijo lentamente, “no esperaba que yo, Wang Taishi, todavía tuviera tales ambiciones. Realmente estoy trabajando duro para lograr algo más grande”. Tanto Li Zhicheng como Lin Qian sonrieron. Después de las orgullosas emociones, volvió la mirada hacia ellos: “No se apresuren a regresar, quédense unos días más en Taiwán. Mi esposa está haciendo estofado esta noche, vengan a cenar”.

Inmediatamente aceptaron.

Esa misma tarde, sin nada en qué trabajar, los dos actuaban como una pareja normal, paseando por las calles tomados de la mano.

Este año, Lin Qian había estado trabajando en el proceso de inspección de telas, por lo que había visitado Taiwán más que Li Zhicheng y también lo conocía mejor que él. Así que lo llevó caminando por las concurridas calles, una a una, sin rumbo fijo.

No importaba el ambiente, ni los transeúntes. Lo que importaba eran las personas que te rodeaban y la atmósfera en tu propio corazón. La antigua Lin Qian, mientras deambulaba por la ciudad con Li Zhicheng, sentiría que cada segundo era dulce como la miel, llenando su cabeza y su corazón.

Por el momento, Lin Qian tenía una actitud diferente. Estando a su lado, ella sintió que era como beber el agua ligeramente infundida con miel, sabía un poco dulce pero duraba más, hasta que en algún momento ya te había infundido por todos lados y te acostumbrabas.

Tal vez fue un hábito relacionado con la ocupación, sin darse cuenta, terminaron en la calle más transitada de la ciudad nuevamente. Este tramo de carretera tenía la mejor colección de bolsos y marcas de equipaje en Asia. Los dos se detuvieron bajo las luces de neón entre los edificios de gran altura e inmediatamente cambiaron su enfoque hacia el anuncio LCD de Sha Ying en el edificio a su derecha. El contenido del anuncio se veía muy elegante, clásico y llamativo. Debajo del anuncio, la última fila de texto decía, el artículo número 1 más vendido en Asia.

Lin Qian lo miró en silencio durante un rato. La imagen de Ning Weikai, a quien no había visto en mucho tiempo, apareció en su cabeza. Se preguntó cómo se sentiría él frente a la posición de New Bori.

Luego miró hacia el frente. Coincidentemente, un cartel no muy lejos pertenecía a Mind. La pantalla trasera, con cuatro letras plateadas brillantes M, I, N, D, debidamente publicitadas, simple y elegante, como la marca.

Li Zhicheng también miró las sutiles vallas publicitarias y asintió.

Lin Qian suspiró, “¿Qué pasaría si quisiera golpearte?”

Li Zhicheng levantó ligeramente la punta de la boca y respondió: “Tarde o temprano, Ning Weikai descubrirá que tú y yo somos los principales accionistas de Mind”. Él la miró, “No existen los amigos para siempre…”

Lin Qian continuó: “Tampoco existen los enemigos para siempre”.

Para los hombres en el negocio, solo había beneficios para siempre.

¿Por qué Li Zhicheng y Ning Weikai organizaron esta reunión? Lin Qian era plenamente consciente de las razones de ello.

Después de un año de desarrollo, Sha Ying y Mind ya se habían mezclado, era difícil separarlos. Lin Qian no tenía idea de si Li Zhicheng podría haberlo visto venir. Pero la verdad es que ambas marcas se estaban desarrollando rápidamente.

Sin embargo, desde la perspectiva de Lin Qian, a Mind le había ido un poco mejor que a Sha Ying. Fue como cuando Intel cambió sus chips para admitir diferentes compañías de computadoras; había elevado su reputación entre los consumidores. Por eso, al final, se volvieron invencibles.

Mind estaba ahora en la misma situación. Desde la entrevista de Aito del año pasado, Li Zhicheng había comenzado a enfocarse en la construcción de Mind como marca. Ahora todos los consumidores sabían que las telas de Mind, Taiwán, eran las mejores de Asia y buscaban la perfección.

Aunque la identidad de los accionistas de ella y Li Zhicheng había sido un secreto bien guardado, considerando lo inteligente que era Ning Weikai, tal vez él ya había sentido algo. Pero ahora, él y Sha Ying se quedaron sin otra opción.

El mismo día.

De pie en el edificio de New Bori, Ning Weikai miraba hacia el suelo, lleno de gente, diminutos como hormigas.

Acababa de concluir el resumen de ventas estacionales de Sha Ying. Todos estaban encantados; su personal, empleados de confianza, proveedores y representantes de ventas de clientes clave… Porque después de tantos años, este fue el primer artículo campeón asiático de ventas de New Bori.

Pensar en ello puso una leve sonrisa en su rostro. Pero no era feliz, sus ojos aún eran fríos e indiferentes.

Porque ahora, en su escritorio, quedaban los informes generales de rendimiento de New Bori. En comparación con las grandes ventas de Sha Ying, en los últimos meses, las ventas de bolsos informales y mochilas para actividades al aire libre disminuyeron drásticamente.

Como resultado, hoy, el beneficio general de la empresa se ha vuelto negativo.

De pie así por un tiempo, solo exhaló lentamente al final.

Mientras tanto, Yuan Jun llamó a la puerta para entrar, luciendo un poco tenso, “Presidente, es hora de ir a la reunión en la sede de Zhushi”. Intencionalmente o no, el asistente que había estado trabajando para él durante mucho tiempo siempre agregaba las palabras “Zhushi” cuando se refería a la sede.

Ning Weikai asintió, volvió a su escritorio y recogió su saco del respaldo de la silla. Se lo puso lentamente, aún luciendo encantador y distante, como de costumbre.

Yuan Jun lo miró fijamente, sintiendo de repente que sus ojos se humedecían un poco. Giró la cabeza hacia un lado y se calmó.

Sin embargo, en la cabeza de Ning Weikai, estaba pensando en las llamadas telefónicas de anoche. Todas eran de Zhushi, algunos eran cercanos a él y algunos eran sus amigos que tenían grandes expectativas de él. El propósito de las llamadas telefónicas era revelador o insinuante para él.

“Weikai, la junta directiva podría comenzar algo mañana…”

“Weikai, la situación no se ve bien para ti”.

“Weikai, ¿cuál es tu plan para el futuro?”

Al mismo tiempo, también pensó en esta mañana, antes de salir a trabajar, su esposa, Zhu Hanyu, estaba con su elegante vestido largo de Chanel, descalza, de pie en el vestíbulo, mirándolo, con admiración, tristeza, vacilación e impotencia…

Al final, se puso la corbata y bajó las escaleras con Yuan Jun, sin emociones.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: